Mises Wire

Home | Wire | Qué esperar de la bidenomía

Qué esperar de la bidenomía

  • w

Etiquetas Impuestos y Gasto

01/27/2021

El martes 19 de enero de 2021, la secretaria del Tesoro designada, Janet Yellen, expuso ante el Comité de finanzas del senado el curso probable de las políticas económicas del presidente Joe Biden en los próximos meses. Dado el frágil estado de la economía estadounidense como consecuencia del covid-19, Yellen es partidaria del plan de gasto de 1,9 billones de dólares de Biden para dar apoyo a la economía. Yellen parece ser consciente de que algunos comentaristas podrían tener recelos sobre un plan de gasto tan masivo dado el ya abultado déficit presupuestario y la enorme deuda pública: la media móvil de doce meses del déficit presupuestario se situó en 144.000 millones de dólares en diciembre del año pasado, mientras que en porcentaje del PIB la deuda federal se situó en el 131% en septiembre de 2020 (frente al 107% en septiembre de 2019).

A Yellen no parece molestarle el aumento del déficit presupuestario y la creciente deuda pública. La razón, argumenta Yellen, es que es poco probable que el coste del servicio de la deuda como porcentaje del PIB se refuerce en los próximos meses. Sostiene que el bajo nivel actual de los tipos de interés va a suavizar la posible carga de intereses que podría emanar de la gran deuda pública. Desde 2004 hasta la actualidad, el pago de intereses de la deuda en porcentaje del PIB parece haberse mantenido relativamente estable, con una media de alrededor del 0,22% (véase el gráfico).

Según Yellen, en un contexto de tipos de interés cercanos a cero, es poco probable que la carga de los intereses sea un problema importante en los próximos meses.

En consonancia con el pensamiento popular, opina que las autoridades deben empezar a gastar masivamente cuanto antes para aprovechar estos bajos tipos de interés con el fin de colocar la economía estadounidense sobre una base saludable. Detrás de las opiniones de Yellen está la idea de que la demanda genera la oferta.

Esta forma de pensar, popularizada por John Maynard Keynes, postula que un aumento de la demanda pone en marcha un aumento de la oferta, fomentando el proceso de generación de riqueza real y reforzando a su vez el crecimiento económico.

Con su creencia de que se necesita una demanda agregada más fuerte para levantar la economía, no es de extrañar que los responsables políticos, incluida Yellen, consideren el aumento masivo de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria como un factor importante para lograr un fuerte crecimiento económico. Un aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria provocará el aumento de la demanda de bienes y servicios, y esto, a su vez, va a desencadenar el aumento de la oferta, reforzando así los fundamentos de la economía, según se sostiene.

A finales de diciembre de 2020, la tasa de crecimiento de la AMS (la métrica austriaca de la oferta monetaria) se situó en el 74%, frente al 4,6% de diciembre de 2019. Esto aumenta la probabilidad de un fuerte aumento de la inflación de los precios en el futuro.

Además, dado el probable aumento del déficit presupuestario, que probablemente se financiará con préstamos de la Reserva Federal, se espera que la tasa de crecimiento de la oferta monetaria se dispare a niveles sin precedentes.

Al contrario que Yellen, el factor clave que limita el crecimiento económico sostenido es el estado de la reserva de ahorro real, el corazón del crecimiento económico.

Sin embargo, este fondo sigue siendo atacado sin tregua por los aumentos masivos de la oferta monetaria y las políticas fiscales imprudentes. Por lo tanto, es muy probable que esta reserva esté disminuyendo (véase el gráfico).

Si este es el caso, la economía estadounidense podría experimentar una grave caída económica en el futuro. Junto con la inevitable disminución del poder adquisitivo del dinero debido al aumento masivo de la oferta monetaria, EEUU podría dirigirse hacia un desagradable entorno económico conocido como estanflación.

Es importante destacar que la Reserva Federal proporciona un importante apoyo al gasto público. Debemos esperar que las tenencias de la deuda pública por parte de la Fed, que se situaban en torno a los 5 billones de dólares a finales de 2020, sigan aumentando.

Un visible descenso del poder adquisitivo del dinero, unido a la creciente incertidumbre, probablemente beneficie al precio del oro.

Aunque históricamente un aumento artificial de la oferta monetaria iba seguido de subidas en los mercados de valores, hubo periodos en los que esto no se produjo, como durante la Gran depresión de 1930. A pesar de los recientes fuertes aumentos de la liquidez monetaria debido a la postura monetaria extremadamente flexible de la Fed, el mercado de valores podría no beneficiarse. Esto podría deberse a un grave deterioro de los fundamentos económicos reales.

Otro posible problema que se avecina para la economía estadounidense es el plan del Presidente Joe Biden de aumentar el salario mínimo a 15 dólares por hora.

El presidente opina que subiendo el salario mínimo va a elevar el nivel de vida de los trabajadores. Pero aumentar el salario mínimo es correr el riesgo de que aumente el desempleo en un momento en que las condiciones económicas parecen ser frágiles.

Hay que tener en cuenta que es poco probable que un empresario pague a un trabajador más que el valor del producto que éste genera.

Si un trabajador genera por hora un valor de 10 dólares, el empresario no va a pagar más de esa cantidad. En nuestro caso, si el salario mínimo se fija en 15 dólares, será ilegal que una empresa pague a un trabajador menos del salario mínimo de 15 dólares, aunque el trabajador sólo genere un valor de 10 dólares por hora. En consecuencia, la empresa tendrá que despedir al trabajador, ya que emplearlo por 15 dólares la hora va a mermar la rentabilidad de la empresa.

Sólo mediante el aumento de los bienes de capital, es decir, mediante la mejora y la ampliación de la infraestructura, la mano de obra podría ser más productiva y ganar un mayor salario por hora.

Para poner en marcha una expansión de la infraestructura, el gobierno debe reducir su participación en la economía y el banco central debe detener la generación de dinero de la «nada».

La política de aumentar el salario mínimo podría ser contraproducente y es probable que provoque más parados. Para «ayudar» a los desempleados, se espera que el gobierno les proporcione ayudas económicas.

Es probable que estas dádivas se financien con un aumento del bombeo monetario y con la imposición de impuestos a los generadores de riqueza. Es probable que esto amplíe aún más el empobrecimiento económico. Nótese que no es posible elevar el nivel de vida de los individuos mediante el empobrecimiento de los generadores de riqueza.

Conclusiones

La probable política económica del presidente estadounidense Joe Biden, insinuada por la secretaria del Tesoro designada, Janet Yellen, unida a la supresión del salario mínimo y al aumento incesante de la tasa de crecimiento de la masa monetaria, corre el riesgo de dañar gravemente los cimientos de la economía estadounidense. Para evitar que la economía se hunda en un estado de estancamiento duradero, lo que se necesita es reducir la participación del gobierno y de la Fed en la economía y permitir que las empresas se embarquen en el proceso de generación de riqueza real. Esto permitirá a las empresas ampliar el stock de riqueza real, que se ha debilitado considerablemente.

Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Pixabay
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire