Mises Wire

Home | Wire | La confesión del socialista Robert Heilbroner en 1990: «Mises tenía razón»

La confesión del socialista Robert Heilbroner en 1990: «Mises tenía razón»

  • miseschalkboard2.jpg

12/01/2020

He discutido el origen del artículo de Mises de 1920 «Cálculo económico en la comunidad socialista» aquí. Ese artículo proporcionó el marco teórico para entender por qué la planificación económica socialista es inherentemente irracional.

Hoy, un siglo después, sigue siendo desconocida en la economía académica. No se enseña en los programas de la escuela de postgrado que forman a los economistas. Nunca lo ha sido. Desde el día en que se publicó, fue ampliamente ignorada, aunque no por el amigo de Mises, Max Weber. No sólo fue ignorada. A finales de los años treinta, fue atacada por un joven economista comunista polaco, Oskar Lange. Su ataque sirvió como lápida para el artículo de Mises en el pensamiento de los pocos economistas que habían oído hablar de él. No se tradujo al inglés hasta 1935, cuando apareció en una colección de ensayos editados por F.A. Hayek, Collectivist Economic Planning.

Este escepticismo académico incluía a Robert Heilbroner. Importaba mucho que lo ignorara. Escribió el best seller de la historia del pensamiento económico The Worldly Philosophers: The Lives, Times and Ideas of the Great Economic Thinkers (1953). Este libro ha sido usado no sólo en cursos de economía de la división superior, sino también en cursos de historia de la división superior. Para aquellos académicos de las ciencias sociales que leen un libro de pensamiento económico, este es el libro que leen. El libro ha vendido casi 4 millones de copias. Como libro de teoría económica, este es el segundo en importancia después del libro de texto escrito por Paul Samuelson en 1948, Economics. Ni una sola vez Heilbroner mencionó a Mises. Pero dedicó un capítulo a Karl Marx.

Como Mark Skousen escribió en The Freeman en la edición de diciembre de 1999, el año de la edición final de The Worldly Philosophers, no fue sólo Mises lo que Heilbroner ignoró. La determinación de Heilbroner es un trágico recordatorio de la forma unilateral en que se enseñaba la economía hace una generación: Darle a Adam Smith su merecido, y luego pasar el resto del tiempo siendo condescendiente con Keynes, Marx, Veblen y los socialistas. Mientras tanto, la escuela de Chicago, los austriacos, los del lado de la oferta, la elección pública, y otros defensores del libre mercado se vierten en un agujero de la memoria orwelliana».

Sin embargo, en un extraño giro de los acontecimientos, Heilbroner tuvo una especie de experiencia religiosa. En 1990, se retractó con respecto al tema central de su vida: su fe en la eficiencia del socialismo. Al hacerlo, señaló a Mises como el crítico que reconoció la debilidad inherente del socialismo.

Tales retractaciones públicas son siempre raras. Cuando se produce, suele ser desencadenado por un acontecimiento externo que pone en duda la fe de un verdadero creyente. El acontecimiento en la vida de Heilbroner fue el colapso visible de la economía de la Unión Soviética después de 1985. No mencionó el otro acontecimiento importante: la década de crecimiento económico de la economía de China que comenzó en 1979, el primer año completo del levantamiento por parte de Deng de los controles comunistas sobre la agricultura china.

DESPUÉS DEL COMUNISMO

El 10 de septiembre de 1990, el artículo de Heilbroner fue publicado en el New Yorker: «Después del comunismo». Fue publicado en el departamento de Reflexiones.

Este artículo no fue publicado por una revista de economía académica. El New Yorker siempre ha sido una revista elegante dirigida a los letrados. Su título indica su audiencia: personas con conciencia cultural que viven en la ciudad de Nueva York o que quisieran hacerlo si pudieran permitírselo. Siempre ha sido políticamente progresista, pero no radical. Su posicionamiento siempre ha sido este: inteligente, sofisticada, y muchas caricaturas divertidas para lectores sofisticados. «Ignóranos, y te quedarás fuera de la multitud que cuenta». Es intelectual en la forma en que Hayek definió intelectual en su clásico ensayo «Intelectuales y socialismo». Llamó a un intelectual un comerciante profesional de ideas de segunda mano.

Empezó con una declaración que era representativa sólo de los socialistas de enfoque estrecho que pasaron sus carreras tratando con otros socialistas.

Cuando fui a la universidad, hace medio siglo, el socialismo parecía estar al alcance de la mano. Principalmente, requeriría la nacionalización de la lista Fortune de las 500 corporaciones industriales líderes, que a partir de entonces sería administrada por una Junta Central de Planificación. En la medida en que nosotros los estudiantes (y muchos de nuestros profesores) estábamos bastante seguros de que las direcciones entrelazadas de estas empresas ya constituían tal junta, la transición no parecía desalentadora. El comunismo era una perspectiva más lejana, pero no inimaginablemente lejana.

La declaración fue absurda. En 1940, apenas había socialistas enseñando en los departamentos de economía en los Estados Unidos. Prácticamente no había comunistas. Eso también era cierto en el medio siglo que lo separó de su carrera como estudiante universitario. Se graduó en la Universidad de Harvard, nunca fue un semillero de socialismo. A partir de 1950, enseñó en la Nueva Escuela de Investigación Social en la ciudad de Nueva York. Esta fue (y es) una de las universidades más extrañas de América. Durante mucho tiempo ha sido de izquierda. Fue nombrado Profesor Norman Thomas de historia en 1971. Norman Thomas fue repetidamente el candidato del Partido Socialista para presidente en la primera mitad del siglo.

En 1990 comprendió que el socialismo estaba en sus últimas etapas institucionales. Llamó al socialismo una gran tragedia del siglo XX. El colapso de la economía soviética y de las economías de Europa oriental lo calificó de «final calamitoso». Lo que fue mucho más calamitoso de la Unión Soviética fueron los aproximadamente 20 millones de personas que murieron bajo las purgas de Stalin y las hambrunas creadas por el gobierno. También podría haber mencionado a los 45 millones de chinos que murieron bajo Mao. Continuó: «Además, sospecho que su fracaso económico puede perseguir al socialismo más tiempo que las patologías del comunismo» (p. 91). Así fue como descartó 100 millones de muertes innecesarias en las tiranías históricamente incomparables creadas por el comunismo, como se estima en El libro negro del comunismo (1997).

Luego llegó al meollo del asunto desde un punto de vista analítico.

En los años treinta, cuando estudiaba economía, algunos economistas ya habían expresado dudas sobre la viabilidad del socialismo de planificación centralizada. Uno de ellos era Ludwig von Mises, un austriaco de opiniones extremadamente conservadoras, que había escrito sobre la imposibilidad del socialismo, argumentando que ningún Consejo de planificación central podría nunca reunir la enorme cantidad de información necesaria para crear un sistema económico viable. Esa no parecía una razón particularmente convincente para reflejar el socialismo, dado el irracionalismo y la incoherencia del capitalismo durante la Gran Depresión. Nuestro escepticismo se fortaleció cuando Oscar [sic] Lange, un brillante y joven economista polaco (que se convertiría en el primer embajador polaco de la posguerra en los Estados Unidos), escribió dos deslumbrantes artículos que mostraban que una Junta no necesitaría toda la información que Mises decía que no podía reunir. Lo único que tendría que hacer una Junta de este tipo, escribió Lange, era vigilar los niveles de los inventarios en sus almacenes: si los inventarios aumentaban, lo más obvio era bajar los precios, para que las mercancías salieran más rápidamente; y si los inventarios se agotaban demasiado rápido, subir los precios para desalentar las ventas. Hace 50 años, se consideró que Lange había ganado decisivamente el argumento a favor de la planificación socialista. El propio Lange reconoció que el problema de la gestión de un sistema centralizado no es realmente el de cumplir con los niveles de precios adecuados para coordinar la economía: «El verdadero peligro del socialismo», escribió en cursiva, «es el de una burocratización de la vida económica», pero quitó el aguijón añadiendo, sin cursiva, «Desgraciadamente, no vemos cómo se puede evitar el mismo peligro, o incluso mayor, bajo el capitalismo monopolista».

Lange nunca ha sido conocido por sus breves comentarios sobre la burocracia socialista. Es conocido, si acaso, sólo por su supuesta refutación de Mises, cuyo artículo y su libro de 1922, Socialismo, no han sido leídos por la mayoría de los economistas.

Lange era un comunista, no un simple marxista, sino un comunista comprometido. Lo demostró en 1945. Tan pronto como Stalin cerró Polonia, Lange renunció a su ciudadanía americana y regresó a Polonia. Se convirtió en miembro del Comité central del partido obrero unificado polaco. Permaneció como un fiel apparatchik por el resto de su vida.

Fue contratado por la Universidad de Chicago como profesor de economía en 1938. El momento fue revelador. Sus ataques a Mises fueron publicados en un par de artículos en 1936 y 1937. Luego, en 1938, fueron reimpresos en un libro: On the Economic Theory of Socialism. ¡Un momento perfecto! Consiguió el trabajo. (Ocho años después, el departamento de economía se negó a contratar a Hayek, que era el economista anti-keynesiano más famoso del mundo y autor de Camino de servidumbre, publicado por la University of Chicago Press en 1944).

Lange se convirtió en ciudadano estadounidense en 1943. Al año siguiente, Stalin le pidió al Presidente Roosevelt que le permitiera venir a la URSS para consultar con Stalin. Roosevelt lo aprobó. Wikipedia proporciona esta información.

Lange regresó a los Estados Unidos a finales de mayo y se reunió, a petición de Roosevelt, con el Primer Ministro Stanisław Mikołajczyk del gobierno en el exilio, que estaba de visita en Washington. Lange subrayó lo razonable que estaba dispuesto a ser Stalin (Stalin le habló del deseo soviético de preservar la Polonia independiente bajo un gobierno de coalición), y pidió al Departamento de Estado que presionara a los dirigentes polacos en el exilio para llegar a un entendimiento con el líder soviético.

Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, Lange rompió con el gobierno polaco en el exilio y transfirió su apoyo al Comité de Lublin (PKWN) patrocinado por la Unión Soviética. Lange sirvió de intermediario entre Roosevelt y Stalin durante los debates de la Conferencia de Yalta sobre la Polonia de la posguerra.

Después de que la guerra terminó en 1945, Lange regresó a Polonia. Luego renunció a su ciudadanía americana y regresó a los Estados Unidos el mismo año que el primer embajador de la República Popular Polaca en los Estados Unidos. En 1946, Lange también sirvió como delegado de Polonia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Desde 1947 vivió en Polonia.

Este fue el economista cuyo ataque a Mises ha sido aceptado como definitivo por toda la profesión económica. Esta opinión no ha cambiado.

Luego Heilbroner añadió esto: «Resulta, por supuesto, que Mises tenía razón. El sistema soviético ha sido perseguido durante mucho tiempo por un método de fijación de precios que produjo grotescas malas asignaciones de esfuerzo» (p. 92).

Fue bueno que escribiera estas palabras. Pero Heilbronner no presentó el argumento central que Mises había ofrecido. Mises no hablaba de la dificultad técnica de fijar los precios. Estaba haciendo un punto mucho más fundamental. Argumentó que ninguna oficina central de planificación podía saber el valor económico de un recurso escaso. ¿Por qué no? Porque en el socialismo no hay un sistema de precios basado en la propiedad privada de los medios de producción. Por lo tanto, no hay manera de que los planificadores centrales sepan qué bienes y servicios son los más importantes para que el Estado los produzca. No hay una escala jerárquica de valor basada en la oferta y la demanda, un mundo en el que los individuos propietarios hagan sus ofertas monetarias para comprar y vender. El problema del socialismo no es el problema técnico de la asignación que enfrenta una junta de planificación. Tampoco es que los planificadores carezcan de suficientes datos técnicos. Más bien, el problema central es este: evaluar el valor económico a través de los precios. Los planificadores no saben lo que vale nada.

Mises señaló que cuanto más completa sea la planificación central, más deberán recurrir los planificadores a copiar los precios registrados en las economías de mercado libre. Pero esto es imposible bajo el socialismo universal. Cuanto mayor sea el alcance de la planificación socialista, más irracional debe ser la economía.

Heilbroner continuó discutiendo algunos ejemplos clásicos de capital mal asignado en la producción soviética. Estos siempre fueron fáciles de descubrir. La literatura económica de los Estados Unidos siempre estuvo llena de estas divertidas historias de terror. Escribí sobre algunas de ellas en mi apéndice sobre la planificación económica soviética en mi libro La religión de la revolución de Marx (1968).

Luego discutió el problema de la planificación central de arriba hacia abajo. Es como una campaña militar, dijo. Los planificadores centrales conocen los productos y servicios que deben ser producidos. Luego deben diseñar planes para que todo se produzca de manera racional. Pero hay demasiadas piezas individuales. Las piezas son como un rompecabezas. ¿Cómo pueden los planificadores centrales hacer encajar las piezas del rompecabezas? «Sería una tarea extraordinariamente difícil incluso si el mapa de la producción deseada no cambiara de un año a otro, pero, por supuesto, no es así: los planificadores principales cambian sus objetivos, y las nuevas tecnologías o la escasez de mano de obra o el mal tiempo son simplemente errores que se interponen en el camino» (p. 93).

Su descripción del proceso de planificación es éticamente perversa. Cuando habla de las piezas de un rompecabezas, está hablando de seres humanos. El mundo no es un rompecabezas. Las piezas del rompecabezas no encajan de antemano. Cuando hablamos de la producción de alimentos, también estamos hablando del consumo de alimentos. Estamos hablando de la libertad humana. Pero no fue así como Heilbroner discutió el problema de la planificación central. No fue así como los socialistas lo discutieron.

En cualquier caso, esta imagen de la economía como una puzzle no fue la forma en que Mises discutió el socialismo en 1920. Argumentó que los planificadores centrales no saben qué producir. No hay ningún rompecabezas que armar. La información cambia constantemente, y esta información implica tanto la oferta como la demanda. Los planificadores centrales no pueden tener acceso a la información que necesitan para hacer la planificación. No saben lo que vale nada. No es sólo que no puedan encajar millones de piezas. Es que no saben qué producir o por qué.

Luego pasó a contar más historias de planes interrumpidos y escasez.

Por lo que sabemos ahora sobre lo anárquico que fue el proceso de planificación, la maravilla no es que la economía soviética haya cedido, sino que siguió adelante durante todo el tiempo que lo hizo. Parecía haberlo hecho mediante el recurso de inspiradas, o simplemente extrañas, improvisaciones que compensaban la desorganización subyacente. (p. 95)

¿Por qué le llevó medio siglo descubrir esto? Este caos económico siempre había prevalecido en la URSS. Los informes sobre la planificación soviética desde los años veinte hasta los ochenta revelaron este caos. Esto no era nada nuevo en 1990. Había estado por mucho tiempo en la literatura académica. Nunca había reconocido nada de esto. No había rastros de este constante fracaso económico en sus escritos anteriores. No afectó en lo más mínimo su compromiso con el socialismo.

Naum Jasny entendía la economía soviética mejor que la mayoría de los estudiosos de mediados del siglo XX. Escribió lo siguiente en su libro La industrialización soviética, 1928-1952 (1961). Los líderes soviéticos utilizaron la producción económica para suprimir la población. Usaron el dinero para construir el ejército.

Los bolcheviques entraron en escena como luchadores por el socialismo y contra la explotación, por una gran mejora en el bienestar de todos. Lo que lograron fue un gran aumento de la tasa de explotación, reduciendo la participación del pueblo en la renta nacional hasta un punto que nadie había creído posible. Este estrangulamiento del consumo puso en manos del Estado unos fondos tan grandes que permitieron una amplia industrialización y una militarización aún mayor, a pesar de las pérdidas y los despilfarros de todo tipo causados por las guerras, las luchas internas, la mala gestión, etc.

Si se buscan cifras como evidencia de esta revolución, probablemente no haya mejores que éstas: Mientras que el ingreso personal total (calculado a precios constantes) de la población expandida aumentó alrededor de un tercio de 1928 a 1952, el valor real de los fondos en manos del estado para inversión, gastos militares y otros gastos, creció casi ocho veces. Esta transformación debe ser considerada como una revolución financiera, económica y social. (pp. 1-2)

Cité este pasaje en 1968. Pero la mayoría de los economistas que afirmaban tener experiencia en la economía soviética no pintaron un cuadro como este. Lo encubrieron.

Heilbroner escribió como si la economía soviética hubiera empezado a desmoronarse sólo en la segunda mitad de la década de los ochenta. No estaba solo en esta evaluación. Paul Samuelson, el más influyente de todos los economistas académicos en la segunda mitad del siglo XX, era mucho más ciego. Escribió en la edición de 1989 de su libro de texto de Economics que la Unión Soviética era la prueba de la eficiencia de la planificación central. Mark Skousen ha rastreado los comentarios de Samuelson sobre la URSS en las distintas ediciones.

En ediciones muy tempranas, Samuelson expresó su escepticismo sobre la planificación central socialista: «Nuestro sistema mixto de libre empresa... con todos sus defectos, ha dado al mundo un siglo de progreso, como un orden socializado real, que podría ser imposible de igualar» (1:604; 4:782). Pero con la quinta edición (1961), aunque expresando algunas estadísticas de escepticismo, declaró que los economistas «parecen estar de acuerdo en que sus recientes tasas de crecimiento han sido considerablemente mayores que las nuestras en porcentaje por año», aunque menos que Alemania Occidental, Japón, Italia y Francia. (5:829). Las ediciones quinta a undécima mostraron un gráfico que indicaba que la brecha entre los Estados Unidos y la URSS se estrechaba y posiblemente incluso desaparecía (por ejemplo, 5:830). La duodécima edición sustituyó el gráfico por una tabla que declaraba que entre 1928 y 1983, la Unión Soviética había crecido a una notable tasa de crecimiento anual del 4,9%, superior a la de los Estados Unidos, el Reino Unido, o incluso Alemania y Japón (12:776). En la decimotercera edición (1989), Samuelson y Nordhaus declararon que «la economía soviética es la prueba de que, contrariamente a lo que muchos escépticos habían creído antes, una economía dirigida socialista puede funcionar e incluso prosperar» (13:837).

Dos años después, la URSS quebró.

EL FINAL DEL GRAN EXPERIMENTO

Heilbroner escribió que no creía que el programa de reforma económica de la perestroika de Gorbachov tuviera posibilidades de éxito (p. 96). Él estaba en lo cierto. Gorbachov anunció públicamente la disolución de la Unión Soviética el 25 de diciembre de 1991. En el momento en que Heilbroner escribió esto, a la URSS le quedaban 15 meses.

También dijo que era improbable que Europa Oriental evitara algún tipo de desarrollo de una economía de mercado. Este pensamiento lo deprimió. No creía que fuera posible combinar el socialismo con el libre mercado.

El mismo Ludwig von Mises, que dudaba de que una Junta Central de Planificación pudiera crear una economía coherente, escribió que los socialistas quieren que la gente «juegue al mercado como los niños juegan a la guerra, al ferrocarril o a la escuela». Sus palabras plantean la cuestión de si un sistema de mercado puede de hecho funcionar vigorosamente a menos que juegue para mantenerlo, es decir, para obtener recompensas y castigos que superen con creces las medallas por buen comportamiento. (pp. 96-97)

Luego admitió la derrota. «Con toda probabilidad, entonces, la dirección en la que se dirigen las cosas es alguna versión del capitalismo, cualquiera que sea su título» (p. 97). El capitalismo no puede escapar a la planificación gubernamental (p. 98). Pero esto no era mucha esperanza.

Por todas estas razones, no soy muy optimista sobre la perspectiva de que el socialismo continúe como una forma importante de organización económica ahora que el comunismo ha terminado. Esta declaración será irónica momentáneamente para aquellos que recuerden que Marx definió el socialismo como la etapa que precede al comunismo. Pero el colapso de las economías planificadas nos ha obligado a repensar el significado del socialismo. Como una visión religiosa similar de una humanidad transformada, ha recibido golpes devastadores en el siglo XX. Como un proyecto de una sociedad racionalmente planificada, está en ruinas. ¿Qué queda entonces? (p. 98)

¿Qué, de hecho? Ofreció dos sugerencias. Primero, invocó una versión del estado de bienestar siguiendo el modelo de Suecia. También mencionó a los Países Bajos, Francia, Japón e Italia. Pero estos países no eran socialistas. Eran keynesianos. Todavía lo son.

No esperaba lo que llamó «una completa descomercialización de la vida». No esperaba «una democratización de gran alcance del lugar de trabajo o una reorganización equitativa del sistema económico mundial».

Entonces, ¿qué esperaba? Esto: planificación central por el bien de la ecología. «La crisis ecológica hacia la que nos dirigimos a un ritmo acelerado ha ocasionado muchos comentarios científicos pero sorprendentemente poca atención económica. Si hay un solo problema que tendrá que ser enfrentado por cualquier orden socioeconómico en las próximas décadas [es] el problema de hacer nuestra paz económica con las demandas del medio ambiente» (p. 99).

En la última columna de su artículo, elogió el movimiento ecologista: «Problemas tan grandes y aterradores hacen inevitable la comprensión de que el socialismo como orden social diseñado para evitar el desastre ecológico será necesariamente una empresa menos agradable que el socialismo como diseño para el beneficio de nuestros nietos en ausencia de ese desafío primordial» (pág. 100).

Aseguró a sus lectores que la mayoría de los científicos dicen que estamos enfrentando crisis ecológicas en un nivel creciente. Terminó su artículo con esto. Empezó con la palabra «si». Esa palabra siempre debería desencadenar esta respuesta mental: «tal vez no». Pero rara vez lo hace.

Si ese es el caso, como la mayoría de los científicos creen ahora, la preocupación primordial de todas las naciones y todos los sistemas económicos de una calma, con creciente urgencia, un modo de vida que asegure la supervivencia -quizás eventualmente un rico nivel de supervivencia, pero supervivencia de todos modos. Desde esta perspectiva, la larga vista después del comunismo conduce a través del capitalismo a un mundo aún inexplorado que debe ser obtenido y establecido con seguridad antes de que pueda ser nombrado. (p. 100)

Heilbroner dejó la posición de Mises mucho más clara un año después en su libro «An Inquiry into the Human Prospect Looked at Again from the 1990s». Escribió sobre Mises y Hayek:

Su diagnóstico se basó en la incapacidad de un sistema planificado para generar la información necesaria para crear, o mantener en funcionamiento, un sistema económico adecuadamente entrelazado. Esa información se genera automáticamente por un mecanismo de mercado que cada día «informa» a sus participantes individuales de si sus actividades son deseadas por otros participantes o no, pero no existe ningún sustituto de esa red de información, o de la motivación para poner la información en funcionamiento, en un sistema en el que una engorrosa burocracia trata de desempeñar el papel de un mercado competitivo. (p. 114)

Esto hizo que la posición de Mises fuera exactamente la correcta. Le llevó medio siglo descubrir esto.

No mencionó nada de esto en 1999 en la edición final de su historia del pensamiento económico. Dejó caer su descubrimiento del final de su carrera por el agujero de la memoria académica. No se atrevió a reconocer la existencia de Mises y Hayek a los lectores de su libro de texto para el mercado de masas. En esto, nunca cambió durante casi medio siglo.

CONCLUSIÓN

Deberíamos tomarlo en serio. No sabía cómo se llamará esta sociedad futura. No quería llamarla capitalismo, pero no se atrevió a llamarla socialismo.

Sabía que el socialismo había fracasado en la Unión Soviética y en Europa del Este. No mencionó la China comunista. No mencionó una década de crecimiento económico sin precedentes que el abandono del comunismo y la planificación socialista por parte de Deng permitió a China alcanzar. Tampoco respondió al argumento de Mises de que el socialismo es inherentemente irracional. No describió el argumento en los términos que Mises había presentado: propiedad privada, licitación competitiva en los mercados de capital, y la incapacidad de los planificadores centrales para saber lo que se debe producir en primer lugar, y mucho menos cómo diseñar un plan y luego implementarlo racionalmente.

El artículo de 1920 de Mises es tan desconocido hoy en día por los estudiantes de postgrado en economía como lo fue en 1990, 1950 o 1930. Pero al menos un hombre del campo socialista admitió a los letrados de Nueva York que Mises tenía razón. Es una pena que no lo mencionara a los lectores de la edición final de «The Worldly Philosophers». «¿Mises? Nunca he oído hablar de él. Asegúrate de leer mi capítulo sobre Marx». Puedes comprar una copia usada en Amazon por unos 2 dólares, más gastos de envío. Eso es el libre mercado del trabajo.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire