Mises Wire

Home | Wire | El absurdo de los «casos» de covid

El absurdo de los «casos» de covid

  • immunity covid

Etiquetas SaludMedios y Cultura

10/02/2020

Los titulares de hoy anunciaron que Donald y Melania Trump «dieron positivo» para el covid-19. Otro afirma que diecinueve mil trabajadores del Amazonas «consiguieron» el covid-19 en el trabajo. Ambas seudohistorias seguramente encenderán otro absurdo frenesí mediático.

Como siempre, la historia sigue cambiando: ¿Recuerdas los ventiladores, aplanar la curva, las próximas dos semanas son cruciales, etc.? ¿Recuerdas a Nancy Pelosi en el Barrio Chino en febrero, instando a todos a visitarla? ¿Recuerdan que Fauci descartó las máscaras por inútiles? ¿Por qué deberíamos creer cualquier cosa que el complejo político/mediático nos diga ahora?

Entonces, ¿qué significan realmente estos titulares? ¿Qué es exactamente un «caso» de covid?

Desde el comienzo del brote de coronavirus, la mayoría de los medios de comunicación de EEUU han sido sumamente crédulos y cómplices en sus reportajes. Los periodistas promueven casi uniformemente lo que podemos llamar la narrativa del «pro confinamiento», que consiste en exagerar salvajemente los riesgos del covid-19 para servir a una agenda política. Pueden estar motivados para perjudicar políticamente a Trump, para promover una «nueva normalidad» más socialista, o simplemente para impulsar más clics y opiniones. Las malas noticias venden. Pero el sesgo es claro e innegable.

Esto explica por qué los medios de comunicación utilizan los términos «caso» e «infección» de manera tan suelta, hasta el punto de desinformar activamente al público. Toda la charla interminable sobre pruebas, pruebas, pruebas sirvió para oscurecer dos hechos importantes. Primero, las pruebas en sí mismas son casi ridículamente poco fiables para producir tanto falsos positivos como negativos. ¿Y cuál es el punto? ¿Vamos a probar a la gente una y otra vez, cada vez que salgan al supermercado o se encuentren con un vecino? En segundo lugar, la detección de partículas o gotas de virus en el tracto respiratorio de un humano nos dice muy poco. Ciertamente no nos dice que están enfermos, o que están transmitiendo la enfermedad a alguien.

Tome una persona perfectamente sana sin síntomas particulares y tome una muestra del interior de su nariz. Si el cultivo muestra la presencia de staphylococcus aureus, ¿insistimos en que tiene una infección por estafilococos? Cuando alguien conduce al trabajo sin incidentes ni accidentes, ¿creamos estadísticas sobre su exposición al tráfico?

Un virus no es una enfermedad. Sólo un porcentaje muy pequeño de los expuestos al propio virus —SARS-CoV-2— muestran algún tipo de síntomas respiratorios agudos, o lo que podemos llamar «enfermedad coronavirus».

Las únicas estadísticas significativas muestran la incidencia de enfermedades graves, hospitalizaciones y muertes. La estadística más importante de todas ellas es la tasa de mortalidad por infección (IFR). Los datos recogidos hasta julio muestran que la IFR para los menores de cuarenta y cinco años es en realidad más baja que la de la gripe común. La IFR de los covid 19 sube para los mayores de cincuenta, pero no es una sentencia de muerte. Y los datos no segregan a los que tienen problemas de salud preexistentes causados por la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardíacas. Si pudiéramos ver datos sólo para personas razonablemente sanas menores de cincuenta años, las cifras serían aún más tranquilizadoras.

Los casos de covid leves o asintomáticos no tienen sentido. El mundo está lleno de bacterias y virus, y a veces nos enferman un poco durante unos días. Hay millones de ellos en el mundo a nuestro alrededor, en nuestra piel, en nuestra nariz y tracto respiratorio, en nuestros órganos. Estamos destinados a vivir con ellos, por lo que todos tenemos sistemas inmunológicos diseñados para ayudarnos a coexistir y adaptarnos a los organismos en constante cambio. Desarrollamos anticuerpos de forma natural, o intentamos estimularlos a través de vacunas, pero en última instancia nuestro propio sistema inmunológico tiene que lidiar con el Covid-19. El virus siempre estará ahí fuera esperando, al otro lado de cualquier encierro o máscara, así que bien podríamos seguir adelante con él.

Desde el primer día, el enfoque debería haber sido en el aumento de la inmunidad a través del ejercicio, el aire fresco, la luz del sol, la suplementación dietética adecuada y la promoción del bienestar general. En cambio, nuestros políticos, burócratas y medios de comunicación insistieron en el cierre de negocios, el cierre de escuelas, el distanciamiento, el aislamiento, las máscaras y el espejismo de una vacuna rápida y efectiva. Como casi todo en la vida, la intervención del estado empeoró la situación. Sólo podemos esperar que muchos gobernadores sean destituidos de sus cargos, ya sea por destitución o en las próximas elecciones. Varios, incluyendo a Andrew Cuomo en Nueva York y a Gretchen Whitmer en Michigan, deberían enfrentar cargos criminales por sus edictos ilegales. No hay ninguna excepción al debido proceso para la «salud pública».

Los confinamientos nunca se justificaron, ni en términos del riesgo covid 19 ni en las asombrosas compensaciones económicas, que se harán sentir durante décadas. Ciertamente no se justifican ahora, dados los siete meses de datos adicionales que muestran que la transmisión y la letalidad del covid-19 no son particularmente peores que las anteriores pandemias de SARS, gripe porcina o Ébola. Todavía no sabemos cuántas de las doscientas mil muertes reportadas de covid-19 en los Estados Unidos fueron realmente causadas por la enfermedad respiratoria SARS-CoV-2, o simplemente reflejan personas que murieron por otras causas después de la exposición al covid-19. Sabemos que los daños causados por los cierres superan con creces los daños causados por el virus covid-19.

Los políticos y sus cómplices promotores de histeria en los medios nos han robado casi ocho meses de vida y libertad. ¿Cuánto más aceptaremos?

Author:

Contact Jeff Deist

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; Twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire