Mises Wire

Home | Wire | Juan de Mariana sobre la creación de dinero «de la nada».

Juan de Mariana sobre la creación de dinero «de la nada».

  • gold.PNG
0 Views

05/15/2019

[Una selección de: «On the Coinage» de Juan de Mariana Traducido por Hazzard Bagg para el Quarterly Journal of Austrian Economics 21, no. 2 (Verano 2018)].

 

En la antigüedad se intercambiaban cosas sin usar dinero: una cabra por una oveja, una vaca por un grano. Luego se dieron cuenta de que sería más fácil si la mercancía y el grano se intercambiaran por metales: oro, plata y cobre. En última instancia, para que no fuera necesario para siempre pesar los metales para sus tratos y transacciones entre ellos (lo que es un dolor), decidieron que los distintos metales deberían ser divididos en unidades por las autoridades públicas y que estas unidades deberían ser selladas de acuerdo con el peso de cada una. Esta es la manera correcta y natural de usar el dinero que Aristóteles nos cuenta en el primer libro de la Política; esas otras maneras de hacer trampas para engañar a la gente fueron desarrolladas y descubiertas por hombres a los que no les importaba lo más mínimo la transparencia y la justicia. Pero incluso si el príncipe no está gravando las otras mercancías y no las reclama, a menudo toma una parte de la moneda; esto no significa que haya menos culpa en hacer esto, ni que sea menos una subversión de las leyes de la naturaleza y una mancha sobre ellas. Sin embargo, estos misteriosos esquemas inventados engañan a la mayoría de las personas con el resultado de que la enfermedad se siente con menos agudeza.

«¿Qué daño puede haber —dicen— si el príncipe se lleva la mitad o la cuarta parte para sí mismo, y si lo que sobra para los individuos se gasta en un valor que no es menor que el original? De hecho, usted compra ropa y comida como antes. ¿Dónde está la pérdida? Porque su dinero sólo se usa para comprar lo necesario». ¡Tan fácil es que la gente se deje engañar y tolere el envilecimiento de la moneda! Por lo tanto, el príncipe tiene más poder sobre la moneda que sobre otras mercancías. Las casas de moneda, los funcionarios de la Fábrica de la Moneda, sus operaciones y los burócratas están completamente en su poder y control. Debido a esto, es capaz de mezclar metales sin que nadie lo detenga, puede introducir una nueva moneda en lugar de la vieja estampada con una nueva marca, sin más honestidad que si estuviera dirigiendo las otras posesiones de sus ciudadanos hacia sí mismo con una fuerza flagrante.

Nos podríamos preguntar, ¿qué se debe hacer cuando un enemigo confiado desafía en la guerra? Añádase a eso el que es agresivo debido a una nueva victoria y fuerte en tropas y suministros, y cuando no hay dinero disponible para reclutar a un soldado o para pagarle un salario. ¿O supondrán que debe rendirse, y que todo tipo de desgracia debe ser soportada para que la moneda pueda permanecer intacta? Creo que hay que intentar todos los remedios posibles antes de que lleguen a la medida extrema de degradar la moneda. Pero si una gran crisis es apremiante y la seguridad de la gente está en peligro y los ciudadanos afectados no pueden ser forzados a entrar en un acuerdo por el cual el príncipe puede requisar las otras posesiones de sus súbditos para venir a ayudar al país en su momento de necesidad, sólo entonces será capaz de mezclar metales o cortar una porción del peso, pero con la condición de que el permiso para degradar llegue a su fin junto con la guerra y que la mancha no sea permanente, y entonces que el dinero malo que la necesidad les impuso sea inmediatamente entregado y retirado, y que la antigua moneda apropiada sea restaurada en lugar de la mala para aquellos que la tenían de buena fe.

Federico Augusto, el segundo de ese nombre, estaba sitiando a Faenza en Flaminia durante un invierno muy duro. No había dinero para el sueldo de los soldados, por todas partes los soldados se escabullían, y las unidades eran abandonadas continuamente. Levantar el asedio fue algo vergonzoso y serio, pero continuar con él fue difícil. Marcó el dinero hecho de cuero crudo con el valor de una moneda de oro, y con esta presunción salió del aprieto. Una vez que había tomado la ciudad como vencedor, cambió las monedas de cuero crudo por tantas monedas de oro como había prometido. La fuente es Collenutius en el Libro Cuatro de su Historia de Nápoles. Este ejemplo ha sido seguido en crisis similares desde hace mucho tiempo, pero también en tiempos recientes, y la acuñación de monedas a menudo hechas de piel, pero a veces incluso de papel, ha sido marcada sin daño ni reprimenda. Sin embargo, si un príncipe piensa que está dentro de su ámbito rebajar la moneda fuera de una de estas crisis sólo para llenar un déficit en su tesorería, algo que es más o menos siempre un problema, proclamo cierta destrucción —ni durará mucho el respiro— como demuestran las siguientes terribles aflicciones.

La primera consecuencia será el alto costo de todos los productos y alimentos, sin duda no menos de la cantidad que se habrá restado de la calidad de la moneda. Porque la gente no valora una moneda más de lo que la calidad y cantidad de metal permite, ni siquiera si hay leyes estrictas en contra de hacer esto. De hecho, en ese momento la gente se lamentará de haber sido engañada por una ilusión, y sentirá que la nueva moneda que ha sido sustituida por la antigua no vale tanto como la antigua cuando necesita muchos más recursos de los que solía necesitar para alimentar a sus familias. ¿O estamos dando falsas ilusiones en lugar de cosas que se ven claramente en la exactitud de nuestras crónicas? El rey Alfonso de Castilla, conocido como «El Sabio», tan pronto como se hizo con el control de la corona y las posesiones del reino, sustituyó la pepión por una moneda mala, llamada burgalesa, por el pepión, que era la moneda que se usaba en ese momento. Con el fin de aliviar el alto costo de las cosas que siguieron inmediatamente, estableció el valor de la mercancía con una nueva ley. Esta solución empeoró las cosas ya que nadie estaba dispuesto a vender al precio establecido. Y así, este esquema de fijación de precios se vino abajo desde el principio. El problema de los precios altos se prolongó durante un tiempo. Concluyo que el daño a la moneda fue la razón principal de la desafección del pueblo y de su sustitución por Sancho y su hijo antes del final de su vida. Como Alfonso era testarudo, en el séptimo año de su reinado recordó a la burgalesa e introdujo una moneda que se llamaba «negra» debido a la mala calidad del metal.9

Alfonso XI, de ninguna manera castigado por el ejemplo de su bisabuelo, también acuñó una moneda de metal que no era de alta calidad que llamaban novenes y coronados. Para que los precios de los alimentos y otros artículos no subieran, tomó la precaución de que una marca —es decir, dos tercios de una libra— de plata no valiera más maravedís de lo que valía antes (es decir, 125). Esta medida ineficaz, sin embargo, resultó ser una precaución inútil: la inflación siguió, el valor de la plata se disparó. Enrique II, hijo de este Alfonso, al ganar el trono tras el asesinato de su hermano, el rey Pedro, recurrió a esta solución para pagar los sueldos de sus soldados provinciales extranjeros (a los que debía su vida y su trono) porque sus cuentas estaban en un gran aprieto, ya que se habían agotado tanto el tesoro público como el personal. Quedaron dos tipos de monedas, reales y cruzados, sin duda valoradas por encima de la cantidad de metal que contienen. Hemos examinado los reales del rey Pedro y los de su hermano Enrique; de hecho, los de Pedro son de buena plata, como los que se acuñan en nuestros días en Castilla; los de Enrique son negruzcos, evidentemente con mucho cobre añadido. Para aliviar el aumento de los precios de las cosas que siguieron (junto con la consternación de la gente de las provincias), después de una nueva tasación, se vio obligado a restar dos tercios del valor de ambos tipos de monedas. Por lo tanto, las cosas que han sido soñadas tan ingeniosamente para salvarnos, frecuentemente caen en la otra dirección. ¡Oh, las mentes miopes y ciegas de los hombres!

Lo mismo le ocurrió al hijo de Enrique, el Rey Juan, es evidente en sus leyes. Porque, sin dinero a causa de las guerras que libró, primero contra los portugueses y luego incesantemente contra los ingleses, acuñó una moneda que llamó blanca para enviar el dinero que debía al duque de Lancaster, su rival por el trono, de acuerdo con el tratado que había firmado recientemente con él. Actualmente, los precios de los alimentos subieron. Para aliviar este problema, pronto redujo el valor de la nueva moneda a la mitad. Pero los altos precios no cesaron, como él mismo admitió en las Cortes de Burgos al año siguiente, en 1388. ¿Por qué debería sacar a relucir a los reyes que me siguieron? Encuentro que el mismo colapso se ha desarrollado a partir del mismo origen corrupto.

Demasiado para los precios altos.... De la primera surge otro problema: La actividad comercial, que en su mayor parte constituye riqueza pública y privada, se ve frenada por una moneda envilecida. La baja calidad de la moneda asusta claramente a los comerciantes y a sus clientes; los altos precios que se derivan de este problema también les asustan. Pero si el príncipe fijara los precios de las cosas por decreto (como siempre parece que sucede), en lugar de una cura, el problema empeoraría mucho más, ya que no hay nadie que acepte vender por ese precio, que es tan claramente injusto y no está a la altura de la valoración comúnmente reconocida. Una vez que la actividad comercial ha cesado, no hay ninguna categoría de problema que no le suceda a esa gente. Ciertamente, los provinciales se verán obligados a esforzarse de dos maneras: en primer lugar, debido a la ralentización de la compra y la venta, los ingresos de los que vive la mayoría de la población se paralizarán. Estas personas son en su mayor parte artesanos y personas cuyas esperanzas de una comida están en sus manos y en trabajar todos los días, que es lo que la mayoría de la gente hace. En segundo lugar, el príncipe se verá obligado a retirar completamente la moneda mala que es la causa del problema o a emitir una moneda que es peor con su valor anterior reducido. Así sucedió que en el reinado del rey Enrique II de Castilla, a pesar de ello, restó dos tercios del valor de su nueva moneda. Quienquiera que se encontrara sosteniendo ese dinero de repente descubrió que, por el poder de una palabra, lo que habían sido trescientas piezas de oro se habían reducido a no más de cien.

Parece que estamos bromeando. Dejemos de lado el pasado. Desde el momento en que dejó la Iglesia, Enrique, el octavo rey de Inglaterra con ese nombre, tuvo muchos problemas. Entre estos problemas, degradó la moneda. Porque lo que tenía una undécima parte de cobre mezclado se fue reduciendo gradualmente hasta el punto de retener sólo una sexta parte de plata. Con un nuevo decreto barrió el viejo dinero de los provinciales y lo cambió por el mismo número y peso de la nueva y degradada moneda. El pueblo permaneció en silencio mientras temía el salvajismo de ese hombre, que pensó en desangrar a sus ciudadanos como un juego. Pero después de su muerte, su hijo Edward hizo que el valor de esta moneda se redujera a la mitad. La hermana de Eduardo, Elizabeth, también restó otra mitad del valor restante una vez que ella ganó el trono. Así que era el caso que las personas que solían tener cuatrocientas piezas de oro en esa moneda lo habían reducido a cien una vez que se habían restado las tres cuartas partes del valor. Y el daño no se detuvo allí; esa moneda fue sacada de la circulación sin manera de restaurar la pérdida, un atraco escandaloso. Sanders, un erudito y en algún momento en el pasado un amigo mío, confirma esto hacia el final del Libro Uno de su libro On the English Schism.

Con la actividad comercial suspendida y, en consecuencia, con los provinciales agotados, el lamentable desastre de los impuestos reales saldrá a la luz. El príncipe será castigado en proporción a lo mucho que haya disfrutado de los beneficios de esa moneda. Porque no puede ser una buena situación para un rey tener un reino que está prácticamente luchando físicamente; ni los provinciales estarán en posición de ser estirados por el pago de impuestos. Además, los recaudadores de impuestos no aportarán tantos impuestos reales como antes. Leí que cuando el rey Alfonso XI de Castilla era niño, los funcionarios reales se vieron obligados a someterse a una auditoría; he deducido que todos los impuestos reales del año ascendían a 1.600.000 maravedíes. Esos maravedíes valían más que los nuestros y cada uno valía hasta diecisiete de los nuestros, todavía una cantidad innegablemente pequeña y risible. El escritor de la historia de ese rey describe cómo una de las dos causas de esta desastrosa situación fue la degradación de la moneda llevada a cabo por bastantes de los reyes anteriores. Evidentemente, con el estancamiento de la actividad comercial, los sujetos se vieron reducidos a un estado de penuria y fueron incapaces de aportar a la tesorería lo que normalmente habían aportado en tiempos normales.

¿Quién no se daría cuenta de que se trata de una enorme desventaja? ¿Quién no lo admitiría? ¿Preferirías entonces que hubiera un odio universal por parte de la gente que inevitablemente abrume al príncipe? ¿No es preferible ser amado a ser temido? En general, todas las fallas públicas son atribuidas a la persona a cargo. Felipe el Hermoso, rey de Francia, confesó justo antes de su muerte que se enfrentaba al odio del pueblo sin más motivo que el de que la moneda había sido degradada, y con sus últimas palabras ordenó a su hijo Luis «Hutin» que la cambiara. La fuente es Robert Gaguin. No leo en ninguna parte lo que hizo Louis, pero parece ser que las manifestaciones y el odio por parte de la gente no se calmaron antes de que Enguerrand de Marigny, el autor del asqueroso plan, fuera ejecutado públicamente, como la mayoría de los nobles instaron durante los procedimientos y toda la población aplaudió. No hay necesidad de mencionar el hecho de que el precedente sentado por este desastre no desanimó al hermano de Hutin, Carlos el Hermoso, ni a su primo mutuo y sucesor, Felipe de Valois, de pisar este mismo camino de degradación de la moneda en Francia; tampoco necesito mencionar la magnitud de la reacción pública. En su lugar, pongamos un límite al debate que se ha iniciado aquí. Me gustaría dar a los príncipes un último consejo: si quieren que su estado sea saludable, no toquen los cimientos primarios del comercio: las unidades de peso, medida y acuñación. Detrás de la apariencia de un arreglo rápido se esconde una estafa de muchas capas.

 

El artículo completo está disponible en el Quarterly Journal of Austrian Economics.

  • 9. La relativa negrura de una moneda indica su mala calidad al revelar su contenido de cobre. Cuanto más cobre contenga una moneda, más negra se volverá por oxidación.

He was the "extremist" contemporary of Molina and Suarez, Juan de Mariana (1536–1624). Mariana was born near Toledo, of poor and humble parents. He entered the great University of Alcala in 1553, shone as a student, and a year later was received into the new Society of Jesus. After completing his studies at Alcala, Mariana went to the Jesuit College at Rome in 1561 to teach philosophy and theology, and after four years moved to Sicily to set up the theology program at the Jesuit college there. In 1569, Mariana moved to teach theology at the great University of Paris, at the remarkably young age of 33. After four years, ill health forced him to retire to live in Toledo; ill health, however, often does not necessarily mean a short life, and Mariana lived to the then phenomenally ripe old age of 88.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire