Mises Wire

Home | Wire | Egipto sigue embrujado por sus fantasmas del socialismo

Egipto sigue embrujado por sus fantasmas del socialismo

  • Nasser

Etiquetas DemocraciaLibertad económicaSocialismoTeoría Política

03/18/2022

Egipto está considerado como un antiguo Estado socialista y un país en el que todavía se pueden encontrar los tentáculos del marxismo, enterrados en lo más profundo de casi todas las instituciones, algo que he observado al haber vivido allí muchas décadas. Cuando veo y escucho a los llamados izquierdistas y activistas socialistas de Europa y Norteamérica predicar sobre la necesidad de redistribuir la riqueza y los benignos méritos de las ideologías marxistas, me pregunto: ¿De qué están hablando exactamente? La experiencia del socialismo supera a las ideologías del marxismo.

En Egipto, tras el golpe de Estado de 1952 y el derrocamiento de Farouk I, Egipto se convirtió en una república. En cuatro años, Gamal Abdel Nasser, uno de los líderes de la revolución, derrocó al presidente Mohammed Neguib, el favorito del pueblo, y lo encarceló. Nasser se autoproclamó presidente en 1956 y, poco después, empezó a presentarse como el nuevo líder espiritual de todo el mundo árabe, el campeón del proletariado y el portador de la justicia socialista a Egipto, al que describió como «la tierra del medio por ciento», lo que significa que sólo el medio por ciento de la población controlaba toda la riqueza de la nación, una afirmación incendiaria y falsa.

A medida que pasaban los años, la política de Nasser se hizo más dura y dictatorial, con un trato despiadado a las clases alta y media, una nacionalización generalizada, que provocó diversos problemas económicos, y la toma completa de los medios de comunicación, incluyendo el establecimiento de una oficina de censura cuyo único propósito era examinar todos los guiones de cine y televisión antes de su producción y asegurarse de que se mantenían dentro de las directrices sugeridas por Nasser y sus ministros. Esto incluía la eliminación de cualquier mención al rey Farouk, así como la representación de cualquier miembro de la Pasha (el equivalente egipcio de la nobleza británica), o de cualquier persona de clase alta, para el caso, bajo una luz favorable. Por ejemplo, dos de las películas egipcias más célebres de la época fueron A Woman’s Youth, estrenada en 1956, que trata de una rica mujer de sociedad que convierte a un inocente joven campesino en gigoló; y The Nightingale’s Prayer, estrenada en 1959, que se centra en la violación de una pobre campesina por un rico industrial.

Durante la época de Nasser, los intelectuales fueron juzgados y encarcelados, y la fricción de clases envenenó a la sociedad, principalmente debido a los encendidos discursos de Nasser sobre la explotación de los pobres por los burgueses. El miedo y la paranoia impregnaban la vida cotidiana, ya que los ciudadanos temían las visitas de la patrulla Salah Nasr, o «la patrulla del amanecer», agentes del Estado que detenían a los disidentes al amanecer. Los detenidos eran encarcelados y torturados, y algunos desaparecían por completo. Con el tiempo, quedó claro para muchos que el ídolo de Nasser era José Stalin, cuyo manual de juego Nasser admiraba abiertamente. Aunque no hubo gulags ni genocidio generalizado en Egipto, sí hubo terror, crueldad y un fascismo rayano, cosas que Egipto no había experimentado antes, ni siquiera bajo el más brutal de los regímenes coloniales.

Más de cincuenta años después de la muerte de Nasser y de la caída de su régimen socialista, Egipto sigue siendo perseguido por los fantasmas del socialismo. Incluso hoy, Nasser sigue siendo el más venerado de los antiguos presidentes de Egipto. Los manifestantes de la revolución de 2011 llevaban grandes carteles de Nasser, y el término «nasserista» se sigue utilizando hoy en día en lugar del término «socialista». Las ideas que Nasser popularizó e institucionalizó en 1956, principalmente que los ricos y los imperialistas son los únicos culpables de los males de Egipto y que el socialismo es la respuesta a todos los problemas socioeconómicos, siguen siendo populares hasta hoy, especialmente entre los jóvenes de todas las clases. Esto ha dado lugar a una sociedad sumida en la burocracia, el resentimiento de clase y una resistencia destructiva al cambio y la innovación.

Desde la revolución de 2011, la envidia de clase ha aumentado drásticamente en Egipto. Las canciones pop se burlan de los ricos, y los directores de programas de televisión vuelven a los viejos trucos nasseristas, con historias sobre la clase trabajadora maltratada, y los burgueses explotadores. Esto no es sorprendente, ya que una gran parte de la programación que se produce hoy en el mundo árabe proviene de empresas de producción con sede en Dubai, un país cuya élite se educa casi exclusivamente en universidades privadas internacionales, que son supervisadas por profesores radicales de izquierda de Gran Bretaña, Estados Unidos y Canadá. La rama editorial de la Universidad Americana de El Cairo, la AUC Press, ha publicado varios libros sobre Nasser, casi todos ellos hagiografías, como Nasser's Blessed Movement (2017). Sin embargo, no hay ni un solo volumen sobre los logros del presidente Anwar Sadat.

Una vez sembradas las semillas del socialismo, es muy difícil deshacerse de sus frutos venenosos, incluso después de muchas décadas. Como dijo una vez Sadat sobre el Egipto posterior a Nasser: «Nasser me ha dejado un legado de resentimiento tan grande que todavía no encuentro la manera de enfrentarlo». Y más de cincuenta años después de la muerte de Nasser, Egipto sigue sin encontrar la manera de lidiar con su destructivo legado.

Author:

Ahmed Khalifa

Ahmed Khalifa is a filmmaker, best-selling author, and podcaster

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Antonio Marín Segovia via Flickr