Mises Wire

Home | Wire | El covid es sólo la última excusa para que los políticos de Canadá violen la constitución

El covid es sólo la última excusa para que los políticos de Canadá violen la constitución

  • charter

11/28/2020

En lo que respecta a su aplicación generalizada y su rápida puesta en práctica, las políticas de la covid-19 han sido las violaciones más atroces de la constitución del Canadá, de todos los tiempos. Pero mi opinión no importa, porque los jueces son las únicas personas a las que se les permite interpretar la constitución, un arreglo conveniente para el gobierno.

La constitución del Canadá incluye la Carta Canadiense de Derechos y Libertades (Carta).

Libertad de asociación. Libertad de reunión pacífica. Libertad para trabajar y ganarse la vida. Estas son sólo algunas de las libertades incluidas en la Carta que se han negado a los canadienses como resultado de los diversos mandatos del gobierno covid-19, como los cierres económicos, la cuarentena/aislamiento de las personas sanas, el distanciamiento social, las máscaras faciales, la prohibición de grandes reuniones, el acceso restringido al tratamiento médico, etc.

La sección 1 de la Carta dice:

La Carta de Derechos y Libertades del Canadá garantiza los derechos y libertades que en ella se establecen con sujeción únicamente a los límites razonables prescritos por la ley que puedan justificarse de manera demostrable en una sociedad libre y democrática.

La segunda mitad de esa frase («sujeto sólo a esos límites razonables», etc.) es, y siempre fue, una laguna intencional sujeta a la interpretación de los jueces, preparando así el camino para que los políticos y burócratas hagan lo que quieran, sin temor a violar la constitución, porque los jueces los respaldarán.

En 2012 (el trigésimo aniversario de la Carta), Andrei Mincov, un abogado, reconoció la Carta por la farsa que es. Mincov escribió:

Los tribunales canadienses han decidido cientos de casos relacionados con la interpretación del artículo 1 de la Carta. Ninguno de ellos proporciona un marco significativo de lo que es una «sociedad libre y democrática». La interpretación se reduce a la norma utilitaria de la proporcionalidad: si la miseria infligida a un grupo de personas se justifica si logra un resultado proporcionalmente beneficioso para otro grupo de personas....

el modelo utilitario de derechos... implica que es apropiado limitar los derechos y libertades de un grupo de personas si un grupo más grande de personas puede beneficiarse de ello. La verdadera libertad de un individuo o un grupo de individuos nunca puede llegar a expensas de prescindir de la libertad de alguien más.

Es precisamente por eso que los tribunales no ofrecen una interpretación sensata de la palabra «libre»: La prueba de proporcionalidad no encaja bien con la verdadera libertad.

Las pruebas abrumadoras muestran que los mandatos del gobierno han sido mal informados y contraproducentes, pero no debemos sorprendernos. Durante muchos años, numerosos estudios han revelado una relación directa de causa y efecto entre los altos niveles de libertad y los altos niveles de salud y prosperidad. Sin embargo, la justificación principal de la libertad es que es el modo de vida moral, no que produzca resultados superiores, lo que sin duda alguna es así.

Todos los individuos deben ser libres de tomar sus propias decisiones acerca de cómo -y si- interactuarán voluntariamente unos con otros, independientemente de la naturaleza de las interacciones e independientemente de si las interacciones ocurren entre dos personas, dentro de pequeños grupos de personas o dentro de grandes grupos de personas.

Como escribió Mincov:

Si la palabra «libre» ha de tener algún significado real, debe implicar no estar sujeto al control o dominación de otro, ya sea una fuerza externa, la fuerza del gobierno nacional o la fuerza de otras personas u organizaciones... si la palabra «libre» ha de tener algún significado, debe significar algo más que cualquier libertad que quede después de que el gobierno haya terminado de restringirla.

Los políticos canadienses continuarán violando la constitución, y los jueces canadienses seguirán apoyándolos, porque los ciudadanos canadienses están de acuerdo. Esto no cambiará hasta que las masas se den cuenta de que su bienestar mejorará enormemente con la restauración de sus libertades. Si llegamos a ese punto, los ciudadanos canadienses se enfrentarán a una simple pregunta: ¿Qué constitución insistirán en que los políticos apoyen? ¿La constitución que está sujeta a la interpretación de los políticos, burócratas y jueces, según les convenga en su agenda en un día determinado? ¿O la constitución que es entendida por el pueblo como firmemente arraigada en los principios?

Y un principio, por definición, no está abierto a compromisos, nunca.

Author:

Lee Friday

Following a 23-year career in the Canadian financial industry, Lee Friday has spent many years studying economics, politics, and social issues. He operates a news site at www.LondonNews1.com

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Laurel L. Russwurm via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire