Mises Wire

Home | Wire | La igualdad y la nivelación hacia abajo

La igualdad y la nivelación hacia abajo

  • phil
0 Views

Etiquetas SocialismoFilosofía y Metodología

04/03/2020

El filósofo británico Derek Parfit, que murió en 2017, no era en absoluto un libertario. Hasta donde sé, sus puntos de vista políticos eran convencionalmente de izquierda. Pero él destruye el igualitarismo con su objeción de nivelación.

Si dice que la igualdad de riqueza o ingresos es moralmente necesaria, ¿no está comprometido con la siguiente consecuencia extraña? Un estado de cosas en el que todos viven en la pobreza es moralmente superior a uno en el que un grupo de personas en la sociedad se han hecho ricos. En esta última situación, el resto de la sociedad sigue siendo pobre y la desigualdad ha aumentado. Aunque nadie está peor en las nuevas circunstancias y algunos han ganado, el dogma igualitario requiere que nos contentemos con la pobreza universal. ¿No demuestra este ejemplo que la igualdad de riqueza o de ingresos, si se persigue como un objetivo incondicional, conduce a consecuencias moralmente inaceptables?

Parfit expone la esencia de su argumento de esta manera: «Supongamos que los que están en mejor situación sufren alguna desgracia, de modo que se vuelven tan malos como todos los demás. Dado que estos eventos eliminarían la desigualdad, deben ser de alguna manera bienvenidos... aunque sean peores para algunas personas, y mejores para nadie. Esta implicación parece a muchos bastante absurda. El ensayo de Parfit aparece en The Ideal of Equality (2000), editado por Matthew Clayton y Andrew Williams.

Los igualitarios podrían en un principio sentirse tentados a contrarrestar a Parfit apelando a los supuestos efectos negativos de la desigualdad. ¿Qué pasa si los pobres encuentran su autoestima baja por la prosperidad de los nuevos afortunados? ¿Qué pasa si el aumento de la riqueza permite a los pocos afortunados tomar el control del gobierno? Al insistir en tales posibilidades, los igualitarios buscan escapar de la fuerza de la objeción de Parfit.

Pero este tipo de respuestas no se ajustan a lo que dice Parfit: la objeción de nivelación tiene un enfoque más estrecho. Los igualitarios piensan que la igualdad tiene un valor intrínseco: la defienden por su propio bien, no sólo para prevenir las malas consecuencias. Por lo tanto, tienen que decir que la situación que describe Parfit ha sido en parte un cambio para peor, incluso si estas supuestas malas consecuencias de la desigualdad no se producen. La pregunta de Parfit conserva toda su fuerza: ¿por qué la situación es peor que la igualdad completa cuando algunos de sus miembros han mejorado y ninguno ha empeorado?

Larry Temkin, un filósofo radicalmente igualitario que una vez estudió con Parfit, intenta contrarrestar la objeción. Al hacerlo, nos sorprende con el siguiente comentario: «¿No es injusto que algunos estén peor que otros sin tener la culpa? ¿No es injusto para algunos ser ciegos, mientras que otros no lo son? ¿Y no es mala la injusticia?... Pero, los antiequidad preguntarán incrédulos, ¿realmente creo que hay algún respeto en el que un mundo en el que sólo algunos son ciegos es peor que uno en el que todos lo son? Sí». Temkin se apresura a asegurarnos que no está a favor de cegar a todo el mundo para hacer las cosas justas: «¿Significa esto que creo que sería mejor si cegáramos a todo el mundo? No. La igualdad no es todo lo que importa. Pero sí importa algo».

Es alentador que el profesor Temkin se encoge ante este absurdo final, pero su posición sigue siendo extraña. Podemos imaginarnos a alguien que presencie un accidente de avión en el que mueran varios cientos de personas. Mientras mira la escena del desastre conmocionado, el profesor Temkin lo consuela: «Al menos no hubo supervivientes». (Como un aparte, cuando se me ocurrió este ejemplo hace unos veinte años, algunos en mi audiencia tuvieron la amabilidad de reírse.)

Sin embargo, plantea una cuestión importante. Pregunta por qué encontramos efectiva la objeción de nivelación. La fuerza de la objeción, piensa, radica en el hecho de que el estado desigual de las cosas no empeora a nadie. ¿Qué puede haber de malo en ello? Pero, pregunta, ¿no se basan los partidarios de la objeción en una suposición no examinada?

«En el corazón de la objeción de nivelación», dice Temkin, «es una posición a la que me refiero como el eslogan: Una situación no puede ser peor (o mejor) que otra si no hay nadie para quien sea peor (o mejor)». Temkin sostiene que el eslogan no es de ninguna manera tan plausible como parece a primera vista. No es absurdo, incluso puede ser cierto, que es intrínsecamente bueno que los criminales reciban un castigo punitivo. Sin embargo, ¿a quién beneficia el castigo? Ciertamente no los criminales; ¿quién, entonces? Sin embargo, el castigo punitivo no puede ser descartado de antemano. Así, concluye Temkin, el lema debe ser rechazado y con él la objeción de nivelación. 

La conclusión de Temkin se basa en una premisa sin fundamento. Piensa con razón que el eslogan puede ser cuestionado; pero no demuestra que la fuerza de la objeción de nivelación hacia abajo dependa de ello. Si se rechaza el eslogan, un estado de cosas puede ser a veces peor que otro sin ser peor para alguien: pero esto no nos dice por qué la igualdad es intrínsecamente buena. ¿Por qué un estado de cosas en el que todos son ciegos es mejor en cualquier aspecto que uno en el que sólo algunos son ciegos? Rechazar el lema no responde a esta pregunta.

La respuesta de Temkin también está abierta a objeciones por otro motivo. ¿Puede algo de hecho ser bueno que no sea bueno para nadie? Tal vez deberíamos tomar el punto de Temkin de que el castigo punitivo no es bueno para nadie pero es bueno en sí mismo como una razón para rechazar el castigo punitivo en lugar de rechazar el lema. Temkin dice que el castigo retributivo «no puede ser descartado de antemano». Eso puede ser cierto, pero no es suficiente para apoyar su argumento contra el lema. Necesita mostrar que tenemos razones para aceptar que el castigo punitivo es bueno, y también que no hace a nadie mejor. De lo contrario, no tiene ningún caso en contra del lema.

Author:

Contact David Gordon

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute, and editor of The Mises Review.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire