Mises Wire

Home | Wire | Izquierdistas y nacionalistas: un conflicto fraternal en India

Izquierdistas y nacionalistas: un conflicto fraternal en India

  • India

Etiquetas Mercados libresSocialismoHistorial mundial

08/24/2022

En la actualidad, en India se está produciendo una lucha entre la llamada izquierda y la derecha. El nacionalismo está en auge, ya que el BJP (Bharatiya Janata Party) está en el poder, y a los que se oponen a ellos se les suele llamar izquierdistas o liberales, estos dos términos se utilizan muy a menudo de forma indistinta. El izquierdismo es conocido por el socialismo, el comunismo, el anarquismo, la socialdemocracia, etc. Estos son simplemente especies de colectivismo. La izquierda no puede negar el hecho de que son colectivistas, incluso están bastante orgullosos de ello. Pero los colectivistas siempre han sido antiliberales en la historia.

Si uno quiere implementarlo, entonces debe hacerlo con el sacrificio de la libertad individual. Así que llamar liberal a cualquiera con ideología de izquierda no es más que la acertada expresión de F. A. Hayek «El fin de la verdad».

Pero, esto no debería ser una sorpresa, estamos viviendo en un país que ha logrado mayores longitudes para acabar con muchas verdades. Los términos como «democracia», «igualdad», «justicia», «derechos», «laicismo» y «feminismo» han sido cambiados por lo completamente opuesto a su significado original. La política india está muy dominada o, más exactamente, completamente dominada por los colectivistas. Los nacionalistas que hoy están en el poder no son también liberales, sino otra forma de colectivistas.

Esta es la razón del título de este escrito, la izquierda y la derecha hoy en día en India son sólo dos hermanos que luchan para demostrar qué forma del sistema antiliberal debe prevalecer en este país. El fin de la verdad en India ha sido desde la independencia, ya sea en nuestras culturas y tradiciones creadas por el hombre o en nuestros libros de texto que estudiamos desde la infancia.

Antes, en India, sólo un partido dominaba a nivel central, pero ahora, como el otro lado de los colectivistas ha ganado poder, ahora podemos ver peleas entre los dos grupos/comunidades cada año. ¡El pueblo ahora se dedica a combatir colectivamente! Es de esperar que los intelectuales que apoyaban los medios estén ahora orgullosos de su intelecto viendo los fines. Puede parecer que estos dos bandos están enfrentados, pero también están muy unidos, unidos contra los liberales (los liberales originales).

En el individualismo todos dependen unos de otros, como un comprador necesita a un vendedor, pero el vendedor también necesita a un comprador. Por lo tanto, no es unilateral, sino que hay una dependencia mutua. Esto construye una sociedad cooperativa con personas responsables. Responsables porque la responsabilidad es algo que siempre va unido a la libertad de un individuo. El individualismo no consiste sólo en que «una persona pueda hacer lo que quiera», sino en que la gente pueda hacer lo que quiera y además sea responsable de ello.

Tendrán que afrontar las consecuencias de ello en consecuencia. Cuando una persona hace el trabajo de su voluntad, gasta a su gusto y vive a su estilo, entonces también tendrá que trabajar duro para encontrar ese trabajo, comprobar su restricción presupuestaria y gestionar su estilo de vida por su cuenta.

El colectivismo es un sistema en el que unas pocas personas deciden lo que es el bienestar para todos, ya sea en una comunidad, en una sociedad o a nivel de país. La sociedad no toma las decisiones, sino que lo hace la gente y en este sistema sólo lo hacen unos pocos. En estas decisiones muchas minorías pueden ser ignoradas también, también la gente va a ser controlada por un pequeño grupo como los robots. En la actualidad, en cierto modo, sólo somos robots, el mando a distancia está en el parlamento.

Los intelectuales y otros defensores del colectivismo podrían estar en desacuerdo en una creencia muy importante. La gente piensa que bajo este sistema se respetaría la opinión pública y la sociedad se basaría en ella, pero un intelectual que apoye este sistema podría no estar de acuerdo porque piensa que los pensamientos de las masas podrían estar basados en la propaganda o la ignorancia. Esto no es erróneo porque si salimos a tomar una muestra de gente preguntando si les gustaría que el banco central suministrara más dinero dándoselo a la gente entonces la mayoría podría estar de acuerdo pero cualquier economista sabría lo desastroso que sería eso. Por lo tanto, podemos decir que las opiniones del público no son siempre fiables. Pero a esto F.A. Hayek dijo algo conmovedor:

Desde luego, no justifica que ningún grupo de personas se arrogue el derecho de determinar lo que la gente debe pensar y creer.... Lo esencial para que cumpla su función de motor principal del progreso intelectual no es que todo el mundo pueda pensar o escribir cualquier cosa, sino que cualquier causa o idea sea argumentada por alguien. Así, mientras no se reprima la disidencia, siempre habrá quien cuestione las ideas que rigen a sus contemporáneos y ponga a prueba nuevas ideas mediante la argumentación y la propaganda. Esta interacción de individuos, que poseen conocimientos diferentes y puntos de vista distintos, es lo que constituye la vida del pensamiento.

Hoy, en la era de Internet, esto ha envejecido muy bien. Ahora millones de personas de todo el mundo pueden compartir sus pensamientos y, lo que es más importante, otros pueden responder a ellos también.

Un famoso argumento dice que el individualismo hace a la gente «egoísta». Un individuo que trabaja, que vive, que cuida de sí mismo sin perjudicar a nadie no es egoísta, sino que es una personificación. Es alguien que no necesita el gobierno ni su bienestar, sino la libertad. Pero podemos llamar al colectivismo una máquina que produce individuos egoístas, porque las consecuencias de los actos de uno las pagan todos.

Quién puede ignorar el hecho de cuánta corrupción sí/no registrada tiene nuestro sector público, los empleados allí no están robando el dinero del gobierno, sino que están robando el dinero de los contribuyentes, de aquellos que tienen que sacrificar su dinero duramente ganado. La inflación provocada por el banco central también es una forma de robar los ahorros de la gente. La progresividad del impuesto sobre la renta y la regresividad de los impuestos indirectos son también muy inmorales e injustas para los ciudadanos.

Está surgiendo otro argumento que dice que el capitalismo de libre mercado es también una forma de colectivismo; esto puede parecer interesante pero la razón no lo es. Dicen que los trabajadores trabajan colectivamente y que hay un líder/gerente/dueño que como un dictador los manda y los explota. Las mismas personas que viven en su mundo de ensueño no reconocen que el empresario y el trabajador realizan un intercambio voluntario, que los trabajadores no están obligados a trabajar en una empresa determinada, que existe un acuerdo entre el empresario y el trabajador y que se firma un contrato como prueba de ese acuerdo.

Las personas pueden trabajar juntas, pero lo que hacen después y antes de su trabajo es algo que se les deja a ellos. Es cierto que en caso de tener menos opciones tendrá que enfrentarse a problemas, pero el capitalismo de libre mercado puede potenciar más la competencia cuando en un mercado hay libertad de los actores para entrar y salir con un sistema de precios que funciona por sí mismo asegurando la soberanía del consumidor.

¿Colectivismo cero? No es una mala opción, pero India debería restringirlo todo lo que pueda, en realidad estamos bastante lejos de eso. Aquí la gente piensa como los políticos quieren que piensen. En India el autoritarismo, el comunalismo, el castismo, el nacionalismo, etc. son una muestra de lo compacto que es el colectivismo para este país. Aquí, si uno pertenece a una determinada comunidad/sociedad y no sigue las normas, entonces se convierte en injusto o es inaceptable para la sociedad, o cuando la persona que se ocupa de sus asuntos y no hace daño a nadie viola una «ley», entonces se convierte en un criminal. Por lo tanto, en lugar de pensar en cuánto colectivismo es necesario, deberíamos empezar a eliminarlos en la sociedad y elevar más la paz, la cooperación, la libertad y la independencia.

La educación pública es aceptable porque la educación es necesaria. Para entrar en la competencia, la gente requiere la educación como el arma más grande, pero viendo la historia de la educación pública india al igual que otros programas de bienestar con la ineficacia, la corrupción, la baja calidad, etc. Tampoco son dignos de confianza. Para ello, hay que fomentar más el bienestar privado que ha sido restringido por el Estado, considerar el concepto del impuesto negativo de Friedman o una red de seguridad por la que un individuo es capaz de competir satisfaciendo sus necesidades básicas.

India es un país que tiene un gran legado de Unidad en la Diversidad. Especialmente en un país como el nuestro, es necesario un sistema que pueda hacer frente a la heterogeneidad de la sociedad. Este legado está siendo tratado de romper por un grupo de un pequeño número de personas en el país y podemos reconocer que lo están logrando muy bien también. El antiliberalismo está en auge en India, para abandonarlo la gente debería primero aprender a identificar a los verdaderos liberales.

Author:

Contact Yash Dubey

Yash Dubey is currently doing his masters in economics from University of Hyderabad and did his Bachelor's from Galgotias University in India. He has a strong interest in Austrian Economics. His blog site is Eco-Binge.com.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock