Mises Wire

Home | Wire | Sobre la secesión y los Estados pequeños

Sobre la secesión y los Estados pequeños

  • secede

Etiquetas Descentralización y secesión

10/08/2022

[Este artículo ha sido adaptado de una charla pronunciada en la Cumbre de Partidarios de 2022 en Phoenix, Arizona].

El sistema internacional en el que vivimos hoy es un sistema compuesto por numerosos Estados. De hecho, hay unos 200, la mayoría de los cuales ejercen un grado considerable de autonomía y soberanía. Son Estados funcionalmente independientes. Además, el número de Estados soberanos en el mundo casi se ha triplicado desde 1945.  Por ello, el orden internacional se ha descentralizado mucho más en los últimos 80 años, y esto se debe en gran medida al éxito de muchos movimientos de secesión.

Sin embargo, los nuevos Estados son más pequeños que los anteriores, y todo esto nos recuerda que existe una aritmética básica para la secesión y la descentralización en el mundo. Dado que toda la superficie del mundo —fuera de la Antártida, por supuesto— ya está reclamada por los Estados, eso significa que cuando dividimos una jurisdicción política en trozos, esos nuevos trozos serán necesariamente más pequeños que el antiguo Estado del que proceden.

Durante el periodo de descolonización que siguió a la Segunda Guerra Mundial. Se formaron docenas de nuevos Estados a partir de los territorios de los antiguos imperios que dejaron. Esto hizo que el nuevo statu quo tuviera un mayor número de estados más pequeños. Lo mismo ocurrió tras el final de la Guerra Fría. Cuando la Unión Soviética se derrumbó, dejó 15 nuevos estados más pequeños a su paso.

Así pues, en el mundo actual, la secesión —cuando tiene éxito— es un acontecimiento que reduce el tamaño y el alcance de los Estados. Reduce el territorio y las poblaciones sobre las que una única institución central ejerce un poder monopolístico.

La secesión y el tamaño del Estado como dos caras de una moneda

Así que, si vamos a hablar de secesión, también es importante abordar explícitamente la cuestión de «cuál es el tamaño correcto de los Estados». ¿Es mejor lo más pequeño?

Ahora bien, antes de seguir, conozco a mi público aquí, así que no es necesario que me vengan después a decir «bueno, los estados son malos, así que el tamaño correcto de los estados es que no existan». Lo entiendo. Estoy de acuerdo en que ese es el objetivo final. Además, las comunidades políticas no tienen por qué ser estados en absoluto. Podrían ser otros tipos de políticas no estatales. Pero eso es para otro discurso. 

Por el momento, nos limitaremos a hablar de los estados, ya que ahora mismo estamos obligados a vivir en un mundo compuesto por estados.  Hasta que llegue el día en que la mayoría de la población quiera abolir todos los estados, tiene sentido, mientras tanto, buscar formas de reducir el poder de los estados, localizar ese poder y quitar al menos parte de él de las manos de algunas de las élites estatales más poderosas.

Y la razón por la que tenemos que abordar la cuestión del tamaño de los Estados es porque mucha gente cree que más grande es mejor. Creen que los estados más grandes son esenciales para el éxito económico, para la paz y para el comercio. Además, mucha gente cree que el tamaño del Estado no importa en absoluto. Creen que todos los problemas de conflicto dentro de una jurisdicción política pueden resolverse con la democracia. Basta con dejar que la gente vote, y no hay necesidad de que los pueblos tengan independencia política o un sistema político propio. La gente que cree eso se va a oponer de corazón a la secesión.

Y, por supuesto, los propios agentes estatales se opondrán porque los estados quieren ser grandes. Ser grande y hacerse más grande es un objetivo importante de todo Estado. Es una parte importante de lo que llamamos construcción del Estado. Los Estados quieren consolidar el poder, anexionar territorios, aumentar su población imponible. Lo que nosotros queremos es lo contrario. Queremos que el Estado se deshaga. La demolición del Estado.

Sin embargo, para muchos ciudadanos la idea de que lo más grande es bueno, o al menos que el tamaño no importa, tiene sus límites. Por ejemplo, la mayoría de la gente ya tiene en su mente algún límite superior en cuanto al tamaño «correcto» de los Estados. Para comprobarlo, basta con preguntar a una persona si quiere vivir bajo un único Estado global.

La mayoría de la gente —no toda, pero yo sugeriría que una considerable mayoría de la gente en todo el mundo— se opondría a esto. La mayoría de la gente, observando casualmente el mundo, sospecha que poner el poder de gobierno global en manos de una élite lejana de otra cultura, de otro continente y que utiliza un idioma diferente, podría no producir un resultado deseable.

Por tanto, a nivel instintivo, muchas personas reconocen que es necesario algo más local. En parte debido a este instinto, la descentralización radical en forma de muchos y diversos estados ha sido la norma a lo largo de la historia de la humanidad. Incluso en la época del Imperio Romano, que se consideraba a sí mismo con jurisdicción universal, los romanos nunca subyugaron a los persas, las tribus del norte de Europa, los chinos o los reinos del África subsahariana. Los romanos ni siquiera conocían las Américas. El mundo siempre ha estado políticamente descentralizado.

Sin embargo, ignorando esto, mucha gente sigue insistiendo en que añadir un nuevo país al gran grupo de países ya existentes traería de alguna manera la anarquía. La cuestión es que el mundo ya está en estado de anarquía. Todo el que haya leído un libro serio sobre relaciones internacionales ya lo sabe. Ya es un hecho aceptado que el sistema internacional es anárquico, no hay un árbitro final de la ley o la política a nivel internacional. No hay un monopolio global.

Así que crear anarquía no es un peligro. Ya existe.

¿Cuántos estados independientes debe haber? ¿Qué tamaño deberían tener? Esa es probablemente la cuestión más difícil que debemos superar con mucha gente.

Después de todo, gracias al sesgo del statu quo, mucha gente parece creer con credibilidad que de alguna manera hemos llegado por arte de magia al número exacto de Estados, y que todos tienen el «tamaño correcto». La ONU lo ha dicho explícitamente. Entre las élites internacionales, ha sido básicamente un dogma, desde 1945, que las fronteras existentes del mundo, tal y como están dibujadas actualmente, nunca se moverán o cambiarán. Hay excepciones, pero la secesión «aprobada» —como en el caso de la secesión de facto de Kosovo— sólo es alentada por el establishment cuando esa secesión sirve a los intereses de ciertas grandes potencias y sus aliados.

Así que, para empezar, cuando vayamos a emprender la ingrata tarea de impulsar la secesión, tenemos que argumentar que los estados más pequeños y numerosos son mejores para el mundo. Desde la perspectiva de la mejora de la libertad y el libre mercado, podemos ver tres formas clave en las que los estados más pequeños y numerosos son mejores.  Pero, de paso, veamos también las pruebas empíricas.

Uno: los Estados más pequeños permiten más opciones y más oportunidades de salida

La primera razón por la que los Estados más pequeños son beneficiosos es que ofrecen más oportunidades de salida. Esto, a su vez, hace que los Estados sean más proclives a respetar los derechos de propiedad.

Lew Rockwell resumió este principio en 2005 en un gran artículo titulado «Lo que queremos decir con la descentralización». Rockwell escribe:

En el marco de la descentralización, las jurisdicciones deben competir por los residentes y el capital, lo que supone un cierto incentivo para lograr mayores grados de libertad, aunque sólo sea porque el despotismo local no es ni popular ni productivo. Si los déspotas insisten en gobernar de todos modos, la gente y el capital encontrarán la manera de irse.

Esto se realiza plenamente, por supuesto, por el tipo de descentralización que resulta de la secesión. Como dijo Rothbard en 1977: «la secesión... significa una mayor competencia entre los gobiernos de diferentes áreas geográficas, permitiendo a la gente de un Estado cruzar la frontera hacia una libertad relativamente mayor con mayor facilidad».

Ahora bien, lo ideal sería que no tuvieras que trasladarte físicamente para escapar del despotismo. Pero no vivimos en un mundo ideal. Tenemos que trabajar con lo que tenemos, y el hecho es que a los gobiernos les gusta abusar de los derechos. Así que la pregunta es: ¿queremos gobiernos que sean enormes y controlen vastas extensiones de terreno que nos obliguen a desplazarnos miles de kilómetros para escapar de ellos? O queremos algo más pequeño en el que la salida sea más fácil, aunque no esté exenta de costes. Y, por supuesto, hay que tener en cuenta que en un mundo con un solo Estado y sin secesión, no hay ninguna escapatoria.

Hemos visto esta cuestión de la «salida» en el mundo moderno, por supuesto. Se da en innumerables situaciones de refugiados, en las que las personas más oprimidas sólo pueden salvar sus vidas huyendo a través de una frontera internacional. Lo vimos en Venezuela durante la pasada década, cuando los venezolanos, desesperados por la comida, tuvieron que escapar a través de una frontera internacional sólo para conseguir productos de primera necesidad. Menos mal que esa frontera estaba ahí, y limitaba el alcance del régimen venezolano. La salida era posible. Ojalá el Estado venezolano fuera aún más pequeño y los habitantes de esa región tuvieran aún más opciones de Estados fronterizos hacia los que salir y escapar.

Históricamente, además, sabemos que este concepto de salida ha sido un factor absolutamente clave en la forma en que Occidente se elevó hasta alcanzar los niveles de vida más altos que el mundo ha conocido. Como ha señalado el historiador Ralph Raico en su ensayo «El milagro europeo», el hecho de que Europa haya estado tan descentralizada a lo largo de su historia posromana —en contraste con los enormes imperios del este— significó que los empresarios y el capital podían efectivamente escapar a través de las innumerables fronteras de Europa Occidental en un mundo altamente descentralizado. Como señalan los historiadores Nathan Rosenberg y L.E. Birdzell en su libro How the West Grew Rich, fue en esta Edad Media altamente descentralizada donde se sentaron las bases institucionales para el milagro económico de Europa. 

Del mismo modo, el historiador Jean Baechler lo demostró en su investigación y concluyó que «la primera condición para la maximización de la eficiencia económica es la liberación de la sociedad civil con respecto al Estado».

¿Cómo se produjo esta liberación que llevó al éxito de los mercados en Europa? Nos dice Baechler: La expansión del capitalismo [en Europa] debe sus orígenes... a la anarquía política». Es decir, a la existencia de un gran número de pequeños Estados, sin ningún tipo de poder imperial de estado.  Desde Roma, Europa no se ha unificado bajo un único gobierno, y eso ha supuesto más libertad y más crecimiento económico.

Una de las razones por las que esto funciona es que en una región o mundo de estados pequeños, es más difícil incluso intentar la autarquía, por lo que para un empresario privado, mover su capital de un lugar a otro no le corta el acceso a los mercados fuera de las fronteras de una jurisdicción pequeña. Los pequeños estados y principados siempre han experimentado grandes incentivos para hacer negocios con las zonas circundantes. Significa más comercio. Significa mercados más eficientes.

Sin embargo, los que se oponen a la secesión y a la ruptura de los estados suelen aducir que los estados más pequeños pondrán barreras comerciales y serán más proclives a violar los derechos. Las razones de esta suposición no están claras, pero son objeciones comunes.

Por el contrario, los Estados pequeños quieren atraer capitales, y eso se nota. Por eso, los esfuerzos por imponer un único impuesto mínimo mundial suelen encontrar la mayor resistencia por parte de los países más pequeños, como Irlanda y Hungría, como ocurre actualmente. Tener impuestos más bajos es una de las principales formas en que los estados pequeños atraen la riqueza.

Además, en los tiempos modernos, las pruebas empíricas apoyan la idea de que los estados pequeños tienden a ser más abiertos al libre comercio, más abiertos al libre flujo de mano de obra, más abiertos a la reducción de impuestos.

Por ejemplo, Sergio Castello y Terutomo Ozawa concluyen en su estudio sobre los estados pequeños que en un mundo de comercio especializado y creciente:

Las economías pequeñas se orientan naturalmente hacia el comercio, tanto en las exportaciones como en las importaciones... Ceteris paribus, las naciones pequeñas se orientan más hacia el comercio que las grandes.

El economista Gary Becker señaló en 1998 que «desde 1950 el PIB real per cápita ha aumentado algo más rápido en las naciones pequeñas que en las grandes». Becker concluyó que «las estadísticas sobre los resultados reales demuestran que las funestas advertencias sobre el precio económico que sufren las naciones pequeñas no están del todo justificadas....La pequeñez puede ser una ventaja en la división del trabajo en el mundo moderno, donde las economías están vinculadas a través de transacciones internacionales. De los catorce países con más de 100 millones de habitantes, sólo EE.UU. y Japón son ricos».

William Easterly y Aart Kraay concluyen en su propio estudio sobre los estados pequeños: «controlando por la ubicación, los estados más pequeños son en realidad más ricos que otros estados en PIB per cápita....microstatos tienen de media niveles de renta y productividad más altos que los estados pequeños, y no crecen más lentamente que los estados grandes».

Así que resulta que Rothbard tenía razón cuando sugería que los estados pequeños son más propensos a abrazar el libre comercio. Como escribió en la década de 1990, esto también se debe a razones sociológicas:

Una respuesta común a un mundo de naciones en proliferación es preocuparse por la multitud de barreras comerciales que podrían erigirse. Pero, en igualdad de condiciones, cuanto mayor sea el número de nuevas naciones y menor el tamaño de cada una, mejor. Porque sería mucho más difícil sembrar la ilusión de autosuficiencia si el eslogan fuera «Compra Dakota del Norte» o incluso «Compra la calle 56» de lo que es ahora convencer al público de que «compre americano». Del mismo modo, «Abajo Dakota del Sur», o... «Abajo la calle 55», sería más difícil de vender que difundir el miedo o el odio a los japoneses.

En otras palabras, la grandeza trae consigo delirios de autosuficiencia, y en realidad son los estados grandes los que más a menudo recurren al proteccionismo y al nacionalismo económico y al control. Los estados pequeños saben que la salida es más fácil para sus residentes, y por ello estos estados pequeños deben ser más responsables con el capital para atraer la riqueza.

Dos: la reducción del tamaño de los Estados ofrece una solución cuando la democracia y el constitucionalismo fracasan

Una segunda ventaja de los estados pequeños es que ofrecen una solución cuando las constituciones y la democracia no suelen proteger los derechos de las minorías.

A menudo nos encontramos con el argumento de que el tamaño y el alcance de los estados no importan mientras haya elecciones y haya palabras escritas en un pergamino en algún lugar que digan que el gobierno —créase mi corazón y espere morir— no violará nuestros derechos.

Está muy bien que eso funcione durante un tiempo, pero suele fallar.

En realidad, ni las constituciones ni las elecciones protegen los derechos de las minorías cuando los grupos minoritarios son una minoría permanente o los intereses de la minoría difieren suficientemente de los intereses de la mayoría gobernante. Lo vemos con frecuencia en el caso de las minorías étnicas y lingüísticas. El propio Ludwig von Mises lo entendió cuando escribió

La situación de tener que pertenecer a un Estado al que no se desea pertenecer no es menos onerosa si es el resultado de una elección que si se debe soportar como consecuencia de una conquista militar. ... En todo momento se hace sentir al miembro de una minoría nacional que vive entre extraños y que es, aunque la letra de la ley lo niegue, un ciudadano de segunda clase.

Del mismo modo, existen problemas para las minorías ideológicas, especialmente en cuestiones en las que hay poco margen para el compromiso. Por ejemplo, consideremos un estado en el que aproximadamente la mitad de la población piensa que el aborto es un derecho humano básico, y la otra mitad piensa que el aborto es una grave violación de los derechos humanos. Podemos ver un problema aquí incluso en un sistema político supuestamente descentralizado como el de los Estados Unidos. El Tribunal Supremo ha dicho a los estados que establezcan sus propias políticas, pero ambas partes siguen pidiendo leyes a nivel nacional que impongan sus propias políticas preferidas a toda la nación. Las confederaciones sólo funcionan cuando los habitantes de una región están dispuestos a tolerar las «desviaciones» de los habitantes de otras regiones. Pero la mayoría de las veces, el impulso de imponer una política nacional uniforme a todo el mundo dentro de las fronteras de un estado es inexorable y, sin dividir los estados para que coincidan con las preferencias regionales, la única opción que tienen las minorías perdedoras es recurrir a la violencia o simplemente aceptar su condición de impotencia.

En casos como éste, la democracia y el constitucionalismo no ofrecen ninguna respuesta. Las garantías de los derechos en pergamino pueden ser ignoradas por los jueces. Lo vemos todo el tiempo. Las elecciones las ganan las mayorías. Las constituciones pueden funcionar durante un tiempo, pero ¿qué sucede cuando la mayoría es lo suficientemente grande como para modificar la constitución y abolir las protecciones para la minoría cada vez más asediada? Los perdedores se convierten en perdedores permanentes.

En otras palabras, a largo plazo, las coaliciones mayoritarias gobernantes tienden a ganar. ¿Y si no formas parte de esa coalición y no sirve a tus intereses? No tienes suerte. Como Mises entendía esto, apoyaba la idea de la autodeterminación local mediante la secesión y otros tipos de descentralización. En Nación, Estado y Economía escribió: «Ningún pueblo y ninguna parte de un pueblo debe ser retenido contra su voluntad en una asociación política que no quiera».

Y en Liberalismo escribe:

Siempre que los habitantes de un territorio determinado, ya sea una sola aldea, un distrito entero o una serie de distritos adyacentes, hagan saber, mediante un plebiscito realizado libremente, que ya no desean permanecer unidos al Estado al que pertenecen en ese momento, sino que desean formar un Estado independiente o unirse a algún otro Estado, sus deseos deben ser respetados y cumplidos.

Esto es significativo porque Mises era un demócrata. Pensaba que la democracia a menudo funcionaba. Pero también reconocía que sin la válvula de seguridad de la secesión y un proceso para desmantelar los estados y cambiar sus fronteras, puede llevar a la pérdida de la autodeterminación y de los derechos humanos básicos. Además, Mises reconocía específicamente que dividir los Estados en trozos más pequeños es un medio para evitar las guerras civiles y las revoluciones.

Podemos ver esta cuestión ilustrada con un experimento mental.

Supongamos que dentro de veinte años, algunos grupos de élites de Asia oriental sugieren que sería una gran idea formar una confederación de estados de la región: los Estados Unidos de Asia Oriental (USEA). Incluiría a China, Corea del Sur, Japón, Vietnam e Indonesia. Esta nueva unión podría crearse para facilitar el libre comercio, la libre migración y, en general, para aumentar la prosperidad económica y el multilateralismo pacífico. ¿Cómo debería organizarse la gobernanza de esta organización? Los sistemas de representación democrática presentan un problema obvio: los propios chinos votarían fácilmente más que los demás países de forma regular. Incluso si Corea del Sur, Indonesia, Vietnam y Japón votaran juntos en bloque, su población relativamente pequeña no podría permitirles vetar las medidas prochinas impulsadas por una mayoría de votantes chinos. Debido al tamaño de China, cualquier otro miembro de la confederación se daría cuenta rápidamente de que la USEA era en realidad una unión dominada por China la mayor parte del tiempo.

Claro que podríamos intentar una Carta de Derechos o un Senado con representación igualitaria para atemperar estos efectos, pero a largo plazo, las instituciones estatales tienen una forma de favorecer a los grupos más grandes y numerosos. Con el tiempo, los japoneses y los coreanos querrán abandonar esta unión. ¿Pero si no se permite la secesión? ¿Entonces qué? Las guerras civiles interminables son un resultado probable. Es una receta para el desastre.

En esta línea, Rothbard a menudo apoyaba la secesión como una cuestión de liberación nacional. Consideraba que la revolución Americana —una causa secesionista, por supuesto— era una de las primeras guerras de liberación nacional del mundo. Dijo lo mismo sobre la secesión de las nuevas repúblicas de la Unión Soviética, y la ruptura de Checoslovaquia. Y apoyó todo esto en contradicción con la narrativa de la élite dominante. En aquella época, el establishment de la política exterior de EEUU y sus amigos de los medios de comunicación nacionales se opusieron a la desintegración de la Unión Soviética. ¿Por qué? Porque los escritores del New York Times y los funcionarios de la Administración Bush eran partidarios de la democracia de masas y no de la autodeterminación local. Aunque los letones seguirían siendo terriblemente superados en número por los rusos étnicos en la nueva URSS democrática imaginada. Se nos dijo que la nueva constitución democrática de la URSS permitiría de algún modo que un millón de letones hicieran oír su voz en medio de 100 millones de rusos. La verdadera amenaza, según la narrativa oficial, era que Europa estaba siendo «convulsionada por el nacionalismo» y que las minorías nacionales necesitaban grandes estados poderosos para mantenerlas a raya. Tomando una página de Mises, Rothbard insistió en cambio:

En resumen, todo grupo, toda nacionalidad, debería poder separarse de cualquier Estado-nación y unirse a cualquier otro Estado-nación que esté de acuerdo con ello.

Tres: limitar el poder de los Estados agresivos

Por último, una tercera razón para oponerse a los estados grandes es que éstos suelen ser los más peligrosos. Sobre esto, Rockwell escribe: «La tiranía a nivel local minimiza el daño en la misma medida en que la macro tiranía lo maximiza. ... Si Hitler hubiera gobernado sólo Berlín, [y] Stalin sólo Moscú» la historia del mundo podría haber sido considerablemente menos sangrienta. Los estados grandes son campos de juego para los déspotas y dictadores, mientras que los estados pequeños ofrecen muchas menos oportunidades a los políticos ambiciosos para extender su caos más allá de sus comunidades locales.

Pero no tenemos que aceptar la palabra de Lew. La influyente politóloga Hannah Arendt ha analizado cómo sólo los Estados más grandes pueden aspirar a ser verdaderamente totalitarios.  Señala que varios Estados europeos de la época habían impulsado ideas totalitarias, pero que, fuera de la Unión Soviética, ninguno logró alcanzar realmente el objetivo. Escribe:

Aunque [la ideología totalitaria] había servido bastante bien para organizar a las masas hasta que el movimiento tomó el poder, el tamaño absoluto del país obligó entonces al aspirante a gobernante totalitario de masas a adoptar los patrones más familiares de la dictadura de clase o de partido. La verdad es que estos países simplemente no controlaban suficiente material humano para permitir la dominación total y sus inherentes grandes pérdidas de población. Sin muchas esperanzas de conquistar territorios más poblados, los tiranos de estos pequeños países se vieron obligados a una cierta moderación a la antigua para no perder a la gente que tenían que gobernar. Esta es también la razón por la que el nazismo, hasta el estallido de la guerra y su expansión por Europa, estaba tan por detrás de su homólogo ruso en cuanto a consistencia y crueldad; incluso el pueblo alemán no era lo suficientemente numeroso como para permitir el pleno desarrollo de esta novísima forma de gobierno. Sólo si Alemania hubiera ganado la guerra habría conocido un gobierno totalitario plenamente desarrollado.

Pero incluso si no estamos hablando de algo tan terrible como el totalitarismo, el hecho es que los estados más grandes son más capaces de acaparar más gente, más riqueza y más recursos con mínimos costes de transacción. Esto hace que los estados más grandes sean más capaces de llevar a cabo crímenes verdaderamente aborrecibles.

El problema de la guerra internacional

Así que hemos visto tres ventajas de utilizar la secesión para reducir el tamaño y el poder de los Estados. Pero es probable que sigamos escuchando una gran objeción a la división de los estados actuales en estados más pequeños. Se trata de la posibilidad de que los grandes estados restantes subyuguen a los pequeños. Es un estribillo frecuente: «Claro que la secesión suena bien en teoría, pero si reducimos el poder del gobierno de EEUU, o de cualquier otro estado occidental, entonces China intervendrá y conquistará el mundo».

A esta objeción hay varias respuestas. Una de ellas es que los Estados pequeños siempre son libres de suscribir pactos de defensa voluntarios, como siempre se ha hecho. Los Estados con intereses, culturas e idiomas similares pueden hacerlo con relativa facilidad. Y lo han hecho.

Además, la suposición de que los Estados grandes siempre dominarán en las relaciones internacionales se basa en la noción errónea de que los Estados más grandes (en términos de PIB y acceso actual a los recursos militares) son necesariamente los más poderosos.  Sin embargo, lo más acertado es que son los Estados y bloques de Estados más ricos —y no necesariamente los más grandes— los que tienden a estar en ventaja en términos de disuasión militar. En una innovadora investigación realizada por el experto en China Michael Beckley, por ejemplo, señala que la variable más importante en este caso es el PIB per cápita, no el PIB global. Y esto ayuda a explicar por qué podemos encontrar muchos casos de Estados más pequeños que logran disuadir y derrotar a Estados más grandes. Durante el siglo XIX y principios del XX, por ejemplo, tanto Japón como el Reino Unido derrotaron y humillaron repetidamente a la mucho más grande China de la época. Si se recurre a las estadísticas del PIB y de la fabricación de material militar, también se podría pensar que la Unión Soviética —con un tamaño geográfico tres veces superior al de EEUU y con una inmensa industria armamentística— debería haber sobrevivido a los Estados Unidos. La medida del PIB también sugiere que Israel es la potencia militar más débil de Oriente Medio.

Está claro que no es así. El caso israelí es instructivo porque nos muestra que los Estados pequeños— en lugar de tener que hacerse grandes, pueden simplemente aprovecharse de los Estados más grandes, como el Estado de Israel ha conseguido explotar durante mucho tiempo la riqueza americana y los ingresos de los contribuyentes sin renunciar a su propia independencia.

Además, la posibilidad de la disuasión nuclear disminuye la necesidad de contar con inmensas y costosas fuerzas convencionales, como —de nuevo— ha demostrado el Estado de Israel. La capacidad de defensa disuasoria puede así ser obtenida incluso por estados del tamaño de Suiza.

En mi libro hablo con detalle de esto.

Así, por ejemplo, si los Estados Unidos se dividiera en trozos más pequeños, no hay razón para suponer que los nuevos estados sucesores más pequeños estarían a merced de los estados más grandes. Hay muchas razones para suponer que los nuevos Estados americanos estarían tan unidos en política exterior como lo están ahora —es decir, casi totalmente en sintonía.

Desgraciadamente, no importa lo que se diga sobre los estados pequeños y las relaciones internacionales, muchos se aferrarán a la idea de que —por las supuestas amenazas extranjeras— prácticamente nada podría justificar la secesión.

Por supuesto, no hay nada nuevo en esta actitud. Durante siglos, los Estados han justificado su crecimiento, su fuerza y sus impuestos con el argumento de que todo eso es necesario para protegerse de los extranjeros. Es un hábito común restar importancia a la preocupación por la preservación de los derechos frente a los abusos del propio Estado para centrarse en una amenaza percibida —por improbable que sea— de Estados extranjeros.

Al fin y al cabo, ésta fue la postura dominante durante la Guerra Fría. La preocupación por las libertades americanas se aparcó en nombre de la lucha contra los comunistas. El abanderado del conservadurismo, William F. Buckley, lo dijo cuando declaró

Tenemos que aceptar el Gran Gobierno mientras dure —ya que no se puede librar una guerra ofensiva ni defensiva, dadas nuestras actuales habilidades gubernamentales, si no es a través del instrumento de una burocracia totalitaria dentro de nuestras costas.  ... [debemos soportar] «grandes ejércitos y fuerzas aéreas, energía atómica, inteligencia central, juntas de producción de guerra y la consiguiente centralización del poder en Washington...

En otras palabras, acepta todo lo que el gobierno central quiere hacerte. Hacer otra cosa es invitar a la conquista de los comunistas. Si no, los comunistas ganan.

Sin embargo, la experiencia del mundo real sugiere que la fortuna «favorece a los descentralizados» en términos de riqueza, libertad y desarrollo económico. Y a nivel moral, siempre es lo correcto.

Es por estas razones que Rothbard apoyó lo que llamó «derechos universales, aplicados localmente». Como partidario de los derechos naturales, Rothbard creía que los derechos son ciertamente universales. Sin embargo, también entendía que su aplicación debe ser local. Como explica Rockwell, estos dos conceptos —universalismo y localismo— están frecuentemente en tensión. Pero, Rockwell concluye

si se renuncia a uno de los dos principios [es decir, los derechos universales y el control local] se corre el riesgo de renunciar a la libertad. Ambos son importantes. Ninguno debe prevalecer sobre el otro. Un gobierno local que viola los derechos es intolerable. Un gobierno central que gobierna en nombre de los derechos universales es igualmente intolerable.

La experiencia ya ha demostrado —desde al menos la Edad Media— que el mundo occidental siempre ha adoptado y se ha beneficiado de cierto grado de descentralización política radical. Hoy nos beneficiaríamos mucho más de ella.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Breaking Away: The Case of Secession, Radical Decentralization, and Smaller Polities and Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here