Mises Wire

Home | Wire | Sí, eran socialistas: cómo los nazis hicieron la guerra a la propiedad privada

Sí, eran socialistas: cómo los nazis hicieron la guerra a la propiedad privada

  • nazi salute

Etiquetas Amiguismo y corporativismoSocialismo

07/05/2022

Cuando el ciudadano medio piensa en los nazis, lo que le viene a la mente es la segunda guerra mundial, el holocausto y los discursos de odio. Sin embargo, los nacionalsocialistas también tenían políticas económicas y políticas, políticas que muchos asumen como de libre mercado o proyectos de obras públicas al estilo del New Deal, como la Autobahn. Pero la política nazi no era tan sencilla.

Los nazis eran socialistas, y eso se demostró en muchas de las políticas que aplicaron tras llegar al poder en 1933. En primer lugar, al igual que los soviéticos, los nazis iniciaron una guerra contra la propiedad privada. No es de extrañar que los derechos de propiedad fueran severamente restringidos por el nacionalsocialismo en nombre del bienestar público.

¿Cómo combatieron los nacionalsocialistas la propiedad privada en Alemania? El primer paso se dio poco después de que los nazis tomaran el control, cuando abolieron la propiedad privada. El artículo 153 de la Constitución de Weimar garantizaba la propiedad privada, y la expropiación sólo podía producirse dentro del debido proceso legal, pero este artículo fue anulado por un decreto el 28 de febrero de 1933.

Con esto, el nuevo gobierno nacionalsocialista tenía el control total de la propiedad privada en Alemania. Aunque no tomaron el control total de las tierras como hicieron los bolcheviques en Rusia en 1917, los nazis emitieron cuotas para las industrias y las granjas, y más tarde reorganizaron toda la industria en corporaciones dirigidas por miembros del Partido Nazi.

La guerra contra las empresas

Peter Temin escribió sobre esto en Soviet and Nazi Economic Planning, afirmando:

Ambos gobiernos reorganizaron la industria en unidades más grandes, aparentemente para aumentar el control estatal sobre la actividad económica. Los nazis reorganizaron la industria en 13 grupos administrativos con un mayor número de subgrupos para crear una jerarquía privada de control estatal. De este modo, el Estado podía dirigir las actividades de las empresas sin adquirir la propiedad directa de las mismas. Se fomentó la tendencia preexistente a formar cárteles para eliminar la competencia que desestabilizara los precios.

Los nazis, irónicamente, llamaron a esta reorganización «privatización», aunque los propietarios de estas empresas fueron destituidos de sus cargos en el consejo de administración y sustituidos por miembros del Partido Nazi o se vendieron y se convirtieron en miembros del Partido Nazi. Entre ellas estaban IG Farben y la fábrica de aviones Junkers. IG Farben era una empresa química fundada en 1925 por Carl Bosch y Carl Duisberg, ambos judíos, y tenía una capitalización de unos mil millones de marcos en 1926. En 1938, todos los trabajadores judíos de la empresa habían sido purgados y el consejo de administración sustituido por nazis (véase el libro de Joseph Borkin The Crime and Punishment of I.G. Farben).

IG Farben fue un claro ejemplo de la reorganización de la industria que los nazis emprendieron en su beneficio. Sybille Steinbacher, profesora de estudios sobre el Holocausto, escribió sobre la asociación público-privada en su libro Auschwitz, afirmando:

Otto Ambros y el director de IG Farben, Fritz ter Meer, celebraron una reunión en Berlín con Carl Krauch, que no sólo era miembro del consejo de administración de IG Farben, sino también del círculo de industriales en torno al Reichsfurhrer-SS conocido como el «Círculo de Amigos de Himmler».

Tras la llegada al poder de los nazis, este tipo de cooperación fue habitual. Las empresas privadas se convirtieron en meras entidades públicas, y los industriales que se resistieron a los comisarios nazis y a sus políticas fueron destituidos de sus cargos y sus empresas confiscadas.

A la fábrica de aviones Junkers no le fue mucho mejor, según Temin, que escribió:

El profesor Junkers, de la fábrica de aviones Junkers, se negó a seguir las indicaciones del gobierno en 1934. Los nazis se hicieron cargo de la fábrica, compensando a Junkers por su pérdida. Este fue el contexto en el que se negociaron otros contratos.

Esta guerra nazi contra los negocios dejó a los industriales y otros empresarios preocupados por que les robaran su medio de vida, como explica Günter Reimann en The Vampire Economy.

Reimann cita una carta de un empresario alemán a un empresario americano:

La diferencia con el sistema ruso es mucho menor de lo que crees, a pesar de que oficialmente seguimos siendo empresarios independientes.

La carta continúa:

Algunos empresarios incluso han comenzado a estudiar las teorías marxistas, para tener una mejor comprensión del sistema económico actual.

Este empresario alemán también se quejaba de las «decisiones arbitrarias del gobierno sobre la cantidad, la calidad y los precios de las materias primas extranjeras». Pero los empresarios no eran los únicos miembros del sector privado que se enfrentaban a grandes cantidades de burocracia y control. Los agricultores también se enfrentaron a ello.

La guerra contra la agricultura

Cuando los nazis llegaron al poder en 1933, uno de sus principales intereses era el Lebensbraum (espacio vital) para el ciudadano alemán «puro». El profesor Adam Tooze habla de la «granja hereditaria» en su libro Wages of Destruction:

Con el fin de proteger al campesinado como «fuente de sangre del pueblo alemán», la ley proponía crear una nueva categoría de granja, la Erbhof (granja hereditaria), protegida contra toda deuda y aislada de las fuerzas del mercado.

Estas granjas debían transmitirse de generación en generación para mantener la «pureza» del suelo, y los funcionarios del Reich incluso pensaban que «los agricultores de Erbhof debían asumir la responsabilidad colectiva de las deudas de los demás». Esta política fue introducida y apoyada por el banco central del Reich y los funcionarios del Reichsnährstand (RNS, Sociedad Estatal de Alimentos).

Las subvenciones a los precios agrícolas también eran habituales en el Reich nazi incluso antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial. El RNS se creó para fijar los precios y crear controles de producción en la agricultura. En su libro Hitler’s Beneficiaries, el historiador alemán Götz Aly describe las medidas que el gobierno alemán tomó en el sector agrícola.

Götz afirma: «Los precios que se pagaban a los productores por la leche y las patatas aumentaron entre un 25 y un 35% en el transcurso de la guerra». Estas subvenciones provocarían escasez ya en agosto de 1939, cuando se impuso el racionamiento de carne y huevos para mantener la industria centrada en la producción de grano.

La vida en la Alemania de preguerra

En los libros de texto de historia de la escuela secundaria se dedican muy pocas páginas a la Alemania de preguerra (1933-39). Sin embargo, siempre se abordan dos detalles: la Noche de los Cristales Rotos (Kristallnacht), en la que se produjeron actos de vandalismo y se destruyeron miles de negocios judíos, y la Autobahn, un programa masivo de obras públicas que mejoró muchas vidas y facilitó los viajes.

Debido a esto, la gente puede llegar a la conclusión de que la vida antes de la guerra era mala para los judíos, pero beneficiosa para los ciudadanos no judíos. Es cierto que los judíos sufrieron enormemente, no sólo socialmente sino también económicamente. A principios de 1933, se calcula que había cien mil empresas judías; en 1938, sólo quedaban 39.552. Ese mismo año se impuso un impuesto sobre el capital a los judíos; debían registrar todos sus bienes en la oficina de impuestos local, que les imponía un impuesto sobre el capital del 20 por ciento y, posteriormente, del 25 por ciento.

Pero para los ciudadanos ordinarios no judíos, la vida también era dura. Las negociaciones de venta privadas estaban sujetas a normas oficiales, siendo estas normas las que fijaban los precios de venta para cualquier bien que se tuviera. Si un comerciante quería aumentar sus precios, debía obtener un permiso especial de un comisario de precios, que necesitaba una declaración de necesidad detallada y otros datos como los costes de producción y distribución.

En War and Economy in the Third Reich, de R.J. Overy, y en Third Reich in Power, de Richard Evans, se habla de la escasez que se produjo en las industrias en esos momentos. En 1936, los productores de acero alemanes sólo producían el 26 por ciento de las necesidades de producción nacional de Alemania. En 1937, el gobierno alemán animaba a los ciudadanos a entregar su chatarra, y ese mismo año, las autoridades, incluidas las Juventudes Hitlerianas, registraban las casas de la gente en busca de viejas llaves de metal.

El metal se raciona estrictamente y se imponen multas a los constructores que instalan tuberías metálicas de calefacción central. Los postes de luz y las barandillas de hierro se sustituyeron por otros de madera, pero esto se interrumpió cuando hubo escasez de madera, lo que también provocó una escasez de papel.

Todo esto ocurrió en 1937, dos años antes de la guerra. Los proyectos de construcción tuvieron que reducir la madera y se animó a la gente a quemar turba en lugar de madera. Incluso el carbón estaba racionado. Todas las industrias sometidas a controles de precios estaban en la misma situación, como la agricultura, donde la escasez de huevos y productos lácteos llevó a la distribución de cupones de racionamiento.

Conclusión

El gobierno nazi tomó el control de la economía, que es lo que se espera del socialismo.

Desgraciadamente, la economía americana actual presenta similitudes con la economía nazi, desde las enormes subvenciones hasta los controles de precios, y los defensores de las «partes interesadas» plantean exigencias aún más descabelladas. La historia nos dice a dónde conducen estas políticas: al camino de la servidumbre.

Author:

John Kennedy

John Kennedy is a recent graduate of Hartford Magnet Trinity College Academy. Economists such as Murray Rothbard, Hans-Hermann Hoppe, and Ludwig von Mises have captured his interest in Austrian economics and inspired him to start writing.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here