Mises Wire

Home | Wire | El régimen chino ha hecho que los problemas de China sean mucho peores

El régimen chino ha hecho que los problemas de China sean mucho peores

  • xi
0 Views

Tags Subsidios CorporativosSaludSocialismo

03/21/2020

Videos horribles de China, subidos con gran riesgo personal, exponen las mentiras comunistas y el mal manejo del brote de COVID-19. El mal manejo de la salud pública por parte del régimen centralizado chino es sólo el último ejemplo de cómo el régimen cree que el control, el secreto y la centralización son las soluciones a casi cualquier problema.

Los ejemplos se extienden mucho más allá de la actual crisis del coronavirus.

El milagro económico chino que no fue

Al igual que Estados Unidos, China respondió a la crisis de 2008 con un aumento de su balance. Sin embargo, China fue mucho más lejos, como Ronald-Peter Stöferle y Mark J. Valek explicaron en 2018:

Mientras que en los Estados Unidos el total del balance del sistema bancario aumentó en 4.000 millones de dólares en los años posteriores a la crisis financiera mundial, el balance del sistema bancario chino se expandió en 20.000 millones de dólares en el mismo período. Como referencia: Esto es cuatro veces el PIB japonés.

A un ritmo mayor que la mayoría de las naciones de la Tierra, China inundó los mercados crediticios, distorsionando la economía local al obligar a los fabricantes chinos a responder a una demanda planificada por el Estadio y al expandir el capitalismo clientelista, haciendo más probable que los negocios se arraigaran en el país si estaban conectados con el Partido Comunista.

Como el economista y profesor Per Bylund escribió en The Observer, en una economía al estilo chino, la influencia con el gobierno «tiene un peso significativamente mayor que la creación de valor real, y los consumidores tienen poco que decir en qué proyectos tienen prioridad».

Esta dependencia excesiva de los acuerdos respaldados por el gobierno debilitó la economía china al obligar a los chinos comunes a conformar un mercado laboral distorsionado.

Acribillado por las malas inversiones producidas por las políticas de crédito fácil del gobierno, el país está viendo «fábricas deficitarias, con exceso de capacidad de producción [y] empresas 'zombis' insolventes» dominar el medio ambiente, como explicó Claudio Grass.

A medida que la población china comienza a envejecer y la economía planificada del Partido Comunista comienza a desmoronarse, los crecientes centros urbanos como Wuhan, en el corazón de la provincia de Hubei en el centro de China, se enfrentan a una serie de problemas causados por la distorsión del mercado.

Con los trabajadores de las fábricas de automóviles y los miembros de una industria siderúrgica lisiada y respaldada por el Estado que tratan de sobrevivir en el entorno reducido, los chinos comunes de Wuhan se encuentran viviendo en un centro urbano superpoblado y altamente contaminado donde algunas estimaciones sugieren que hasta el 10% de la población está desempleada.

A pesar de la creciente densidad de población, las oportunidades de negocio no se materializaron y Wuhan se convirtió en un entorno propicio para la rápida propagación de los patógenos. Tanto es así que a principios de 2018 los investigadores habían empezado a advertir sobre la relación entre la peligrosa mezcla de contaminantes atmosféricos que se encuentra en ciudades como Wuhan y las tasas de mortalidad cada vez más elevadas.

Desafortunadamente para el pueblo chino, la economía administrada por el gobierno no sólo se había vuelto tóxica debido al gran número de fábricas subvencionadas que bombeaban gases venenosos al aire.

En una entrevista con Bill Sardi, El Dr. Lawrence Broxmeyer, del Instituto de Investigación Médica de Nueva York, explicó que mucho antes del nuevo brote de coronavirus, los residentes de Wuhan ya sufrían una epidemia de tuberculosis que se había extendido durante los meses de invierno entre 2004 y 2013:

Entre las condiciones [el investigador chino Xiaobing Yang] atribuidas al aumento de la transmisión de la tuberculosis en el invierno estaba el hacinamiento en interiores, la subsiguiente deficiencia de vitamina D e incluso la contaminación del aire. La contaminación atmosférica cada vez más severa en Wuhan, impulsada por la afluencia de empresas extranjeras y el mayor uso de la incineración para la eliminación de residuos, dio lugar a una niebla visible tan espesa que redujo la visión periférica ya en junio de 2012.

Con el paso de los años y el crecimiento de la población Wuhan, la demanda de alimentos se disparó.

Con los agricultores presionados para proveer de aves de corral y cerdos a los 11 millones de habitantes de Wuhan, se ampliaron las granjas. A medida que las granjas crecían, producían mayores cantidades de residuos.

Para 2015, Wuhan tenía cinco grandes plantas de incineración de residuos en uso y ya estaba planeando construir más. En 2018, un inesperado susto sanitario obligó a los agricultores a deshacerse de mucho más que el estiércol de los cerdos:

Para julio de 2018, catorce grandes granjas de cría de cerdos en Wuhan, con una producción porcina anual combinada de 1,5 millones de cerdos, unieron sus inversiones con la intención de sacrificar 2 millones de cerdos al año. China por sí sola representaba más de la mitad de la población porcina mundial. Eso fue hasta que otro supuesto virus (la peste porcina africana) se propagó por toda China que no tenía cura y una tasa de supervivencia casi nula para los cerdos infectados, y que, para agosto de 2019, prácticamente había eliminado el 40% de toda la población porcina de China, incluidos los de Wuhan.

Con un cuarto de los cerdos del mundo muriendo en sólo un año, explicó Broxmeyer, es probable que muchos de los cerdos enfermos fueran incinerados. Una vez que los patógenos se transmiten por el aire, explicó más tarde en la entrevista, los seres humanos se vuelven muy vulnerables a ellos.

Si esta cronología de acontecimientos ayudó a crear las condiciones para una tormenta perfecta, la respuesta del Partido Comunista a los acontecimientos que se desarrollaron a finales de 2019 ayuda a explicar por qué el enfoque del gobierno chino a la gestión de la economía y la atención sanitaria no sólo ayudó a crear este lío, sino que en realidad hizo que las cosas fueran mucho, mucho peores.

La respuesta del régimen chino a COVID-19

Al igual que ha hecho con la economía china, el Partido Comunista de China ha convertido el sistema de salud chino en una estructura gubernamental, poniendo la mayoría de las vidas en manos de los hospitales y centros de salud públicos.

El hecho de que los ciudadanos y contribuyentes chinos tengan tan poca influencia a través de los procesos del mercado o de las instituciones gubernamentales no ha hecho sino empeorar la situación.

Aunque no se parece al sistema de pagador único que tanto le apasiona a Bernie Sanders, el Partido Comunista ha expandido el seguro médico subsidiado por los contribuyentes en todo el país durante los últimos quince años.

Cuando se notificaron los primeros casos del nuevo coronavirus y los residentes chinos pidieron ayuda a sus benévolos funcionarios públicos, la fragilidad del sistema de salud pública chino quedó al descubierto para que todos lo vieran.

Las largas colas, la escasez de médicos, el alto costo de los medicamentos y una lista de otras cuestiones han empujado a los pacientes chinos a inundar los medios de comunicación social con quejas, o al menos a intentarlo.

Para invertir el curso y salvar las apariencias, el gobierno chino hizo lo que cualquier régimen autoritario socialista haría ante un desastre: encerrar a la gente por la fuerza, imponer toques de queda e incluso expedir documentos tipo pasaporte a algunos hogares permitiendo que sólo un miembro de la familia saliera cada dos días para hacer la compra y cosas por el estilo.

Llamar a las puertas de las personas para comprobar si los miembros de la familia estaban enfermos también se convirtió en algo habitual en algunas regiones, ya que las autoridades se ponían en contacto con las personas que habían viajado al epicentro del brote en los últimos meses.

Mientras tanto, Trump promete que todo está bajo control en casa mientras los funcionarios del gobierno se apresuran a desarrollar un segundo kit de prueba de coronavirus que realmente funcione. Por su parte, los conglomerados mediáticos estadounidenses han pregonado cómo la respuesta del gobierno chino podría haber sido más efectiva si no fuera por los «vendedores de la teoría de la conspiración», mientras que asignan la culpa del esperado colapso económico a Trump.

La realidad es que Trump no tiene la culpa de la lenta respuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades al coronavirus, y ciertamente no va a ordenar a los funcionarios del gobierno que saquen a la gente de sus coches y la lleven a un confinamiento solitario en los hospitales públicos.

Nada que ver aquí

Después de que el gobierno chino vio sus fragilidades expuestas a lo largo y ancho por el brote del coronavirus COVID-19, pareció embarcarse en una misión para trasladar la culpa de sus fracasos.

Un grupo de investigadores médicos chinos está ahora señalando con el dedo a los Estados Unidos, afirmando que un individuo que vino a Wuhan propagó el virus a los trabajadores del Mercado Mayorista de Mariscos de Huanan en noviembre, iniciando la reacción en cadena que hizo de Wuhan el epicentro de la crisis sanitaria.

Este «paciente cero» desconocido, según el estudio, procedía de otro país, lo que provocó especulaciones de que los autores se referían a los Estados Unidos.

En cualquier caso, es evidente que la ciudad de Wuhan, densamente poblada y muy contaminada, se hizo mucho más vulnerable a una amenaza sanitaria de proporciones pandémicas debido a las medidas aplicadas por el Estado chino.

A través de la expansión del crédito, el capitalismo de amigos y la imposición de instituciones de salud pública que distorsionan el mercado, los ciudadanos chinos se ven acorralados y obligados a recurrir a servicios inadecuados respaldados por el gobierno en un intento desesperado por sobrevivir.

Author:

Alice Salles

Alice Salles was born and raised in Brazil but has lived in America for the past ten years. She now lives in Compton, California, and writes for The Advocates for Self-Government, Liberty Conservative, and Anti-Media.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire