Mises Wire

Home | Wire | El oro como dinero natural

El oro como dinero natural

  • gold

Etiquetas Patrón Oro

10/19/2022

«La Tierra nos habla a través de los elementos de la naturaleza. En cada cosa natural podemos encontrar un mensaje oculto y poderoso».
 —Ralph Waldo Emerson

Todos los elementos naturales con los que ha sido dotada la tierra tienen una utilidad —un propósito. Si escuchamos al oro, su mensaje es alto y claro— el oro es dinero. Servir como dinero natural es el propósito más elevado del oro.

El avance de la civilización demuestra que la naturaleza, a lo largo de los tiempos, nos ha proporcionado todo lo que la humanidad necesita para progresar, incluido el dinero. Sin embargo, pocos entienden hoy en día el dinero tal y como ha existido desde la prehistoria y tal y como se percibía hasta los albores del siglo XX. Desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial, en 1914, se han abandonado los principios consagrados. La humanidad se ha entusiasmado con sustitutos del dinero como las monedas nacionales y, más recientemente, las criptodivisas que circulan en lugar del dinero, y la gente ha perdido posteriormente la visión del propio dinero natural.

El oro es dinero natural

Aunque hoy en día el oro rara vez circula como moneda debido a las restricciones e impedimentos impuestos por los gobiernos, el oro sigue conservando todas las características que explican por qué la humanidad en la prehistoria lo eligió como dinero. El oro es el dinero natural, o dicho de otro modo, el dinero de la naturaleza es el oro, lo que queda bien ilustrado por el siguiente gráfico que presenta el precio del crudo medido en cuatro monedas diferentes a partir de una base de 100.

Un gramo o una onza de oro compra esencialmente la misma cantidad de petróleo crudo hoy que en cualquier momento de las últimas siete décadas. He elegido deliberadamente el petróleo porque la energía que proporciona es esencial para nuestro nivel de vida.

Utilizar el oro para medir el precio de otras materias primas tiene un resultado similar, pero no el de los productos manufacturados. Estos tienden a bajar con el tiempo porque los avances tecnológicos hacen que la producción sea cada vez más eficiente. Un ejemplo obvio es el de los chips de ordenador, cuyo precio ha caído drásticamente en las últimas décadas, pero que sigue siendo rentable para las empresas que los fabrican y venden.

El oro preserva el poder adquisitivo, que es uno de los requisitos fundamentales del dinero. Como ilustra el gráfico anterior, es un resultado que ninguna moneda nacional puede igualar.

Otro requisito del dinero es permitir un cálculo económico sólido, que sólo es posible cuando se utiliza una unidad de cuenta consistente e invariable para medir los precios a lo largo del tiempo. El oro cumple perfectamente esta función porque es el único elemento del universo conocido que es eterno y no está sujeto a la decadencia o la degradación. Un gramo de oro actual es idéntico a un gramo de oro extraído por los romanos.

Las características naturales del oro, que cumplen los dos requisitos del dinero mencionados anteriormente, explican por qué el oro se acumula. Las materias primas se consumen y desaparecen, pero como es dinero, todo el oro extraído a lo largo de la historia sigue existiendo en sus existencias en la superficie, salvo el peso intrascendente que se pierde en los naufragios y por la abrasión de las monedas.

El stock de oro

Se calcula que en 1492, año en el que se empezó a llevar un registro fiable de la producción y las existencias, había una reserva de oro de 297 toneladas. Ese peso de oro cuando se visualiza comprende un cubo de 4,3 pies (131 cm) por lado para un total de 79,5 pies cúbicos, lo que equivale al volumen de espacio que abarca una pequeña mesa de cocina. El cubo actual se deslizaría bajo los arcos de la Torre Eiffel.

El oro no es valioso porque sea raro. Existe mucho oro que aún no ha sido extraído en tierra, bajo los océanos, e incluso extraído del agua del océano cuando se disponga de las tecnologías que hagan posible esa extracción. El oro es valioso porque es útil, pero sólo se extrae cuando es rentable hacerlo, lo que depende de cómo se haya dispersado el oro en la corteza terrestre cuando se combina con la habilidad de la humanidad, la capacidad financiera y la tecnología disponible necesaria para descubrirlo, extraerlo y refinarlo.

Crecimiento del stock de oro en comparación con el stock de dólares

A lo largo de los siglos, el oro es cada vez más difícil de encontrar y de extraer, pero sus existencias en la superficie han crecido aproximadamente al mismo ritmo anual. La tasa media anual de los últimos 529 años es del 1,2%. Desde 1960 es del 1,8%, con un rango del 1,4% al 2,2%.

Las tasas de crecimiento anual del stock —la cantidad total— de dólares desde 1960 varían desde un mínimo del 1% en 1993 hasta un máximo del 19,1% en 2020. Esta incoherencia da lugar a oscilaciones en el stock de dólares que, a su vez, provocan la volatilidad de los precios expresados en dólares porque no hay suficientes o demasiados dólares circulando en relación con el nivel de actividad económica imperante.

El oro está más cerca que cualquier moneda gestionada por los bancos centrales de cumplir la regla del porcentaje k de Milton Friedman, según la cual la cantidad de moneda debe aumentar en un porcentaje constante cada año, independientemente de los ciclos de crédito de los bancos. El stock de oro crece aproximadamente al mismo ritmo que la población mundial y la creación de nueva riqueza. En consecuencia, el poder adquisitivo que surge de la interacción de la oferta de oro —sus existencias sobre el suelo— y la infalible demanda inelástica de oro que existe porque es dinero, hacen que el oro sea especialmente útil para calcular con precisión el precio de los bienes y servicios a lo largo del tiempo. Es una característica que el dólar y otras monedas nacionales no pueden igualar porque sus tasas de crecimiento anual no son constantes, lo que provoca fluctuaciones en sus existencias «sobre el suelo». Desde 1950, el peso de las existencias de oro se ha multiplicado por 3,5, pero un gramo de oro sigue comprando la misma cantidad de petróleo crudo.

Es más, la tasa de crecimiento del stock de dólares desde 1960 ha sido de media un 7,1%, lo que es cuatro veces mayor que la tasa de crecimiento media del stock de oro durante este periodo. Este aumento más rápido del stock de dólares está degradando el dólar en relación con el oro, una realidad claramente ilustrada en el gráfico anterior de los precios del petróleo crudo, que plantea un punto importante.

El stock de dólares está controlado por los gestores del sistema bancario. Las crisis bancarias y monetarias recurrentes a lo largo de la historia son el resultado de un error humano y de otras debilidades humanas que inevitablemente destruyen la moneda fiduciaria, como la falta de voluntad de «quitar el ponche» tras un periodo de expansión crediticia prolongada. El oro es diferente.

El oro no necesita ser gestionado por un banco central o un gobierno. El oro es un dinero que se autogestiona porque el crecimiento de las reservas de oro está controlado por dos fuerzas inmutables: la naturaleza y la minería rentable. Juntas, imponen una disciplina en la producción de oro que impide que se desborde la pecera, lo que constituye un factor clave para explicar por qué el oro conserva el poder adquisitivo a lo largo del tiempo.

La naturaleza esencial del dinero honesto

La fiabilidad intemporal en la interconexión de la oferta y la demanda del oro lo diferencia de las monedas nacionales, al igual que su naturaleza esencial. El oro es tangible; las monedas nacionales son una promesa financiera intangible con riesgo de contrapartida. Este riesgo surge porque las promesas se rompen, como se demostró en la crisis financiera de 2008 y en otras innumerables crisis bancarias y de monedas fiduciarias.

El oro es un dinero natural que ha servido a la humanidad a lo largo de la historia, permitiéndole alcanzar un nivel de vida cada vez más alto. Podemos reflexionar sobre si este resultado es fruto de la casualidad o del diseño inteligente de un creador que ha dotado a los recursos de la tierra de forma providencial para dotar a la humanidad de dinero natural. Independientemente del origen del oro, que es desconocido, no se puede negar que el oro es dinero y es tan útil hoy como en cualquier momento de la historia.

Author:
Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock