Mises Wire

Home | Wire | La sabiduría de las cartas de Catón

La sabiduría de las cartas de Catón

  • gov power cato

Etiquetas Teoría Política

09/30/2020

Los estadounidenses están llegando a la recta final de las campañas electorales de 2020. El constante tamborileo mediático de por qué debemos votar ha comenzado, pero sin ninguna mención notable de que votar sin estar informado no puede hacer avanzar lo que nuestra Constitución llamó el «Bienestar General». Y las campañas en sí han estado llenas de promesas de usar el poder del gobierno para entregar a los votantes algo por nada, en lugar de temas centrales y lógicamente previos, como cuáles son los poderes legítimos del gobierno.

Para hacer frente a la avalancha de politiquería que estamos a punto de sufrir, en la que ni siquiera el bloqueo de los teléfonos puede mantener a raya a los políticos, es importante volver a ese tema central, porque la mayoría de las campañas consisten en gran medida en violar la respuesta que nuestros fundadores propusieron. Por consiguiente, esto hace que las Cartas de Catón, de casi 300 años de antigüedad, -quizás la mayor influencia en sus puntos de vista sobre esta cuestión (o como Ronald Hamowy, dijo, la más «inmensa autoridad» sobre cuestiones como «las restricciones naturales al gobierno»)- merezcan volver a la actualidad. En particular, la sexagésima carta de John Trenchard y Thomas Gordon, «Se ha demostrado que todo gobierno ha sido instituido por los hombres, y sólo con la intención de lograr el Bienestar General de la Humanidad», nos puede llevar de vuelta al hecho de que, como dijo John Adams, «cortar de raíz los brotes del poder arbitrario es la única máxima que puede preservar las libertades de cualquier pueblo».

Considere sólo una breve parte de los esfuerzos de las Cartas de Catón para «mantener y exponer los gloriosos principios de la libertad, y exponer las artes de aquellos que las oscurecerían o destruirían», particularmente la centralidad de limitar el poder del gobierno a los poderes que los hombres pueden legítimamente delegar en él.

  • «El gobierno... no puede tener poder, pero como los hombres pueden dar, y como realmente dieron, o permiten por su propio bien: Ni tampoco puede ningún gobierno ser de hecho enmarcado sino por consentimiento... ningún hombre puede dar a otro lo que no es suyo».
  • «Ningún hombre en estado de naturaleza tiene el poder... de quitarle la vida a otro, a menos que defienda la suya, o lo que es tan suyo, es decir, su propiedad. Este poder, por lo tanto, que ningún hombre tiene, ningún hombre puede transferir a otro».
  • «Tampoco podría ningún hombre... tener derecho a violar la propiedad de otro... mientras él mismo no se viera perjudicado por esa industria y esos placeres. Por lo tanto, ningún hombre podía transferir al magistrado ese derecho que no tenía él mismo».
  • «Ningún hombre en sus sentidos...[daría] un poder ilimitado a otro para quitarle su vida, o los medios de vida... Pero si algún hombre... se desprendió de alguna porción de sus adquisiciones, lo hizo con el honesto propósito de disfrutar del resto con mayor seguridad, y siempre en subordinación a su propia felicidad, la cual ningún hombre quiere o puede dar voluntaria e intencionalmente a ningún otro en absoluto».
  • «La naturaleza del gobierno no altera el derecho natural de los hombres a la libertad, que es en todas las sociedades políticas su deber».
  • «Toda la historia no ofrece más que unos pocos ejemplos de hombres a los que se ha confiado un gran poder sin abusar de él, cuando con seguridad podrían... Por estas razones, y convencidos por la experiencia lamentable y eterna, las sociedades se vieron en la necesidad de poner restricciones a sus magistrados o funcionarios públicos, y para poner freno a quienes de otro modo les pondrían cadenas... el poder y la soberanía de los magistrados en los países libres estaba tan cualificado, y tan dividido en diferentes canales, y comprometido con la dirección de tantos hombres diferentes, con diferentes intereses y puntos de vista, que la mayoría de ellos rara vez o nunca podían encontrar su cuenta en traicionar su confianza en las instancias fundamentales».
  • «El único secreto, por lo tanto, para formar un gobierno libre es hacer que los intereses de los gobernantes y de los gobernados sean los mismos, en la medida en que la política humana pueda concebir. La libertad no puede ser preservada de ninguna otra manera».
  • «Cuando los diputados actúan así por su propio interés, actuando por el interés de sus mandantes; cuando no pueden hacer ninguna ley sino a lo que ellos mismos, y su posteridad, deben estar sujetos; cuando no pueden dar ningún dinero, sino lo que deben pagar por su parte; cuando no pueden hacer ninguna travesura, sino lo que debe caer sobre sus propias cabezas en común con sus compatriotas, sus mandantes pueden entonces esperar buenas leyes, poca travesura y mucha frugalidad. Aquí está, pues, el gran punto... en la formación de la constitución, que las personas encomendadas y representadas, o nunca tendrán ningún interés separado de las personas encomendadas o representadas, o nunca los medios para perseguirlo... Aquí cada hombre interesado vio la necesidad de asegurar parte de sus bienes, poniendo a las personas encomendadas bajo los reglamentos adecuados».

Uno de los fundadores más famosos de América, Patrick Henry, dijo que «Ningún gobierno libre, o las bendiciones de la libertad pueden ser preservadas... pero... por una frecuente recurrencia a los principios fundamentales».

Las Cartas de Catón proporcionan esos principios fundamentales. Y el recordatorio de la carta 60 de que el gobierno no puede ser dado poderes por personas que no tienen esos poderes para dar podría ser una de las mejores maneras de inocularse contra los cantos de sirena políticos en los que estamos a punto de sumergirnos.

Author:

Gary Galles

Gary M. Galles is a professor of economics at Pepperdine University. He is the author of The Apostle of Peace: The Radical Mind of Leonard Read.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire