Mises Wire

Home | Wire | Las preferencias estatales sobre el gobierno local son algo malo. Incluso cuando Ron DeSantis lo hace.

Las preferencias estatales sobre el gobierno local son algo malo. Incluso cuando Ron DeSantis lo hace.

  • Ron DeSantis

Etiquetas Descentralización y Secesión

03/20/2021

El 10 de marzo de 2021, el gobernador de Florida Ron DeSantis firmó la Orden Ejecutiva #2021-65. Esta orden perdona las multas impuestas por los gobiernos locales en lo que respecta a las restricciones del covid-19. Mientras que el gobernador DeSantis es considerado algo controvertido entre el público en general debido a su manejo de este último año, creo que es seguro asumir que el lector promedio aquí en Mises Wire está de acuerdo en que los mandatos de máscara y los encierros del gobierno son una amenaza obvia a la libertad. Como resultado, parece lógico que eliminar las multas asociadas a estos encierros sería un paso positivo hacia la libertad. Sin embargo, estoy aquí para afirmar que tal acción en cualquier estado es en realidad un paso en la dirección equivocada para la libertad.

Aunque el hecho de que los individuos se queden con el dinero que el gobierno intenta extorsionarles es positivo, hay que ver el efecto posterior de esta orden ejecutiva. Esta pretensión sienta el precedente de que el Estado tiene y debe suplantar los deseos de los gobiernos locales. Incluso si un gobernador, así como todo el gobierno estatal que supervisa, fueran realmente auténticos defensores de la libertad —lo que yo no afirmaría—, inevitablemente estas personas concretas serían sustituidas. Cuando ese día llegue, este precedente daría a ese futuro gobierno la herramienta que necesita para suprimir la libertad en el futuro.

Incluso esta afirmación anterior sería el mejor de los casos, ya que supone que, incluso a corto plazo, la libertad está en manos de quienes buscan actuar en su mejor interés. Sin embargo, no parece que este sea el caso. La sección 4 de la orden de DeSantis establece que «esta orden ejecutiva no se aplica a ninguna orden relacionada con la COVID-19 o a la ejecución tomada por el Estado». En otras palabras, la orden funciona para limitar a los gobiernos locales, pero no hace nada para limitar los poderes del propio estado. Ya sea intencionado o simplemente sucumbiendo a la naturaleza humana que busca el poder, esto es simplemente el estado centralizando el poder en sus propias manos. No sería necesaria ninguna exención para el gobierno estatal si esto no fuera realmente más que el propósito de expandir la libertad, sin ningún motivo ulterior de suprimir los gobiernos locales.

Si un gobierno estatal tuviera algún trabajo, el primero y más importante debería ser la defensa del gobierno local. Como gran admirador de Lysander Spooner, soy lento a la hora de hablar de la Constitución, pero sería imposible no abordar al menos la Décima Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos en esta conversación. En ella se establece que «[l]os poderes no delegados a los Estados Unidos por la Constitución, ni prohibidos por ella a los Estados, están reservados a los Estados respectivamente, o al pueblo». La misma lógica de la relación entre los estados y el gobierno federal puede extrapolarse fácilmente a la relación entre los gobiernos locales y los estados. Especialmente si se tiene en cuenta que muchos condados contienen hoy en día mucha más población que cualquier estado en la época de la Constitución. Cuanto más pequeño sea el nivel de gobierno, más voz real tendrá el individuo en las decisiones que afecten a su vida y más capacidad tendrá de optar por votar con sus pies.

Desde una perspectiva más libertaria, se puede recurrir al gran Jeff Deist. En su discurso de 2017 «Por un nuevo libertario» —y muchas veces desde entonces— Jeff Deist ha hecho un llamamiento al federalismo y al localismo, afirmando,

Deberíamos favorecer el control local frente a las legislaturas y organismos administrativos lejanos, y por tanto los acuerdos comerciales multilaterales. En resumen, deberíamos preferir lo pequeño a lo grande cuando se trata de un gobierno.

La descentralización política, la secesión, la subsidiariedad y las anulaciones son mecanismos que nos acercan a nuestro objetivo político de autodeterminación. Insistir en acuerdos políticos universales es un gran error táctico para los libertarios.

Aunque Jeff Deist ha reafirmado esto una y otra vez desde este discurso, he elegido este discurso en particular debido a su redacción que le da una mayor relevancia a este tema hoy en día. Lo primero y más importante es el mensaje obvio de sus dos primeras frases, que envían un mensaje arrollador a favor de la autonomía. Sin embargo, la última frase aquí es vital, porque celebrar este acuerdo político universal es, una vez más, cometer un enorme error táctico para los libertarios. Aunque me encantaría despertarme en un mundo en el que la libertad fuera el ideal más valorado en los corazones y las mentes de todos los individuos, por desgracia esto no es más que una fantasía. Siempre habrá quienes no deseen la libertad. Como dijo una vez H.L. Mencken: «Sólo creo en una cosa: la libertad; pero no creo en la libertad lo suficiente como para querer imponerla a nadie». Como tiene razón en que no podemos imponer nuestro modo de vida a quienes no lo buscan, debemos permitir que quienes no buscan la libertad en el sentido que nosotros lo hacemos vivan sus vidas de esa manera en su propio ámbito local en otro lugar. En consecuencia, un gobierno estatal más grande que revoque la capacidad de un gobierno local para actuar como desee se aleja de los mecanismos de descentralización política, secesión, subsidiariedad y anulación y se acerca a un poder más centralizado que sólo está temporalmente a favor de la libertad. Si los gobiernos estatales han de existir, su objetivo principal debería ser la protección de la autonomía.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Gage Skidmore via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire