Mises Wire

Home | Wire | Keynes sobre eugenesia, raza y control de la población

Keynes sobre eugenesia, raza y control de la población

  • keynes1_0.PNG
0 Views

Tags Historial Mundial

La literatura sobre la vida e ideas de John Maynard Keynes es enorme. Sin embargo, sus defensores han descuidado sus opiniones sobre la población. ¿Por qué? Sus ideas en esta área son muy problemáticas. Este artículo proporciona documentación que muestra que Keynes abogó por controles gubernamentales extensivos sobre el tamaño y la calidad de la población.

Keynes se interesó por la eugenesia desde el principio de su carrera académica. Su primer proyecto académico importante fue la tesis de la beca, presentada en diciembre de 1907. En la tesis, se refiere al ensayo de Sir Francis Galton Probability: The Foundation of Eugenics. Esto demuestra que Keynes ya estaba interesado en la eugenesia en 1907.1

fuller1.PNG
Imagen publicada con permiso de ProQuest. Prohibida la reproducción sin permiso.

El famoso economista británico Alfred Marshall era muy cercano a la familia Keynes. Los biógrafos de Keynes señalan que él y Marshall debatieron a Karl Pearson en 1910, pero suprimen la relación del debate con la eugenesia.2 Marshall escribió a Keynes el 14 de julio de 1910: «Me mantengo tan claro como puedo de su terreno e insto a todos los interesados en la eugenesia a que lean su periódico. Es espléndido».3 En 1911, Keynes se convirtió en Tesorero de la Sociedad Eugenista de la Universidad de Cambridge. El 18 de mayo, Marshall envió a Keynes el pago de su membresía de por vida en la 4sociedad.4

El 2 de mayo de 1914, Keynes dio un discurso llamado»Población». Este es quizás su trabajo más importante sobre población. Desafortunadamente, este discurso inaccesible no fue incluido en The Collected Writings of John Maynard Keynes. En el apéndice siguiente se incluye una transcripción completa del discurso. Después de alabar a Malthus, declara,

Ese grado de populosidad en el mundo, que es lo más deseable, no se puede esperar del funcionamiento del orden natural..... El grado natural de populosidad es probable que exceda el ideal..... En la mayoría de los lugares, la condición material de la humanidad es inferior a lo que podría ser si su población fuera disminuida...... En muchas, si no en la mayoría de las partes del mundo, existe en la actualidad una población más densa que es compatible con un alto nivel de bienestar económico.5

A juicio de Keynes, «habría más felicidad en el mundo si se disminuyera la población del mismo».6 Por lo tanto, abogó por la violencia gubernamental para restringir el tamaño de la población. Quería que el gobierno «moldeara deliberadamente la ley y la costumbre para lograr la densidad de población que debería existir».7

Keynes estaba especialmente preocupado por la sobrepoblación en Oriente: «La India, Egipto y China están gravemente superpobladas».8 Pensó que su raza se enfrentaba a una»lucha racial».9 Abogó por el uso de la violencia del gobierno imperialista contra las razas orientales para proteger a la»población blanca».

Casi todas las medidas me parecen justificadas para proteger nuestro nivel de vida de lesiones a manos de carreras más prolíficas. Es muy posible que sea necesaria alguna parcelación definitiva fuera del mundo; y supongo que esto no puede provocar guerras raciales de manera improbable. En cualquier caso, estas guerras se tratarán de un asunto sustancial.10

fuller2.PNG
Imagen publicada con permiso de ProQuest. Prohibida la reproducción sin permiso.

A principios de la década de los veinte, Keynes escribió un bosquejo para un libro titulado Essays on the Economic Future of the World. El cuarto ensayo fue sobre «Población» y el décimo sobre «Educación, Eugenesia». Curiosamente, el octavo ensayo fue sobre el «marco teórico socialista» de Keynes.

fuller3.PNG
Imagen publicada con permiso de ProQuest. Prohibida la reproducción sin permiso.

El 4 de enero de 1923, Keynes escribió un artículo en la prensa llamado «Los principios subyacentes». Aboga por restringir el número de nacimientos con violencia gubernamental. Pero esto puede ser insuficiente. Se imagina una «política positiva» para reducir la población.

A la luz de los conocimientos actuales, no puedo ver ningún método posible para mejorar materialmente el lote humano promedio que no incluya un plan para restringir el aumento en el número de[de población]... Puede ser suficiente para hacer que la restricción de la descendencia sea segura y fácil... Tal vez se requiera una política más positiva...[Me] gustaría sustituir los esquemas[gubernamentales] concebidos por la mente en lugar del resultado no diseñado del instinto y la ventaja individual jugando dentro del patrón de las instituciones existentes.11

El 8 de junio de 1924, Keynes escribió un bosquejo para un libro llamado Prolegómenos a un Nuevo Socialismo. Como se muestra a continuación, enumera «Eugenesia, Población» como «Principales preocupaciones del Estado». Claramente, el control gubernamental sobre la cantidad y calidad de la población era la clave de su nuevo socialismo, o «socialismo correctamente concebido del futuro».12

fuller4.PNG
Imagen publicada con permiso de ProQuest. Prohibida la reproducción sin permiso.

En julio de 1924, Keynes fue vicepresidente fundador de la Sociedad para las Relaciones Culturales con la URSS (SCR). Esta sociedad socialista fue financiada y controlada por VOKS, la agencia internacional de propaganda del gobierno soviético. En septiembre de 1925, viajó con el SCR a la Unión Soviética y dio conferencias en el Politburó Soviético. Dijo: «No hay objeto más importante de la política estatal deliberada que asegurar un presupuesto equilibrado de la población».13 Exclamó,

Creo que hay muchas otras cuestiones, dejadas hasta ahora a los individuos o al azar, que en el futuro deben ser objeto de una política estatal deliberada y de un control estatal centralizado. Permítanme mencionar dos: (1) el tamaño y la calidad de la población y (2) la magnitud y la dirección del empleo del nuevo ahorro nacional año tras año[es decir, la socialización de la inversión].14

León Trotsky asistió al discurso de Keynes y observó: «¡Incluso el economista más progresista Keynes nos dijo el otro día que la salvación de la economía británica está en el maltusianismo! Y también para Inglaterra, el camino para superar la contradicción entre la ciudad y el campo pasa por el socialismo».15

Keynes era el presidente de la Liga Malthusiana. Declaró en su discurso de 1927 a la liga: Nosotros, los de esta sociedad, somos neomalthusianos», y «creo que para el futuro el problema de la población surgirá en el problema mucho mayor de la herencia y la eugenesia». La calidad debe ser la preocupación».

fuller5.PNG
Imagen publicada con permiso de ProQuest. Prohibida la reproducción sin permiso.

Keynes fue vicepresidente de la British Eugenics Society de 1937 a 1944. Apenas 66 días antes de su muerte en 1946, apoyó «la rama más importante, significativa y, añadiría, genuina de la sociología que existe, a saber, la eugenesia».16

Las opiniones de Keynes sobre la población son fundamentales para su visión político-económica. Sin duda, consideraba la población como uno de los problemas más importantes a los que se enfrenta la humanidad: «La cuestión de la población es el primero y quizás el más urgente e importante de los problemas a los que se enfrentan aquellos que buscan mejorar la condición material de la humanidad».17 Las ideas de Keynes sobre la población deben servir de advertencia sobre la teoría y la política keynesiana. Su maltusianismo indica que tenía una comprensión defectuosa de la división del trabajo y de la ley del retorno. Más allá de eso, sus políticas demográficas revelan el totalitarismo inherente a la visión keynesiana.

Apéndice: «Población» de John Maynard Kenyes (1914)

Robert Malthus, el primero de los economistas de Cambridge, se acercó a Jesús [College at Cambridge University] en 1784. Se dice que le gustaba el cricket y el patinaje, que obtuvo premios por Declamaciones Latinas e Inglesas, que se graduó como noveno luchador en 1788 y que fue admitido como Compañero de Jesús en 1793. Residió irregularmente hasta su matrimonio en 1804, y tuvo el placer de firmar una orden para cortar las cocinas de Coleridge por falta de pago de su cuenta de la universidad, una indignidad que no fue desaprovechada después por varios miembros de la Lake School. El abuelo o bisabuelo, en sus asociaciones intelectuales, de algunos de los nuestros, Malthus fue un miembro original de ese Club de Economía Política cuyas cenas todavía animan el primer miércoles de cada mes, y de la Royal Statistical Society cuyos tés deprimen el primer martes.

Más tarde, Malthus se involucró en la controversia con Ricardo, de la cual surgió la ley ricardiana de la Renta; y la pérdida de su beca por matrimonio fue la ocasión de que se convirtiera en el primer ocupante de la primera cátedra de Economía Política establecida en este país, la Cátedra de Historia y Economía Política en el East-India College de Haileybury.

Lo que sabemos del padre de Malthus, Daniel, debe ser añadido a estos pocos detalles relacionados con Jesús y Haileybury, para completar un cuadro de facilidad, reflexión y dulzura. Daniel Malthus había sido amigo y corresponsal de Rousseau y, supuestamente, uno de sus ejecutores. Pasó su vida en el Rookery, «una pequeña pero hermosa finca» entre Guildford y Dorking, y es descrito como»un caballero de buena familia y fortuna independiente apegado a la vida en el campo, pero muy ocupado en actividades clásicas y filosóficas, y con un fuerte sesgo hacia la literatura extranjera». La difidencia o la ociosidad le habían impedido llevar a buen término sus poderes; era consciente de ello; y estaba ansioso de que su hijo no sufriera un destino semejante. Pasó, por lo tanto, dolores peculiares en la educación de su hijo, eligiendo para uno de sus instructores a Gilbert Wakefield, y lo mantuvo bajo su propia supervisión inmediata, hasta que llegó el momento de ir a la universidad de Wakefield, Jesús; – un curso de acción comentado así por el biógrafo nutria de Malthus – «De algunas opiniones peculiares que su padre parece haber tenido con respecto a la educación, nunca fue enviado a ninguna escuela pública; y en este sentido, es uno, entre muchos otros casos notables en la actualidad, de los hombres que se han elevado a la eminencia bajo la desventaja de una educación irregular y sin convicción».

Algunas cartas, que se han conservado, escritas por Daniel Malthus a su hijo, cuando éste era estudiante en Jesús, presentan el carácter del padre bajo una luz fuerte y amable. Citaré una carta escrita por su padre a Robert Malthus sobre su elección a una confraternidad:–

Le felicito de todo corazón por su éxito; me da una especie de placer que surge de mis propios remordimientos. Las cosas que he echado de menos en la vida, las desearía más sensatamente para ti. Desgraciadamente, mi querido Bob, no tengo derecho a hablarte de ociosidad, pero cuando te escribí esa carta con la que estabas descontento, quedé profundamente impresionado con mis propios propósitos quebrantados y búsquedas imperfectas; pensé que preveía en ti, desde la memoria de mi propia juventud, la misma tendencia a perder los pasos que habías ganado, con la misma disposición al autorreproche, y deseaba hacerte mi desafortunada experiencia de algún uso. Era, en efecto, poco lo que querías, lo que me hizo tener más ganas de dártelo, y te escribí con más ternura de corazón de la que en general pretendería, y me comprometí de cierta manera, lo que hizo que tu respuesta fuera una dura decepción para mí, y me llevó de vuelta a mí mismo. Como dices, has desgastado esa impresión, y tienes un buen derecho de haberlo hecho; porque he visto en ti el carácter más intachable, los modales más dulces, la conducta más sensata y más amable, siempre por encima de tirar pequeñas piedras a mi jardín, que sabes que no perdono fácilmente, y uniformemente haciendo que todo el mundo se divierta y se divierta a tu alrededor. Nada puede haber querido lo que, si yo fuera el más irritable y fastidioso, podría haber requerido en un compañero; y nada ni siquiera a mis deseos de felicidad, pero donde eran caprichosos, o irrazonables, o muy probablemente equivocados. A menudo he estado a punto de tomarte de la mano y estallar en lágrimas en el momento en que te negaba mis afectos: mi aprobación estaba a punto de darte.

Escríbeme, si pudiera hacer algo con respecto a tu iglesia, y quieres que se haga algo por ti, tal como soy, créeme, querido Bob, tuyo con todo mi afecto,

Daniel Malthus

El primer ensayo de Malthus sobre la autoría, The Crisis, a View of the Recent Interesting State of Great Britain by a Friend to the Constitution, escrito en 1796, en su trigésimo año, en crítica a la administración de Pitt, no logró encontrar un editor. Extractos citados por Otter y Empson indican que su interés ya había despertado en los problemas sociales de la economía política, e incluso en la cuestión de la población misma:

Sobre el tema de la población [escribió] no puedo estar de acuerdo con el Archidiácono Paley; quien dice que la cantidad de felicidad en cualquier país se mide mejor por el número de personas. El aumento de la población es el signo más seguro posible de la felicidad y la prosperidad de un estado; pero la población real puede ser sólo un signo de la felicidad que ha pasado.

En 1798, cuando Malthus tenía treinta y dos años, se publicó anónimamente An Essay on the Principle of Population, as it affects the future improvement of Society: with remarks on the speculations of Mr Godwin, M. Condorcet, and other writers.

Fue en conversación con Daniel Malthus que se le ocurrió a Robert Malthus la generalización que le ha hecho famoso. La historia es bien conocida por la autoridad del obispo Otter, quien la obtuvo del propio Malthus. En 1793 había aparecido la Justicia Política de Godwin. En frecuentes discusiones el padre defendió, y el hijo atacó, la doctrina de una era futura de perfecta igualdad y felicidad.

Y cuando la cuestión ha sido a menudo objeto de animadas discusiones entre ellos, y el hijo ha apoyado su causa, principalmente en los obstáculos que la tendencia de la población a aumentar más rápidamente que los medios de subsistencia, siempre se interpone en el camino; se desea que ponga por escrito, para una consideración más madura, la sustancia de su argumento, cuya consecuencia es el Ensayo sobre la Población. No sabemos si el padre se convirtió o no, pero es cierto que quedó muy impresionado con la importancia de los puntos de vista y el ingenio del argumento contenido en la EM, y recomendó a su hijo que sometiera sus trabajos al público.

La primera edición, un volumen octavo de unas 50.000 palabras, es un libro casi completamente diferente, y para la posteridad un libro superior, a la segunda edición de cinco años más tarde en cuarteto, que en la quinta edición había crecido hasta unas 250.000 palabras en tres volúmenes. 250.000 mediante la elaboración de pruebas e investigaciones históricas, sin que se haya producido ninguna mejora sustancial en la clara y contundente afirmación del autor de los principios fundamentales en cuestión. Así como la fecundidad y la originalidad de Cambridge se conservan en gran medida por las deficiencias de la biblioteca de la Universidad, la primera edición de este libro no es realmente la peor de todas, como explica Malthus en el prefacio de la segunda edición,»por impulso de la ocasión, y por los pocos materiales que entonces estaban a mi alcance en una situación de país».

El ensayo de Malthus es un gran libro. El autor era profundamente consciente de la grandeza de las ideas que estaba elaborando. No se trata de que un hombre de segunda clase golpee, más por la suerte que por el desierto, en una generalización inesperadamente importante. De hecho, otros escritores del siglo XVIII habían anticipado su idea principal de una manera más torpe sin llamar la atención.

La retórica animada de un joven que escribe en los últimos años del Directorio desaparece de las últimas ediciones, más silenciosas, más comerciales, más atentas a los deberes de un científico pionero en el estudio de la historia sociológica.

Así es como empieza–

cuyo cúmulo de hechos y de ilustraciones había sido inmensamente ampliado por una gira en 1799 «a través de Suecia, Noruega, Finlandia y una parte de Rusia, siendo estos los únicos países abiertos en ese momento a los viajeros ingleses» y otro en Francia y Suiza durante el breve período de paz de 1802.

El libro puede reclamar un lugar entre aquellos que han tenido la mayor influencia en el progreso del pensamiento. Es, tremendamente, en la tradición inglesa de la ciencia humana -en esa tradición del pensamiento escocés e inglés, en la que ha habido, en mi opinión, una continuidad bastante extraordinaria de sentimientos, si se me permite expresarlo así, desde el siglo XVIII hasta la actualidad- la tradición que se sugiere, por no hablar de los contemporáneos, con los nombres de Locke, Hume, Adam Smith, Darwin y Mill, una tradición marcada principalmente por una cierta claridad noble, por el amor a la verdad, por la cordura, libre de sentimientos o metafísica, y por un inmenso desinterés y espíritu público. Hay una continuidad en estos escritos, no sólo de sentimiento, sino de materia real. Es en esta compañía, aunque no del todo en el primer rango, donde Malthus pertenece.

La influencia directa del libro de Malthus es fácil de señalar. Estaba más orgulloso de haber convertido a Pitt y a Paley. Pitt asistió a la Conmemoración en Trinity el 16 de diciembre de 1801. En una cena en el Jesus Lodge conoció al Dr. Malthus y, según el Obispo Otter, «fue inducido a relajarse en una conversación muy fácil sobre Sir Sidney Smith, la masacre de Jaffa, el Pachá de Acre, Clarke, Carlisle, etc.». Un año antes, Pitt, al abandonar su nuevo proyecto de ley Poor Bill, había declarado en la Cámara de Representantes que lo había hecho en deferencia a las objeciones de «aquellos cuyas opiniones estaba obligado a respetar», es decir, se dice, Bentham y Malthus.

El libro, como es bien sabido, tuvo parte en el desarrollo mental de Darwin, quien nos cuenta en su Autobiografía cómo leyendo «Malthus on Population», para divertirse, se encontró con la idea que fue el punto de partida de su teoría.

La doctrina de la población tuvo un profundo efecto en los escritores económicos de la primera mitad del siglo XIX. Colgaba sobre ellos como una nube; los envolvía en un pesimismo dogmático del que no parecía posible escapar en última instancia. Las naciones podrían volverse populosas e imperios poderosos, pero para la gran masa de los súbditos nunca había que escapar de una condición miserable.

«El vicario de Wakefield» fue siempre de la opinión de que el hombre honesto que se casó y crió a una familia numerosa hacía más servicio que el que seguía soltero y sólo hablaba de la población. Adam Smith dijo que «la marca más decisiva de la prosperidad de cualquier país es el aumento del número de sus habitantes». Ya en 1796, Pitt pensó que un hombre había «enriquecido a su país» al producir varios hijos, aunque toda la familia fuera pobre. Paley argumentó que «la decadencia de la población es el mayor mal que puede sufrir un Estado; y la mejora de la misma es el objetivo que debería perseguirse en todos los países, con preferencia a cualquier otro propósito político». Luego vino Malthus. El aumento de la población de un estado puede ser el resultado de su prosperidad. Pero es una causa de su angustia. «La población real puede ser sólo un signo de la felicidad que ha pasado». Y bajo esta influencia vivieron los economistas clásicos y, como profetas del pesimismo, fueron odiados.

Sin embargo, como un economista estadounidense ha dicho últimamente, fue Malthus quien introdujo la era de la filantropía democrática. «Antes de Malthus este criterio era la prosperidad del soberano y de las clases dominantes; a partir de entonces se convierte en el bienestar de las masas en aumento.... Malthus puso ante los ojos de los hombres un nuevo cuadro de la humilde unidad de población...... Antes la población de Malthus era una cuestión de economía política o comercial; con él comenzó a ser una cuestión de economía social».

Pero en la última mitad del siglo XIX ocurrió algo extraordinario. Malthus fue olvidado o incrédulo. La nube fue levantada, los economistas clásicos destronados; y las opiniones de Paley y del Vicario de Wakefield se reafirmaron gradualmente, hasta que, en la actualidad, hasta donde se puede juzgar por las declaraciones de los obispos ingleses, los políticos franceses y los economistas alemanes, la opinión pública no difiere mucho de lo que era en 1790. En los tres principales Estados de Europa está creciendo una enorme literatura, para demostrar y lamentar la caída de la natalidad, y para pedir a todos los ciudadanos patriotas que procreen.

Por supuesto, hay mucho en el libro de Malthus que los escritores posteriores han descartado con razón. Sus reminiscencias de los Tríos Matemáticos lo llevaron a usar la analogía de la relación geométrica y aritmética para describir las tasas de crecimiento de la población y la subsistencia de una manera para la cual no había un fundamento justo. Tampoco vio explícitamente de qué manera su generalización dependía de la tendencia a la disminución de los rendimientos en la agricultura. Lo más importante de todo es que la experiencia ha refutado su suposición de que cualquier aumento en el bienestar económico tiende a producir un aumento correspondiente en la tasa de propagación. No se le puede culpar por no anticipar el gran aumento de las fuentes de suministro de alimentos que se han producido en la práctica.

Pero su tesis principal es simple, clara e irrefutable. Hay un límite a la oferta disponible de subsistencia de un tipo muy diferente de cualquier límite que pueda haber a la tendencia de la raza humana a propagarse. En general, la velocidad de propagación ha sido tan grande que el equilibrio sólo ha sido posible gracias a la influencia de varios tipos de controles, la mayoría de ellos destructivos para la felicidad. De estas consideraciones se desprenden dos conclusiones principales: en primer lugar, el punto que más preocupó a Malthus, que todos los proyectistas y artífices políticos de una utopía les han presentado aquí un problema que a menudo evitan y para el que rara vez pueden ofrecer una solución satisfactoria, y en segundo lugar, que la producción de ese grado de población en el mundo, que es lo más deseable, no cabe esperar del funcionamiento del orden natural, que el grado natural de población supere el ideal, y que la cuestión de la población sea el primero y quizás el más urgente e importante de los problemas a los que se enfrentan quienes tratan de mejorar las condiciones materiales de la humanidad. Todas estas conclusiones eran ciertas en la época de Malthus y lo son ahora. No está de acuerdo con la posición de Malthus suponer que un día llegará realmente en un futuro cercano o en cualquier momento en que la población se haya vuelto tan densa que todos los habitantes del mundo vivirán al margen de la inanición. Antes de que eso suceda, es probable o seguro que intervenga algún tipo de control. Pero esta admisión no afecta a dos juicios de pesimismo: que, aun así, el mantenimiento de un equilibrio adecuado implica generalmente miseria; y que, en la mayoría de los lugares, la condición material de la humanidad es inferior a la que podría tener si se redujera su población.

Mantendré entonces, después de haber llegado por fin a lo que era, cuando me senté a escribir, haber sido el tema central de mi ponencia, que en muchas, si no en la mayoría, de las partes del mundo existe en la actualidad una población más densa que es compatible con un alto nivel de bienestar económico. Considero que la tendencia a la baja de la natalidad en los países habitados por las razas de Europa Occidental es uno de los signos más esperanzadores de los tiempos, como presagio de una posible huida en el futuro de las fatigas del pesimismo maltusiano. Al pensar de esta manera estoy de acuerdo con una tradición más antigua. Pero en este momento probablemente estoy en una pequeña minoría. ¿Cuál es la explicación de este asombroso cambio de opinión? y ¿puede justificarse?

Las causas de este cambio de opinión son, creo, principalmente cuatro:«

1. la apertura de los suministros de alimentos procedentes de partes del mundo que hasta ahora no se habían cultivado

2. aliado a esto, la dependencia de los países no de su propio suministro de alimentos, sino del suministro mundial de alimentos.

3. la disminución real de la tasa de natalidad en los países europeos, debida principalmente a causas económicas y al uso generalizado de métodos artificiales para la prevención de la concepción

4. la oportunidad, dada por las tres primeras causas, para que las fuerzas de la superstición en relación con estos asuntos se reafirmen.

Permítanme ponerlas en orden y examinar hasta qué punto justifican el cambio de opinión.

En primer lugar, la apertura de nuevas fuentes de suministro de alimentos.

Debe quedar claro para la inteligencia más mezquina que este factor es temporal. La apertura del mundo, en lo que respecta a las naciones de Europa, ha pospuesto hasta cierto punto el problema. Las mejoras en la ciencia de la agricultura y en los métodos de transporte pueden posponer su urgencia unos años más. Pero sólo pueden posponerlo. Hemos estado viviendo durante los últimos cincuenta años en un período de transición económica, probablemente sin precedentes en la historia del mundo; y apenas hay una sola característica de nuestra vida económica cuya larga continuidad estamos justificados a anticipar.

Además, como ya he dicho, aunque todavía estamos lejos del momento en que el individuo medio entre las naciones más prósperas de Occidente estará al margen de la subsistencia, ya nos enfrentamos al problema en el sentido de que habría más felicidad en el mundo si la población del mismo disminuyera. El mundo puede estar sobrepoblado, en el sentido de que cada adición a esta población es demasiado para los malos, mucho antes de que se alcance el punto de inanición. Hasta aproximadamente el año 1900, la ley del rendimiento decreciente se suspendió hasta tal punto que cada año una cantidad determinada de producto manufacturado tendía a ser cambiada por una cantidad mayor de producto agrícola. Desde 1900 ha habido una tendencia a invertir esta tendencia; y una cantidad dada de producto manufacturado tiende a ser intercambiada por una cantidad cada vez menor de producto agrícola.

Además de esto, hay otras indicaciones que no deben pasarse por alto. De 1850 a 1900, la tasa de los salarios reales aumentó en las principales naciones occidentales a un ritmo máximo. Desde 1900 ha habido una adición sin precedentes a la riqueza de los ricos, en gran medida debido a la explotación del incremento no ganado de nuevos países; pero los salarios reales han sido fijos o han aumentado pero lentamente.

Además, los Estados Unidos han llegado al punto de consumir todos los alimentos que producen. Ya no lo exportan.

Es muy dudoso, por lo tanto, incluso en el caso de Occidente, será posible un aplazamiento mucho mayor. Si nos dirigimos hacia el Este, creo que la doctrina maltusiana nunca ha dejado de ser aplicable allí en toda su extensión. Me parece que la India, Egipto y China están gravemente superpobladas. En los dos primeros, creo que las ventajas de un gobierno estable, humano e inteligente se han visto casi compensadas por la tendencia al aumento de la población. No sería cierto decir que la condición material del ryot y del fellah no ha mejorado un poco por la ocupación británica de sus países; pero esta mejora no ha sido muy grande y ciertamente no tan grande como lo habría sido si la población no hubiera aumentado tanto. Desde 1881, la población de la India ha aumentado en más de 60 millones de personas, es decir, alrededor del 25%.

La moraleja se apunta más precisamente por referencia a las condiciones en el Punjab. Esta es la única provincia de la India en la que en los últimos años el aumento de los salarios reales y del nivel de vida es marcado y seguro. El cambio no se debe a una sola causa: las obras de riego del Gobierno británico deben haber desempeñado un papel importante. Pero creo que la parte principal de esta explicación se encuentra en las estadísticas vitales del Punjab. En esta provincia la población cayó entre 1901 y 1911 y se mantuvo en el último año alrededor de donde había estado veinte años antes. La razón de esta disminución es cierta. En el decenio en cuestión, el 10% de la población fue arrastrada por la peste. Sin la ayuda de esta benéfica visita, veinte años de gobierno humano y establecido, la construcción de ferrocarriles y un gasto de 12.000.000 de libras esterlinas en riego sólo en esa provincia habrían servido, como podemos juzgar por la experiencia en otros lugares, muy poco. Se puede esperar que la profilaxis contra la peste del Sr. Haffkine destruya en la próxima década los beneficios de una generación de ingenieros y administradores.

La densidad de población en Egipto, excluyendo el desierto (casi 1000 por milla cuadrada) es aproximadamente dos veces y media mayor que en el Reino Unido. Los gobiernos de estos países, la India y Egipto, ignoran deliberadamente, por lo que he observado, todas las consideraciones maltusianas. Es una cuestión de honor para el Gobierno de la India mantener vivos los esqueletos. Cuando estuve en Egipto el año pasado, encontré a Lord Kitchener involucrado en un gran plan para el drenaje de partes del bajo Egipto y en un nuevo proyecto de ley de parteras para la disminución de la mortalidad infantil. Las dos medidas se cancelarán mutuamente y dejarán la prosperidad material del individuo donde está.

La enorme población actual de China no es, como se cree comúnmente, una cuestión de antigüedad inmemorial, sino de crecimiento bastante moderno. La gran densidad de población es tan reciente en China como en Inglaterra. Las estadísticas son naturalmente poco fiables; pero es probablemente cierto que, mientras que antes del año 1700 la población de China no superaba los 100.000.000.000, lo ha sido durante el último siglo, y lo es ahora, entre 300.000.000.000 y 400.000.000. Creo que la decadencia de la civilización en China se debe más a este enorme crecimiento de la población que a cualquier otra causa. La Edad de Oro de China, la era de sus filósofos y poetas y de los descubrimientos en las artes del gobierno y de la vida, no fue una era de una población abarrotada y superpoblada. Es difícil creer que esta Era pueda ser recuperada mientras sean tantos los que la disfruten. En Asia, en cualquier caso, la civilización siempre ha tendido a ahogarse en un exceso de población, que se ve superpuesta por sus propios hijos. Ha sido revivido de vez en cuando sólo por las diversas agencias de muerte súbita. Demasiado para la primera influencia. Tres cuartas partes del mundo nunca han dejado de vivir en condiciones maltusianas. Y es posible que el período de aplazamiento para el resto esté llegando a su fin.

La segunda influencia es la dependencia de los países occidentales no de su propio suministro de alimentos, sino de los del mundo. Esto ha cambiado enormemente la naturaleza del problema al internacionalizarlo. Anteriormente, cada país podía resolver la cuestión por sí mismo. Mientras un país vivía de los productos de su propio suelo, el costo real de los alimentos dependía principalmente de la relación de su propia población con sus métodos y oportunidades de producción. Ahora bien, el costo real de los alimentos para el inglés depende del crecimiento de la población, no de Inglaterra, sino de todos los países que compran alimentos en el mismo mercado en el que los compra. Un país apenas soporta una parte mayor de la carga de su propio crecimiento de la población que la que soporta de la carga del crecimiento de la población en otros lugares. Por lo tanto, para que Inglaterra reduzca su tasa de natalidad es de poca utilidad para sí misma; mientras que en la lucha racial en cuanto a qué tipo de raza poblará principalmente el mundo, es posible que la debilite. La ventaja de una caída de la natalidad en cualquier país es compartida por todo el mundo, mientras que puede haber una desventaja racial o militar para el país donde ocurre. El sentimiento racial y militar es ahora muy fuerte, y cada patriota insta a su país a seguir un curso de acción en el sentido más amplio de la palabra, que es antisocial. Y el patriota tiene algo de su parte. ¿De qué sirve debilitar internacionalmente la reserva que creemos que es la mejor, con un curso de acción que, si se trata de una acción aislada, tendrá un efecto insignificante en la prosperidad material del mundo? No tendría más sentido que para todos los que tienen la inteligencia y la imaginación para apreciar los terrores del maltusianismo, seguir siendo solteros. El criterio de acción moral de Kant no se rompe en un caso como éste.

El problema, por lo tanto, se hace mucho peor y más difícil de solucionar al haberse vuelto, desde la época de Malthus, cosmopolita. Ya no es posible tener una política nacional para la cuestión de la población.

La tercera influencia que he mencionado es la disminución real de la tasa de natalidad en los países europeos.

En primer lugar, no se debe exagerar el alcance de esta disminución. Desde la conquista normanda hasta la época de los Estuardo, la población de Inglaterra varió de 2 a 4 metros. Cuando Malthus escribió era de unos 9 metros. Ahora se ha cuadruplicado en cuatro generaciones, hasta alcanzar los 36 metros. En el mismo período el aumento en EE.UU. ha sido de 5m a 92m; se ha duplicado, es decir, de acuerdo con la anticipación de Malthus, casi exactamente cada generación.

Si la población del mundo aumentara tan rápidamente como no lo ha hecho Europa en los últimos 25 años, al final de 1000 años estaríamos parados hombro con hombro sobre todo el planeta habitable. Y si tomáramos la tarifa americana... Incluso hoy, sábado 2 de mayo, han nacido casi el doble de personas que han muerto en países como Alemania e Inglaterra.

No obstante, la disminución de las tasas de aumento es muy significativa. La tasa de natalidad no ha avanzado consistentemente; como de acuerdo con Malthus, debería hacerlo, cuando se elimine la presión económica. En general ha disminuido; y una caída en la tasa de mortalidad, un hecho que no puede continuar mucho más allá, ha tenido, últimamente, mucho que ver con el aumento de la población. Además, cuanto más vemos a los seres humanos en la masa en condiciones algo alejadas de las de la presión económica extrema, más dudosa parece la suposición psicológica de Malthus en cuanto a la ilimitada propensión de la raza humana a procrear.

No creo que haya muchas pruebas que demuestren que el aumento de la prosperidad material conlleva una gran disminución de la capacidad física para tener hijos, aunque muchas de las circunstancias de la vida moderna sin duda hacen que el parto sea más peligroso. Debo atribuir la disminución principalmente a tres causas.

La primera afecta el deseo de producir descendencia. La desventaja económica de los niños es mucho mayor en las comunidades industriales que en las primitivas o agrícolas. En Egipto debo juzgar que un niño comienza a ganar algo sustancial para su sustento a la edad de cuatro años. La transición llega cuando, por el cambio de la agricultura a la industria, una familia grande en lugar de ser una ventaja, comienza a ocasionar grandes gastos.

El aumento de la edad de finalización de la escolaridad y una regulación estricta contra el empleo industrial de los niños pueden ejercer así una profunda influencia sobre la tasa de natalidad.

La segunda causa, que afecta a la oportunidad de producir descendencia, es mucho menos importante porque sólo afecta a las clases altas y medias. Es la tendencia hacia el aplazamiento de la fecha del matrimonio. Esto se explica en parte por la edad avanzada a la que un hombre de estas clases alcanza ahora su máximo poder adquisitivo, en parte por el aumento de los gastos de los requisitos sociales, en parte por la posición alterada de las mujeres y las mayores exigencias que las clases educadas hacen ahora al matrimonio, de modo que los hombres y las mujeres deseosas de casarse pueden pasar muchos años antes de que se les presente una oportunidad, que están dispuestos a aprovechar.

La tercera causa, que afecta a la capacidad de evitar la descendencia, a saber, el uso de controles artificiales, es de enorme importancia. Esta solución, aunque claramente repudiada por el propio Malthus, no estaba ausente de las mentes de todos sus seguidores. Los cheques artificiales tenían un lugar, creo, en la mancomunidad ideal de Condorcet. La actitud de Owen hacia ellos era ambigua. James Mill, cuya vida fue amargada por la carga financiera de 9 niños, los apoyó encubiertamente. El precoz John Stuart Mill tuvo problemas con la policía, a la edad de 17 años, por distribuir panfletos callejeros que explicaban la naturaleza de su uso. En los países de Europa su uso y venta está abierto, y ha crecido una considerable cantidad de literatura para discutir sus consecuencias sociales.

En Inglaterra, después de la moda característica, todo el problema ha sido llevado a la clandestinidad. La posición actual parece ser que una práctica seguida de hecho por un enorme número de las personas más respetables se tilda públicamente de la cúspide de la inmoralidad, y que una cuestión de inmensa importancia social apenas se considera un tema apropiado para un debate franco. La propia ley interfiere a medias. Sin embargo, en cualquier momento se podría intentar fortalecerla. Esto podría incluso tener éxito; -porque el espíritu público con el coraje de ignorar los prejuicios dentro de la esfera de la moral es en este país extraordinariamente raro-, especialmente entre los miembros del Parlamento. No sé lo suficiente sobre este tema, es difícil para cualquier inglés saber lo suficiente, discutirlo adecuadamente. Sin embargo, lo cierto es que, al poner dificultades en el uso de los controles, aumenta la proporción de la población nacida de los que, a causa de la embriaguez, la ignorancia o la extrema falta de prudencia, son, no sólo incapaces de la virtud, sino también de ese grado de prudencia que implica el uso de los controles.

La última influencia para la discusión es la fuerza de la superstición en estos asuntos. Durante miles de generaciones la supervivencia ha sido la fortuna no sólo de los más aptos, sino también de los más prolíficos; y esas razas han tendido a persistir, cuyas supersticiones han favorecido a una descendencia muy numerosa. Pero en las condiciones modernas, estas supersticiones, aunque todavía ayudan a la persistencia de una raza, disminuyen poderosamente su felicidad. No veo qué esperanza de mejora, moral o material, hay para las razas de la India y de China, mientras las religiones populares de estos países concedan tanta importancia al matrimonio precoz y a los numerosos hijos. La doctrina cristiana sobre este tema es menos extrema y, en parte porque la religión no es tan influyente en los países occidentales, no ha tenido consecuencias tan evidentemente desventajosas.

Sin embargo, el progreso debe depender en gran medida, en las condiciones modernas, de la liberación de la solución de esta cuestión de las influencias supersticiosas. La doctrina ortodoxa actual sobre estas cuestiones no ofrece una línea de política permanente o coherente. Sin duda es incompatible con el humanitarismo del siglo XIX. También está cada vez más alejada de la práctica actual de la gente decente. La Iglesia puede declarar que prefiere deliberadamente el hacinamiento, la ignorancia, la pobreza y la enfermedad al empleo de métodos artificiales de prevención de la concepción; y puede poner fin a su coqueteo del siglo XIX con las ideas de progreso. Se nos está presentando alguna de estas opciones. En cualquier caso, que se acuerde que la cuestión merece un debate más completo y abierto, libre de prejuicios y abusos desagradables, que el que se ha producido hasta ahora en Inglaterra.

No me he dejado tiempo para resumir. No creo que debamos asustarnos por el miedo a lo que se llama suicidio racial. No he visto evidencia de su probabilidad. El amor por los niños es poderoso, y la mayoría de las personas normales continuarán deseando tener hijos, siempre y cuando puedan mantenerlos. La opinión de que el nacimiento de los hijos se debe principalmente en la actualidad a las consecuencias inadvertidas de la sensualidad es, en cualquier caso, bastante infundada para Inglaterra.

Además, no debemos dejarnos influenciar indebidamente por los llamados argumentos patrióticos o militaristas. Mientras que grandes partes del mundo aptas para una población blanca esperaban ser llenadas por los argumentos raciales de la emigración europea, los argumentos raciales tenían un peso considerable. Esta situación temporal está llegando rápidamente a su fin. En el futuro podemos actuar con nuestra atención principalmente dirigida al bienestar económico de la población de nuestro propio país; con una consideración secundaria a la posición numérica de nuestra raza en el mundo en su conjunto. Las ventajas nacionales y militares tienen al menos la misma probabilidad de disminuir que de aumentar debido a los males de la sobrepoblación. Por otra parte, el humanitarismo cosmopolita debe ser consentido, pero de manera muy moderada si se quiere evitar las malas consecuencias. Casi todas las medidas me parecen justificadas para proteger nuestro nivel de vida de lesiones a manos de carreras más prolíficas. Es muy posible que sea necesaria alguna parcelación definitiva fuera del mundo; y supongo que esto no puede provocar guerras raciales de manera improbable. En cualquier caso, estas guerras se tratarán de un asunto sustancial. Los países en la posición de Colombia Británica están totalmente justificados para protegerse de la fecundidad del Este mediante leyes de inmigración muy rigurosas y otras medidas restrictivas. Me imagino un momento en el que puede ser la política correcta incluso regular el comercio internacional de alimentos, aunque hay razones económicas, en las que no puedo entrar ahora, para pensar que esto es improbable.

Aunque los dilemas incómodos confrontan en todas las direcciones a aquellos que quieren influir en la acción, para el progreso en Occidente uno puede sentir algo de esperanza. Si se fomenta el desarrollo de la costumbre y la práctica a lo largo de sus líneas actuales, es posible que las naciones occidentales alcancen por sí mismas un estado más o menos de equilibrio. Eventualmente pueden estar en posición de moldear la ley y la costumbre deliberadamente para lograr esa densidad de población que es la mejor.

  • 1. Esta referencia se incluyó en A Treatise on Probability. Véase The Collected Writings of John Maynard Keynes, Vol. 8 (Londres: Macmillan y Cambridge University Press for the Royal Economic Society, 1971-89), pág. 354.
  • 2. Por ejemplo, véase Roy Harrod, The Life of John Maynard Keynes (Nueva York: Harcourt, Brace and Company, 1951), pág. 151; Robert Skidelsky, John Maynard Keynes: Hopes Betrayed (Nueva York: Viking, 1983), págs. 223-24; Donald Moggridge, Maynard Keynes: An Economist's Biography (Londres: Routledge, 1992), págs. 205-7.
  • 3. The Correspondence of Alfred Marshall, Economist, Vol. 3. (Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press, 1996), p. 254.
  • 4. a. b. Ibídem, pág. 284.
  • 5. «Population». The John Maynard Keynes Papers, SS/1/1/1-37 (Cambridge, Reino Unido: King's College), p. 16.
  • 6. Ibid, p. 20.
  • 7. Ibídem, pág. 36.
  • 8. Ibid, p. 22. Keynes no podría haber sido más incorrecto en el tema de la sobrepoblación en India y China. La población india y china ha aumentado drásticamente desde que Keynes pronunció su discurso en 1914, y el nivel de vida general ha mejorado.
  • 9. Ibídem, pág. 26.
  • 10. Ibídem, pág. 35.
  • 11. The Collected Writings of John Maynard Keynes, Vol. 17, p. 453.
  • 12. The Collected Writings of John Maynard Keynes, Vol. 21, p. 137. Sobre el socialismo de Keynes, véase Edward W. Fuller, «Was Keynes a Socialist?». The Cambridge Journal of Economics (2019, Advanced Access). Disponible en: https://academic.oup.com/cje/advance-article-abstract/doi/10.1093/cje/bez039/5557796
  • 13. The Collected Writings of John Maynard Keynes, Vol. 19, p. 437.
  • 14. Ibídem, pág. 441.
  • 15. «Dialectical Materialism and Science». The New International (febrero de 1940), pág. 31. Disponible en: https://www.marxists.org/history/etol/newspape/ni/vol06/no01/v06n01-feb-1940-SWP.pdf
  • 16. «The Galton Lecture, 1946: Presentation of the Society’s Gold Medal». The Eugenics Review 38 (1), p. 40. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2986310/pdf/eugenrev00247-0048.pdf
  • 17. «Population». The John Maynard Keynes Papers, SS/1/1/1-37 (Cambridge, Reino Unido: King's College), p. 16.
Author:

Contact Edward W. Fuller

Edward Fuller, MBA, is a graduate of the Leavey School of Business.

Image source:

Add Comment

Shield icon wire