Mises Wire

Home | Wire | «Reconstruir mejor»: ¿por qué tanto Biden como Boris están usando esta frase?

«Reconstruir mejor»: ¿por qué tanto Biden como Boris están usando esta frase?

  • bid

10/12/2020

La campaña Trump compartió un video en los medios sociales esta semana, afirmando que Joe Biden había robado un eslogan del primer ministro británico Boris Johnson.

«Tenemos una gran oportunidad para reconstruir y reconstruir mejor» (énfasis añadido), dijo Biden en el vídeo, con fecha 9 de julio de 2020. Luego rodó un video del Primer Ministro británico, usando la misma frase el 28 de mayo: «Le debemos a las generaciones futuras el reconstruir mejor». Evidencia condenatoria—parecía—de que el nominado demócrata había, una vez más, copiado su tarea. (Biden fue sorprendido haciendo pasar una cita de Robert F. Kennedy como suya durante su desafortunada carrera presidencial de 1988).

De hecho, la historia aquí no es una de escritura de discurso perezoso o plagio. El uso de la frase «reconstruir mejor» tanto por Biden como por el Primer Ministro Británico significa algo mucho más siniestro. «Reconstruir mejor» es el grito de guerra de un complot globalista para explotar la pandemia del coronavirus en beneficio de grupos de lobby de mente estrecha y bien conectados—en particular de la franja «ambientalista».

Boris Johnson no acuñó la frase «reconstruir mejor». Apareció por primera vez el 22 de abril en un comunicado de prensa de las Naciones Unidas, con motivo del «Día Internacional de la Madre Tierra»—un falso día festivo creado por las Naciones Unidas en 2009.

A medida que el mundo comienza a planificar la recuperación posterior a la pandemia, las Naciones Unidas exhortan a los gobiernos a que aprovechen la oportunidad de «reconstruir mejor» creando sociedades más sostenibles, resistentes e inclusivas.

«La crisis actual es una llamada de atención sin precedentes», dijo el Secretario General António Guterres en su mensaje del Día Internacional de la Madre Tierra. «Tenemos que convertir la recuperación en una verdadera oportunidad de hacer las cosas bien para el futuro».

Pero, ¿se tragaría realmente «Brexit Boris» un plan globalista de anzuelo, línea y plomo? El 6 de octubre, el Primer Ministro británico reveló un plan en la conferencia del Partido Conservador para invertir 160 millones de libras en energía eólica para el 2030—todo ello como parte de un plan absurdo para «reconstruir más verde».

El legislador conservador Lord Matt Ridley excordó la política de Boris de «reconstruir más verde» en una entrevista de radio al día siguiente: «Se necesitan 150 toneladas de carbón para construir una turbina eólica... si queremos un futuro de cero carbono para el 2050, la única forma de conseguirlo es la nuclear. El viento está jugando y recompensando a los ricos a expensas de los pobres».

Pero no son sólo Boris Johnson y Joe Biden los que están siendo tocados como violines baratos por la ONU. En todo el mundo, los políticos se hacen eco del mismo sentimiento.

La Comisión Europea utilizó el eslogan al anunciar su fondo de estímulo de 750.000 millones de euros el 27 de mayo: «A través de este fondo, oficialmente denominado Next Generation EU, la Comisión espera “reconstruir mejor”, a través de canales que contribuyan a una sociedad más verde, más sostenible y más resistente».

En Canadá, el Primer Ministro Justin Trudeau señaló su lealtad al grupo de presión «verde» mundialista en agosto, diciendo: «Necesitamos reajustar el enfoque de este gobierno para una recuperación para reconstruir mejor».

La ONU se ha tomado la libertad de traducir el eslogan al español (reconstruir mejor), portugués (reconstruir melhor), francés (reconstruire en mieux), y muchas otras lenguas—para que los políticos de todo el mundo puedan cantar desde la misma hoja de himno. El podcast No Agenda, conducido por Adam Curry y John C. Dvorak, es un recurso fantástico para seguir el creciente número de co-ocurrencias del meme «reconstruir mejor».

Algunos ecologistas están convirtiendo la pandemia de covid 19 en un pretexto para la adopción de políticas «verdes» extremas, del tipo que habría sido impensable hace menos de un año. Durante el confinamiento, innumerables comentaristas se ensañaron con la lírica sobre cómo «la naturaleza volvía a la vida» durante nuestro miserable encarcelamiento domiciliario. Ahora, la economista Mariana Mazzucato, del University College de Londres, está haciendo flotar la idea de los «confinamientos climáticos»— es decir, obligar a la gente a quedarse en sus casas para limitar las emisiones de dióxido de carbono. Y las Naciones Unidas están impulsando una campaña de propaganda mundial para conseguir que un buen porcentaje de los presupuestos nacionales de rescate se desvíen hacia proyectos de trenes de la salsa «verde» con rendimientos ambientales y económicos muy cuestionables.

Hablar de «reconstruir mejor» y de «crecimiento verde» ofusca el equilibrio entre el crecimiento del PIB y la limitación de las emisiones de dióxido de carbono. A nivel mundial, se prevé que el PIB caiga en picado un enorme 4,9 por ciento en 2020, según el Fondo Monetario Internacional.

Levantar los confinamientos, recortar los impuestos y desregular el mundo rápidamente volvería a cambiar. Por otra parte, financiar un fraude mundial con miles de millones de dólares de dinero falso, o «reconstruir mejor», sólo hará que nos hundamos más en este malestar

Author:

Mark Tovey

Mark Tovey works for a data news agency and has authored numerous reports for London-based think-tanks, including the Institute of Economic Affairs and the Taxpayers' Alliance. His research has largely focused on health economics issues and the UK foreign aid budget. He graduated in 2016 with a degree in economics from the University of Sussex.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire