Mises Wire

Home | Wire | Marxismo versus libertarismo: dos tipos de internacionalismo

Marxismo versus libertarismo: dos tipos de internacionalismo

  • globalism

10/30/2021

Existen dos grandes corrientes de pensamiento filosófico e ideológico que incluyen el problema del internacionalismo en sus principios. La primera es el internacionalismo liberal, que se desarrolló en el marco del liberalismo clásico. La segunda es el marxismo ortodoxo y sus diversos derivados, que contemplan la idea del internacionalismo proletario. El concepto de internacionalismo tiene diferentes orígenes, significados y aplicaciones prácticas en las dos escuelas de pensamiento.

Dado que el término «liberal» en un sentido político-filosófico fue secuestrado por la izquierda y cambió su significado en la percepción de la gente, es mejor utilizar el término «internacionalismo libertario» para el propósito de esta discusión.

Como componente de la doctrina política, el internacionalismo libertario se basa en el concepto de laissez faire, que implica, entre otras cosas, el libre comercio y la libre circulación de capitales. El objetivo principal del internacionalismo libertario es garantizar la libertad económica e individual a escala mundial, lo que conduciría a la prosperidad del individuo, la familia, la comunidad y el país, y garantizaría un orden mundial pacífico. Desde un punto de vista económico y filosófico, el internacionalismo libertario es una continuación lógica y una generalización del concepto de división y cooperación del trabajo. La división y la cooperación del trabajo son el resultado del proceso de desarrollo de la sociedad que obedece a las leyes económicas objetivas.

La división del trabajo es el resultado de la interacción entre las fuerzas evolutivas de la selección natural y las fuerzas del mercado, y ha influido en el desarrollo de la sociedad humana desde la prehistoria hasta nuestros días. Está claro que la mano de obra especializada consigue una mayor productividad y calidad del producto o servicio final. La especialización es una manifestación de la selección natural basada en habilidades individuales específicas. Al mismo tiempo, la especialización sugiere que un individuo renuncia voluntariamente a la producción de un bien que está menos cualificado para fabricar pero cuyo consumo sigue siendo esencial para él. Confía en adquirir esos bienes y servicios que le faltan en el mercado. Básicamente, confía en que otros le suministren las cosas necesarias que él ya no produce. Se supone que ese alguien sabe mejor que los demás cómo producir su mercancía o servicio especializado y, a su vez, confía en que otros le produzcan otra cosa, y así sucesivamente. En otras palabras, un alto grado de división del trabajo hace que los miembros de la sociedad se unan como uno solo, dependiendo unos de otros. Sin embargo, no se trata de un colectivismo, sino de una cooperación voluntaria de individuos que respetan los derechos de propiedad de los demás. La división del trabajo crea productores y consumidores atómicos e independientes, y la cooperación los reúne en la producción y en el mercado. En otras palabras, la división del trabajo induce a la cooperación.

La humanidad entera ha encontrado este modo de funcionamiento más avanzado y ha intensificado gradualmente la división del trabajo y el comercio recíproco y beneficioso. No se hace por orden de alguien; simplemente refleja los cambios de comportamiento que los seres humanos experimentan bajo la influencia de la presión selectiva y de las leyes desenfrenadas de la economía de mercado. El modo de producción doméstico deriva gradualmente de la «producción para el uso» a la «producción para el intercambio». La escala de los intercambios ha aumentado constantemente, traspasando con el tiempo los límites del hogar individual y alcanzando finalmente un nivel global. La clase empresarial ha asumido muchos riesgos para entrar en la fabricación, la prestación de servicios y el comercio para satisfacer la demanda de los consumidores. En el capitalismo desarrollado, las fronteras nacionales son atravesadas no sólo por los bienes y servicios, sino también por el capital.

El internacionalismo libertario es constructivo y pacífico por naturaleza y es posible gracias a las cualidades empresariales de los individuos y a un consenso universal sobre el respeto de los derechos de propiedad. Así pues, el internacionalismo libertario es esencialmente un internacionalismo empresarial. Por el contrario, la idea de la globalización, en la que la burocracia política mundial interfiere en las cuestiones económicas de empresas soberanas o de países enteros, es ajena al internacionalismo empresarial. El internacionalismo libertario es el ideal al que debería aspirar la comunidad mundial, pero, por desgracia, la continua interferencia de la política en la economía y las tendencias colectivistas mundiales están alejando a la humanidad de un orden natural y más justo.

El internacionalismo proletario surgió en la mente de Karl Marx y Friedrich Engels al desarrollar su concepción materialista de la historia. El marxismo es una teoría catastrófica determinista aplicada a la evolución de la sociedad humana. Utilizando el método hegeliano de la dialéctica, los fundadores del marxismo dividieron la sociedad capitalista en dos clases dicotómicas: el proletariado y la burguesía. El conflicto irresoluble entre las dos clases antagónicas, provocado, según Marx, por la apropiación injusta de la plusvalía por parte de los capitalistas, debía alcanzar un punto de ebullición, cuyo resultado sería un cataclismo social. Marx designó al proletariado como fuerza motriz, agente de la revolución socialista, destinada a barrer el Estado democrático liberal e instaurar la dictadura del proletariado como etapa de transición en el camino hacia la construcción de una sociedad sin clases.

Marx consideraba su teoría como la cumbre de la investigación científica en economía y sociología, en la que descubrió las leyes objetivas del desarrollo de la sociedad. Las leyes objetivas del desarrollo de la sociedad, al igual que las leyes de la naturaleza, tienen que ser universales y funcionar independientemente de la voluntad de alguien. No se pueden desactivar, anular o cambiar; son un hecho que afecta a todo y a todos.

Pero fue precisamente con la objetividad con la que Marx tuvo problemas. En primer lugar, la división de la sociedad en sólo dos clases y la designación del proletariado como agente de la revolución son injustificadas. Además, los propios trabajadores aún no se han dado cuenta de que son el proletariado ni del papel que el fundador del marxismo les ha asignado. Marx lo comprendió perfectamente y propuso medidas teóricas y prácticas para la emancipación del proletariado, despertando su conciencia de clase y preparando la lucha política contra la burguesía. Sin embargo, para cumplir el criterio de objetividad, la conciencia de clase del proletariado tendría que desarrollarse de forma natural y espontánea, sin la influencia de la voluntad de nadie. La incitación artificial e intencionada a los sentimientos revolucionarios y la instigación al derrocamiento del sistema existente no cumplen el criterio de objetividad y, por el contrario, lo falsean por completo. De hecho, no se necesita una teoría científica del desarrollo de la sociedad para preparar un golpe de estado.

Además, como las leyes objetivas deben ser universales, la misma evolución de la sociedad debe producirse en otros países. El marxismo sostenía que la revolución socialista debía tener un carácter universal, es decir, producirse a escala mundial, o al menos en los países más industrializados. Marx y Engels comprendieron bien que los empresarios eran auténticamente internacionales, ya que el capital no tiene fronteras y las economías de los distintos países están interconectadas. Al mismo tiempo, el trabajo era mayoritariamente local, careciendo de organizaciones y representaciones internacionales. Por lo tanto, el marxismo inventó el internacionalismo proletario para acomodar la enseñanza de Marx y Engels a estas realidades socioeconómicas e intentar movilizar al proletariado mundial para la revolución socialista mundial. En El manifiesto comunista, los fundadores del marxismo simplemente postularon que el proletariado no tiene fronteras y llamaron al proletariado de todos los países a unirse. Marx fundamentó este postulado en el hecho de que los propios capitalistas crearon las condiciones previas para la hermandad proletaria que acabaría borrando la «unilateralidad nacional» de la conciencia dentro de las masas del proletariado. Esta conclusión parece descabellada y parece más bien una ilusión.

La sugerencia marxista de que los proletarios poseen cualidades morales excepcionales que se oponen al nacionalismo y al fanatismo y exhiben un amor incondicional por todos los pueblos es empíricamente injustificada, y no hay evidencia histórica que la apoye. Por el contrario, era una condición necesaria para que la teoría marxista fuera lógicamente consistente; es decir, la revolución socialista mundial contra la burguesía mundial no podía tener lugar sin un frente unido de proletarios. El marxismo consolidó y expandió el internacionalismo como una característica integral de los movimientos obreros y socialistas, colocándose en oposición al nacionalismo artificioso de la sociedad capitalista. Fue un acto de deshonestidad intelectual que todavía es difícil de erradicar.

Así, el internacionalismo en la interpretación de la filosofía libertaria y la doctrina marxista son conceptos completamente diferentes. El internacionalismo proletario es un mito político postulado por los fundadores del marxismo y utilizado como instrumento de propaganda antes y ahora. Se caracteriza por una agresividad extrema, ya que fue inventado como arma para la lucha política contra el capital mundial. El internacionalismo libertario, por el contrario, es pacífico y constructivo. Se deriva naturalmente del desarrollo lógico y coherente de la sociedad humana en términos de división y cooperación del trabajo y se basa en el respeto de los derechos de propiedad privada.

Author:

Allen Gindler

Allen Gindler is a scholar from the former U.S.S.R., specializing in Political Economy, Econometrics, and Industrial Engineering. He taught Economic Cybernetics, Standard Data Systems, and Computer-Aided Work Design in the Khmelnytskyi National University, Ukraine. He is currently a private consultant to IT industry on Database Administration and Cryptography. As a hobby, he is interested in political philosophy, history, population genetics, and Biblical archaeology. He has published articles and opinion pieces in Mises Wire, American Thinker, Foundation for Economic Education, and Biblical Archaeology Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire