Mises Wire

Home | Wire | La Reserva Federal ofrece «pan», pero no circos.

La Reserva Federal ofrece «pan», pero no circos.

  • fake
0 Views

Etiquetas InflationImpuestos y Gasto

04/04/2020

Un día en las próximas semanas, encontraré mi cuenta bancaria 4.400 dólares más alta que el día anterior. Tendré más pan, por así decirlo. Sin embargo, los circos — películas, conciertos, juegos deportivos, etc. — no se encontrarán en ninguna parte. ¿Dónde está un emperador romano cuando lo necesitas?

Bettina Bien Greaves cuenta la historia de un joven Ludwig von Mises guiando a los visitantes por las calles nocturnas de Viena de 1921. Su anfitrión vienés, Mises, explicó que esas prensas «funcionaban incesantemente día y noche, para producir nuevos billetes". En todo el país, sólo las imprentas que fabricaban billetes funcionaban a toda velocidad».

Cuando se financie el actual paquete de estímulo, ni el Secretario del Tesoro Mnuchin ni el presidente de la Reserva Federal Powell soportarán el pesado zumbido de ninguna imprenta, ni los residentes de DC. Unas pocas pulsaciones y la acción estará hecha: 2 billones de dólares creados de la nada. Y, con unos pocos golpes más, 4 billones de dólares adicionales para préstamos y rescates de la Reserva Federal serán digitalizados en la realidad.

Es importante señalar que mi cheque de estímulo no es el otro lado de un intercambio, uno en el que proporcioné mano de obra, bienes o propiedades a otro individuo que actuaba. En su lugar, esos dígitos sin respaldo son, como Rothbard señaló, «Falsificación, simple y llanamente».

Y como toda falsificación, el paquete de estímulo no es otra cosa que «un método de imposición y redistribución, de los productores a los falsificadores». Por lo tanto, mis 4.400 dólares son parte de esa redistribución, dinero para mantenerme callado sobre el gran trato.

Pero, ¿callar a quién? La gente de la TMM (teoría monetaria moderna) dice que es el dinero del Estado, que puede hacer lo que quiera, sin implicaciones negativas. Otros dicen que simplemente me lo debo a mí mismo, más bien me adelantan unos pocos dólares intertemporalmente, si es que esa afirmación tiene sentido. Sin embargo, la mayoría afirmará que el estímulo fortalecerá la economía, como si el dinero creado de la nada pudiera producir mágicamente factores de producción o bienes de consumo de la nada.

Como Mises escribió, «La primera regla, o la única regla que tenemos que enseñar a todo el mundo para explicar los problemas del dinero es que un aumento de la cantidad de dinero produce para el grupo, para el pueblo, para la sociedad, para el rey, para el emperador que lo hace, una mejora temporal de la situación. Pero si es así, ¿por qué hacerlo sólo hoy y no repetirlo mañana? Esta es la única pregunta. Y este es el problema de la inflación».

Y no se hará sólo hoy. Ya se habla del próximo paquete de estímulo, la próxima gran falsificación. Puede que se repita hasta que termine con un billete de 100 billones de dólares para mostrar junto al que tengo de Zimbabwe.

Además, Mises reiteró la verdad de que la inflación monetaria crea ganadores y perdedores, una verdad reconocida por el economista franco-irlandés Cantillon doscientos años antes.

Estoy seguro de que no estaré en el bando ganador, sino entre los perdedores, como todos menos los pocos bien conectados. Nuestra recompensa, nuestro dinero para callar, es sólo una vigésima parte del paquete total. El efecto de los otros veinteavos ahogará completamente cualquier mejora temporal en nuestras situaciones individuales. Así que, mi corta subida de 4.400 dólares será seguida por una horrible caída de 108.000 dólares.

Sin embargo, el estímulo no es nuestra única preocupación. Hoy en día, nuestra capacidad de producción se ve muy obstaculizada por los edictos de los federales y los estados. Nuestros circos están cerrados, con tiendas y negocios grandes y pequeños cerrados también.

La verdad es que tú y yo necesitamos bienes y servicios para vivir, no dólares impresos electrónicamente.

Los bolcheviques de la Unión Soviética prometieron a los trabajadores salarios más altos. Y cumplieron, así como nuestro gobierno cumplirá con sus cheques de estímulo. Sin embargo, pronto podríamos enfrentar la misma situación que esos trabajadores soviéticos; estaremos ante estanterías vacías con los bolsillos llenos de dinero sin valor.

No puede haber nada peor, económicamente hablando, que 6 billones de dólares persiguiendo bienes que no se están produciendo.

Nota: Mis 4.400 dólares  vienen de 2.400 dólares para parejas, más 500 dólares  por niño ($500 x 4). Mi factura de 108.000 dólares es seis veces (yo, mi esposa y nuestros cuatro dependientes) la parte per cápita de 6 billones de dólares. Además, la distorsión causada por los 6 billones de dólares creados de la nada tendrá un efecto mayor que sólo el billete de 108.000 dólares. Eso puede llegar antes, puede llegar después, pero llegará.

Author:

Jim Fedako

Jim Fedako, a business analyst and homeschooling father of seven, lives in the wilds of suburban Columbus. Send him mail.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire