Mises Wire

Home | Wire | Datos de mortalidad en el Reino Unido por grupos de edad y estado de vacunación: buscando la eficacia de la vacuna

Datos de mortalidad en el Reino Unido por grupos de edad y estado de vacunación: buscando la eficacia de la vacuna

  • data

Etiquetas Gran GobiernoBurocracia y regulaciónAmiguismo y corporativismoProgresismo

Podría decirse que la pregunta más importante a la que se enfrentan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) es una explicación para el inesperado exceso de muertes en los Estados Unidos durante 2021 y 2022. Este exceso de muertes se está produciendo en un momento en el que la prevalencia del covid en EE.UU. es muy baja. Los CDC no parecen interesados en explicar estas muertes, por lo que el público está llenando el vacío con sus propias teorías. Una teoría es que el exceso de muertes se debe a los efectos adversos de las vacunas contra el covid. Los CDC disponen de datos de mortalidad estratificados por estado de vacunación, pero se niegan a hacerlos públicos. Esta negativa sólo refuerza las teorías de que las vacunas covid son las culpables. El Reino Unido, sin embargo, ha publicado datos de mortalidad estratificados por grupo de edad y estado de vacunación desde enero de 2021 hasta mayo de 2022, aunque no está claro si seguirá actualizando estos datos. Hay muchas formas de presentar estos datos.

En mi opinión, la mejor forma de probar la hipótesis de que las vacunas covíricas son responsables del exceso de muertes es comparar las tasas de mortalidad no ajustadas de las personas no vacunadas con las de un compuesto de todas las personas parcial y completamente vacunadas (personas con intención de vacunarse por completo). La tabla de datos del Reino Unido organiza la mortalidad para cada grupo de edad utilizando siete categorías de vacunación: no vacunados; primera dosis de vacuna menos de veintiún días antes de la muerte‑; primera dosis de vacuna al menos veintiún ‑días antes de la muerte; segunda dosis de vacuna menos de veintiún ‑días antes de la muerte; segunda dosis de vacuna al menos veintiún ‑días antes de la muerte; tercera dosis de vacuna o refuerzo menos de veintiún ‑días antes de la muerte; y tercera dosis de vacuna o refuerzo al menos veintiún ‑días antes de la muerte. La separación de los datos para cada estado de vacunación introduce un sesgo a favor de la vacunación, conocido como sesgo del tiempo inmortal.

Por ejemplo, alguien que fallezca tras la primera dosis de vacuna no estará representado en los datos de la segunda o tercera dosis de vacuna. Los datos de la tercera dosis de vacuna no representan a la población general, sino sólo a las personas que han sobrevivido a la primera y segunda dosis de vacuna. En mi opinión, este sesgo temporal fue en gran parte responsable de la mitología de que el covid es una epidemia de los no vacunados. Esta mitología se creó cuando la vacuna estuvo disponible. Muy pocas personas habían recibido la vacuna, y la gran mayoría de la población no estaba vacunada, lo que dificultaba la estimación de las verdaderas tasas de casos mediante el recuento de las personas que ingresaban en la UCI. Esta mitología persiste entre mis colegas y la administración de mi institución a pesar de haber sido ampliamente desmentida.

Las tasas de mortalidad de la tabla de datos están «ajustadas» por edad. Yo comunico las tasas de mortalidad no ajustadas, calculadas dividiendo el número de defunciones por los días—persona— y multiplicando después por 100.000. Las diferencias entre la mortalidad no ajustada y la «ajustada» son pequeñas y no modifican ninguna de las conclusiones. Pero en mi opinión, en lugar de intentar «ajustar» por edad, deberíamos analizar cada grupo de edad por separado para ver con qué precisión habría que estratificar la edad para eliminar los distintos patrones entre grupos de edad. Hubiera preferido que el grupo de 18 a 39 años estuviera más dividido, pero tengo que trabajar con los datos disponibles.

Figura 1: Tasas de mortalidad no ajustadas en el Reino Unido, grupo de edad de 18 a 39 años

Nota: La curva azul representa a los sujetos no vacunados. La curva dorada representa a los sujetos que recibieron cualquier forma de vacunación covid (con intención de vacunación completa), y sus valores se calcularon sumando las muertes y los días persona ‑de cada subgrupo de vacunación.

La figura 1 echa por tierra el mito de que los beneficios de las vacunas antivacunas superan los costes para todos los grupos de edad. La tasa de mortalidad para el grupo de edad de 18 a 39 años fue mayor en los sujetos vacunados que en los no vacunados durante varios meses del periodo de estudio. La diferencia media en la mortalidad entre enero de 2021 y mayo de 2022 mostró un perjuicio neto de la vacunación. Pero, ¿eran significativas las diferencias? Sería inapropiado realizar pruebas estadísticas como una prueba t ‑con estos datos porque el peso estadístico de cada punto de datos no podría ser igual: los puntos de datos representan agregados de sujetos de prueba individuales, y no tenemos información sobre la varianza dentro de cada valor agregado.

Por término medio, se produjo una muerte adicional por aproximadamente cada veinte mil vacunaciones en el grupo de edad de 18 a 39 años. Aunque lo mejor que podemos concluir de estos datos es que la vacunación está asociada a un aumento de la mortalidad en este grupo de edad, no podemos afirmar que la vacunación causara el aumento de la mortalidad. Es posible que algún factor desconocido causara el aumento de la mortalidad y que este factor fuera más prevalente en los sujetos vacunados que en los no vacunados. Sin embargo, esto es lo mejor que podemos hacer, dado que la Food and Drug Administration (FDA) y los CDC interrumpieron los ensayos controlados al cabo de unos tres meses. Gracias a las autoridades gubernamentales, nunca tendremos un ensayo debidamente controlado de las vacunas. La FDA y los CDC deberían aceptar la culpa de esta incertidumbre y admitir que estas vacunas NO son seguras y que saben desde hace más de un año que estas vacunas no son seguras.

La figura 1 también sugiere que cualquier beneficio que la vacunación pueda otorgar en términos de reducción de muertes por covid disminuye con el tiempo. Las tendencias durante los últimos cuatro meses de la serie de datos sugieren que, o bien la mortalidad será igual para los vacunados y los no vacunados, o bien la mortalidad para los vacunados será mayor debido a los acontecimientos adversos que se produzcan muchos meses después de la vacunación.

Figura 2: Tasas de mortalidad no ajustadas en el Reino Unido, grupo de edad de 60-69 años

Nota: La curva azul representa a los sujetos no vacunados. La curva dorada representa a los sujetos que recibieron cualquier forma de vacunación covid (con intención de vacunación completa), y sus valores se calcularon sumando las muertes y los díaspersona ‑de cada subgrupo de vacunación.

La figura 2 demuestra que hubo un beneficio neto de la vacunación (reducción de la mortalidad) en los sujetos de 60-69 años. En este grupo de edad, el grupo vacunado demostró una tasa de mortalidad inferior cada mes. ¿Fueron significativos los beneficios? Al igual que con los datos del grupo de edad de 18-39 años, no sería apropiado realizar pruebas estadísticas como la prueba t para estos datos. La mayor diferencia entre las tasas de mortalidad de los no vacunados y los vacunados se observó al principio de la serie de datos, y las dos curvas convergieron durante los últimos meses de la serie de datos. No está claro si los meses más recientes seguirán demostrando un beneficio de la vacunación. Es de esperar que el Reino Unido siga comunicando datos al público.

El beneficio medio durante el periodo del estudio puede utilizarse para estimar cuántas vacunas evitarán una muerte. En mi opinión, esta cifra representa un mejor indicador de la significación clínica que las odds ratio.

Tabla 1: Vacunas necesarias para evitar una muerte, a partir de 40 años

Grupo de edad

Vacunas para prevenir una muerte

40–49

1,832

50–59

326

60–69

117

70–79

34

80–89

12

90 y más

9

Fuente: Las cifras se calcularon dividiendo 100.000 por la diferencia media entre las tasas de mortalidad de los sujetos vacunados y no vacunados.

La tabla 1 ilustra que una recomendación de vacunación para personas mayores de noventa años sería muy razonable, mientras que tal recomendación para personas de 40-49 años sería muy cuestionable, especialmente porque la vacunación completa parece ser una propuesta interminable. Nótese que un beneficio neto de la vacuna no justifica un mandato de vacunación, ya que la muerte por covirus y la muerte por vacuna no son comparables, aunque ambas sean muertes. Los individuos tienen percepciones diferentes sobre estas dos formas de muerte.

Mi observación directa de los pacientes demuestra que algunas personas están mucho más preocupadas por el covid que por la vacuna, mientras que otras están mucho más preocupadas por la vacuna que por el covid. Lo mejor que podemos hacer los profesionales sanitarios es informar a nuestros pacientes sobre los riesgos de ambas opciones y dejar que decidan por sí mismos. Es imperdonable obligar a los pacientes a vacunarse, ya que las vacunas NO son objetivamente seguras.

El espacio no permite una discusión detallada de los datos para los otros grupos de edad, pero algunas observaciones son dignas de mención. Por ejemplo, el grupo de 40-49 años demostró un perjuicio neto de la vacunación en marzo y abril de 2021, así como en febrero, abril y mayo de 2022. Asimismo, el grupo de edad de más de noventa años demostró un perjuicio neto de la vacunación en marzo, abril y mayo de 2022. El beneficio máximo de la vacunación se observó en meses diferentes para cada grupo de edad, lo que probablemente refleja el despliegue progresivo de la vacunación comenzando por el grupo de mayor edad. Todos los grupos de edad mostraron una convergencia de las tasas de mortalidad durante los últimos meses de la serie de datos en comparación con los meses anteriores.

Conclusión

Los riesgos de las vacunas covid suelen ser comparables a los riesgos de contraer la propia enfermedad. Esto es especialmente cierto en el caso de los más jóvenes. El principio del consentimiento informado exige que los profesionales sanitarios informen a los pacientes de los riesgos objetivos de la vacunación. Es más probable que los pacientes de más edad muestren un beneficio neto de la vacunación. La vacunación debe ofrecerse pero no recomendarse a los pacientes menores de cuarenta años.

Author:

Gilbert Berdine, MD

Gilbert Berdine is an associate professor of medicine at Texas Tech University Health Sciences Center and an affiliate of the Free Market Institute at Texas Tech University.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock