Mises Wire

Home | Wire | ¿Por qué morir por Ucrania?

¿Por qué morir por Ucrania?

  • nato

Etiquetas Guerra y política exterior

Se podría pensar que los problemas a los que se enfrenta Estados Unidos serían suficientes para el descerebrado Biden. Con una inflación masiva, la economía se tambalea al borde de la ruina. Nos enfrentamos a un control tiránico debido a los mandatos de vacunas perjudiciales. La falsa propaganda sobre el «cambio climático» amenaza con paralizar la industria americana. El gobierno pretende controlar todas nuestras transacciones financieras. Amenazamos a China con una nueva Guerra Fría. Pero no es suficiente. Ahora Biden quiere desencadenar una guerra con Rusia que fácilmente podría volverse nuclear y destruirnos.

¿Por qué ocurre esto? Biden dice que Putin está a punto de invadir Ucrania. No podemos dejar que esto ocurra porque eso sería una «agresión». Si Putin invade, le impondremos sanciones masivas. Pero los neoconservadores que controlan la política exterior americana son los verdaderos agresores. Como dice Larry Johnson,

Mira esta situación desde la perspectiva de Rusia. Estados Unidos prometió no ampliar la OTAN:

La famosa afirmación del Secretario de Estado de EEUU James Baker sobre la expansión de la OTAN de «ni un centímetro hacia el este» en su reunión con el líder soviético Mijail Gorbachov el 9 de febrero de 1990, fue parte de una cascada de garantías sobre la seguridad soviética dadas por los líderes occidentales a Gorbachov y otros funcionarios soviéticos a lo largo del proceso de unificación alemana en 1990 y en 1991, según documentos desclasificados de EEUU, soviéticos, alemanes, británicos y franceses publicados hoy por el Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington.

Hemos mentido. En lugar de mantener el statu quo, hemos ampliado la OTAN hacia la frontera de Rusia. No se equivoquen: Rusia considera la expansión de la OTAN como una amenaza militar directa.

... Estados Unidos lleva más de 20 años realizando regularmente ejercicios militares en países fronterizos con Rusia. Si usted cree que estos ejercicios no preocupan a Rusia, es más que un maldito tonto.

Ahora estamos armando a Ucrania con armas que se utilizarán contra los ucranianos con fuertes vínculos con Rusia. Esto es una locura que conlleva un verdadero riesgo de desencadenar una conflagración nuclear. Rusia no se dejará intimidar y no se acobardará.

El gran experto en Rusia Stephen Cohen nos advirtió hace más de dos años que nos esperaban problemas:

Ucrania no es «un interés nacional vital para EEUU», como declaran ahora la mayoría de los líderes de ambos partidos, tanto republicanos como demócratas, y gran parte de los medios de comunicación americanos. Por el contrario, Ucrania es un interés vital para Rusia según cualquier cálculo geopolítico o simplemente humano. ¿Por qué, entonces, está Washington tan involucrado en Ucrania? ... La respuesta corta pero esencial es la decisión de Washington, tomada por el presidente Bill Clinton en la década de 1990, de expandir la OTAN hacia el este de Alemania y eventualmente hacia la propia Ucrania. Desde entonces, tanto demócratas como republicanos han insistido en que Ucrania es un «interés nacional vital de EEUU». Los que nos opusimos a esa locura advertimos que conduciría a peligrosos conflictos con Moscú, posiblemente incluso a la guerra. Imaginen la reacción de Washington, señalamos, si las bases militares rusas comenzaran a aparecer en las fronteras de Canadá o México con América. No nos equivocamos: se calcula que ya han muerto 13.000 personas en la guerra entre Ucrania y Rusia en el Donbass y que unos dos millones de personas han sido desplazadas.

Si Biden no quiere que Putin invada Ucrania, debería retirar las bases de la OTAN alrededor de Rusia y quitar los misiles. Si no hace esto, todavía se puede detener una invasión rusa. Todo lo que se requiere es que un gobierno pro-ruso tome el poder en Ucrania. Esto es lo que quiere Putin, pero Biden ha amenazado con imponerle sanciones si lo apoya. Según Henry Austin, de NBC News, «la acusación de Gran Bretaña de que el Kremlin está tratando de instalar un régimen prorruso en Ucrania es “profundamente preocupante”, dijo un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional. El pueblo ucraniano tiene el derecho soberano de determinar su propio futuro, y estamos con nuestros socios democráticamente elegidos en Ucrania», dijo la portavoz, Emily Horne, en un comunicado a última hora del sábado. Este tipo de conspiración es muy preocupante», añadió.

Si Ucrania consigue un gobierno prorruso, esto no sería una «agresión» rusa. Restablecería la situación en Ucrania antes de que un golpe de Estado respaldado por Estados Unidos derrocara a un gobierno amigo de Rusia. En febrero de 2014, Estados Unidos expulsó al presidente ucraniano Viktor Yanukovich orquestando manifestaciones contra él. Como señaló Eric Zuisse en un artículo de Modern Diplomacy en junio de 2018,

Si el exitoso derrocamiento en febrero de 2014 y la sustitución por América del Gobierno neutralista democráticamente elegido de Ucrania no produce pronto una guerra nuclear que acabe con el mundo (la Tercera Guerra Mundial), entonces habrá relatos históricos de ese derrocamiento, y los relatos ya tienden y se consolidan cada vez más hacia un consenso histórico de que fue un golpe de Estado, que fue impuesto por «alguien de la nueva coalición», es decir, que el cese del entonces democrático (aunque, como todos sus predecesores, corrupto) gobierno ucraniano, no fue auténticamente una «revolución» como el gobierno de EEUU ha sostenido, y ciertamente no fue en absoluto democrático, sino que fue un golpe (y uno muy sangriento, por cierto), y totalmente ilegal (aunque respaldado por Occidente).

Si EEUU se involucra en Rusia, el resultado podría ser la aniquilación nuclear. Eric Margolis dice: «Rusia tiene miles de armas nucleares apuntando a Estados Unidos y sus aliados. Nadie en su sano juicio debería contemplar una confrontación nuclear. Rusia ha dejado claro en repetidas ocasiones que, si se ve acorralada, podría utilizar armas nucleares tácticas».

Lo más triste de toda esta crisis fabricada es que no debería importarnos en absoluto que Rusia controle Ucrania. ¿Cómo puede ser eso una amenaza para Estados Unidos? Digan lo que digan Biden y sus asesores neoconservadores, América debería mantenerse al margen de conflictos que no son de nuestra incumbencia. Como siempre, Murray Rothbard lo expresó mejor. «En el contexto de la guerra afgana de 1980, citó al canónigo Sydney Smith —un gran liberal clásico de la Inglaterra de principios del siglo XIX que escribió así a su belicista Primer Ministro»:

¡Por el amor de Dios, no me arrastren a otra guerra!

Estoy desgastado, y agotado, con la cruzada y la defensa de Europa, y la protección de la humanidad; debo pensar un poco en mí mismo.

Lo siento por los españoles, lo siento por los griegos, deploro el destino de los judíos; el pueblo de las Islas Sandwich gime bajo la más detestable tiranía; Bagdad está oprimido, no me gusta el estado actual del Delta; el Tíbet no es cómodo. ¿Debo luchar por todos estos pueblos?

El mundo está repleto de pecados y penas. ¿He de ser campeón del decálogo, y estar eternamente levantando flotas y ejércitos para hacer a todos los hombres buenos y felices?

Acabamos de salvar a Europa, y me temo que la consecuencia será que nos degollaremos mutuamente. ¡Nada de guerra, querida Lady Grey! ¡Nada de elocuencia; sino apatía, egoísmo, sentido común, aritmética!

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here