Mises Wire

Home | Wire | El permiso familiar pagado impuesto por el gobierno no es profamilia

El permiso familiar pagado impuesto por el gobierno no es profamilia

  • people sitting on coins

Etiquetas Burocracia y regulaciónPolítica económicaLeyTrabajadores y salariosMedios y cultura

10/13/2023

La baja familiar retribuida, es decir, que el Estado pague u obligue a las empresas a pagar las bajas de uno o más progenitores para atender a un recién nacido, parece una idea de lo más acertada para la izquierda cristiana. Según un reciente artículo en Christianity Today, «Los cristianos no deberían necesitar un mandato para proporcionar baja familiar retribuida», «Deberíamos proporcionar la mejor baja familiar posible. Los cristianos que poseen o dirigen negocios deberían liderar la baja familiar». El artículo enumera tres beneficios de que los padres se tomen tiempo libre para estar con los recién nacidos:

  1. El permiso parental podría salvar vidas. «Está claro que existe un vínculo —aunque sea indirecto— entre el permiso de maternidad y la supervivencia de los recién nacidos».
  2. Las reglas de purificación del Antiguo Testamento, «que en la práctica daban a las nuevas madres un descanso tras el parto», son similares.
  3. Los hombres necesitan pasar tiempo con sus hijos en las primeras semanas tras el nacimiento o la adopción. «Las investigaciones han demostrado que 'los padres que se acogen al permiso de paternidad tienen más probabilidades, al cabo de un año más o menos, de cambiar pañales, bañar a sus hijos, leerles cuentos antes de dormir y levantarse por la noche para atenderlos'».

El punto uno es discutible, el punto dos es irrelevante, pero el punto tres es una falacia post hoc. Los permisos parentales pagados no hacen que los hombres sean mejores padres; los buenos padres toman permisos parentales.

El sentido común nos dice que es bueno que las madres y los padres pasen el mayor tiempo posible con los recién nacidos. Sin embargo, la conclusión de que las empresas o el gobierno deben pagar por este tiempo es otra falacia, un non sequitur, o un salto lógico a través del Gran Cañón. Los padres y las madres deberían ahorrar y pagar ellos mismos el permiso.

Los americanos deberían tener presente que muchos cristianos promovieron una semana laboral de cuarenta horas a principios del siglo XX para que los padres pudieran pasar más tiempo con sus familias. ¿Cómo ha funcionado? El permiso familiar retribuido sufrirá sin duda un abuso similar. Los padres dejarán a sus hijos con la abuela y se irán a Cancún. Los padres jugarán al golf con sus amigos. Se convertirá en unas vacaciones pagadas más.

La izquierda cristiana debe renunciar a la tontería socialista de que las políticas gubernamentales pueden hacer buenas o malas a las personas. Estas políticas no tienen ese poder. El cristianismo enseña que las personas nacen con una fuerte tendencia al mal que sólo Cristo puede cambiar, por lo que la baja familiar remunerada no convertirá a los padres morosos en padres fabulosos.

Históricamente, las madres trabajaban en casa y pasaban todo el tiempo con sus hijos. Los padres siempre han trabajado fuera de casa. ¿Cómo criaron las familias a la «mejor generación» sin permisos familiares remunerados para los padres? Sólo después de la Segunda Guerra Mundial las madres decidieron que necesitaban trabajar fuera de casa lejos de sus hijos. Hoy, los padres quieren que alguien les pague para quedarse con los recién nacidos durante meses. La mayoría podrían permitírselo ellos mismos, ya que los Estados Unidos es una de las sociedades más ricas de la historia del mundo.

El permiso familiar retribuido no es profamilia, como tantos afirman. Pagarlo exigirá más impuestos, ahora o más adelante, para saldar la deuda que el Estado debe contraer para pagarlo. El gobierno podría gravar más a los ricos, como quieren los socialistas. Sin embargo, cada dólar quitado a los ricos reduce las inversiones en nuevos puestos de trabajo y, a largo plazo, se traduce en salarios más bajos. Exigir a las empresas que financien esta baja tiene un impacto similar: menos empleos y salarios más bajos. Los socialistas no pueden reconocer esos efectos antifamiliares porque sólo ven el efecto inmediato: el permiso familiar es bueno, así que el Estado debe pagarlo. Un buen pensamiento económico requiere que la gente considere los efectos a largo plazo.

El autor apela a «los frecuentes mandatos bíblicos de ayudarnos unos a otros con amor (Rom. 12:13)» como razón para promover el permiso parental remunerado financiado por el gobierno o los negocios. Sin embargo, en su contexto, la Biblia anima a la gente a dar su propio dinero para ayudar a los demás, no a utilizar el dinero del gobierno. Todo el mundo es responsable de la caridad, no sólo los empresarios.

Los socialistas americanos envidian la baja familiar retribuida que tienen muchos países europeos. Estos mismos socialistas argumentan que los EEUU, al ser mucho más rico, puede y debe hacer que el gobierno pague también este permiso. Sin embargo, debería ser obvio que si los americanos son más ricos que los europeos, entonces el gobierno de EEUU o los empresarios no necesitan financiar el permiso familiar retribuido; los americanos pueden ahorrar y pagarlo ellos mismos. Si los trabajadores más pobres no pueden hacerlo, las iglesias y organizaciones benéficas pueden intervenir y ayudar. No es necesario que el Estado obligue a los demás.

La política más profamilia es bajar los impuestos a todas las familias para que puedan llevarse a casa más de lo que ganan.

Author:

Roger McKinney

Roger McKinney is an analyst for an HMO and teaches economics for a small private college. He has authored two books, Financial Bull Riding and God is a Capitalist: Markets from Moses to Marx.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock