Mises Wire

Home | Wire | ¿Era Hitler realmente de derecha?

¿Era Hitler realmente de derecha?

  • Hitler

Etiquetas Guerra y política exterior

¿Era Hitler realmente «de derecha»? El publicista germano-británico Sebastian Haffner, autor de uno de los ensayos más notables sobre Adolf Hitler, ha señalado que la única oposición que realmente podría haber llegado a ser peligrosa para Hitler procedía de la derecha: «Desde su perspectiva, Hitler era de izquierdas. Esto nos hace pararnos a pensar. Ciertamente, no se puede clasificar a Hitler tan fácilmente en la extrema derecha del espectro político, como mucha gente tiene la costumbre de hacer.»

De hecho, la única oposición efectiva a Hitler, representada por fuerzas conservadoras y en parte también monárquicas como Ludwig Beck, Franz Halder, Hans Oster, Erwin von Witzleben, Carl Friedrich Goerdeler, Johannes Popitz, el conde Peter Yorck von Wartenburg y Ulrich von Hassell, se situó a su derecha. El sociólogo germano-británico Ralf Dahrendorf ha señalado el dilema de la resistencia alemana a Hitler, que, aunque ciertamente fue muy moral, no supuso un paso adelante en el camino de la sociedad alemana hacia una constitución de la libertad:

Lo que es aún peor es que fue Hitler quien efectuó esa transformación de la sociedad alemana que fue la única que hizo posible la constitución de la libertad, mientras que la resistencia a su régimen apareció en nombre de una sociedad que no podía servir de base más que para un régimen autoritario.

El intento de asesinato de Hitler el 20 de julio de 1944, y las persecuciones desencadenadas por su fracaso, significaron, según Dahrendorf, «el fin de una élite política».

Antes de unirse al Partido Obrero Alemán (más tarde el NSDAP), Hitler estaba en la izquierda del espectro político, como sabemos hoy. Desde el principio de sus actividades políticas, Hitler tuvo que enfrentarse a la acusación de la derecha de que era un «bolchevista» o comunista, al igual que tuvo que enfrentarse a la acusación de la izquierda de que era un lacayo del capitalismo monopolista. En un discurso programático que Hitler pronunció el 13 de agosto de 1920, se opuso a la acusación de que era comunista. Por un lado, se quejó, la gente decía: «Si defiendes lo que está en tu programa, eres un comunista»; por otro lado, se le denunciaba como un «archirreaccionario» y un «retrógrado completamente contaminado militarmente».

Hitler nunca se describió a sí mismo como un político de derechas, sino que siempre criticó en la misma medida a los movimientos y partidos políticos de izquierdas y de derechas. Son típicos, por ejemplo, los siguientes pasajes del informe sobre un discurso pronunciado por Hitler el 26 de octubre de 1920:

Ahora Hitler se dirigió a la derecha y a la izquierda. La derecha nacional carecía de un concepto social, la izquierda social de uno nacional. Amonestó a los partidos de derecha: si quieren ser nacionales, ¡bajen a su pueblo y dejen de lado toda esa presunción de clase! A la izquierda la llamó: ustedes que han declarado su solidaridad con todo el mundo, muestren primero su solidaridad con sus propios camaradas nacionales, ¡conviértanse primero en alemanes! ... ¡Ustedes que son verdaderamente revolucionarios, vengan a nosotros y luchen con nosotros por toda nuestra nación! Su lugar no está allí como pastores del capital internacional, sino con nosotros, con su nación.

En una carta escrita el 6 de septiembre de 1921 al líder del grupo del distrito de Hannover del NSDAP, Hitler declaró que el partido no se construía mediante fusiones con otras agrupaciones nacional-populares, sino ganando las fuerzas de la extrema izquierda y la extrema derecha: «Lo que necesitamos es atraer a masas poderosas, preferiblemente de la extrema izquierda y la extrema derecha.»

Cuando recordaba la época de la lucha en sus monólogos a su círculo íntimo el 30 de noviembre de 1941, dijo «Mi partido en ese momento estaba formado por un noventa por ciento de personas de la izquierda. Sólo podía utilizar a gente que había luchado». Sin duda era una exageración, pero sabemos, gracias a los recientes análisis de las listas de miembros del NSDAP realizados por el politólogo Jürgen W. Falter, que el 40 por ciento de los miembros del Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores eran efectivamente trabajadores. Lo mismo ocurre con los votantes del partido.

Hitler no se consideraba ni de izquierdas ni de derechas, sino que quería superar ambos extremos—pero no situándose en el «medio», sino formando un nuevo extremo en el que ambos quedaran abolidos. El 26 de mayo de 1944, dijo:

En aquella época las definiciones de ambos términos eran diametralmente opuestas. Entonces uno estaba en el lado derecho de la barricada y el otro en el izquierdo, y yo me metí justo en medio de estos dos combatientes, es decir, me subí a la propia barricada, y por lo tanto fui naturalmente tiroteado por ambos. Intenté definir un nuevo término bajo el lema de que, al final, el nacionalismo y el socialismo son lo mismo bajo una condición, a saber, que la nación se traslade al centro de todos los deseos.... En aquellos días tuve fuertes batallas tanto de la izquierda como de la derecha.

Sabemos, sin embargo, que Hitler no procedió contra la izquierda de la misma manera que contra la derecha. Algunos monárquicos dedicados también fueron entregados a los campos de concentración en algunos casos, y algunas fuerzas burguesas conservadoras, como los socios de Franz von Papen, Herbert von Bose y Edgar Julius Jung, fueron fusilados junto con los líderes de las SA el 30 de junio de 1934. En el balance, sin embargo, es incontestable que los comunistas y los socialdemócratas tuvieron que soportar los mayores sacrificios.

Sin embargo, esto no tiene nada que ver con la preferencia de Hitler por la derecha —sino todo lo contrario. Consideraba a las fuerzas de la derecha y de la burguesía como cobardes, débiles, sin energía e incapaces de cualquier resistencia, mientras que suponía que la izquierda tenía las fuerzas valientes, corajudas, decididas y, por tanto, peligrosas. Y para él éstas eran más atractivas que los elementos conservadores, a los que despreciaba y básicamente ya no tomaba en serio como oponentes.

Sin embargo, esta apreciación ideológica errónea iba a ser vengada, porque no fueron los comunistas los que se convirtieron en un peligro para Hitler. Éste había convencido a muchos de ellos para que se convirtieran en fervientes partidarios del nacionalsocialismo. Otros ofrecieron resistencia, pero nunca supusieron una amenaza para el gobierno de Hitler. Los verdaderos peligros provenían de otras fuerzas, de conservadores como Carl Friedrich Goerdeler, Ulrich von Hassell y Johannes Popitz, que sólo pueden describirse como reaccionarios extremos, y de monárquicos como Hans Oster y Wilhelm Canaris. Al menos a partir de 1938, estas fuerzas emprendieron una conspiración y una oposición sistemáticas que no estaban en absoluto condenadas al fracaso desde el principio.

Sólo hacia el final de su vida, cuando apreció el fracaso total e irreversible del Tercer Reich, Hitler reconoció que había sido un error proceder unilateralmente contra las fuerzas de la izquierda y perdonar a las de la derecha. En una conferencia de los líderes de la gau, el 24 de febrero de 1945, dijo, como relata su ayudante Nicolaus von Below: «Liquidamos a los combatientes de clase de la izquierda, pero desgraciadamente nos olvidamos entretanto de lanzar también el golpe contra la derecha. Ese es nuestro gran pecado de omisión». Como sabemos por numerosos comentarios a su círculo íntimo, Hitler admiraba a José Stalin porque había actuado sistemáticamente contra las viejas élites. Y su admiración por Stalin iba acompañada de una creciente admiración por la economía planificada por el Estado en la Unión Soviética, que, en opinión de Hitler, era muy superior a la economía liberal de mercado.

En vista de su fracaso, Hitler buscó una explicación a su derrota y reconoció que su alianza con las fuerzas burguesas y de derecha —sin la cual, sin embargo, nunca habría llegado al poder— era irreconciliable a largo plazo con la política revolucionaria radical que había concebido. Y no se había «olvidado» de lanzar «el golpe contra la derecha», sino que, basándose en sus premisas ideológicas, simplemente no había creído necesario —al menos hasta el intento de asesinato del 20 de julio de 1944— proceder contra sus oponentes de la derecha, a los que despreciaba por ser débiles, faltos de energía y cobardes. Además, a la vista de los planes de guerra que perseguía Hitler, proceder contra la derecha, que desempeñaba un importante papel en el mundo de los negocios, el ejército y la administración pública, difícilmente habría sido posible, sobre todo porque con ello habría provocado una peligrosa «guerra en dos frentes» en la política interior.

Con resignación, Hitler declaró en su testamento político:

Como no teníamos la élite que habíamos previsto, tuvimos que conformarnos con el material humano que teníamos a mano. Los resultados son los esperados. Como el concepto mental no coincidía con las posibilidades prácticas de aplicarlo, la política de guerra de un Estado revolucionario como el Tercer Reich se convirtió necesariamente en la política de un pequeño burgués reaccionario.

Author:

Rainer Zitelmann

Rainer Zitelmann is a historian and the author of the recently published book Hitler’s National Socialism

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikimedia Commons
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here