Mises Wire

Home | Wire | Los robots no nos destruirán: cómo la automatización crea empleos

Los robots no nos destruirán: cómo la automatización crea empleos

  • robots

Etiquetas Trabajadores y salariosCálculo y ConocimientoTeoría del Capital y el InterésTeoría de la Producción

04/10/2021

Un argumento en contra de la idea del desempleo tecnológico, ofrecido por muchas personas que hoy en día se consideran sinceramente defensores del libre mercado, es que la automatización creará más empleos de los que destruirá, pero debido a la naturaleza del mercado, la naturaleza de esos empleos es, si no fundamentalmente desconocida, funcionalmente indescriptible a los efectos del argumento sobre la automatización. ¿Cómo podría una persona hace cien años, según el razonamiento, predecir la existencia de trabajos como «desarrollador de aplicaciones», «ingeniero nuclear» o «consultor de diversidad e inclusión»? Los trabajos del futuro serán tan extraños para nosotros como nuestros trabajos lo serían para los del pasado, y no nos lamentamos de la escasez actual de fabricantes de velas y látigos. Aunque estas personas tienen más razón que sus oponentes, hay que reconocer que este argumento a favor del mercado es tan poco convincente que se podría pensar que fue inventado originalmente por sus enemigos. Se podría decir también que después de la automatización, todos tendremos trabajos bien pagados con vacaciones, pensión, etc., una vez que entremos en la Nueva Jerusalén, o después de que alcancemos el comunismo total. De hecho, lejos de ser desconocidos, los tipos de empleos creados por la automatización son altamente predecibles. La automatización en la producción de bienes de orden superior crea directamente empleos en la producción de bienes de orden inferior que requieren esos mismos bienes de orden superior como insumos. La automatización en la producción de bienes de consumo aumenta el nivel de vida y hace que los trabajadores humanos sean más competitivos en cuanto a precios con respecto a las máquinas.

Cuando una empresa o industria se automatiza, se crearán empleos precisamente en aquellas industrias que utilizan, como insumo de factor, el bien o servicio cuya producción se ha automatizado recientemente. Esto es así independientemente de la especificidad del insumo. Por ejemplo, si se produce un gran avance en la producción de semiconductores, se podrán fabricar y se fabricarán más ordenadores, ya sea por parte de las empresas existentes o por otras nuevas, cada vez más especializadas. Lo mismo ocurre con la propia electricidad. El abaratamiento de la electricidad significa que casi todas las empresas de la red se enfrentan a una reducción de los costes de funcionamiento. Empresas que, de otro modo, no habrían sido rentables, se convierten de repente en rentables, capaces de ser puestas en marcha por un empresario lo suficientemente despierto. El primer lugar donde un trabajador recién sustituido debería buscar trabajo es en las empresas clientes de su anterior empleador. En términos económicos, debería intentar pasar a producir un bien de orden inferior en la misma cadena de suministro.

Consideremos un mundo en el que la mitad de los trabajadores se dedican a la extracción de carbón, que proporciona la mayor parte de la electricidad del mundo. Un día, una central nuclear entra en funcionamiento, duplicando la producción de energía del país y vendiendo su energía a un orden de magnitud inferior al precio anterior. La central sólo emplea a un par de docenas de ingenieros. En el transcurso de un año, una supermayoría de las plantas y minas de carbón cierran, y una mera fracción de los mineros del carbón se pasan a la extracción y transporte de uranio, que tiene una densidad energética más de 150.000 veces superior. Al igual que es obvio para cualquier observador que la sociedad ha mejorado gracias a la proliferación de electricidad asequible y libre de emisiones, también debería ser intuitivamente claro para todos, excepto para los antifuturistas más obstinados, que la pérdida de empleos supone poco más que un bache en la vida económica de los nuevos mineros del carbón desempleados. Esto se debe a que la electricidad es un factor de entrada en casi todas las líneas de producción de cualquier economía moderna. La electricidad barata crea empleos, porque hace que los proyectos que antes eran extravagantemente caros sean de repente potencialmente rentables.

Lo más importante es que las oportunidades productivas creadas siempre superarán la cantidad destruida, porque la tecnología sólo se adopta, en las economías de mercado, cuando es rentable hacerlo. Se crea más riqueza de la que se consume, por lo que hay más recursos que pueden ser combinados de forma potencialmente productiva por cualquier empresario que detecte la oportunidad. Las tecnologías no rentables, para los lectores que se preguntan, suelen adoptarse cuando los países intentan seguir una política de sustitución de importaciones. Por ejemplo, los intentos de la Alemania nazi de antes de la guerra de destetar a las empresas de su dependencia del petróleo importado obligándolas a utilizar un sucedáneo de petróleo hecho de carbón licuado. Otro ejemplo sería la subvención estadounidense de fuentes de energía «renovables» como la eólica y la solar.

Pero, ¿qué pasa con la automatización de la producción de los bienes de menor valor, es decir, los bienes de consumo? Seguramente los empleos automatizados de la fábrica de yoyós han desaparecido para siempre, ya que ninguna empresa, aparte de las jugueterías, verá disminuir sus gastos gracias a la reducción del precio de los juguetes para niños. Esto es correcto. Sin embargo, es importante recordar que los bienes de consumo son un insumo de factor en la producción de mano de obra, y la mano de obra es un insumo de factor en la producción de todo lo que no ha sido automatizado. Las personas son, en términos de coste de oportunidad, ahora más baratas que las nuevas máquinas, lo que hace que haya más empresas dispuestas a contratarlas. La automatización en la producción de bienes de consumo puros, en la medida en que los hay, representa aumentos salariales reales, o un aumento del nivel de vida, para todos los demás en la sociedad.

En otras palabras, la automatización de la producción de yoyos hace que todos los trabajadores humanos sean marginalmente más competitivos en cuanto a precios en relación con las máquinas de otras industrias, al disminuir el coste de la vida. Aquí también es importante recordar que el consumo no crea empleos; el ahorro sí. Si los consumidores gastan menos en juguetes y guardan el resto en el banco, esto no es en absoluto un despilfarro. Ese dinero entra en el mercado de fondos prestables. Los juguetes son más baratos, los padres tienen más renta disponible, lo que supone más dinero para depositar en el banco. Más ahorros reducen el tipo de interés natural, lo que hace que ese dinero esté disponible para gastarlo en otros bienes y servicios, aumentando en cualquier caso la demanda de trabajo. Cuando la disminución del coste de la vida mejora la posición relativa de los humanos en comparación con las máquinas, el aumento de la inversión aumenta la demanda total de mano de obra, ya sea en forma humana o robótica.

Es importante destacar que esta lógica se aplica a todo el empleo del sector de los servicios. Entre los no austriacos que admiten los efectos netos positivos para el consumidor de la automatización en el pasado, el sector de los servicios se concibe como una especie de «empleador de último recurso». Pero, argumentan, ¿qué pasa cuando las camareras, los médicos, los basureros, las secretarias, los banqueros, los abogados y los economistas también se automatizan? Para los supervivientes de esta imaginaria diezma del mercado laboral, ésta será una era de prosperidad material sin parangón, pero ¿qué pasará con todos los demás? ¿Cambiaré entonces de opinión?

No se pueden «agotar» los empleos, incluso en el sector de los servicios, en una economía en crecimiento, por muchos robots que se fabriquen y vendan. Toda iniciativa empresarial en el sector de los servicios representa una disminución del coste de la vida, o un aumento del salario real, para cualquiera que consuma el servicio. La automatización de los empleos en el sector de los servicios, suponiendo que sea causada por las condiciones del mercado, siempre mejorará la competitividad de la mano de obra humana en relación con la robótica, y este aumento de los recursos disponibles elevará el número de emprendimientos potencialmente rentables en cada etapa de la producción, aumentando la demanda de mano de obra en todas sus formas.

Por último, debo subrayar que este proceso aparentemente impecable que describo es el proceso de desarrollo económico. Parece demasiado bueno para ser cierto, pero no lo es, y al final sabemos que es cierto porque algunos países son más ricos que otros por órdenes de magnitud y la gente de los países pobres arriesga su vida sólo para vivir de las sobras de los ricos. La tecnología mejora el nivel de vida, porque todo el desarrollo que puede llamarse apropiadamente desarrollo se hace con vistas al uso final por parte de los consumidores.

Esto no debe interpretarse como que toda la automatización es útil. La automatización, como cualquier otro proceso empresarial, es útil y buena sólo en la medida en que asigna eficazmente los recursos para satisfacer los fines del consumidor. La única manera de saber si éste es realmente el caso de una tecnología determinada es la prueba de mercado de pérdidas y ganancias. Hay muchas formas en las que el gobierno puede forzar o impulsar la adopción de una tecnología. Una de las más obvias es mediante la introducción de un salario mínimo que provoque la sustitución de la mano de obra humana por quioscos de autoservicio. Diferentes formas de regulación y subvención pueden deformar las señales de los precios de manera que se despilfarren más recursos valiosos en el desarrollo y despliegue de una tecnología de los que se produjeron o ahorraron con su implantación.

Cuando uno se encuentra con algo que no entiende, no debe temerlo, pero tampoco debe empezar a mistificarlo. Y muchos defensores del crecimiento tecnológico mistifican lo que parecen no entender cuando presentan argumentos que implican ganancias «fundamentalmente incognoscibles» de la tecnología. Pero estas ganancias, categóricamente, son conocibles. La tecnología crea oportunidades productivas «aguas abajo» de su despliegue. Esas oportunidades no son, ni pueden ser nunca, ocupadas en su totalidad por más robots, porque la propia existencia de las máquinas como bienes en una economía de mercado aumenta las capacidades y la competitividad de los humanos.

Author:

Marcel Gautreau

Marcel Gautreau is a PhD student at George Mason University and a Mises Institute Research Fellow.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire