Mises Wire

Home | Wire | Mises sobre la velocidad de circulación

Mises sobre la velocidad de circulación

  • Ludwig von Mises, 1962

Etiquetas Teoría Monetaria

[Nota del editor: este ensayo fue encontrado entre los archivos de Bettina Bien Greaves. Una nota de su puño y letra indica que fue escrito en 1944 y que Mises lo utilizó en su seminario de 1959. En este breve ensayo, Mises en su característico modo lúcido y contundente repasa los fundamentos de la teoría monetaria y muestra por qué el concepto de velocidad de circulación es inútil para comprender los cambios en el poder adquisitivo de la unidad monetaria. El texto original se reproduce aquí con la inclusión de algunas ediciones menores de la mano de Bettina Greaves.1]

Dentro del concepto ficticio de un sistema económico que gira 2uniformemente no hay ningún cambio en absoluto. Todos los datos económicos se mantienen sin cambios y, por consiguiente, hoy sólo se repite lo que ocurrió ayer y anteayer, y mañana se repetirá lo que ocurrió hoy. En un mundo tan imaginario no hay incertidumbre sobre el futuro. Nadie tiene la necesidad de proveer nada para eventos imprevistos porque no es posible que ocurran tales eventos.

En un mundo así no hay necesidad de tener dinero en efectivo. Todo el mundo sabe de antemano qué cantidades de dinero tendrá que pagar en cualquier fecha futura. Por lo tanto, puede convertir todos sus fondos líquidos en depósitos a plazo fijo en los bancos. El único banco o todo el sistema bancario de tal mundo no necesita ninguna reserva porque la cantidad total que vence en cualquier fecha corresponde exactamente a la cantidad total de nuevos depósitos a plazo fijo depositados en ellos en la misma fecha. Por lo tanto, los bancos pueden vender el total de sus reservas de oro a personas que emplean el metal para usos no monetarios. El dinero se evapora en una unidad de contabilidad meramente nominal, una especie de contador del carácter que algunos economistas atribuyen erróneamente al dinero real de un sistema económico vivo y cambiante. En un mundo así no existe ni «liquidez» ni «preferencia de liquidez» en el sentido keynesiano de estos términos. Si aplicáramos la engañosa terminología popular que llama a un sistema económico tan uniformemente cambiante un sistema de equilibrio estático, tendríamos que decir: el dinero no es un elemento de un sistema estático, es necesariamente siempre un elemento de dinamismo. Pero hay que recordar que el dinero es dinámico no porque cambie de manos, sino porque se encuentra -»ocioso», como se dice erróneamente- en los haberes de efectivo de diversas personas físicas y jurídicas.

El servicio que presta el dinero no consiste en su facturación. Consiste en estar preparado en efectivo para cualquier uso futuro.

El dinero nunca está «ocioso». Siempre le presta a alguien el único servicio que puede prestar, es decir, ser parte de las posesiones de dinero de un hombre.

Las tenencias de efectivo son a veces mayores y a veces menores con el mismo individuo. Pero nadie tiene nunca más dinero en efectivo del que quiere tener. Si piensa que su efectivo es excesivo, invierte el excedente ya sea comprando (bienes de productores o consumidores) o prestándolo. (Los depósitos a plazo fijo son un método de préstamo de dinero.) Es un juicio de valor llamar a la posesión de efectivo de alguien «acaparamiento». El individuo en cuestión cree que bajo el estado de cosas dado la mejor política (o digamos: el mal menor) es aumentar sus posesiones de efectivo. No importa si apruebo su comportamiento o no. Su comportamiento, no mi opinión subjetiva sobre su conveniencia, es un factor que influye en la formación de los precios del mercado.

Es inútil distinguir entre el dinero «circulante» y el dinero «ocioso». El dinero cambia de manos sin ser propietario durante una fracción de tiempo. El dinero puede estar en el proceso de transporte, viajando en vagones de ferrocarril o en otros medios de transporte. Pero está, incluso desde el punto de vista legal, siempre en posesión de alguien.

En un mundo cambiante, todo el mundo tiene la necesidad de tener a mano una cantidad de dinero en efectivo. Este deseo crea la demanda de dinero y hace que la gente esté dispuesta a vender bienes y servicios a cambio de dinero. Una teoría realista del valor y el poder adquisitivo del dinero debe, por lo tanto, partir del reconocimiento de estos deseos. Los cambios en el poder adquisitivo de la unidad monetaria se producen por los cambios que surgen en la relación entre la demanda de dinero, es decir, la demanda de dinero para la tenencia de efectivo, y la cantidad de dinero disponible.

La principal deficiencia del concepto de velocidad de circulación es que no parte de las acciones de los individuos sino que mira el problema desde el ángulo de todo el sistema económico. Este concepto es uno de los elementos de la llamada ecuación de intercambio que en sí misma es un modo vicioso de abordar el problema de los precios y el poder adquisitivo. Se supone que, en igualdad de condiciones, los precios deben cambiar en proporción a los cambios que se producen en la cantidad total de dinero disponible. Esto no es cierto.

La economía matemática no tiene en cuenta las acciones de los miembros individuales de una sociedad de mercado. Mira los asuntos de una sociedad de mercado en la que los individuos y los cuerpos corporativos formados por ellos son los únicos agentes como si el sistema fuera totalitario con el dictador como único agente. Por supuesto, tal sistema totalitario es hasta cierto punto pensable, aunque pensarlo hasta sus últimas consecuencias lógicas debe llevar a contradicciones insolubles. Pero en cualquier caso, en tal sistema no hay ni precios ni salarios ni dinero. Sólo hay raciones asignadas a los sujetos para su consumo. Las herramientas técnicas de esta asignación, por ejemplo: tarjetas de racionamiento, asignaciones de cantidades definidas de bienes y así sucesivamente, no son dinero. Nadie llamaría «dinero» a un billete de ferrocarril y lo entregaría al conductor «pago».

El único método apropiado para tratar los problemas de una sociedad de mercado es el método paso a paso. Se pregunta en nuestro caso: ¿quién recibe el dinero adicional, cuándo y en qué cantidad? Y más aún: ¿cómo afecta esto a la posesión de efectivo, a los precios y a los salarios? Para responder a esta pregunta debemos descubrir que los cambios en la cantidad de dinero disponible nunca pueden cambiar los precios y las tasas de salario proporcionalmente.

El dinero es, por supuesto, una institución social. Pero es una institución de una sociedad basada en la división del trabajo, la propiedad privada de los medios de producción y el intercambio comercial. En tal sociedad los individuos, no una entidad holística, determinan los valores y los precios. Un método que no tiene en cuenta las acciones de los individuos y opera con conceptos holísticos es inadecuado para el estudio de tal sociedad.

  • 1. Gracias, Kristoffer Mousten Hansen, por localizar, transcribir y editar este ensayo.
  • 2. En La acción humana, Mises sustituyó este concepto por la frase más precisa «economía de rotación uniforme».
Author:

Ludwig von Mises

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian school of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called praxeology.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire