Mises Wire

Home | Wire | En defensa del especulador

En defensa del especulador

  • grain

Etiquetas Auges y caídas

09/18/2021

En opinión de la mayoría de los analfabetos económicos, los especuladores no hacen el pan, no suministran medicamentos, se ausentan cuando se trata de trabajar en el taller, no enseñan matemáticas ni violonchelo. Por tanto, son parásitos de otros que sí suministran esos bienes y servicios cotidianos tan necesarios.

He aquí una cita de la vida real de alguien que realmente debería saber más sobre este asunto. «Estos operadores de alta frecuencia... ganan enormes cantidades de dinero, miles de millones y miles de millones de dólares, y no hacen nada de valor social para la economía», dijo Len Burman, codirector del Centro de Política Fiscal, un proyecto conjunto del Urban Institute y la Brookings Institution. «Son algo así como el equivalente moderno de sacar centavos de la caja».

En opinión de John Kemp, analista de mercado de Reuters, «los productores y consumidores de materias primas llevan mucho tiempo culpando a los "especuladores de distorsionar unos precios que deberían ser fijados por la oferta y la demanda físicas"».

Será una noticia de ayer que el especulador está siempre bajo el ataque de los guerreros de la justicia social. Si Bernie Sanders aún no ha arremetido contra este tipo de actividad de mercado, puede apostar sus botas a que está en su lista de tareas.

No, hay uno y sólo un seguro contra la variabilidad de las fortunas económicas: el especulador. Consideremos los siete años de abundancia y los siete años de escasez de la historia bíblica. En el primer período, la oferta era grande en relación con la necesidad (el tamaño del estómago) y, por tanto, los precios eran relativamente bajos. ¿El secreto de la especulación? Comprar barato y vender caro. Así, durante la primera época, los años de abundancia, el especulador compra alimentos y los hace guardar en graneros y graneros. De este modo, eleva el precio bajo y reduce la cantidad más que suficiente disponible para el consumo; gracias a su participación en el mercado, los precios son ahora más altos de lo que hubiera sido el caso, y los suministros (cuando no son realmente tan necesarios) se reducen. Así, este empresario empieza a reducir las oscilaciones tanto del precio como de la cantidad.

¿Qué sucede durante los siete años de escasez, después? Ahora las cosechas se han marchitado. La cantidad disponible es baja. Los precios son altos. La gente está ahora desesperada por comer. En este momento, el especulador «se aprovecha» de la situación y desembolsa el grano que había estado ahorrando. Al añadir esta oferta adicional, aumenta la baja cantidad disponible y reduce los altos precios, continuando con sus actividades de búsqueda de beneficios. Esto tiene el feliz efecto de disminuir las variaciones de precio y cantidad. Los precios son ahora más bajos de lo que habrían sido de no ser por sus esfuerzos, y las cantidades son mayores, exactamente cuando más se necesitan. (Los analfabetos económicos le condenan rotundamente por explotar a los pobres necesitados de alimentos, proporcionándoles sustento, pero eso es un asunto totalmente distinto).

Así, vemos que si queremos salvarnos de la «precariedad», el especulador de la libre empresa es nuestro ángel de la guarda.

Pero supongamos que este merecedor se equivoca y compra caro y vende barato. Entonces, ¿no desestabilizará los mercados, aumentando los precios altos, reduciendo los bajos y haciendo lo contrario con las cantidades de bienes? Es decir, ¿no degollará los alimentos durante los años de vacas gordas, cuando apenas se necesitan, y comprará para almacenarlos los granos en los años de vacas flacas, cuando se necesitan desesperadamente? Sí, en efecto, actuará exactamente al revés que el especulador exitoso que acabamos de considerar. Pero cada vez que lo haga, perderá dinero, y tendrá menos riqueza con la que seguir haciéndolo. Si se equivoca en sus actividades comerciales una vez demasiado a menudo, irá a la quiebra y será incapaz de volver a aumentar las oscilaciones. Por el hecho de que el mercado libre castiga al espectador ineficaz de esta manera, y premia a los exitosos que reducen las oscilaciones salvajes, podemos estar seguros de que esta institución acudirá a nuestro rescate en este sentido.

En cambio, cuando el gobierno especula —y también lo hace—, todo está perdido. Puede seguir su camino, desestabilizando los mercados, sin sufrir ninguna repercusión grave. Todas las pérdidas se sufragan con los impuestos que se cobran a los ciudadanos.

Publicado con permiso del autor.

Author:

Contact Walter Block

Walter Block is the Harold E. Wirth Eminent Scholar Endowed Chair in Economics at Loyola University, senior fellow of the Mises Institute, and regular columnist for LewRockwell.com.

Click here to see an extensive online compendium of Dr. Block's publications.

Click here for a complete list of Dr. Block's books.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire