Mises Wire

Home | Wire | Las raíces neomarxistas de la teoría monetaria moderna

Las raíces neomarxistas de la teoría monetaria moderna

  • infinity1.PNG
0 Views

La influencia de la economía de Michal Kalecki en la Teoría Monetaria Moderna (TMM) es difícil de ignorar. Con sus raíces en la teoría macroeconómica neomarxista de Michal Kalecki, la TMM lleva consigo la herencia de la teoría laboral del valor y el análisis marxista del Estado y la clase. Como marxista, Kalecki ve la economía desde la perspectiva de que el capitalismo es una sociedad de clases. Para él, dos clases operan en la economía: los capitalistas (la burguesía) y los obreros (el proletariado). Kalecki preparó el terreno teórico para la expansión del gasto público, especialmente en los países del tercer mundo. Sin embargo, aunque la mayoría de los países en desarrollo han abandonado esta teoría, ésta celebra su regreso disfrazada de «teoría monetaria moderna».

La tesis de que «los déficits no importan» no se origina con el economista inglés John Maynard Keynes, sino con el muy poco conocido economista polaco Michal Kalecki (1899-1970). Este economista marxista es uno de los precursores de la Teoría Monetaria Moderna. Kalecki impulsó la idea de que el gasto público crea por sí mismo el superávit de ahorro en el sector privado. Para Kalecki, los déficits son una característica permanente de una política económica que quiere mantener el pleno empleo. Si bien Keynes subrayó que la acumulación de deuda pública no debe salirse de control y, por lo tanto, la deuda debe liquidarse en los tiempos del auge, la posición de Kaleckian dice que la deuda pública puede acumularse sin tener que enfrentarse a un límite.

Para demostrar su punto de vista, Kalecki distinguió entre el consumo de los capitalistas y el de los trabajadores. A diferencia del modelo keynesiano, donde el consumo es parte de la demanda agregada junto con la inversión, el gasto gubernamental y las exportaciones netas, Kalecki asume que el consumo de los capitalistas depende de las ganancias mientras que el de los trabajadores depende de los salarios que ganan.

Keynes argumentó que el ahorro es la parte del ingreso nacional que no se consume. Por el contrario, la hipótesis macroeconómica de Kalecki afirma que los trabajadores consumen todos sus ingresos. Los trabajadores tienen una tasa de consumo marginal de uno y una tasa de ahorro de cero. Para los capitalistas, la situación es diferente. Sus ingresos existen en forma de beneficios, y éstos, según la teoría de Kalecki, son el resultado de la diferencia entre el ingreso nacional y los salarios. Porque el consumo de los trabajadores es igual a sus salarios, la inversión y el consumo del capitalista son un residuo. En un giro peculiar de la argumentación, pero basado en su modelo de la economía capitalista como sociedad de clases, se deduce que las ganancias están determinadas por el monto de la inversión de los propios capitalistas y la magnitud de su consumo.

Joan Robinson, buena amiga y colega de Keynes y Kalecki en Cambridge, resumió la teoría kaleckiana en la frase: «los trabajadores gastan lo que consiguen, y los capitalistas consiguen lo que gastan».

Michal Kalecki explica..:

«.... el déficit presupuestario siempre se financia a sí mismo, es decir, su aumento siempre provoca tal aumento de los ingresos y cambios en su distribución que se acumulan los ahorros suficientes para financiarlo... En otras palabras, el ahorro neto es siempre igual al déficit presupuestario más la inversión neta... cualquier nivel de inversión privada y el déficit presupuestario siempre producirá la misma cantidad de ahorro para financiar estas dos partidas».

En consonancia con el modelo keynesiano básico, en el que la renta se compone de consumo, inversión, gasto público y exportaciones netas, Kalecki determina que el ahorro privado es la parte de la renta que queda después de los impuestos y el consumo. Estos ahorros privados son, según el modelo de Kalecki, iguales a la inversión, la balanza comercial y el déficit presupuestario del gobierno. En el modelo de Kalecki, las inversiones y los déficits presupuestarios son la contrapartida del ahorro privado. Esta tesis es también el punto focal de la Teoría Monetaria Moderna que dice –como lo plantea Mosler– que en la medida en que el gobierno aumenta su deuda, la riqueza financiera en el sector privado aumenta.

La macroeconomía está en equilibrio siempre y cuando las cuentas se equilibren en su conjunto. La suma de la diferencia entre inversión y ahorro, entre el déficit presupuestario y la balanza comercial, es cero. Las inversiones de los capitalistas y los déficits del gobierno generan a la vez los ahorros para financiar estos gastos. Según este modelo, los déficits presupuestarios permanentes y la acumulación incesante de deuda pública no representan una amenaza porque, automáticamente con el déficit presupuestario, el superávit de ahorro aumentará y, por lo tanto, proporcionará los fondos para financiar el déficit.

Enredados en sus reformulaciones matemáticas de una identidad básica de la contabilidad macroeconómica, los partidarios de la Teoría Monetaria Moderna pierden de vista un gran problema: cuanto más gasta un gobierno, menos invertirá el sector privado. En otras palabras: aunque habrá un superávit de ahorro privado, no es el resultado de un mayor ahorro, sino que se produce debido a la caída de la inversión. En el modo formal, las cuentas se equilibran, mientras que la economía real se hunde.

En la macroeconomía convencional, el ahorro proporciona los fondos para financiar la inversión y un déficit presupuestario reduce el ahorro nacional. La Teoría Monetaria Moderna, siguiendo los pasos de Kalecki, lo pone al revés: cuanto más invierten los capitalistas, y cuanto mayor es el gasto deficitario del gobierno, mayor es el superávit del ahorro nacional. Basados en un conjunto de ecuaciones similares al modelo de Kalecki, los defensores de la Teoría Monetaria Moderna promueven un gasto deficitario sin obstáculos para impulsar el crecimiento económico. Su lema de que «los déficits no importan» y que el gasto gubernamental no tiene límites es adoptado por los Socialistas Demócratas de América (SDA) y los políticos asociados. La Teoría Monetaria Moderna sirve como una herramienta intelectual para justificar el aumento sustancial del gasto público y el gasto integral en bienestar público.

En el pasado, el modelo Kaleckiano nunca se afianzó en las naciones industrializadas. La receta de la política keynesiana también se abandonó tras la desastrosa estanflación de los años setenta. La teoría de Kaleckian fue más influyente para la política de desarrollo y sigue siendo la piedra angular de la variante poskeynesiana de la teoría de la demanda agregada.

La macroeconomía kaleckiana promueve políticas de déficit presupuestario sistemático sin tener en cuenta sus consecuencias para la carga de la deuda pública y la inflación. Este modelo favorece la inversión con independencia de cualquier orientación empresarial. Este tipo de macroeconomía opera exclusivamente con áridos. Este enfoque descuida completamente los fundamentos microeconómicos. Al igual que el modelo keynesiano, Kalecki no sólo ignora los precios relativos, sino también el nivel de precios.

A pesar de su nombre, la Teoría Monetaria Moderna carece de precios y dinero. No es de extrañar que los países que siguieron el modelo Kaleckiano fueran devastados por un despilfarro masivo de capital, una malversación generalizada y una alta inflación. En América Latina, donde este tipo de razonamiento todavía está de moda en algunos círculos, las políticas de gasto público sin trabas han creado una economía marcada por la baja productividad, los bajos salarios y la miseria generalizada.

La economía kaleckiana favorece la inversión en términos puramente cuantitativos porque esta teoría sostiene que de la misma manera que los déficits presupuestarios crean su propia financiación, la inversión significa automáticamente mayores ingresos. En la macroeconomía kaleckiana, el capitalista crea automáticamente sus beneficios y su consumo. La conclusión es que si el estado pudiera convertirse en capitalista, el gobierno cosecharía los beneficios por sí mismo. Al asumir la función de inversor, el gobierno asumiría el papel de la clase capitalista y podría consumir lo que gasta.

La teoría de la política económica de Kaleckian lleva a la demanda de que la función de inversión se le quite al capitalista en el sector privado y se transfiera al estado. A través de su inversión, el consumo del Estado se ha incrementado de forma significativa. La política sugerida pide que el gasto público financiado con déficit se invierta en inversiones que aumenten el consumo tanto del Estado como de la población al mismo tiempo. Sin embargo, nunca se ha cumplido la promesa de que los déficits presupuestarios se financiarían con mayores ahorros. En cambio, los países que siguieron el modelo de Kaleckian han sufrido una estanflación crónica y han permanecido atrapados en el subdesarrollo de la trampa de los ingresos medios.

Mientras que muchos países en desarrollo han abandonado el enfoque fallido del desarrollo por medio de la deuda y han recurrido a políticas económicas sólidas, en los Estados Unidos y en otras partes del mundo desarrollado ocurre lo contrario. El entusiasmo que suscitaron las propuestas de la educación gratuita, la atención de la salud para todos y una infraestructura ecológica totalmente renovada, es una señal utópica de ilusión. Si se realizan, estos planes no traerán prosperidad y justicia social, sino hiperinflación, estancamiento económico y caos sociopolítico.

Dr. Antony P. Mueller is a German professor of economics who currently teaches in Brazil. Write an e-mail. See his Amazon author page.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire