Mises Wire

Home | Wire | Esto no es una recesión, es un cierre del sector privado impuesto por el gobierno

Esto no es una recesión, es un cierre del sector privado impuesto por el gobierno

  • recess

Etiquetas Libertad económicaEconomía global

03/30/2020

Los economistas y analistas de Wall Street usan la palabra recesión para describir el inminente desplome de la producción de la economía estadounidense. Vamos a señalar desde el principio que los economistas, exhibiendo el típico vacío de su ciencia fallida, ni siquiera pueden ponerse de acuerdo en la definición de recesión.

Sin dejarse intimidar por la falta de definición, los genios de Goldman Sachs y de otros lugares de Wall Street no tienen restricciones para predecir la inminente llegada de la condición que no pueden describir.

Como siempre, la gente entiende la condición que los economistas no pueden ni siquiera describir en teoría. Entienden los empleos y salarios perdidos, la reducción de la actividad en los negocios donde trabajan. Entienden que hay menos turnos, menos horas, un sueldo menor, o despidos o permisos, el desempleo, y la necesidad de pedir al gobierno limosnas para salir adelante y alimentar a sus familias, cuando preferirían estar ayudándose a sí mismos. Entienden la incertidumbre y la perturbación. Sienten el miedo de no conocer su propio futuro económico. Las recesiones, como toda la economía, se experimentan subjetivamente en la mente humana, en los individuos, en las familias, en las comunidades.

Tenemos un entendimiento de por qué las recesiones ocurren cíclicamente (aunque los economistas no pueden estar de acuerdo, por supuesto). El crecimiento de los negocios, lo opuesto a la recesión, es impulsado por el ahorro y la inversión en nueva capacidad, máquinas nuevas y más productivas, nuevos programas informáticos, nuevas carreteras, barcos más grandes y todo el capital que la gente pone a trabajar para producir más bienes y servicios. La inversión es una apuesta calculada en el tiempo: si una empresa gasta este dinero ahora en la nueva producción que se producirá en el futuro, calcula un rendimiento positivo de esa inversión. Las recesiones ocurren cuando los gobiernos se interponen y distorsionan el cálculo. Emiten demasiado crédito a un precio demasiado bajo, y el cálculo de la empresa falla. El bajo costo del crédito introducido en el cálculo de la inversión da un falso positivo. Cuando la inversión se lleva a cabo realmente, no da el beneficio esperado. Los proyectos se cierran. Se pierden empleos.

Hemos visto este ciclo muchas veces. El cálculo de la inversión fallida puede aplicarse a las empresas punto com (2000), a las hipotecas de viviendas (2008), o a uno o más de muchos otros sectores. Típicamente, la mala inversión se sacude rápidamente y el crecimiento económico se reanuda.

Pero espera. La recesión que se avecina en 2020, tan fría e insensiblemente computada en la nube por Goldman Sachs, no es así. Estamos a punto de entrar en una desaceleración de la producción, un colapso, en realidad, no porque algunas empresas calcularon mal sus inversiones, sino porque el gobierno intervino drásticamente y sin previo aviso para cerrar todas las empresas. ¿Cómo lo hicieron? Quitándole las libertades a la gente cuya energía y aplicación impulsan el crecimiento económico. El gobierno les dijo que se quedaran en casa. No vayan a trabajar. No vayan a los bares, restaurantes y cines. No lleven a sus hijos a la escuela. No construyan autos o aviones o computadoras o casas. No ofrezcan hospitalidad en los hoteles. No hagas las tareas que constituyen una economía en crecimiento, donde todos los que trabajan sirven a todos los que consumen y todos prosperan.

Dejemos de lado por el momento el monumental error que cometimos al permitir que el gobierno lo hiciera: retirar nuestras libertades económicas con consecuencias tan perjudiciales. Tratemos de entender el pensamiento y las motivaciones detrás de este tsunami de arrogancia gubernamental.

En primer lugar, se basa en el peor error del gobierno: la planificación central. A pesar de todas las repetidas pruebas en sentido contrario, y a pesar de sus interminables fracasos, los gobiernos creen que pueden predecir y cambiar la dirección del futuro basándose en la modelización matemática de la condición humana. Los modelos se calculan utilizando las propias suposiciones de los expertos del gobierno, logrando así una circularidad autorreferencial. Tienen razón, porque tienen razón.

En el caso que nos ocupa, los expertos gubernamentales aportan una amplia gama de supuestos no comprobados sobre la incidencia de los coronavirus y las tasas de infección y el intercambio de infecciones entre individuos. Llegan a predicciones de infección para la población. Los resultados y predicciones de los modelos fluctúan mucho, por lo que eligen el peor caso.

El segundo paso es el gran salto desde la salida teórica de los modelos a la fantasía de que se puede tomar una acción gubernamental contra la gente real para cambiar las entradas del modelo. ¿Las tasas de infección son demasiado altas? Ordenar a la gente que cambie su comportamiento para no acercarse más de dos metros (otra suposición de algún modelo en algún lugar). Dígales que se queden en casa y abandonen toda actividad económica. Bloquee el estado. Bloquea el país.

¿Por qué están haciendo esto? Porque pueden. En realidad no han dado una razón. ¿Para salvar vidas? ¿De quiénes? ¿Por qué ahora y no en las anteriores temporadas de gripe, que son mucho más mortíferas? ¿Para reducir la presión sobre el sector sanitario? Encuentra otras formas de hacerlo. ¿A quién se le ha preguntado si quiere sacrificar su sustento a cambio de una probabilidad teóricamente reducida de una infección por COVID-19? Tienen los modelos, y tienen el poder político para darnos órdenes. El control y el poder sobre los individuos es la única justificación.

Peor aún, esta escalada en el poder del gobierno, que ha llegado al punto en el que pueden ordenarnos que no salgamos de nuestras casas y hacer cumplir la orden a punta de pistola, será irreversible. No podremos olvidar lo que nos hicieron. Quedará grabado en la historia de forma indeleble. Los gobiernos señalarán esta instancia para justificar futuras y peores instancias.

Debemos empezar a resistir.

Reimpreso de LewRockwell.com.

Author:

Hunter Hastings

Hunter Hastings is a member of the Mises Institute, Business Consultant, and co-chair of the Rescue California Educational Foundation. He is also host of the Economics for Entrepreneurs podcast. You can find Hunter’s writings on entrepreneurship at hunterhastings.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here