Mises Wire

Home | Wire | Por qué el experimento del tipo de interés negativo de Suecia es un fracaso

Por qué el experimento del tipo de interés negativo de Suecia es un fracaso

  • neg
0 Views

03/09/2020

Según el artículo del 20 de febrero de The Financial Times «Por qué Suecia abandonó su experimento de tipos negativos», los economistas están ponderando si el experimento del banco central sueco con la tasa de interés negativa fue un éxito.

El Riksbank de Suecia, el banco central más antiguo del mundo, introdujo los tipos de interés negativos a principios de 2015. La razón que dieron los responsables de las políticas del banco central para la introducción del interés negativo fue para contrarrestar la deflación. Cabe señalar que para el período comprendido entre noviembre de 2012 y diciembre de 2014 el promedio de la tasa de crecimiento anual del índice de precios al consumidor se situó en -0,1%.

Según los analistas del Financial Times, todavía es demasiado pronto para juzgar si las tasas negativas han funcionado o han causado un daño duradero a la economía y al sector financiero.

Desde la perspectiva de la lucha contra la deflación de los precios, como indica la tasa de crecimiento anual del índice de precios al consumidor (IPC), se podría sugerir que la política fue un éxito, ya que la tasa de crecimiento anual del IPC después de 2015 se ha fortalecido visiblemente (véase el gráfico).

tak

Desde la perspectiva de la actividad económica, los resultados parecen ser mixtos. El índice de gerentes de compras de manufactura (PMI) se situó en 51,5 en enero frente a 47,7 en el mes anterior (véase el gráfico). La tasa de desempleo, sin embargo, ha saltado al 7,1% en enero desde el 6,6% del mes anterior y el 6,1% en enero de 2019 (ver gráfico).

tak

Aunque los datos siguieran mostrando que el riesgo de deflación de los precios ha disminuido mientras se ha fortalecido el ritmo de la actividad económica en términos de diversos indicadores macroeconómicos, esto no debería utilizarse en sí mismo como confirmación de que el experimento de tipos de interés negativos realizado por el banco central de Suecia fue un éxito. Es muy posible que el experimento del tipo de interés negativo haya infligido daños como la mala asignación de recursos que no se pudieron detectar mediante la inspección de los datos.

Para comprender la posibilidad de tales daños lo que se requiere es establecer la esencia de lo que se trata el interés.

Las personas asignan una mayor valoración a los bienes presentes frente a los bienes futuros

Por regla general, las personas asignan una valoración más alta a los bienes presentes que a los futuros. Esto significa que los bienes presentes son valorados con una prima a los bienes futuros. Aquí está el porqué.

Un individuo que tiene los recursos suficientes para mantenerse vivo es poco probable que preste o invierta sus míseros medios. Para este individuo el costo de prestar o invertir es probable que sea muy alto, incluso podría costarle la vida si considerara prestar parte de sus medios. Por lo tanto, bajo esta condición es improbable que preste o invierta incluso si se le ofrece un tipo de interés muy alto. También podemos decir que su preferencia temporal, es decir, su preferencia del presente frente al futuro, va a ser extremadamente alta.

Sin embargo, una vez que su riqueza comience a expandirse, el costo de prestar o invertir comenzará a disminuir. Asignar parte de su riqueza a préstamos o inversiones va a socavar en menor medida la vida y el bienestar de nuestro individuo en el presente. En consecuencia, es muy probable que su preferencia temporal del presente frente al futuro no sea tan alta como antes.

De esto podemos deducir, en igualdad de condiciones, que todo lo que conduzca a una expansión de la riqueza real de los individuos da lugar a una disminución del interés, es decir, la reducción de la prima de los bienes presentes frente a los futuros, la reducción de la preferencia temporal.

Por el contrario, los factores que socavan la expansión de la riqueza real dan lugar a un mayor interés (es decir, al aumento de la preferencia temporal).

Según Carl Menger:

En la medida en que el mantenimiento de nuestras vidas depende de la satisfacción de nuestras necesidades, garantizar la satisfacción de las necesidades anteriores debe necesariamente preceder a la atención de las posteriores.  Y aun cuando no nuestras vidas sino simplemente nuestro continuo bienestar (sobre todo nuestra salud) depende del comando de una cantidad de bienes, el logro del bienestar en un período más cercano es, como regla, un prerrequisito del bienestar en un período posterior... Toda experiencia enseña que un disfrute presente o en un futuro próximo suele parecer más importante a los hombres que uno de igual intensidad en un momento más remoto del futuro.1

De la misma manera, según Mises,

La satisfacción de una necesidad en el futuro cercano es, en igualdad de condiciones, preferible a la de un futuro más lejano. Los bienes presentes son más valiosos que los futuros.2

Obsérvese de nuevo que el aumento de la riqueza real tiende a reducir las preferencias temporales de los individuos, mientras que la disminución de la riqueza real tiende a aumentar las preferencias temporales.

Sin embargo, el vínculo entre los cambios en la riqueza real y los cambios en las preferencias temporales no es automático. Cada individuo decide cómo asignar su riqueza de acuerdo con sus prioridades.

Los cambios en las preferencias de tiempo se reflejan a través de la oferta y la demanda de dinero

Es probable que la reducción de las preferencias temporales (es decir, la disminución de la prima de los bienes presentes frente a los futuros) se manifieste en un mayor afán de invertir la riqueza real.

Con la expansión de la riqueza real, es probable que las personas aumenten su demanda de diversos activos (financieros y no financieros) y reduzcan su demanda de dinero. En el proceso, esto aumentará los precios de los activos y reducirá sus rendimientos, en igualdad de condiciones.

Obsérvese que, si bien es probable que el aumento de la reserva de riqueza real se asocie a una reducción del tipo de interés, es probable que ocurra lo contrario con una caída de la reserva de riqueza real.

Es probable que las personas estén menos dispuestas a aumentar su demanda de diversos activos y, por lo tanto, aumenten su demanda de dinero en relación con la situación anterior. En igualdad de condiciones, esto se manifestará en la disminución de la demanda de activos, con lo que bajarán sus precios y aumentarán sus rendimientos.

¿Qué pasará con los tipos de interés si la oferta de dinero aumenta?

Un aumento en la oferta de dinero, siendo todas las demás cosas iguales, significa que aquellos individuos cuyas reservas de dinero han aumentado son ahora mucho más ricos. Por lo tanto, esto probablemente pondrá en marcha una mayor voluntad de estos individuos para comprar diversos activos. Esto lleva a la disminución de la demanda de dinero por parte de estos individuos. Esto a su vez hace que los precios de los activos suban y bajen sus rendimientos.

Al mismo tiempo, el aumento de la oferta de dinero también pone en marcha un intercambio de nada por algo, lo que equivale a la desviación de la riqueza real de los generadores de riqueza a los generadores de no riqueza. El consiguiente debilitamiento del proceso de formación de riqueza real pone en marcha una tendencia al aumento de los tipos de interés. Teniendo en cuenta el daño infligido al proceso de generación de riqueza, esto significa que el aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, pone en marcha sólo una caída temporal de los tipos de interés. (La disminución de la tasa de interés no puede ser sostenible debido al daño causado al proceso de generación de riqueza real).

Por el contrario, una disminución de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, pone en marcha un aumento temporal de los tipos de interés. Dado que una caída en la oferta monetaria desvía ahora menos riqueza real de los generadores de riqueza a los que no lo son, esto refuerza el proceso de generación de riqueza real. Esto es lo que sugerimos, que probablemente ponga en marcha a largo plazo una caída general de los tipos de interés.

Así pues, podemos ver que la clave para la determinación de los tipos de interés son las preferencias temporales de los individuos, que se manifiestan a través de la interacción de la oferta y la demanda de dinero. Además, nótese que en esta forma de pensar el banco central no tiene nada que ver con la determinación de los tipos de interés subyacentes.

Las políticas del banco central sólo distorsionan los tipos de interés, por lo que a las empresas les resulta mucho más difícil determinar lo que realmente está sucediendo.

Los tipos de interés negativos crean un empobrecimiento económico

Cuando el banco central fuerza los tipos de interés en territorio negativo, obliga a los productores de riqueza a cambiar más por menos. Esto lleva al empobrecimiento económico de los generadores de riqueza y socava el proceso real de generación de riqueza.

Además, el hecho de forzar los tipos de interés en territorio negativo en oposición a las preferencias de tiempo de los consumidores conduce a una mala asignación de los ahorros reales y a la amenaza de los ciclos de auge y declive.

Obsérvese que para llegar a esta conclusión no necesitamos apoyo estadístico. Esta conclusión se deriva de la esencia de que las preferencias de tiempo de los individuos son positivas. Esto significa que en un mercado libre y sin trabas los tipos de interés no pueden ser negativos. Por lo tanto, no requerimos esperar a la información estadística para establecer si el esquema de tipos de interés negativos del banco central de Suecia fue un éxito. Porque no puede ser así.

Nuevamente, porque sabemos que las preferencias de tiempo de los individuos son positivas, este conocimiento es suficiente para establecer que cada vez que observamos tipos de interés negativos esto implica distorsiones en los mercados.

Dado que el banco central de Suecia ha mantenido los tipos de interés negativos durante cinco años, sugerimos que esto probablemente ha infligido un grave daño al proceso de formación de riqueza real. Desde esta perspectiva, el experimento de Suecia podría ser considerado un fracaso.

Un aumento al 0% de menos 0,25% en la tasa de política ha puesto los cimientos para un fracaso

Es probable que la inversión de la política de tipos de interés negativos desde noviembre del año pasado socave diversas actividades que han surgido a raíz de los anteriores tipos de interés negativos. (El banco central de Suecia elevó la tasa de interés política al 0% en diciembre de 2019 desde el -0,25% del mes anterior. Esto viene después de que los tipos de interés estuvieran en territorio negativo durante cinco años). Por consiguiente, es probable que esto resulte en la quiebra de estas actividades.

Una disminución visible de la tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria de Suecia (específicamente la MGA) aumenta la probabilidad de una quiebra en el futuro (ver gráfico). (Nótese que la tasa de crecimiento anual de la AMS cayó al 2,1% en diciembre desde el 3,9% en noviembre y el 7,8% en diciembre de 2018). La reducción del diferencial entre el rendimiento de los bonos del Estado a 10 años y el de las letras del Tesoro a 3 meses también parece respaldar esta conclusión (véase el gráfico).

tak
  • 1. Carl Menger, Principles of Economics, New York University Press p 153-154.
  • 2. Ludwig von Mises, La acción humana 3ª edición revisada, p 483-484.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire