Mises Wire

Home | Wire | La acumulación de capital: la manera de aumentar los salarios

La acumulación de capital: la manera de aumentar los salarios

  • wor
0 Views

Etiquetas Trabajadores y SalariosImpuestos y Gasto

04/03/2020

Es evidente que las leyes arbitrarias sobre el salario mínimo no sólo son ineficaces, sino que en realidad van en detrimento del crecimiento de los salarios reales. Entonces, ¿qué tipo de acción resulta en un aumento de los salarios en los Estados Unidos, o en cualquier país para el caso? La única manera de aumentar los salarios reales es aumentar la cantidad de capital per cápita invertido mediante el aumento de la acumulación de capital. Para lograr esto es importante primero entender lo que se entiende por acumulación de capital.

La acumulación de capital, como explica Ludwig von Mises, es la riqueza creada y poseída por empresas e individuos. Esta riqueza se guarda y se reinvierte para crear más beneficios. El capital que se acumula se engloba en todo lo que las empresas utilizan, desde herramientas hasta vehículos, edificios y todo lo demás. Tanto los individuos como las empresas crean más beneficios prestando el exceso de riqueza (ya sea a través de la inversión directa o manteniendo el dinero en cuentas de ahorro tradicionales). Es importante señalar que esta acumulación sólo puede ocurrir cuando se crea y ahorra más riqueza de la que se consume.

Es fundamental rechazar la creencia común de que la relación entre la riqueza y la creación de riqueza es de suma cero. Es falaz asumir que el rico que se hace más rico empeora al pobre. ¡En cambio, esta creación de riqueza hace que todos estén mejor! El nivel de vida en los Estados Unidos es más alto que en todos los demás países del mundo, excepto en algunos, no porque los políticos estadounidenses sean más inteligentes que sus homólogos extranjeros, sino por la alta cuota de capital que se invierte. Este alto nivel de inversión ha permitido a las empresas utilizar las herramientas más eficientes disponibles a través de las inversiones de capital, y es por eso que los trabajadores de los Estados Unidos son tan productivos. La gente de otros países no carece de la inteligencia necesaria para crecer, pero sufre de un capital inadecuado necesario para impulsar una mayor eficiencia, lo que conduce a un aumento de los rendimientos de la producción. A medida que la acumulación de capital sea mayor, los salarios aumentarán a medida que las empresas compitan por los trabajadores más cualificados. Sólo a través de estos procesos de mercado pueden aumentar los salarios de todos, en lugar de los pocos afortunados que se benefician de las leyes sobre el salario mínimo.

La mejor manera de que el gobierno fomente la acumulación de capital es resistirse a intervenir en el mercado. Manipular los tipos de interés y la oferta de dinero a través de la tasa de fondos federales o la política monetaria envía las señales equivocadas a las empresas. A medida que la tasa de interés baja artificialmente y fomenta el préstamo, los individuos ahorrarán menos y los negocios tomarán proyectos que de otra manera no habrían llevado a cabo. Estas malinversiones, como las llama Mises, son el resultado directo de la intervención del gobierno y son perjudiciales para la acumulación de capital. Hay ejemplos de malinversiones en todo el mundo, desde la burbuja inmobiliaria de los Estados Unidos hasta rascacielos inacabados como la Torre Nakheel en Dubai.

Otra forma de fomentar la acumulación de capital es la reducción de los tipos impositivos, en particular para las empresas y las personas ricas. Aunque esto puede ser contrario a la intuición de algunos que piensan que el papel del gobierno es redistribuir el exceso de riqueza para ayudar al hombre común, no es así. En Planning for Freedom: Let the Market System Work, Mises escribe:

La única forma de acabar con la pobreza que conocen es quitar, mediante impuestos progresivos, tanto como sea posible a los ricos. A sus ojos, la riqueza de los ricos es la causa de la pobreza de los pobres. De acuerdo con esta idea, las políticas fiscales de todas las naciones, y especialmente también de los Estados Unidos, se dirigieron en las últimas décadas a confiscar porciones cada vez mayores de la riqueza y los ingresos de los grupos más altos. La mayor parte de los fondos así recaudados habrían sido empleados por los contribuyentes para el ahorro y la acumulación de capital adicional. Su inversión habría incrementado la productividad por hora-hombre y de esta manera habría proporcionado más bienes para el consumo. Habría elevado el nivel de vida medio del hombre común. Si el gobierno las gasta para gastos corrientes, se disipan y la acumulación de capital se ralentiza concomitantemente.

Los contribuyentes o las empresas pueden ahorrar e invertir más si se les grava menos o no se les grava en absoluto. Aunque esto los hace más ricos, no hace al hombre común más pobre. En cambio, desde una perspectiva material todo el mundo prospera. Al permitir la acumulación de riqueza, se permite que los recursos fluyan hacia sus usos más eficientes, dictados por la demanda de los consumidores en lugar de que sean los burócratas quienes decidan cómo transferir el dinero. El siguiente gráfico de la Fundación Fiscal es una perfecta ilustración del argumento de Mises de que la reducción de los impuestos da lugar a un aumento de la producción y los salarios.

La forma más eficaz de aumentar la producción y el nivel de vida es promover la creación de riqueza y el ahorro permitiendo a los ahorradores y empresarios ahorrar e invertir, sin las trabas de una política intervencionista. Un enfoque de laissez-faire no favorece estrictamente al capitalista rico, sino también los intereses del hombre común.

Author:
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire