Mises Wire

Home | Wire | La teoría y la breve historia del dinero y la banca

La teoría y la breve historia del dinero y la banca

  • Understanding Money Mechanics
0 Views

Tags La Reserva FederalTeoría MonetariaDinero y Banca

[Este artículo es parte de la serie Entendiendo la mecánica del dinero, de Robert P. Murphy. La serie se publicará como libro a finales de 2020].

El propósito final de este folleto es dar al lector una sólida comprensión de cómo funciona el dinero en el mundo de hoy. Sin embargo, antes de profundizar en los detalles de los bancos centrales, los mercados de repos y el LIBOR –todos ellos temas que se tratarán en futuros capítulos–, deberíamos primero proporcionar un marco general que ofrezca la teoría básica o «lógica económica» del dinero y la banca.

En resumen: ¿por qué tenemos dinero en primer lugar? De dónde viene y qué determina su forma (ganado, lingotes de metal, monedas, billetes de papel, anotaciones electrónicas en el libro de cuentas, etc.)? ¿Qué cualidades hacen un buen dinero? ¿Qué papel juegan los bancos, es algo más que lo que el dinero en sí mismo hace por nosotros?

En este capítulo, responderemos a estas preguntas elementales pero esenciales. Para ser claros, no estamos aquí ofreciendo una lección de historia real, aunque mencionamos algunos episodios históricos importantes y ejemplos ilustrativos. Más bien estamos proporcionando un marco mental para entender todo lo demás que sigue en el folleto.

Los límites del intercambio directo

Para entender la importancia del dinero, imaginemos primero una sociedad sin dinero. En un mundo limitado al trueque, o lo que los economistas llaman más precisamente intercambio directo, seguiría habiendo propiedad privada y la gente seguiría beneficiándose del comercio voluntario. Dado que el valor económico es subjetivo –la «utilidad» de un bien está en el ojo (o la mente) del observador– podemos tener intercambios en los que ambas partes salen ganando, en los que ambas partes se alejan correctamente creyendo que han obtenido el mejor resultado del trato.

Sin embargo, si la sociedad se limitara al intercambio directo –en el que los individuos sólo aceptan en el comercio artículos que planean utilizar personalmente–, las personas se perderían muchas transacciones ventajosas. Consideremos un ejemplo simplista. Supongamos que hay tres individuos: un granjero, un carnicero y un zapatero. El granjero comienza con unos huevos que acaba de tomar de sus gallinas. Le gustaría cambiar sus huevos para que le reparen sus zapatos andrajosos. El problema, sin embargo, es que el zapatero no quiere huevos, pero estaría dispuesto a reparar los zapatos para el tocino.

Desafortunadamente, el granjero no tiene actualmente tocino. Sin embargo, su vecino el carnicero tiene tocino. Pero el carnicero no quiere comerciar con el zapatero, porque los zapatos del carnicero están bien. Lo que al carnicero le gustaría realmente son unos huevos. Sin embargo, al granjero no le gusta el sabor del tocino, y prefiere comer sus propios huevos.

En un mundo limitado al intercambio directo, estos hombres se encuentran en un punto muerto, porque ninguna transacción individual beneficiaría a ningún par de ellos. Sin embargo, todos ellos podrían mejorar su situación con un reordenamiento de los bienes.

La solución es introducir el intercambio indirecto, en el que al menos una persona acepta un artículo en el comercio que no planea utilizar él mismo, sino que simplemente lo mantiene para comerciar de nuevo en el futuro. En nuestro ejemplo, supongamos que el granjero tiene una epifanía: Aunque a él personalmente no le gusta su sabor, cambia sus huevos al carnicero para obtener el tocino. Luego lleva el tocino al zapatero, que lo acepta como pago por arreglar sus zapatos andrajosos.

direct exchange diagram

Después de estos dos intercambios, los tres individuos están mejor de lo que estaban originalmente. Recuerde, sin embargo, que la solución dependía de que el granjero aceptara un artículo en el comercio – en este caso el tocino – que no planeaba usar él mismo. Los economistas llaman a ese buen medio de intercambio. Así como el aire es un «medio» a través del cual viajan las ondas sonoras, el tocino sirvió como un medio a través del cual se efectuó el último intercambio del granjero, es decir, entregar sus huevos para recibir servicios de reparación de zapatos.

Los medios de intercambio y el origen del dinero

Como ilustra nuestra fábula, los individuos pueden mejorar a menudo su posición intercambiando bienes menos comerciables y aceptando bienes más comerciables, incluso si no planean personalmente utilizar los artículos. Como el fundador de la escuela austriaca, Carl Menger, demostró en un ensayo de 18921 (aunque los economistas anteriores habían anticipado parte de la explicación), este principio es todo lo que necesitamos para explicar la aparición del dinero.

A medida que los individuos de la comunidad tratan de intercambiar sus bienes menos comerciables (o menos líquidos) a cambio de bienes más comerciables (o más líquidos), se pone en marcha un proceso de bola de nieve: aquellos bienes que comenzaron con un amplio atractivo basado en sus cualidades intrínsecas ven un impulso en su popularidad simplemente porque son muy populares. (Para un ejemplo más moderno, los prisioneros de un campo de prisioneros de guerra de la Segunda Guerra Mundial cambiarían gustosamente sus raciones a cambio de cigarrillos aunque no fueran fumadores, porque bastantes de los otros prisioneros eran fumadores.2) Con el tiempo, uno o dos productos básicos se vuelven tan populares que casi todos los miembros de la comunidad estarían dispuestos a aceptarlos en el comercio. En ese momento, el dinero ha nacido.

Una definición formal de dinero es que es un medio de intercambio universalmente aceptado. La explicación de Menger mostró cómo tal producto podía surgir de sus pares simplemente a través de transacciones voluntarias y sin que ningún individuo viera el panorama general o tratara de «inventar» dinero. (Véanse las notas finales de las recientes críticas antropológicas a las explicaciones de tipo Mengeriano sobre el origen del dinero.3)

Las cualidades de un buen dinero (mercancía)

El dinero que surgió en el proceso que hemos descrito sería necesariamente dinero mercancía, en el que el bien monetario en sí mismo es también una mercancía regular. (En el capítulo 3 discutiremos el dinero fiduciario, en el que el bien monetario no sirve para otra función que la de ser el dinero.) Históricamente, muchos tipos de productos básicos han servido como dinero en varias regiones, incluyendo ganado, conchas, tabaco y, por supuesto, los metales preciosos oro y plata.

¿Qué haría que una comunidad gravitara hacia algunos productos básicos pero no hacia otros? Además de tener una amplia comerciabilidad, un individuo querría que un medio de intercambio posea las siguientes cualidades: facilidad de transporte, durabilidad, divisibilidad, homogeneidad y tamaño y peso convenientes para las transacciones previstas.

En nuestra fábula anterior, aunque el tocino sirvió como medio de intercambio, sería inadecuado para servir este propósito en general, ya que el tocino es perecedero. Del mismo modo, una escopeta puede ser muy valiosa en ciertas comunidades, pero no es divisible; no puedes cortarla por la mitad para «hacer el cambio». Los diamantes pueden parecer un gran candidato para un medio de intercambio, pero no son homogéneos: un diamante gigante es más valioso que cinco diamantes más pequeños que (combinados) pesan la misma cantidad.

Este tipo de consideraciones ayudan a explicar por qué eventualmente el oro y la plata surgieron como los productos básicos de elección del mercado. Estos metales preciosos satisfacían todos los criterios de lo que constituye un medio de intercambio conveniente, y una vez que la comunidad estuvo de acuerdo en general, eran dinero.

Cálculo monetario

La aparición del dinero significaba que un solo producto estaba en un lado de cada transacción. Esto redujo enormemente los cálculos necesarios para navegar por el mercado. Por ejemplo, consideremos un comerciante cuyo negocio le exigía seguir de cerca veinte mercancías diferentes. En un mundo de trueque puro –donde cada bien se negocia directamente contra otro bien– en principio tendría que llevar la cuenta de 190 «precios» de trueque separados4 (es decir, los ratios en los que un bien se negocia por otro). Pero si una de esas veinte mercancías también sirve como bien monetario -quizás sea la plata-, entonces el comerciante sólo tiene que llevar la cuenta de diecinueve precios diferentes (todos cotizados en plata), porque cada una de las otras mercancías siempre se compra y vende contra la plata.

El paso de un estado de trueque a una economía monetaria permite evaluar las decisiones económicas en términos de una unidad estándar. Con el uso del dinero, los propietarios de las empresas pueden dedicarse a la contabilidad, donde pueden calcular fácilmente si tuvieron un año rentable. Tratar de comparar los ingresos con los gastos sería mucho más difícil en un sistema de trueque puro. El propietario de una fábrica podía saber que su operación consumía ciertas cantidades de cientos de productos básicos de insumos (incluidas las horas de trabajo) para producir ciertas cantidades de docenas de productos, pero sin poder calcular estos productos físicamente distintos en términos de precios monetarios, se enfrentaría al mismo tipo de problema que afectaba a los planificadores centrales socialistas.5

La función de las monedas (y fichas) monetarias

Hemos visto cómo el dinero de una mercancía puede surgir espontáneamente de un estado previo de trueque, facilitando los intercambios y los cálculos de ganancias y pérdidas. Sin embargo, aunque una comunidad se beneficie enormemente de la existencia de dinero, seguiría habiendo limitaciones si el dinero permaneciera en su forma «bruta». Sería un obstáculo para el comercio si los comerciantes tuvieran que realizar pruebas metalúrgicas en los trozos de metal que los clientes presentaran para su pago para verificar que los trozos son efectivamente de plata (u oro, etc.) del peso reclamado.

La solución a este problema consiste en acuñar los trozos de metal en bruto en discos reconocibles de tamaño y pureza (o «finura») uniformes. Cabe destacar que una moneda de cuerpo entero no era dinero debido al proceso de estampado; las marcas de la moneda simplemente indicaban a la comunidad que el trozo de metal en cuestión contenía efectivamente el peso especificado en el producto subyacente que servía de dinero.

Además de acuñar monedas de cuerpo entero, otra posible solución es que los establecimientos de renombre emitan monedas simbólicas, que representan reclamaciones de reembolso al emisor por una cantidad determinada del producto monetario real. Obsérvese que para cumplir bien su función, incluso las monedas de fichas tendrían que ser reconocibles en la comunidad y difíciles de falsificar. Para un ejemplo moderno, consideremos los chips de plástico emitidos por los casinos: Un casino de Las Vegas necesita tener fichas que sean distintivas y de aspecto «auténtico», y que no sean fáciles de replicar para los forasteros. Debido a que tales fichas serán redimidas instantáneamente por el casino, dentro de sus paredes (e incluso tal vez en el vecindario circundante) son «tan buenas como el dinero». Pero un jugador que viaja de vuelta a casa no podría comprar comida con fichas emitidas por un casino de Las Vegas.

Así como el dinero en sí puede surgir sin la intervención de las autoridades políticas, también el sector privado puede encargarse de las operaciones de conversión del dinero de la mercancía en monedas. De hecho, los numismáticos están de acuerdo en que algunas de las monedas (y fichas) de mayor calidad jamás producidas se originaron en la Gran Bretaña del siglo XVIII a partir de acuñaciones privadas.

La historia completa es demasiado larga para contarla aquí,6 pero la versión rápida es que la Casa de la Moneda Real Británica no había proporcionado a la gente común monedas que pudieran servir para el comercio diario, y las regulaciones prohibían a los bancos emitir billetes en pequeñas denominaciones. Como resultado, los empleadores recurrieron a varios remedios inconvenientes, incluyendo el pago a sus trabajadores en oleadas (para que, por ejemplo, el primer tercio de los empleados gastara su nuevo salario en la ciudad, después de lo cual los empleadores podían recoger las monedas para pagar al segundo tercio de sus trabajadores, etc.). ) y haciendo arreglos con los dueños de las tabernas locales para que las fichas de cerveza de los trabajadores redujeran efectivamente los salarios que se les debían. La escasez de monedas producidas por el gobierno era tan grave que incluso las monedas obviamente falsificadas se toleraban porque el mal dinero era mejor que no tener nada de dinero.

En esta intolerable situación, Thomas Williams, el principal propietario de la gigantesca mina de cobre de Parys, tuvo la brillante idea de instalar una mina a escala comercial en el lugar. Luego sacó monedas (simbólicas) del cobre con instrucciones sobre dónde podían ser canjeadas por dinero, y pagó a sus trabajadores - los que realmente extraen el cobre - con estas monedas simbólicas. Poco después, Matthew Boulton, famoso por su colaboración con James Watt en el perfeccionamiento de la moderna máquina de vapor, siguió con la Casa de la Moneda del Soho, de propiedad privada, donde fue el primero en poner en práctica un proceso de utilización de la energía del vapor para producir en masa exquisitas monedas. Las siguientes fotos muestran la notable artesanía de las monedas y fichas privadas de esta época.7

Peck 1075 Coin
 
Un centavo de un patrón de menta del Soho de 1797 llama la atención: Crédito de la foto: The Copper Corner.
Promissory Half Penny 1791
Una ficha de 1791 que prometía medio penique al portador. Crédito de la foto: Bill McKivor, The Copper Corner.

La función y el origen de los bancos

Incluso en una comunidad con un dinero de mercancía estampado en monedas de alta calidad, seguiría habiendo limitaciones en el comercio. Por ejemplo, las personas ricas se pondrían nerviosas por tener grandes cantidades de oro o plata en sus casas, donde serían vulnerables a los robos, y sería inconveniente transportar grandes cantidades de monedas o lingotes de oro para cada transacción que implicara un precio de compra importante.

Un banco resuelve estos problemas proporcionando un lugar seguro donde los miembros de la comunidad pueden almacenar sus excedentes de dinero. (La otra función principal de los bancos es la de servir de intermediarios de crédito, que actúan como conducto entre los prestatarios y los ahorradores). El orfebre era una persona lógica para actuar también como banquero, porque su negocio ya implicaba el almacenamiento de reservas de oro. Era bastante fácil para los miembros de la comunidad depositar monedas en el orfebre a cambio de un recibo oficial que indicaba la cantidad de dinero que ellos (los depositantes) habían almacenado con él.

Exchange Gold for Promissory Note Diagram

La razón por la que un folleto sobre la mecánica del dinero también debe cubrir la banca es que, para decirlo sin rodeos, los bancos disfrutan de la capacidad legal de crear dinero. En el capítulo 5 explicaremos este proceso con mucho más detalle, pero por ahora citaremos a la Reserva Federal de Chicago sobre los orígenes históricos (al menos en Inglaterra) de esta práctica:

[Las entidades bancarias pueden acumular depósitos aumentando los préstamos y las inversiones siempre que tengan suficiente dinero a mano para canjear las cantidades que los titulares de los depósitos quieran convertir en dinero. Este atributo único del negocio bancario fue descubierto hace muchos siglos.

Comenzó con los orfebres. Como primeros banqueros, inicialmente prestaron servicios de custodia, obteniendo beneficios de las tarifas de almacenamiento de la bóveda para el oro y las monedas depositadas en ella. La gente canjeaba sus «recibos de depósito» siempre que necesitaba oro o monedas para comprar algo, y llevaba físicamente el oro o las monedas al vendedor que, a su vez, los depositaba para su custodia, a menudo con el mismo banquero. Todo el mundo se dio cuenta pronto de que era mucho más fácil utilizar los recibos de depósito directamente como medio de pago. Estos recibos, que llegaron a conocerse como billetes, eran aceptables como dinero ya que quien los tuviera podía ir al banquero y cambiarlos por dinero metálico.

Entonces, los banqueros descubrieron que podían hacer préstamos simplemente dando sus promesas de pago, o notas bancarias, a los prestatarios. De esta manera, los bancos comenzaron a crear dinero. Se podían emitir más billetes que el oro y la moneda en cuestión porque sólo una parte de los billetes pendientes se presentaría para su pago en un momento dado. Había que tener a mano suficiente dinero metálico, por supuesto, para canjear cualquier volumen de billetes que se presentara para el pago. [Énfasis añadido]8

Una vez que el banquero (como el orfebre) se dio cuenta de que sus recibos de depósito (»billetes») eran tratados por lo menos por algunos miembros de la comunidad como «tan buenos como el dinero», podía prestar algunas de las monedas que sus clientes habían depositado en él, aunque los clientes seguían teniendo recibos de papel que les daban derecho a una redención inmediata. Toda la operación era viable siempre que el banquero tuviera suficientes monedas a mano para satisfacer a quien se presentara para exigir la devolución de sus depósitos.

Exchange Gold for Promissory Note Many Diagram

Este folleto se centrará en la mecánica y las implicaciones económicas del hecho de que los bancos tienen la capacidad legal de crear dinero, pero terminaremos nuestro bosquejo histórico aquí con una nota sobre el tratamiento judicial. Si alguien entrega un artículo para su custodia en el que el artículo específico es importante, como un estudiante universitario que coloca sus muebles en un almacén para el verano, o un comensal que revisa su abrigo al entrar en un restaurante, esto se maneja bajo la ley de fianza. En tal situación, la persona que actúa como depositario obtiene la posesión física pero no la propiedad legal de los artículos en cuestión, y está obligada a actuar como su custodio hasta que el propietario real desee recuperarlos. Sería un incumplimiento de contrato que el gerente de un almacén alquilara el sofá de la estudiante, aunque lo tuviera a salvo en su almacén cuando ella regresara de las vacaciones de verano.

Sin embargo, cuando los artículos depositados son bienes fungibles, como el trigo o el aceite, entonces la relación es más matizada. Con tal «depósito irregular», el depositante no tiene derecho a los artículos físicos específicos que fueron entregados para su custodia, sino que simplemente espera recibir artículos comparables de vuelta. En el escenario típico, este es el tipo de depósito aplicable al dinero; las personas que entregaban las monedas al orfebre no se preocupaban por recibir de vuelta esas monedas en particular, simplemente querían estar seguros de obtener el mismo número de monedas comparables cuando canjearan sus recibos de depósito (es decir, los billetes).

Como resultado de diversos fallos judiciales, ahora es habitual tratar el depósito de dinero en un banco como un préstamo, de modo que el depositante se convierte en acreedor del banco y la propiedad real de las transferencias de dinero al banquero, incluso para los «depósitos a la vista», que son pagaderos en el momento de la notificación. Con razón o sin ella,9 es este tratamiento legal el que permitió al proverbial orfebre prestar algunas de las monedas que sus depositantes le habían colocado para su custodia, y que permite a los bancos modernos dedicarse a la «banca de reserva fraccionada». Para reiterar, es esta práctica por la cual los bancos pueden crear (y destruir) dinero, un proceso que explicaremos completamente en el capítulo 5.

Cerraremos este capítulo con un extracto de una opinión emitida por Lord Cottenham en el caso de 1848 Foley v. Hill y otros:

El dinero puesto bajo custodia de un banquero es, a todos los efectos, el dinero del banquero, para hacer lo que le plazca; no es culpable de ningún abuso de confianza al emplearlo; no responde ante el mandante si lo pone en peligro, si se involucra en una especulación peligrosa; no está obligado a conservarlo ni a tratarlo como propiedad de su mandante; pero, por supuesto, responde por la cantidad, porque ha contraído.10

Judge Reading Ruling

 
  • 1. Carl Menger, «On the Origins of Money», Economic Journal 2 (1892): 239-55, https://cdn.mises.org/On%20the%20Origins%20of%20Money_5.pdf.
  • 2. El clásico artículo de un economista entrenado capturado por el enemigo en la Segunda Guerra Mundial es: R. A. Radford, «The Economic Organization of a P.O.W. Camp», Economica 12, no. 48 (noviembre de 1945): 189-201, http://icm.clsbe.lisboa.ucp.pt/docentes/url/jcn/ie2/0POWCamp.pdf.
  • 3. El crítico moderno más prominente de la explicación «economicista» estándar del dinero es David Graeber, en su libro Debt: The First Five Thousand Years (Brooklyn, NY: Melville House Publishing, 2011). Para una revisión de la crítica de Graeber y una defensa del enfoque de Mengerian, ver Robert Murphy, «Origin of the Specie», American Conservative, 11 de abril de 2012, https://www.theamericanconservative.com/articles/origin-of-the-specie/.
  • 4. Para n mercancías, hay n*(n-1)/2 ratios de precios de trueque únicos.
  • 5. Ludwig von Mises es el economista cuyo ensayo de 1920 lanzó lo que se conoce como el «debate del cálculo socialista». Subrayó la función crucial del cálculo económico para orientar a los empresarios en una economía de mercado, de modo que pudieran evaluar si sus operaciones utilizaban recursos escasos para fines socialmente beneficiosos. Para un debate accesible, véase Murray Rothbard, «The End of Socialism and the Calculation Debate Revisited», Review of Austrian Economics 5, no. 2 (1991): 51-76, https://cdn.mises.org/rae5_2_3_2.pdf.
  • 6. Los detalles de la escasez de monedas en Gran Bretaña y la respuesta de la casa de la moneda privada están tomados de George Selgin, Good Money (Oakland, CA: Independent Institute, 2008), capítulos 1 y 2.
  • 7. Las fotos se utilizan con gratitud con el permiso de Bill McKivor, cuyo sitio web (que presenta estas y otras fotos) es http://www.thecoppercorner.com/.
  • 8. Dorothy M. Nichols, Mecánica Moderna del Dinero: A Workbook on Bank Reserves and Deposit Expansion, rev. Anne Marie L. Gonczy, ed. rev. (1961; Chicago: Banco de la Reserva Federal de Chicago, 1994), pág. 3, disponible en: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/4/4a/Modern_Money_Mechanics.pdf.
  • 9. Para un caso elaborado que argumenta contra la práctica de la banca de reserva fraccionaria tanto por motivos legales (tradicionales) como económicos, véase Jesús Huerta de Soto, Money, Bank Credit, and Economic Cycles, trans. Melinda A. Stroup, (1998; Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 2006), disponible en https://cdn.mises.org/Money_Bank_Credit_and_Economic_Cycles_De%20Soto.pdf. Para una defensa del desarrollo del tratamiento legal de la banca de reserva fraccionaria, ver George httpsSelgin, «Those Dishonest Goldsmiths», SSRN Working Paper, 14 de abril de 2010, ://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1589709.
  • 10. Foley v. Hill y otros, 2 H.L.C. 28, 9 E.R. 1002 (1848), citado en Murray N. Rothbard, The Case Against the Fed (1994; repr. Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2007), págs. 42 y 43, disponible en: https://cdn.mises.org/The%20Case%20Against%20the%20Fed_3.pdf.
Author:

Contact Robert P. Murphy

Robert P. Murphy is a Senior Fellow with the Mises Institute. He is the author of many books. His latest is Contra Krugman: Smashing the Errors of America's Most Famous KeynesianHis other works include Chaos Theory, Lessons for the Young Economist, and Choice: Cooperation, Enterprise, and Human Action (Independent Institute, 2015) which is a modern distillation of the essentials of Mises's thought for the layperson. Murphy is co-host, with Tom Woods, of the popular podcast Contra Krugman, which is a weekly refutation of Paul Krugman's New York Times column. He is also host of The Bob Murphy Show.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire