Mises Wire

Home | Wire | El estímulo del COVID es el último rechazo del gobierno a la ley de Say

El estímulo del COVID es el último rechazo del gobierno a la ley de Say

  • Production Say's Law Stimulus

Etiquetas Política monetariaTeoría de la Producción

05/08/2020

La respuesta fiscal y monetaria a la paralización económica encarna el más reciente rechazo del gobierno federal a la ley de mercados de Say. Contrariamente a las medidas tomadas y a las garantías dadas por estas autoridades, las consecuencias económicas del COVID-19 no se deben a la escasez de dinero, sino a la escasez de bienes y servicios.

Aunque J. B. Say desarrolló su ley de mercados para disipar la idea de una sobreproducción general, también capta las deficiencias y consecuencias de la respuesta de los responsables políticos al virus. La ley de Say saca a la luz el hecho de que la oferta de un bien es lo que constituye la demanda. En otras palabras, es la producción por sí sola la que proporciona los medios para el consumo. Say nos recuerda que no hay que preocuparse por la falta de consumo, porque la producción siempre está por debajo de los deseos del hombre. Esto es especialmente cierto en las condiciones económicas actuales.

La ley de Say revela que la deficiencia de la producción es lo que en última instancia limita la demanda y, en consecuencia, la riqueza y el nivel de vida. Por lo tanto, el gobierno federal no sólo está recurriendo al consumo improductivo a través de esfuerzos de estímulo fiscal y monetario, sino que ni siquiera está generando una demanda real. Say señala que para que exista demanda, deben producirse bienes con fines de intercambio, bienes que el gobierno no proporciona. Las autoridades monetarias y fiscales ejercen un control sobre el medio de intercambio y sobre dónde se gastará, pero no contribuyen a la oferta.

Desde mediados de marzo, el Congreso y la Reserva Federal han respondido al cierre haciendo varios intentos de alivio económico. También han subido bastante la cuenta para el público americano en el proceso. La Reserva Federal ha establecido efectivamente los tipos de interés a cero y ha expandido su balance en billones de dólares en forma de préstamos y compras de activos. El Congreso siguió el ejemplo con la aprobación de la Ley CARES (Coronavirus Aid, Relief, and Economic Security Act) de 2 billones de dólares, tal vez con más en camino. A pesar de estos esfuerzos, la economía permanece en un parón improductivo y sólo continúa por este camino con cada día que pasa de cuarentena.

El paro económico ha perjudicado gravemente a muchas industrias, incluyendo aerolíneas, restaurantes, tiendas minoristas e incluso cadenas de suministro de alimentos. Los temores a los virus y los pedidos de permanencia en casa han obligado a las empresas a cerrar las puertas y a despedir a los trabajadores a niveles sin precedentes. Más de 175.000 negocios han cerrado y alrededor de 30 millones de estadounidenses han solicitado el desempleo desde mediados de marzo. La ley de Say muestra que las condiciones económicas actuales no pueden fomentar el nivel de producción necesario para sostener la demanda.

El Congreso y la Reserva Federal se han comprometido en un consumo sustitutivo que actúa como un falso amortiguador para apoyar esta caída en la producción. En realidad, el plan de expansión del crédito y de gasto de varios billones de dólares genera una ilusión de demanda que no permite que los precios reflejen la mayor escasez de bienes y servicios resultante de la falta de producción. El resultado es una continua decadencia económica estimulada por la mala asignación de recursos y el aumento del consumo de una oferta de bienes cada vez menor, o la decoloración del capital. Los llamamientos a un crecimiento monetario aún mayor, junto con el recordatorio de un funcionario de la Reserva Federal de su infinita capacidad de imprimir dinero, indican que es posible que las medidas de política inútiles no cesen pronto.

La contribución intemporal de Say a la economía revela que, independientemente de las palancas que tiren las autoridades fiscales y monetarias, las piedras no se convertirán en pan. Cuanto más tiempo dure este cierre económico, más crítico será ponerle fin.

Author:

James Talocka

James Talocka is studying economics at George Mason University and is the president of the George Mason Economics Society.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire