Mises Wire

Home | Wire | Las reglas de Rothbard

Las reglas de Rothbard

  • liquidation financial crisis correction business cycle

Etiquetas Auges y DeclivesHistoria de EEUUIntervencionismo

06/11/2020

Cuando una crisis económica azota, todo el mundo, desde el presidente de la Reserva Federal hasta el hombre de la calle, sabe que la Reserva Federal debe imprimir más dinero y reducir los tipos de interés y que el gobierno debe gastar más dinero y endeudarse más. Esto se ve como necesario para «llenar el vacío» dejado por el sector privado.

Este enfoque es totalmente erróneo. De hecho, es altamente contraproducente.

La regla número uno de Murray Rothbard en una crisis económica es que el gobierno no interfiera en el proceso de ajuste del mercado, o, en términos de Wall Street, «la corrección». Cuanto más intervenga el gobierno en la crisis económica, más larga y más agotadora será. Incluso puede perpetuar la depresión como lo hizo durante la Gran Depresión.

Sin embargo, el gobierno ha estado interviniendo en la mayoría de las crisis económicas durante el último siglo. Este enfoque comenzó poco después de la fundación de la Reserva Federal en 1913. Si imprimir dinero puede empapelar un problema, parece una solución fácil y directa para los políticos.

Los Estados Unidos tuvieron crisis económicas durante el siglo anterior. Dos grandes fueron causadas por el Primer y Segundo Banco de los Estados Unidos. Las que siguieron a la Guerra entre los Estados se resolvieron rápidamente porque el gobierno nacional no pudo hacer mucho para intervenir.

Incluso después de que naciera la Reserva Federal, la intervención no era la regla. Durante la depresión de 1920-21 la Fed subió los tipos de interés de la misma manera que lo hizo a principios de los 80. El presidente Harding también equilibró el presupuesto. Ambas veces fue agotador, pero la economía se recuperó rápidamente, con pleno empleo, aumento de los salarios y un mercado de valores en crecimiento.

¿Cuáles son las intervenciones que Rothbard escribió sobre ese ajuste del mercado? En su libro La Gran Depresión (1963, pp. 19-23) encontramos lo siguiente:

En primer lugar, el gobierno puede intentar retrasar o prevenir la bancarrota o la ejecución hipotecaria prestando dinero o estableciendo moratorias en los alquileres y los pagos de las hipotecas. Esto mantiene los precios altos y evita los ajustes necesarios.

En segundo lugar, la Reserva Federal puede adoptar una política de dinero fácil de la inflación. Esto mantiene los precios altos y los tipos de interés bajos, mientras que la recuperación económica se basa en precios más bajos y tasas de interés más altas.

Tercero, los esfuerzos durante una depresión para mantener los salarios más altos que las tasas de mercado cuando los precios están cayendo significa que las tasas de los salarios reales aumentan. El resultado es un desempleo masivo.

Cuarto, las políticas para mantener los precios altos también aumentan el costo de la vida y pueden dar lugar a excedentes de bienes sin compradores.

Quinto, los esfuerzos por estimular el consumo desalientan el ahorro, un ingrediente fundamental de la recuperación. Los cupones de alimentos y los impuestos sobre la riqueza, el capital y los beneficios fomentan el consumo y desalientan el ahorro. Debido a que el gasto del gobierno es enteramente consumo, su presupuesto debe ser recortado permanentemente.

Sexto, las políticas para subvencionar el desempleo, como el seguro de desempleo, sólo aumentan el desempleo y desalientan a la gente a buscar trabajos o a aceptar los de menor remuneración.

En resumen, el enfoque de Rothbard para hacer frente a una crisis económica sugiere que el gobierno no debe evitar que los precios y los salarios caigan o se interpongan en el camino de las quiebras. El camino hacia la recuperación implica mayores tasas de interés y deflación de precios. Esto conduce a un proceso doloroso pero eficaz y probado históricamente al que se oponen totalmente los economistas de la corriente principal.

Para mostrar el sentido común de este enfoque deflacionario, considere lo que es típico en una crisis económica. Durante una hipotética crisis económica, podríamos ver lo siguiente:

  1. El precio del capital cae drásticamente. Cosas como las acciones, los bienes raíces y la tierra caen hasta un 90 por ciento. El Dow y el NASDAQ perdieron alrededor del 50 por ciento después de la burbuja inmobiliaria. El Dow perdió más del 90 por ciento de su valor durante la Gran Depresión.
  2. Los precios de los productos básicos, como la energía, los granos y los metales, caen significativamente, a veces en más del 50 por ciento, al igual que la gasolina después de la burbuja inmobiliaria.
  3. El precio de la mano de obra cae notablemente, con los precios de la mano de obra altamente calificada cayendo en más del 50 por ciento en algunos casos y los de la mano de obra manual cayendo aún más. Después de que estalló la burbuja de las punto com, los programadores informáticos no pudieron encontrar trabajo y a menudo optaron por reciclarse para otras ocupaciones.
  4. Los precios de los bienes de consumo bajan un poco, pero aunque los precios de los bienes de lujo pueden bajar un 20 por ciento o más, la disminución de los precios de los artículos de primera necesidad es mínima, porque la demanda de bienes como la pasta de dientes y el jabón no se ve afectada en gran medida, mientras que la demanda de otros, como el arroz y las patatas, a menudo aumenta.

La implicación obvia de estos cambios en los precios relativos es que la gente emprendedora debe comprar los bienes de capital, las materias primas y la mano de obra baratas para producir bienes de consumo o contratar a los abundantes trabajadores cualificados para producir bienes de consumo innovadores que se vendan para obtener beneficios.

Los economistas convencionales, especialmente los keynesianos, usan la metáfora de un agujero negro para describir una economía que experimenta una deflación como una destrucción total. He llamado a este miedo apoplitorismosfobia. Como se muestra arriba, los economistas austriacos ven la deflación como parte de un proceso de limpieza necesario, y utilizan la metáfora del amortiguador para describir el impacto de la deflación. El registro histórico apoya la visión austríaca de la deflación.1

En cuanto a los aspectos positivos, cabe señalar que Microsoft y Google eran pequeñas empresas cuando comenzaron a funcionar a fines del decenio de 1970 y a fines del decenio de 1990, respectivamente, pero que ambas se expandieron mucho durante las crisis económicas posteriores y después de ellas. Microsoft lo hizo en la depresión de principios del decenio de 1980, y Google lo hizo tras el colapso de la burbuja tecnológica a principios del decenio de 2000.

Sin embargo, hay un gran escepticismo de que el gobierno de los EEUU se quede al margen y no siga la agenda intervencionista del gobierno. Cierto, pero también hay un resquicio de esperanza. Si el gobierno continúa persiguiendo este enfoque fallido, las cosas sólo empeorarán y podríamos terminar en una hiperinflación:

El valor del dólar estadounidense ya ha caído enormemente y actualmente sólo es fuerte frente a otros fondos fiduciarios. Ha sufrido una tasa de inflación oficial del 2.500% desde que la Reserva Federal inició sus operaciones. La oferta monetaria M1, lo que pensamos que es dinero, ha aumentado de alrededor de 250 mil millones de dólares cuando los Estados Unidos fue sacado del patrón oro en 1971 a 5 billones de dólares hoy en día, ¡superando los 4 billones de dólares de hace sólo un par de meses! Eso es un aumento de 1.900 por ciento. La oferta monetaria de M3, que incluye todas las formas de dinero, aumentó de 685 mil millones de dólares en agosto de 1971 a más de 16 billones de dólares hoy, un aumento de 2.200 por ciento.

Si el gobierno federal continúa teniendo déficits masivos y la Reserva Federal continúa monetizando la deuda del gobierno, las tasas de interés aumentarán y los extranjeros y sus bancos centrales, que son grandes poseedores tanto de nuestra moneda como de nuestra deuda, perderán la confianza. Si ellos disminuyen su demanda de nuestra deuda gubernamental, nos llevará por el camino de la hiperinflación y posiblemente a una forma totalitaria de gobierno.

El lado bueno aquí es que los proponentes del libre mercado probablemente obtendrían lo que han querido durante mucho tiempo a través del proceso político: un retorno al patrón oro, la revocación de la Seguridad Social y el bienestar, el fin de la guerra y los estados de vigilancia, y el retorno a una forma descentralizada de gobierno federalista.

  • 1. Joseph T. Salerno, «Deflation and Depression: Where's the Link?», Mises Daily, 6 de agosto de 2004, https://mises.org/library/deflation-and-depression-wheres-link; Pavel Ryska, «Deflation and Economic Growth»: The Great Depression as the Great Outlier», Quarterly Journal of Austrian Economics 20, Nº 2 (2017): 113-45; Greg Kaza, «Deflation and Economic Growth», Quarterly Journal of Austrian Economics 9, Nº 2 (2006): 95-97.
Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is a Senior Fellow at the Mises Institute and the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics. He has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire