Mises Wire

Home | Wire | Un ejército gordo y cómodo es un ejército «woke»

Un ejército gordo y cómodo es un ejército «woke»

  • milley

Etiquetas Historia de EEUUGuerra y política exterior

11/09/2021

A lo largo de la última década, las agencias militares y de inteligencia federales han adoptado cada vez más las denominadas campañas y posiciones políticas «woke». En concreto, estas agencias gubernamentales han adoptado posturas explícitamente ideológicas al promover el «mes del orgullo» y el reclutamiento de un mayor número de personal gay y transexual con el propósito explícito de aumentar la «diversidad». Las verdaderas preocupaciones militares parecen estar pasando a un segundo plano, incluso cuando el establishment militar de EEUU ha perdido recientemente otra guerra y ha malgastado billones de dólares de los contribuyentes.

Por ejemplo, ya en 2014, la CIA se jactaba de que «ha participado en el Festival del Orgullo de la Capital de DC durante los últimos tres años... y es activa en la promoción de los esfuerzos de diversidad e inclusión LGBT en toda la Comunidad de Inteligencia.» Más recientemente, la CIA publicó en mayo de 2021 una serie de videos de reclutamiento claramente centrados en la contratación de personal que permitiera a la agencia marcar ciertas casillas de diversidad.

Además, en mayo de este año, el ejército de EEUU publicó un video de reclutamiento en el que se celebraba una boda de lesbianas y una marcha del orgullo. En noviembre, la armada botó el USNS Harvey Milk, que lleva el nombre del famoso activista e icono de los derechos de los homosexuales.

Para los observadores más astutos de las instituciones gubernamentales, por supuesto, nada de esto será sorprendente. Las agencias militares y de inteligencia no son más que agencias burocráticas financiadas con impuestos, y como tales son organizaciones políticas. Identificarán en qué dirección soplan los vientos políticos en Washington y luego complacerán a los grupos con más posibilidades de aumentar sus presupuestos y privilegios.

El último esfuerzo de «despertar» la política es simplemente relaciones públicas diseñadas para maximizar los presupuestos y aumentar la influencia. Además, dado que el establishment militar de EEUU rara vez se enfrenta a un verdadero escrutinio político o a la disciplina fiscal, no necesita preocuparse por la eficiencia o por servir a los clientes, como debe hacer una empresa privada. En su lugar, las burocracias militares y de inteligencia son libres de dedicar su tiempo a las preocupaciones políticas e ideológicas.

Izquierda versus derecha en el recibimiento de lo «woke»

Curiosamente, ha sido la izquierda la que ha ofrecido la crítica más perspicaz al impulso de abrazar la diversidad en Langley y en el Pentágono.

Glenn Greenwald, por ejemplo, identificó la campaña de diversidad de la CIA como lo que es: una estratagema cínica diseñada para atraer a una élite corporativa de centro-izquierda que se cree defensora de la «tolerancia» mientras bombardea a niños con drones. Del mismo modo, Alan Macleod se burla de las afirmaciones del Pentágono de que las mujeres LGBT están «"rompiendo estereotipos" al unirse a la mayor máquina de matar del mundo».

Cuando se trata de los militares, al menos algunos elementos de la izquierda reconocen una estafa cuando la ven.

En la derecha, la crítica preferida se centra en si la campaña de relaciones públicas woke tiene algo que ver con la prestación de servicios de defensa militar. Por ejemplo, Robert Berg en National Review escribe que el nuevo énfasis en la diversidad se persigue «a costa de la preparación de la misión». Eso es cierto en el sentido de que las campañas woke no contribuyen en nada a asegurar la vida y la propiedad de los contribuyentes. Pero ninguna de las protestas de la derecha se traducirá en una reforma significativa porque la derecha nunca está dispuesta a utilizar la herramienta número uno del Congreso para frenar al Pentágono y a las agencias de inteligencia: el presupuesto federal.

Sí, la Fundación Heritage puede quejarse de vez en cuando sobre el Mes del Orgullo en el Pentágono, pero todos sabemos que al final, la Fundación Heritage pedirá a gritos presupuestos cada vez mayores para el establishment militar de EEUU, pase lo que pase. Puede que incluso utilicen su supuesta indignación sobre la wokeness para impulsar la mentira de que el Pentágono sufrió «recortes perjudiciales» durante los años de Obama.

Así que, al impulsar el wokismo, el Pentágono y la CIA ganan de cualquier manera. Los conservadores nunca pondrán en peligro los presupuestos militares y de inteligencia, y la izquierda abrazará aún más el nuevo complejo militar-industrial «tolerante».

Sin embargo, esto es exactamente lo que deberíamos esperar de las agencias de defensa militar que están intrínsecamente más preocupadas por los objetivos políticos que por los geoestratégicos.

Esto no es peculiar de los tiempos modernos o de Estados Unidos, por supuesto. Cualquier establishment militar que goce de grandes presupuestos y de una gran aprobación pública —como es claramente el caso de Estados Unidos— sentirá poca necesidad de centrarse en la preparación militar o en la eficiencia económica. Esto se agrava aún más cuando un régimen es —como también es el caso de Estados Unidos— financieramente seguro y no se enfrenta a amenazas existenciales creíbles.

La política militar se rige por la política, no por la economía

Debido a que el gasto militar se asigna políticamente y no a través del mercado, realmente no hay manera de calcular el valor que proporcionan las fuerzas militares. Cuando la demanda del mercado desempeña un papel tan escaso en la asignación de recursos, el «valor» se convierte en una función de la capacidad del personal militar para satisfacer los caprichos de los responsables políticos que toman las decisiones presupuestarias.

Además, cuanto más se aísle el establishment militar de los consumidores y contribuyentes, más probable será que las agencias militares y de inteligencia se dediquen a vuelos ideológicos ajenos a la defensa militar. La experiencia militar no es lo que está detrás de la mayoría de las decisiones del personal militar y de inteligencia. Más bien, los burócratas militares están incentivados para tomar decisiones que aporten beneficios políticos.

En su ensayo «Secesión y la producción de defensa», Jörg Guido Hülsmann explica cómo en un mercado funcional las personas que pagan las facturas —es decir, los contribuyentes— pueden orientar la asignación de recursos en el mercado mediante el uso de sus dólares. Esto es evidente en todos los mercados relativamente libres, como el inmobiliario, el de los seguros o el de los zapatos. En los «mercados» militares y de inteligencia, en cambio, el dinero extraído del usuario final —«el pueblo»— es utilizado por los responsables políticos con fines políticos. Así, los verdaderos «clientes» de los burócratas militares y de inteligencia son los políticos, no los contribuyentes. Hülsmann escribe:

La posibilidad de ignorar las necesidades de los consumidores da a los productores [es decir, el Pentágono y la CIA] la oportunidad de producir bienes que sólo ellos consideran importantes.

En definitiva,

Liberados de la necesidad de servir a los consumidores de la manera más eficiente posible, los productores de servicios de defensa tienen ahora un mayor margen para el despilfarro.... Los efectos de la financiación obligatoria son igualmente devastadores. Reduce la necesidad de que los organismos militares satisfagan las necesidades de los clientes. En consecuencia, como hemos visto, los diversos ejecutivos militares pueden empezar a satisfacer sus propias necesidades, tanto en lo que respecta a los servicios que producen como en lo que respecta a la selección de personal.

El resultado final es que el personal militar y de inteligencia busca «expertos» que en realidad sólo son expertos en tener las opiniones correctas:

Además, en lugar de contratar al personal más capacitado, empiezan a contratar a los compañeros que se saben los mejores chistes, o a los hijos de sus compañeros de colegio, o a personas que comparten sus preferencias políticas, sexuales, religiosas, etc. O pueden contratar a individuos especialmente despiadados, que desprecian la moral común. Además, en lugar de organizar las unidades de defensa de la manera más eficiente desde el punto de vista militar, se pliegan a otras consideraciones. Por ejemplo, la reciente admisión en el ejército de EEUU de mujeres y hombres homosexuales no parece estar basada en la conveniencia militar, sino política.

Devolver el control a los contribuyentes

¿Cuál es la respuesta a esto?

La primera, por supuesto, sería restaurar cierta disciplina fiscal a nivel federal. Hay que acabar con el hábito visceral de Washington de aumentar incesantemente los presupuestos militares y de inteligencia. Por ejemplo, cuando la CIA (y también el FBI, entre otros) fracasaron estrepitosamente el 11-S, el Pentágono y las agencias de inteligencia sólo recibieron más poder y mayores presupuestos. En Afganistán, después de veinte años en que los generales del Pentágono insistieron en que la victoria estaba a la vuelta de la esquina, no se enfrentan a ningún contragolpe. No hay absolutamente ningún incentivo para que estas agencias burocráticas mejoren realmente su despilfarro de recursos.

Como mínimo, el gasto militar federal debería recortarse en 1 billón de dólares (en dólares de 2022) a lo largo de diez años, como ha contemplado recientemente la Oficina Presupuestaria del Congreso. Pero también hay que realizar cambios más radicales.

Como ha demostrado Angelo Codevilla, la CIA es una organización disfuncional y partidista, incapaz de alcanzar sus objetivos declarados. Codevilla concluye: «[E]n lo que respecta a la inteligencia estratégica, la CIA suele ser peor que inútil». La CIA es en realidad un impedimento para el uso y el intercambio eficaz de información de inteligencia. Debería ser simplemente abolida.

En cuanto al Pentágono, una medida clave para frenar el poder federal, el despilfarro y las payasadas de la política social es descentralizar el poder militar. Un primer paso en esta dirección es conseguir la aprobación de la legislación «Defender la Guardia» que se está contemplando en numerosas legislaturas estatales. Este movimiento devuelve a los gobiernos estatales cierto control sobre el uso de la Guardia Nacional, proporcionando un veto limitado sobre los despliegues y el aventurerismo militar federal. Sin embargo, para que el establishment militar de EEUU tenga que rendir cuentas, es necesario que los responsables de la toma de decisiones -tanto públicos como privados- tengan más poder fuera de Washington DC y más cerca de los contribuyentes. De lo contrario, el pequeño número habitual de personas de confianza de Washington se asegurará de que el Pentágono y la «comunidad» de inteligencia sigan siendo gordos, cómodos y aislados de cualquier descontento público. En sí mismo, el movimiento militar hacia lo woke es en realidad un asunto menor, y sólo un ejemplo de lo poco que hace el ejército que es crítico para la defensa militar. Más bien, el movimiento woke es parte del problema más amplio de un ejército que está sobrefinanciado y, por tanto, desconectado de toda disciplina fiscal y de lo que podría llamarse vagamente «servicio al cliente».

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here