Mises Wire

Home | Wire | La crisis del Covid ha ayudado a preparar el plan para un superestado europeo

La crisis del Covid ha ayudado a preparar el plan para un superestado europeo

  • eu covid stimulus

Etiquetas Gran GobiernoBancos centralesImpuestos y gasto

08/08/2020

Tras intensas negociaciones, largos días y noches de enfrentamientos y una nota claramente agria que subyace a toda la cumbre, los líderes de la Unión Europea acordaron finalmente un presupuesto sin precedentes de 1,82 billones de euros (2,1 billones de dólares) y un codiciado paquete de recuperación. Este acuerdo proporciona 750.000 millones de euros en fondos destinados a contrarrestar el impacto de la pandemia y también incluye 390.000 millones de euros en subvenciones no reembolsables para los miembros de la UE más afectados, siendo Italia y España los principales receptores.

Las duras negociaciones sacaron a la luz una vez más la profunda división económica, estructural y cultural entre el norte y el sur. Esta división ha estado en el centro de todas las crisis políticas y económicas graves del bloque hasta ahora, y su resurgimiento sirvió como un recordatorio más de cuán antinatural, forzada e insostenible es realmente la visión de integración de los eurófilos. Sus objetivos estratégicos más amplios, al igual que el propio paquete de ayuda, no son más que una redistribución masiva de la riqueza y un esfuerzo vano por imponer la uniformidad a un grupo radicalmente diverso de identidades nacionales, perfiles económicos y realidades políticas locales.

Como hemos visto tantas veces en crisis pasadas, el principal punto de fricción en estas últimas conversaciones de «rescate» fueron las legítimas quejas y preocupaciones de los países más ricos del norte, incluidos los Países Bajos y Austria, por tener que pagar la factura una vez más y sacar de apuros a sus vecinos del sur que no tienen dinero. En este caso, el desacuerdo se centró en la cuestión de los préstamos frente a las subvenciones, ya que los miembros más ricos insistieron inicialmente en que las inmensas sumas de dinero que se vieron obligados a regalar deberían al menos ser devueltas en algún momento en el futuro. Y así, en nombre de la «solidaridad», las naciones que se opusieron, los «cuatro frugales» —Suecia, Dinamarca, Austria y los Países Bajos— fueron nombrados y avergonzados en los medios de comunicación, presentados como avaros dickenianos sin corazón. Naturalmente, el hecho de que los principales beneficiarios de todo ese dinero gratuito estuvieran en profundos y crónicos problemas financieros mucho antes de que surgiera el coronavirus quedó convenientemente fuera del debate. En cambio, los «frugales» fueron sometidos a una inmensa presión para que «hicieran lo correcto», es decir, para que aceptaran que la mayor parte de la financiación de apoyo se hiciera en forma de puros regalos en efectivo. Aparentemente, estas tácticas de «persuasión» también incluían arrebatos histriónicos: según la BBC, «en un momento dado el presidente francés Emmanuel Macron supuestamente se golpeó los puños en la mesa, mientras les decía a los "frugales" que estaban poniendo en peligro el proyecto europeo».

El principal problema de este paquete de estímulos que bate récords es esencialmente el mismo de todos sus predecesores de la última década. No sólo le gusta a la UE redistribuir la riqueza del norte al sur con regularidad, sino que además todos estos planes no incorporan ningún tipo de control serio sobre dónde y cómo se gasta el dinero. Como resultado, seguimos viendo un desperdicio masivo y niveles de corrupción que normalmente se asocian con las economías en desarrollo. La escala de este paquete más reciente por sí sola hace que este tema sea más agudo, especialmente porque está subyacente en un plan de préstamos conjuntos que permite a los países más pobres de la UE obtener préstamos baratos utilizando la solvencia de sus vecinos más ricos, que actúan como garantes.

Esto nos lleva a los defectos prácticos de la mecánica de este plan de ayuda. Todos estos préstamos y donaciones serán financiados a través de una cantidad sin precedentes de deuda, que es insostenible y miope en sí misma. El hecho de que esta deuda sea compartida, sin embargo, hace que este «acuerdo histórico» sea aún más insidioso, intensamente político, y lo condena al fracaso. Este acuerdo señaló la adopción oficial de la idea de la mutualización de la deuda como instrumento de financiación, lo que allana claramente el camino para una centralización mucho más profunda de la Unión Europea, poderes aún mayores en materia fiscal y un poder político mucho más directo de Bruselas sobre los gobiernos nacionales. Esto ya es evidente en los primeros borradores de los términos y condiciones de los préstamos y subvenciones del paquete. No hay ninguna condición real en lo que respecta a la transparencia y a todos los aspectos prácticos de cómo se utilizarán los fondos, pero hay requisitos muy políticos. Por ejemplo, el 30% de la ayuda debe destinarse a un programa «verde» y a la lucha contra el cambio climático. También hay un lenguaje claro en los acuerdos que vincula la distribución de la ayuda al cumplimiento del «imperio de la ley». Es una amenaza apenas velada contra los Estados miembros conservadores como Polonia y Hungría, donde se sabe que los gobiernos nacionales elegidos democráticamente aprueban leyes que la UE desaprueba. Por lo tanto, hay una condicionalidad clara y puramente política vinculada a ese gran plan «unificador».

Puede que esté envuelto en un lenguaje idealista y melodramático, por ejemplo, «rescatar nuestro futuro europeo compartido», pero de lo que se trata en realidad es de una descarada toma de poder. El daño autoinfligido causado por los cierres y las clausuras ha sido efectivamente mal atribuido al propio coronavirus, lo que ha permitido a los políticos y eurócratas presentar esta recesión, que ya era evidente desde finales del año pasado, como un desastre natural y por lo tanto no es culpa de nadie. A su vez, las consecuencias económicas resultantes y la profunda crisis financiera que afecta a innumerables hogares han servido de excusa para introducir políticas orientadas a una mayor centralización. Así pues, la respuesta a todos nuestros problemas actuales es «una UE más fuerte», aunque fue esa misma mentalidad la que los causó en primer lugar.

En este sentido, la «cura» que se impone a todos los europeos ahora no sólo es peor que la enfermedad, sino que es la enfermedad.

Author:

Contact Claudio Grass

Claudio Grass is a Mises Ambassador and an independent precious metals advisor based out of Switzerland. His Austrian approach helps his clients find tailor-made solutions to store their physical precious metals under Swiss law. ClaudioGrass.ch.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire