Mises Wire

Home | Wire | ¿Sancionará Biden a medio mundo para aislar a Rusia?

¿Sancionará Biden a medio mundo para aislar a Rusia?

  • sanc

Etiquetas Guerra y política exterior

03/23/2022

Cada vez es más evidente que aislar a Rusia y apartarla totalmente de la economía mundial no va a ser fácil.

Como comenté la semana pasada, desde México hasta Brasil, pasando por China, India y gran parte de África, el mundo se resiste al llamamiento de Washington de tratar a Rusia como una nación paria. En palabras de James Pindell, «la mayor parte de tres enormes continentes -Asia, África y Sudamérica- siguen colaborando con Rusia o tratan de proyectar la imagen de neutralidad».

Sí, es cierto que Estados Unidos infligirá mucho daño a la economía rusa con sus sanciones, pero es poco probable que sea un daño suficiente para incapacitar al régimen de Moscú. Esto se debe a que gran parte del mundo ha demostrado que planea seguir teniendo relaciones con los rusos, aunque haciendo algunos esfuerzos para evitar cualquier confrontación política directa con Washington.

Pero todo esto también significa que si Washington quiere presionar la cuestión de la cooperación global y la asistencia con las sanciones de EEUU, Estados Unidos va a tener que amenazar a muchos otros regímenes con sanciones secundarias —sanciones diseñadas para forzar el cumplimiento de las sanciones iniciales a Rusia. Esto será diplomática y económicamente costoso para Estados Unidos. Después de todo, si EEUU está tratando de construir alianzas y asociaciones económicas contra un potencial bloque Rusia-China, tratar de empobrecer a docenas de países como castigo por el incumplimiento de las sanciones a Rusia sólo animará a otros regímenes a aislarse tanto de la economía como del dólar de EEUU. Que esto ocurra o no dependerá en gran medida de la fuerza con la que Estados Unidos esté dispuesto a intimidar a terceros países para conseguir el cumplimiento de sus sanciones a Rusia.

¿Qué son las sanciones secundarias?

Antes de continuar, veamos en qué consisten exactamente las sanciones secundarias —y las sanciones «extraterritoriales», estrechamente relacionadas.

En su forma más básica, las sanciones secundarias son sanciones impuestas a un tercero que no es el objetivo de las sanciones primarias iniciales. Por ejemplo, si Estados Unidos quiere forzar un cambio de política en Irán, impondrá sanciones directamente a este país, pero también puede decidir que esto no es suficiente. Estados Unidos también podría tratar de impedir que otros países hagan negocios con Irán. Para ello, Estados Unidos impondrá sanciones secundarias a empresas y entidades de otros países que hagan negocios con Irán.

Más concretamente, como señala el Consejo Atlántico, las sanciones extraterritoriales significan

el país sancionador puede ampliar su política de sanciones económicas para aplicarla a las empresas con sede en el extranjero fuera de su jurisdicción. Un ejemplo bien conocido es la Ley Helms-Burton, que el presidente Bill Clinton firmó en marzo de 1996 como Ley de Libertad y Solidaridad Democrática con Cuba. Esta ley endureció las condiciones del embargo económico existente contra Cuba. Establecía sanciones para las empresas de propiedad extranjera (no de EEUU) que participaran en el «tráfico ilícito de bienes confiscados por el régimen castrista» a través del comercio y la inversión en Cuba. La Ley Helms-Burton exigía a las empresas multinacionales de EEUU que extendieran sus prácticas de cumplimiento a sus filiales en el extranjero. La ley fue recibida con protestas por parte de los países en los que se encontraban las filiales extranjeras, que consideraban que las sanciones eran ilegales.

Y las sanciones secundarias son casos en los que

el país sancionador puede prohibir a las empresas y particulares de otros países que realicen transacciones comerciales con ciudadanos y compañías de EEUU, para inhibir su relación económica con el país objeto de las sanciones económicas «primarias». Un ejemplo actual son las sanciones secundarias que Estados Unidos ha impuesto a empresas y particulares chinos por realizar transacciones financieras con Corea del Norte. El 19 de junio de 2017, Estados Unidos impuso sanciones a un banco chino (Bank of Dandong), a una empresa china (Dalian Global Unity Shipping Co.) y a dos ciudadanos chinos (Sun Wei y Li Hong Ri). Al Banco de Dandong se le prohíbe realizar operaciones bancarias con empresas con sede en Estados Unidos. A Dalian Global se le prohíbe realizar transacciones comerciales con empresas y ciudadanos de EEUU. En el caso de Wei y Ri, las sanciones congelan sus activos y les prohíben realizar cualquier tipo de negocio con empresas o personas con sede en Estados Unidos.

En términos geopolíticos, lo que esto significa es que el gobierno de Estados Unidos está tratando directamente de castigar y regular a las empresas extranjeras y a los individuos extranjeros, incluso en los casos en los que Estados Unidos no es parte en el comercio o la inversión que tiene lugar.

Por qué gran parte del mundo va a retroceder

No hace falta decir que esto molesta a muchos extranjeros y a sus regímenes. Imagínese, por ejemplo, cómo reaccionan los americanos cada vez que se les dice que los extranjeros se inmiscuyen de alguna manera en los asuntos americanos. Además, en las últimas décadas, Washington ha incrementado el uso de las sanciones en este sentido, ya sea para sancionar a China, Irán, Rusia u otros países. Esto ha provocado un creciente rechazo por parte de muchos Estados terceros que se encuentran en el punto de mira de estas sanciones secundarias. Como señaló un observador en 2021:

Este poder ilimitado para imponer sanciones se ha encontrado inevitablemente con una fuerte oposición en todo el mundo, no sólo por parte de los gobiernos y las empresas afectadas por las sanciones de EEUU, sino también por parte de aquellos terceros países cuyos intereses comerciales y de política exterior se ven limitados por las sanciones secundarias de EEUU La UE y Canadá, así como otros países tradicionalmente alineados con Estados Unidos, han liderado la oposición hasta este momento, y ahora China ha entrado en la contienda, aumentando el riesgo de confrontación geopolítica, así como los riesgos de cumplimiento para las empresas multinacionales.

Ahora, al extender sanciones muy duras a Rusia, Estados Unidos está ampliando enormemente el alcance de su régimen de sanciones, y a un país que está mucho más conectado globalmente que Irán o Cuba o Corea del Norte. Una cosa es exigir a otros países que sancionen a un puñado de pequeños países con una pequeña huella económica mundial. Otra cosa es exigir que el mundo acompañe las sanciones de Estados Unidos a un gran país como Rusia.

Por ejemplo, África depende en gran medida del trigo ruso, y aún más del trigo ucraniano y ruso combinados. Con la producción de trigo ucraniano muy reducida gracias a la invasión rusa, Egipto, Sudáfrica y muchos otros estados africanos dependerán aún más del trigo ruso. Esencialmente, Estados Unidos está forzando el aumento del precio de los alimentos en África justo cuando ésta todavía se está tambaleando por una crisis de hambre a raíz de los cierres covícolas y las interrupciones del comercio. Probablemente no sea una coincidencia que casi un tercio de los estados africanos se negaran a votar a favor de la resolución de la ONU que condenaba la invasión rusa.

africa

Mientras tanto, India, como muchos otros países, trata frecuentemente con Rusia como fuente de armas. Rusia es también una fuente clave de numerosas materias primas importantes como el aluminio, el paladio, el petróleo y los fertilizantes para países de Asia, África y Sudamérica.

Un giro hacia la aplicación entusiasta de sanciones secundarias pondrá a Estados Unidos en conflicto directo con estos regímenes que no tienen interés en oponerse a las políticas de Estados Unidos hacia Rusia específicamente, pero que no están preparados para cortar totalmente sus relaciones comerciales con Rusia.

China sigue siendo el gran reto

En última instancia, si Estados Unidos sigue este camino, puede utilizar su influencia para obligar a muchos países más pequeños y geopolíticamente débiles a seguir adelante. Sin embargo, esto reducirá el llamado poder blando de Estados Unidos —la verdadera fuente de poder global de Estados Unidos— al humillar a los regímenes más pequeños y hacer que aumente el coste de la vida de los hogares del mundo en desarrollo, que se encuentran en apuros económicos.

Pero la verdadera cuestión es China. Puede que ni siquiera sea posible para Estados Unidos forzar el cumplimiento a corto plazo si China se niega a aceptar los esfuerzos de Estados Unidos para aislar a Rusia. Las conexiones comerciales de China con Sudamérica, África y el resto de Asia, por supuesto, son mucho más amplias que las de Rusia. Esto hace que sea mucho más difícil imponer sanciones políticamente efectivas a China que a Rusia.

No obstante, Washington ya ha empezado a lanzar amenazas contra Beijing. Esta semana, Washington impuso nuevas sanciones menores a algunos funcionarios chinos, pero Washington afirmó que las sanciones estaban motivadas por la represión de Beijing contra ciertas minorías étnicas en China. No obstante, las sanciones pueden estar calculadas para enviar el mensaje de «sancionaremos a China si nos da la gana». Además, las amenazas de Estados Unidos contra China van en aumento, y la CNBC informó la semana pasada:

La Casa Blanca ha advertido a China que no proporcione a Rusia un salvavidas económico mientras el Kremlin intensifica su ataque a Ucrania. Estados Unidos dice que teme que China, un aliado estratégico clave de Moscú, intente amortiguar el impacto de las medidas diseñadas para destruir la economía de Rusia si la guerra continúa. . . .

Desde el ataque de Rusia a Ucrania, Beijing se ha negado a calificarlo de invasión y ha dicho que China mantendrá un comercio normal con ambos países. China no se ha sumado a las sanciones de Estados Unidos, la UE y otros países a Rusia.

El gobierno de Biden también reiteró recientemente que el presidente ha expuesto las «implicaciones y consecuencias» para el primer ministro chino Xi Jinping en caso de que China proporcione «apoyo material» a Rusia. (Lo que signifique «apoyo material» dependerá en gran medida de cómo lo defina Estados Unidos). Los republicanos del Senado ya están elaborando una legislación destinada a castigar a China en caso de que ayude a Rusia a encontrar formas de eludir los intentos de Estados Unidos de excluirla del sistema financiero mundial.

La política interna es importante para Beijing

Sin embargo, desde su punto de vista, Beijing —por razones de política interna— no puede verse presionado por las sanciones de EEUU. Como muestra de ello, podemos ver una conferencia de prensa del 17 de marzo dirigida principalmente al público chino. Según la agencia estatal de noticias Xinhua:

Las sanciones nunca son un medio eficaz para resolver los problemas, subrayó Zhao [Lijian], portavoz de Beijing, y añadió que China se opone a todas las formas de sanciones unilaterales y a la «jurisdicción de brazo largo» de Estados Unidos, y defenderá con determinación los derechos e intereses legítimos de las empresas y los individuos chinos.

Blandir la batuta de las sanciones mientras se busca el apoyo y la cooperación de China simplemente no funcionará, dijo Zhao, subrayando que la parte china insta a Estados Unidos a no socavar los derechos e intereses legítimos de China de ninguna manera. Si Estados Unidos insiste en seguir su propio camino, China tomará definitivamente fuertes contramedidas.

El nacionalismo chino —que no escasea ni dentro del régimen ni entre el público en general— sencillamente no permitirá que China se someta fácilmente a sanciones de EEUU que se aproximen a lo que estamos viendo que se impone a Rusia. Si Beijing decide contraatacar, Estados Unidos se encontrará no sólo en una guerra de sanciones con Rusia, sino también con una China mucho más grande.

Consecuencias a largo plazo

Los efectos a corto plazo de un ataque agresivo con sanciones secundarias por parte de Washington no serán dramáticos ni inmediatamente evidentes. De hecho, es probable que EEUU consiga una cantidad considerable de conformidad en el momento. Pero las victorias a corto plazo pueden conducir a menudo a una derrota a largo plazo. Si Washington sigue un camino como «policía de las sanciones globales» eligiendo a los ganadores y a los perdedores, esto sólo animará a más regímenes a desvincularse del dólar.

Además, la reciente incautación por parte de Estados Unidos de las reservas del banco central de Rusia debería hacer que cualquier régimen se lo piense dos veces antes de poseer grandes cantidades de dólares. Si Washington puede hacérselo a Rusia, puede hacérselo a cualquiera, y es probable que otros regímenes vean esto y huyan lentamente del dólar.

Sin embargo, Washington sólo piensa a corto plazo, y está claro que el régimen de EEUU se imagina ahora como líder de una especie de nuevo orden mundial en el que reviven las viejas nociones de un «mundo libre» (es decir, el «primer mundo») seguido por regiones menores de Estados más pobres y Estados canallas. Sin embargo, Estados Unidos ya no está en condiciones de rehacer el mundo a su imagen. No estamos en 1945, ni siquiera en 1970, por lo que Estados Unidos se encontrará con un Sur Global que tiene muchas más opciones que en las primeras décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Author:

Contact Ryan McMaken

Ryan McMaken (@ryanmcmaken) is a senior editor at the Mises Institute. Send him your article submissions for the Mises Wire and Power and Market, but read article guidelines first. Ryan has a bachelor's degree in economics and a master's degree in public policy and international relations from the University of Colorado. He was a housing economist for the State of Colorado. He is the author of Commie Cowboys: The Bourgeoisie and the Nation-State in the Western Genre.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here