Mises Wire

Home | Wire | El poder de la Fed sobre la inflación y los tipos de interés se ha exagerado enormemente

El poder de la Fed sobre la inflación y los tipos de interés se ha exagerado enormemente

  • empty pool

Etiquetas Auges y caídas

06/30/2021

Está muy extendida la idea de que el banco central es un factor clave en la determinación de los tipos de interés. Según el pensamiento popular, la Fed influye en los tipos de interés a corto plazo al influir en la liquidez monetaria de los mercados. Mediante la inyección de liquidez, la Fed hace bajar los tipos de interés a corto plazo. A la inversa, al retirar liquidez, la Fed ejerce una presión al alza sobre los tipos de interés a corto plazo.

El pensamiento popular también sugiere que los tipos a largo plazo son la media de los tipos de interés a corto plazo actuales y previstos. Si el tipo a un año de hoy es del 4% y se espera que el tipo a un año del año siguiente sea del 5%, entonces el tipo a dos años debería ser del 4,5% ((4 + 5)/2 = 4,5%). Por el contrario, si el tipo a un año de hoy es del 4% y se espera que el tipo a un año del año siguiente sea del 3%, entonces el tipo a dos años de hoy debería ser del 3,5% (4 + 3)/2 = 3,5%.

Por lo tanto, parece que el banco central es la clave en el proceso de determinación de los tipos de interés. Sin embargo, ¿es este el caso?

Las preferencias temporales de los individuos y los tipos de interés

Son las preferencias temporales de los individuos y no el banco central las que tienen la clave en el proceso de determinación de los tipos de interés.

Un individuo que sólo tiene los recursos suficientes para mantenerse con vida es poco probable que preste o invierta sus escasos medios. Es probable que el coste de prestar o invertir para él sea muy alto; incluso podría costarle la vida considerar el préstamo de parte de sus medios. Por lo tanto, es poco probable que preste o invierta, aunque se le ofrezca un tipo de interés muy alto. Una vez que su riqueza empieza a crecer, el coste de prestar o invertir empieza a disminuir. Destinar parte de su riqueza a prestar o invertir va a mermar en menor medida la vida y el bienestar de nuestro individuo en la actualidad.

De ello podemos deducir, en igualdad de condiciones, que todo lo que conduzca a un aumento de la riqueza de los individuos probablemente se traducirá en una disminución de la prima de los bienes presentes frente a los futuros. Esto significa que es probable que los individuos acepten tipos de interés más bajos.

Obsérvese que el interés es el resultado del hecho de que los individuos asignan una mayor importancia a los bienes y servicios en el presente frente a idénticos bienes y servicios en el futuro. La mayor valoración no es el resultado de un comportamiento caprichoso, sino del hecho de que la vida en el futuro no es posible sin sostenerla primero en el presente. Según Carl Menger

En la medida en que el mantenimiento de nuestra vida depende de la satisfacción de nuestras necesidades, garantizar la satisfacción de las necesidades anteriores debe preceder necesariamente a la atención de las posteriores. E incluso cuando no nuestra vida, sino simplemente nuestro bienestar continuado (sobre todo nuestra salud) depende del dominio de una cantidad de bienes, la consecución del bienestar en un periodo más cercano es, por regla general, un prerrequisito del bienestar en un periodo posterior.... Toda la experiencia enseña que un disfrute presente o en un futuro próximo suele parecer más importante para los hombres que uno de igual intensidad en un momento futuro más remoto. 1

Por lo tanto, los diversos bienes y servicios que se requieren para mantener la vida de un hombre en el presente deben ser de mayor importancia para él que los mismos bienes y servicios en el futuro.

Es probable que la disminución de las preferencias temporales, es decir, la reducción de la prima de los bienes presentes frente a los futuros debido a la expansión de la riqueza, se manifieste en un mayor afán por invertir la riqueza. Con la expansión de la riqueza, es probable que los individuos aumenten su demanda de diversos activos —financieros y no financieros. En el proceso, esto eleva los precios de los activos y reduce sus rendimientos, en igualdad de condiciones.

¿Bajar los tipos de interés permite una mayor formación de capital?

Siendo los tipos de interés el resultado del hecho de que el sustento de la vida impone una mayor importancia a los bienes presentes frente a los futuros, las fluctuaciones en ellos como tales no provocan más o menos inversión.

Es cierto que los empresarios reaccionan a los tipos de interés. En este sentido, el tipo de interés puede considerarse un indicador. Lo que permite la expansión de la producción de bienes de capital no son los tipos de interés como tales, sino el aumento de la reserva de ahorro.

Una vez que los individuos han decidido asignar una mayor cantidad de riqueza ahorrada hacia la acumulación de bienes de capital, esta decisión se va a manifestar en la disminución de las preferencias temporales.

Obsérvese de nuevo que lo que permite la expansión de las inversiones en bienes de capital es la mayor asignación de la riqueza ahorrada hacia la producción de bienes de capital y no la bajada del tipo de interés como tal. La bajada de los tipos de interés indica a las empresas que deben iniciar la expansión de la producción de bienes de capital de acuerdo con las instrucciones de los consumidores.

Cuando los tipos de interés no se manipulan, sirven como una herramienta importante para facilitar el flujo de ahorros hacia la construcción de una infraestructura generadora de riqueza.

Por lo general, un factor importante en la discrepancia entre los tipos de interés observados y el tipo de interés de preferencia temporal es la actuación del banco central. Por ejemplo, una política monetaria agresiva y flexible conduce a un tipo de interés observado muy bajo. Sin embargo, el bombeo monetario agresivo también socava el proceso de formación de riqueza y actúa en favor del aumento de las preferencias temporales de las personas, es decir, un aumento del tipo de interés subyacente.

A medida que la brecha emergente entre el tipo de interés de preferencia temporal y el tipo de interés observado se amplía, esto conduce en última instancia a un colapso económico (nótese que en un mercado sin obstáculos los tipos de interés reflejarán los tipos de preferencia temporal). Cada vez que el banco central baja los tipos de interés a corto plazo, falsea este indicador, rompiendo así la armonía entre la producción de bienes de consumo y la producción de bienes de capital. Surge una sobreinversión en bienes de capital y una infrainversión en bienes de consumo. Mientras que la sobreinversión en bienes de capital da lugar a un auge, la liquidación de esta sobreinversión produce una caída. De ahí el ciclo económico de auge y caída. Sobre esto Rothbard escribió,

Una vez que los consumidores restablecen sus proporciones deseadas de consumo/inversión, se revela que las empresas habían invertido demasiado en bienes de capital (de ahí el término «teoría de la sobreinversión monetaria»), y también habían invertido poco en bienes de consumo. Las empresas se habían dejado seducir por la manipulación gubernamental y la bajada artificial del tipo de interés, y actuaron como si hubiera más ahorro disponible para invertir del que realmente había.2

Cuanto más tiempo intente el banco central mantener los tipos de interés en niveles muy bajos, mayor será el daño infligido al proceso de formación de riqueza. En consecuencia, más largo será el periodo de estancamiento.

Tipos de interés y aumento de la oferta monetaria

Un aumento de la oferta de dinero, en igualdad de condiciones, significa que los individuos cuya reserva de dinero ha aumentado son ahora mucho más ricos. Esto probablemente pondrá en marcha una mayor disposición de estos individuos a comprar diversos activos. Esto, a su vez, hace que los precios de los activos suban y bajen sus rendimientos.

Al mismo tiempo, el aumento de la oferta monetaria pone en marcha un intercambio de nada por algo, lo que equivale a un desvío de riqueza de los generadores de riqueza a los no generadores. El consiguiente debilitamiento del proceso de formación de riqueza pone en marcha un aumento general de los tipos de interés. Esto implica que un aumento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, sólo pone en marcha un descenso temporal de los tipos de interés. Este descenso de los tipos de interés no puede ser sostenible por el daño que supone para el proceso de generación de riqueza.

Una disminución de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, pone en marcha un aumento temporal de los tipos de interés. Sin embargo, con el tiempo, el descenso de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria sienta las bases para un fortalecimiento del proceso de formación de riqueza, que pone en marcha un descenso general de los tipos de interés. Además, hay que tener en cuenta que el banco central no tiene nada que ver con el proceso subyacente de determinación de los tipos de interés. Las políticas del banco central sólo distorsionan dónde deberían estar los tipos de interés de acuerdo con las preferencias temporales de los individuos, lo que hace mucho más difícil que las empresas sepan lo que realmente está pasando.

Estanflación y tipos de interés

En una situación en la que la actividad económica disminuye mientras el impulso de los precios se fortalece, ¿cómo se verán afectados los tipos de interés? Lo que tendremos es estanflación, es decir, un fortalecimiento del impulso de los precios y un descenso de la actividad económica.

El factor clave de la estanflación son los fuertes aumentos previos de la oferta monetaria, que debilitan el conjunto de la riqueza. Los fuertes aumentos de la oferta monetaria dan lugar a un intercambio de nada por algo, lo que debilita el proceso de formación de riqueza. Como resultado, el conjunto de la riqueza se debilita, debilitando a su vez el crecimiento económico.

Ahora bien, el aumento de la oferta monetaria debilita el poder adquisitivo del dinero. Por lo tanto, tenemos aquí un debilitamiento de la actividad económica y un aumento general del impulso de los precios. El debilitamiento del proceso de generación de riqueza debido al fortalecimiento de la tasa de crecimiento de la oferta monetaria aumenta las preferencias temporales de los individuos, es decir, eleva el tipo de interés subyacente.

En respuesta a la caída de la economía emergente, por regla general, el banco central entra en escena para contrarrestar la caída elevando aún más la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Esto empuja los precios de los activos al alza, reduciendo así sus rendimientos. Sin embargo, al cabo de un tiempo, este aumento de la oferta monetaria y el consiguiente incremento del impulso de los precios probablemente impulsen a la Fed a endurecer su postura monetaria. Esto significa que, en relación con la situación anterior, es probable que la Fed reduzca sus compras de activos. En consecuencia, es probable que surja una presión al alza sobre los tipos de interés (que se suma a la del debilitamiento anterior de la reserva de riqueza).

Es probable que esta presión al alza de los rendimientos sea temporal, ya que una postura monetaria más estricta es en realidad una buena noticia para el proceso de formación de riqueza. Esto significa que, tras un lapso de tiempo, es probable que se reduzcan las preferencias temporales individuales, lo que contribuirá a reducir los tipos de interés.

¿Nos dirigimos a la estanflación?

La tasa de crecimiento anual de la oferta monetaria (la TMS americana) se situó en el 79% a finales de febrero de 2021, frente al 6,5% de febrero de 2020. Esto aumenta la probabilidad de un fuerte aumento del impulso de los precios de los bienes y servicios en el futuro. Debido a las imprudentes políticas fiscales y monetarias del pasado, la reserva de riqueza podría incluso estar disminuyendo. Es probable que el crecimiento económico siga el mismo camino. Esto aumenta la probabilidad de una estanflación en el futuro. Es muy probable que la Fed endurezca su política monetaria reduciendo el ritmo de compra de activos. Por otra parte, si la Reserva Federal continúa con su política monetaria relajada, corre el riesgo de agotar aún más la reserva de riqueza, lo que debilitaría aún más la economía. Además, debido al enorme bombeo monetario realizado en el pasado, es probable que el tipo de interés de preferencia temporal sitúe los rendimientos a largo plazo en una tendencia al alza.

Conclusiones

Cuando el banco central lleva a cabo una bajada persistente de los tipos de interés, esta política pone en marcha un aumento de los tipos de interés subyacentes dictado por las preferencias temporales de los individuos (exactamente lo contrario de la intención del banco central). No va a ayudar al crecimiento económico que el banco central baje artificialmente los tipos de interés cuando los individuos no destinaron una cantidad adecuada de ahorro para apoyar la expansión de las inversiones en bienes de capital.

  • 1. Carl Menger, Principles of Economics, trans. James Dingwall y Bert F. Hoselitz (Nueva York: New York University Press, 1981), pp. 153-54.
  • 2. Murray N. Rothbard, For a New Liberty: The Libertarian Manifesto (Nueva York: Collier Books, 1978), p. 189.
Author:

Contact Frank Shostak

Frank Shostak's consulting firm, Applied Austrian School Economics, provides in-depth assessments of financial markets and global economies. Contact: email.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire