Mises Wire

Home | Wire | El Estado: el virus más mortal

El Estado: el virus más mortal

  • virus
0 Views

Etiquetas Gran GobiernoSocialismo

El virus más mortal es la coacción institucionalizada que se encuentra en el propio ADN del Estado y que puede incluso permitir inicialmente a un gobierno negar el brote de una pandemia. Se han suprimido las pruebas y se ha acosado y silenciado a científicos y médicos heróicos simplemente porque fueron los primeros en darse cuenta y exponer la gravedad del problema. Como resultado, se han perdido semanas y meses, con un costo enorme: cientos de miles de personas han muerto debido a la propagación mundial de una epidemia que, al principio, las estadísticas oficiales vergonzosamente manipuladas hacían parecer menos peligrosa de lo que realmente era.

El virus más mortal es la existencia de engorrosas burocracias y organizaciones supranacionales, que no gestionan ni desean vigilar in situ la realidad de la situación, sino que avalan la información recibida, al tiempo que ofrecen un apoyo constante e incluso elogian —y se convierten así en cómplices— todas las políticas y medidas coercitivas adoptadas.

El virus más mortal es la noción de que el Estado puede garantizar nuestra salud pública y el bienestar universal, cuando la ciencia económica ha demostrado la imposibilidad teórica de que el planificador central dé una calidad coherente y coordinada a los mandos coercitivos que emite en su intento de alcanzar sus pomposos objetivos. Esta imposibilidad se debe al enorme volumen de información y conocimiento que requeriría tal tarea y del que carece el organismo de planificación. Se debe también, y principalmente, al hecho de que la coacción institucional típica del organismo afecta al cuerpo social de los seres humanos, que son los únicos capaces de coordinarse (y hacerlo espontáneamente) y crear riqueza. Esa coacción impide que surjan precisamente los conocimientos de primera mano que el Estado necesita para lograr la coordinación con sus mandos. Este teorema se conoce como la imposibilidad de cálculo económico bajo el socialismo. Mises y Hayek descubrieron el teorema en la década de los veinte, y los acontecimientos de la historia del mundo no pueden entenderse sin él.

El virus más mortal es la dependencia y complicidad mostrada hacia el Estado por innumerables científicos, expertos e intelectuales. Cuando las autoridades están ebrias de poder, esta simbiosis deja a una sociedad civil manipulada desarmada e indefensa. Por ejemplo, el propio gobierno español instó a los ciudadanos a participar en manifestaciones masivas de cientos de miles de personas mientras el virus ya se estaba propagando exponencialmente. Entonces, sólo cuatro días después, se anunció la decisión de declarar un estado de alarma y confinar coercitivamente a toda la población a sus casas.

El virus más mortal es la demonización de la iniciativa privada y de la autorregulación ágil y eficiente que la caracteriza, combinada con la deificación del sector público en todos los ámbitos: la familia, la educación, las pensiones, el empleo, el sector financiero y el sistema de salud (un punto especialmente relevante en la actualidad). Más de 12 millones de españoles, entre los que se encuentran —de manera muy significativa— casi el 90 por ciento de los más de 2 millones de empleados públicos (y entre ellos un vicepresidente del gobierno español), han elegido libremente la sanidad privada frente a la sanidad pública. Los médicos y enfermeros del sistema sanitario público trabajan duro y desinteresadamente, y sus esfuerzos heroicos nunca son suficientemente reconocidos. Sin embargo, el sistema no puede prescindir de sus contradicciones internas, de sus listas de espera, ni de su probada incompetencia en materia de prevención universal y de protección de sus propios trabajadores. Pero, por doble moral, cualquier defecto menor en el sector privado siempre se condena inmediatamente, mientras que defectos mucho más graves y flagrantes en el sector público se consideran una prueba definitiva de la necesidad de gastar más dinero y aumentar aún más el tamaño del sector público.

El virus más mortal es la propaganda política canalizada a través de los medios de comunicación estatales y también a través de los medios de comunicación privados que, sin embargo, dependen del Estado como si fuera una droga. Como enseñó Goebbels, las mentiras repetidas con suficiente frecuencia a la población pueden convertirse en verdades oficiales. He aquí algunas de ellas: que el sistema sanitario público español es el mejor del mundo; que el gasto público no ha dejado de disminuir desde la última crisis; que los impuestos deben ser pagados por «los ricos» y que éstos no están pagando la parte que les corresponde; que el salario mínimo no va en detrimento del empleo; que los precios máximos no causan escasez; que una renta mínima universal es la panacea del bienestar; que los países de Europa septentrional son egoístas e insolidarios, porque no desean mutualizar la deuda; que el número de muertes que se comunican oficialmente refleja el número real de muertes; que sólo se han infectado unos pocos cientos de miles de personas; que estamos realizando pruebas más que suficientes; que las mascarillas son innecesarias, etc. Cualquier ciudadano moderadamente diligente puede verificar fácilmente que todo esto son mentiras.

El virus más mortal es el uso corrupto de la terminología política que implica metáforas engañosas para hipnotizar a la población y hacerla aún más sumisa y dependiente del Estado. Se nos dice que estamos luchando una «guerra», y que una vez que ganemos, tendremos que empezar la «reconstrucción». Pero no estamos en guerra, ni es necesario reconstruir nada. Afortunadamente, todo nuestro capital, fábricas e instalaciones están intactas. Están ahí, esperando que dediquemos todo nuestro esfuerzo y espíritu emprendedor para volver al trabajo, y cuando eso ocurra, nos recuperaremos muy rápidamente de este estancamiento. Sin embargo, para que esto ocurra, debemos tener una política económica que favorezca menos Estado y más libertad empresarial, reduzca los impuestos y las regulaciones, equilibre las cuentas públicas y las ponga en una base sólida, liberalice el mercado laboral y proporcione seguridad jurídica y refuerce la confianza. Mientras que esta política de libre mercado permitió a la Alemania de Adenauer y Erhard recuperarse de una situación mucho más grave tras la Segunda Guerra Mundial, España se empobrecerá y estará condenada a avanzar a velocidad de vértigo si insistimos en tomar el camino opuesto del socialismo.

El virus más mortal consiste en la deificación de la razón humana y el uso sistemático de la coacción, que el Estado encarna. Aparece ante nosotros con piel de oveja como la quintaesencia de un cierto «hazbuenismo» que nos tienta con la posibilidad de alcanzar el nirvana aquí y ahora y de lograr la «justicia social» y acabar con la desigualdad. Sin embargo, oculta el hecho de que el Leviatán se nutre de la envidia y, por lo tanto, alimenta el odio y el resentimiento social. Por lo tanto, el futuro de la humanidad depende de nuestra capacidad de inmunizarnos contra el virus más mortal: el socialismo que infecta el alma humana y que se ha extendido a todos nosotros.

Author:

Contact Jesús Huerta de Soto

Jesús Huerta de Soto, professor of economics at King Juan Carlos University, is Spain's leading Austrian economist, and a Senior Fellow of the Mises Institute. As an author, translator, publisher, and teacher, he also ranks among the world's most active ambassadors for classical liberalism. He is the author of Money, Bank Credit, and Economic Cycles, as well as Socialism, Economic Calculation and Entrepreneurship (Edward Elgar 2010), The Austrian School (Edward Elgar 2008) and The Theory of Dynamic Efficiency (Routledge 2009).

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
virus
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire