Mises Wire

Home | Wire | Las desafortunadas consecuencias del mandato de vacunación de Biden

Las desafortunadas consecuencias del mandato de vacunación de Biden

  • vc

Etiquetas Salud

El conflicto sobre las vacunas contra el covid está llegando a su punto álgido. El gobierno de Biden dio a conocer su mandato de vacunación. Las empresas con más de cien empleados tendrán que demostrar que todos los empleados están totalmente vacunados o que llevan mascarillas y se someten a pruebas semanales. Texas ya ha impugnado la base constitucional del mandato y la sentencia inicial del tribunal federal ha bloqueado el mandato. El resultado final de este caso es incierto.

La base científica del mandato es dudosa. Se nos dice que la vacuna es eficaz y segura. Si esta afirmación fuera cierta, no habría razón para la coacción, ya que todo el mundo se vacunaría voluntariamente. Además, cualquiera que se vacunara no tendría nada que temer de los no vacunados. Si la vacuna funcionara, todos los que se vacunaran estarían protegidos. Por supuesto, la vacuna no funciona para todo el mundo. Dado que la vacuna no funciona para todo el mundo, hay que decidir si el riesgo de la vacunación merece la pena. En contra de lo que se afirma a diario, la vacuna no es segura. Existe una base de datos de efectos adversos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. A partir del 7 de noviembre de 2021, hubo 2.725.582 eventos adversos en 634.609 informes de eventos adversos, incluyendo 8.284 muertes, 9.726 eventos que amenazan la vida, 9.580 discapacidades permanentes, 363 anomalías congénitas o defectos de nacimiento, 38.818 hospitalizaciones, 79.615 visitas a urgencias y 121.100 visitas al consultorio médico atribuidas a las vacunas del covid. Estos son sólo los riesgos que conocemos hasta ahora. Nadie sabe cuáles serán los efectos adversos dentro de uno, cinco o diez años.

El cálculo del riesgo frente al beneficio es puramente subjetivo, ya que los riesgos se desconocen actualmente. Incluso si el riesgo total se limitara a lo que se conoce actualmente, el cálculo del riesgo frente al beneficio seguiría siendo puramente subjetivo, porque la muerte por covid y la muerte por coágulos de sangre y otras complicaciones conocidas de la vacuna contra el covid no son directamente comparables, ya que el miedo individual a un tipo de muerte no es igual al miedo a todos los demás tipos de muerte. Además, los beneficios para la sociedad de una vacunación individual contra el covid no son necesariamente los mismos para la persona que asume el riesgo de la vacunación, debido a la gran disparidad entre el riesgo y la edad. Mientras que puede ser noble aceptar voluntariamente un riesgo para beneficiar a otra persona, es inmoral coaccionar a alguien para que acepte un riesgo para beneficiar a otra persona.

¿Cuál es la eficacia de las vacunas? Las afirmaciones sobre la eficacia se basan en el uso selectivo de datos que no representan una sección transversal real de la población. Ya he demostrado anteriormente que el beneficio de un aumento de la tasa de vacunación es muy pequeño en los Estados Unidos.

vacc
Fuente: Datos de los cincuenta estados de EEUU y del Distrito de Columbia. Cada punto de datos representa un estado o DC. Las tasas de vacunación proceden de usafacts.org. Las muertes por covid provienen de Worldometer. Los datos son del 25 de agosto de 2021.

La figura 1 analiza la eficacia basándose en toda la población americana. El número que hay que vacunar para evitar una sola muerte puede calcularse a partir de la pendiente de la línea de regresión. A fecha de 25 de agosto de 2021, se necesitan más de 2500 vacunas para evitar una sola muerte en los Estados Unidos. Los datos del mundo desarrollado son peores. La pendiente de la línea de regresión para un gráfico de nuevos casos frente al porcentaje de la población vacunada es positiva para los ochenta países con el mayor PIB per cápita—el aumento de la tasa de vacunación incrementa el número de nuevos casos de covid.

El mandato de Biden, tal como está estructurado, no tiene ningún sentido científico. El objetivo del mandato es garantizar un entorno de trabajo seguro. Sin embargo, no hay pruebas científicas de que las vacunas contra el covid prevengan la transmisión del virus o disminuyan la carga viral en las personas infectadas. Un trabajador totalmente vacunado puede transmitir el covid a sus compañeros de trabajo, por lo que cualquier requisito de realización de pruebas por motivos de seguridad en el entorno laboral debería aplicarse por igual a todos los trabajadores, independientemente de su estado de vacunación. En este momento, el único argumento científico a favor de la vacunación es que uno puede tener menos probabilidades de ser hospitalizado o morir de covid después de la vacunación, pero eso no tiene nada que ver con la seguridad del entorno de trabajo. No hay ninguna base científica para ampliar el mandato a las empresas con cien o más empleados. Como ya se ha dicho, se necesitan más de 2500 vacunas para evitar una sola muerte. El mandato no puede justificarse para empresas con menos de cinco mil trabajadores.

La única manera de poder tomar decisiones informadas sobre la vacunación en el futuro es mediante el seguimiento de los eventos adversos. Un mandato de vacunación, si es efectivo, eliminaría la población de control, haciendo imposible determinar si los eventos adversos se deben a la vacuna. No hay ninguna justificación científica para eliminar el grupo de control, pero tal vez sea una «característica más que un error», para proteger a las empresas farmacéuticas de futuras responsabilidades. Obligar a cumplir el 100% de una vacuna experimental con consecuencias a largo plazo completamente desconocidas es una arrogancia sin precedentes. El mandato de Biden podría ser el intento de los CDC de ganar el próximo premio Darwin y resolver involuntariamente la paradoja de Fermi.

¿Cuál sería el efecto de una tasa de vacunación del 100% sobre el virus? En contra de lo que se dice, el virus no desaparecerá. El siguiente brote se produciría dentro de un año y sería un avance del 100% de los casos con una cepa resistente a la vacuna. Entonces necesitaríamos otro mandato de vacunación, y otro, ad infinitum.

Existe la presunción de que un mandato de vacunación incluso aumentará el número de vacunaciones. Al igual que los defensores de los confinamientos no pudieron predecir las consecuencias adversas de los confinamientos, los defensores de los mandatos de vacunación no han podido predecir lo que realmente ocurrirá. Mis predicciones sobre los confinamientos fueron bastante acertadas. Llevará algún tiempo resolver las impugnaciones judiciales contra los mandatos de vacunación. Los resultados de estos desafíos son inciertos. Si los tribunales no protegen la autonomía individual, predigo cuatro posibles resultados para la sociedad.

El resultado menos perjudicial sería que surgieran mercados negros que permitieran a quienes rechazan la vacunación fingir que han sido vacunados. Entre los posibles mercados negros se encuentran los certificados de vacunación falsos. Las falsificaciones podrían incluir documentos falsos, trabajadores sanitarios que vendan certificados legítimos, o trabajadores sanitarios que emitan un certificado legítimo después de pinchar a alguien con suero. Es probable que surja un sólido mercado de exenciones médicas. Dado que todo el mundo tiene motivos para temer la miocarditis o los efectos adversos de los coágulos de sangre, cualquier persona tiene una razón legítima para obtener una exención médica de un profesional autorizado. La única cuestión es si los profesionales servirán a las legítimas preocupaciones de salud de sus pacientes o servirán de cómplices de la administración Biden.

Si no se toleran los mercados negros, el siguiente escenario menos perjudicial sería que los estados individuales se negaran a aplicar los mandatos. Tengo esperanzas en este escenario en mi estado natal, Texas. Las recientes acciones del gobernador y del fiscal general de Texas me dan razones para ser optimista. La gente que no puede vivir con los no vacunados emigraría a los estados con mandatos aplicados, y la gente que rechaza las vacunas emigraría a los estados donde no hay aplicación de los mandatos. Esto podría seguir siendo pacífico, o no.

Creo que los defensores de los mandatos subestiman el grado de convicción de quienes rechazan las vacunas del covid. Siempre que no se permita que la gente no se vacune, el siguiente escenario menos perjudicial es que un porcentaje de personas renuncie a su trabajo antes que vacunarse. Estimo que al menos el 10% de los médicos y el 20% de las enfermeras renunciarán antes que vacunarse. Esto ya está teniendo efectos adversos en algunos mercados sanitarios. El sistema de servicios médicos de emergencia (EMS) parece especialmente vulnerable a este resultado. Recientemente, Southwest Airlines sufrió una interrupción del servicio debido a una protesta por «huelga» contra el mandato de vacunación. Acontecimientos similares en los hospitales podrían precipitar un colapso catastrófico del sistema sanitario americano. Tenga cuidado con lo que desea.

El peor escenario es una guerra civil. Esto es demasiado horrible para contemplarlo, pero esta posibilidad es real. El presidente Biden dijo que su paciencia se está agotando. Eso funciona en ambos sentidos. Las cosas se están poniendo tensas en Australia. También podría ocurrir aquí.

Author:

Gilbert Berdine, MD

Gilbert Berdine is an associate professor of medicine at Texas Tech University Health Sciences Center and an affiliate of the Free Market Institute at Texas Tech University.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here