Mises Wire

Home | Wire | Cómo pensar el valor, el dinero y el precio

Cómo pensar el valor, el dinero y el precio

  • bylund

10/25/2022

[Capítulo 6 del nuevo libro de Per Bylund How to Think about the Economy: A Primer].

Hasta ahora, nuestro debate sobre la economía se ha desarrollado exclusivamente desde la perspectiva del valor. El valor es el objetivo último de nuestras acciones y lo que motiva nuestro comportamiento. Es personal —subjetivo— lo que significa que proviene de la satisfacción de un deseo. Si tenemos hambre, consumimos alimentos; si nos sentimos solos, visitamos a un amigo.

El valor es la eliminación o la satisfacción de algún malestar (hambre o soledad), que nos hace estar mejor. Podemos comparar satisfacciones, por ejemplo, que nos gusten más las naranjas que las manzanas y que nos gusten más las peras. Las simples comparaciones de valores en términos de nuestras propias satisfacciones personales no son problemáticas. Si tenemos hambre y sed, podemos decidir rápidamente qué malestar eliminar primero considerando la urgencia con la que sentimos cada uno. Pero aunque podamos hacer comparaciones y determinar qué satisfacción sería mayor, no hay unidades de valor.

El problema de la medición del valor

No podemos medir en qué medida hemos eliminado el malestar al realizar una determinada acción. La satisfacción que nos produce es un sentimiento que experimentamos y que no tiene unidades ni medidas exactas. No podemos decir que las naranjas nos gustan 2,5 veces más que las manzanas y las peras 1,3 veces más que las naranjas.

No podemos comparar los valores subjetivos de diferentes personas, ya que sus satisfacciones experimentadas son personales. No tiene sentido decir que a Adán le gustan las peras un 20% más que a Beth. Tal vez Adán exclame que le gustan las peras «mucho», mientras que a Beth no le interesan en absoluto. Si eso es lo que realmente sienten, entonces Beth podría ofrecerse a darle a Adam su pera. Pero esto sigue sin ser una medida de lo que cada uno valora las peras, ni una comparación que utilice alguna unidad universal de satisfacción. Beth valora dar a Adán la pera, quizás sus sentimientos por Adán son fuertes y sabe que a él le gustan las peras. Pero no nos dice nada sobre cuánto valora Beth —o Adam— el hecho de conservar o regalar la pera.

La falta de medida hace que el valor sea problemático en un entorno social, especialmente en las economías avanzadas con procesos de producción largos y especializados (de los que hablaremos en el capítulo 7). ¿Cómo podemos economizar los escasos recursos para obtener el máximo valor posible?

Para ilustrarlo, imagine una pequeña sociedad de 150 personas en la que hay agua suficiente para saciar la sed de cuarenta y cinco individuos y comida para satisfacer a treinta de ellos. ¿Cómo se determina cuáles son los cuarenta y cinco «más sedientos» y los treinta «más hambrientos»?1

Esta sociedad podría decidir utilizar el agua y los alimentos para invertir en la producción, lo que les permitiría crear aún más valor. Si diez personas reciben agua y alimentos suficientes para tres días, pueden ir a buscar más agua y alimentos y devolvérselos a los demás. ¿Debe esta sociedad hacer esta inversión? ¿Deben enviar un grupo de diez o dos grupos de cinco en diferentes direcciones para buscar? ¿A quién deben elegir para recoger el agua y los alimentos recién obtenidos? ¿Quién de la población restante debe recibir el agua y los alimentos que queden? Estas comparaciones requieren alguna medida de valor, pero como el valor es una experiencia personal, no la hay. No hay solución a este problema de economización.

Los mercados resuelven este enigma utilizando el dinero y los precios, que proporcionan valoraciones relativas sociales objetivas (más adelante se habla de ello) y, por tanto, permiten comparar y economizar en términos de bienes valorados. Si las peras nos cuestan 1,3 veces más que las naranjas, podemos decidir fácilmente cómo utilizar nuestro poder adquisitivo para obtener la mayor satisfacción posible: comprar peras, comprar naranjas o comprar alguna combinación de ambas. Podemos hacer estas comparaciones tanto individualmente como en colaboración. Como veremos, el dinero y los precios son indispensables para una economía. No podemos funcionar sin ellos.

El uso del dinero

Tendemos a dar por sentado tanto el dinero como los precios. Están tan universalmente presentes que la mayoría piensa en el dinero como una medida de valor. Incluso piensan en el valor mismo en términos de dinero. Esto es un error.

El dinero es el medio de intercambio más utilizado y tiene valor para nosotros porque cumple esta función. Valoramos el dinero como otros bienes, por lo que puede hacer por nosotros. Pero no son los billetes y monedas en sí mismos los que nos proporcionan valor, sino la expectativa de que podemos utilizarlos para comprar lo que queremos. Esto significa que el dinero funciona porque lo reconocemos como tal y, por tanto, lo aceptamos a cambio. El dinero tiene poder adquisitivo. Es la creencia de que el dinero puede comprar bienes lo que lo hace valioso. Si creyéramos que no podemos utilizar el dinero para comprar bienes —quizá creamos que los demás no lo aceptarán—, tampoco lo aceptaríamos.

Esto significa que el dinero es dinero porque la gente lo considera dinero. En este sentido, el dinero es una institución social que se refuerza a sí misma. Todos tenemos experiencia en su uso y, por tanto, tenemos una idea de lo que significa que algo sea dinero. Pero esto no explica qué es el dinero, por qué lo es o cómo surgió.

Piensa en lo que te haría aceptar algo como dinero. O, para llegar a la verdadera cuestión: qué haría que una sociedad que no usa dinero aceptara algo como dinero. Dado que el valor del dinero consiste en que los demás lo acepten a cambio, nada que aspire a ser dinero tendrá, para empezar, valor como tal. Sólo después de que una cosa haya sido ampliamente adoptada en el intercambio, algo será reconocido como dinero— pero no antes.

Esto lleva a muchos a afirmar que el dinero debió ser impuesto desde arriba por decreto para utilizarlo en los intercambios. La idea es que algún jefe de Estado inventó el concepto de dinero y lo introdujo para facilitar el comercio (o, quizás, el pago de impuestos). Pero esta «explicación» no tiene en cuenta que, a menos que algo sea ya un dinero, la gente no lo aceptará voluntariamente en los intercambios. Por tanto, no tiene ningún valor, o muy poco, antes de ser considerado dinero.

Un decreto no crea una moneda, sólo crea una obligación, que está limitada por el alcance de su aplicación. Sin embargo, es totalmente concebible que un gobierno pueda, poco a poco, apoderarse y monopolizar un dinero ya existente, lo cual hemos visto que ha sucedido. La mayoría de las monedas de hoy en día son monedas monopolizadas por el gobierno, pero no es así como se inventó el dinero o se aceptó como medio de intercambio, sólo es así como terminó. La función económica del dinero no puede crearse simplemente desde arriba.

Las personas eligen intercambiar bienes para su propio beneficio, lo que significa que el intercambio voluntario debe ser para el beneficio mutuo de las partes. Ambas esperan salir ganando o no elegirían el intercambio. La obligación de aceptar algo que no es directamente valioso para ellos —como una moneda impuesta que aún no se acepta como dinero— disminuiría la disposición de la gente a comerciar. Al fin y al cabo, si te obligaran a aceptar piedras como «pago» por tus pertenencias, probablemente te abstendrías de ponerlas a la venta. Aunque le ofreciera una tonelada de piedras, no las cambiaría por su casa o su coche. ¿Por qué cambiar un bien valioso por algo que no quieres? Así que, aunque se le exigiera pagar sus impuestos con piedras, limitaría su intercambio por piedras a cumplir con ese deber, pero no más. El mercado de intercambio de bienes por piedras sería muy limitado.

Estos intercambios sólo se producirían por elección si el pago ofrecido fuera dinero real. En una sociedad en la que no hay dinero, la gente no sólo no confía en el poder adquisitivo del dinero, sino que no entiende el concepto en sí. Imagina que ofreces un montón de billetes de dólar o una moneda de oro a una persona de la Edad de Piedra a cambio de su hacha o su comida.

La aparición del dinero

El dinero es un concepto económico. Los billetes de dólar no son dinero en sí mismos, pero el dinero puede existir en forma de billetes de dólar. Sin embargo, esos billetes son dinero sólo porque y mientras sean aceptados como tal. Esto se hace evidente cuando viajamos a otros países, porque lo que es dinero en un país puede no ser aceptado como tal en otro. No se pueden utilizar coronas suecas para pagar en Austria o los Estados Unidos, aunque en Suecia todo el mundo las acepte como dinero.

Sabemos muy poco sobre los orígenes históricos del dinero, pero el concepto está claro. El economista Carl Menger demostró cómo una economía de trueque puede convertirse en una economía monetaria.2 La explicación de Menger no requiere ningún planificador central ni decreto— el dinero surge. Esto es importante porque permite comprender el significado y el papel del dinero como concepto económico.

En una economía de trueque, la gente intercambia bienes por bienes. Esta economía adolece de limitaciones evidentes, porque cada intercambio requiere que ambas partes obtengan algo que desean en la cantidad que quieren, sin utilizar nada de lo que llamamos dinero. En otras palabras, alguien que ofrece huevos en venta y desea comprar mantequilla necesita encontrar a alguien que venda mantequilla y quiera huevos a cambio. Esto limita mucho el número de posibles socios comerciales.

Dado que los bienes difieren en durabilidad y tamaño, las economías de trueque no podrían convertirse en economías productivas con la división del trabajo. Pensemos en un constructor de barcos que quiere vender su lancha recién diseñada. Aunque quisiera huevos, difícilmente aceptaría miles de huevos a cambio— se estropearían y serían inútiles en poco tiempo. Así que tendría que encontrar a alguien que ofreciera el paquete exacto de bienes que quiere y que está dispuesto a vender por la lancha. Las partes también tienen que ponerse de acuerdo sobre las tarifas: ¿Cuántos huevos por el barco?

La gente intercambia bienes para mejorar su situación, es decir, intercambia por valor. Menger señaló que la gente buscará cualquier forma de sortear las limitaciones del trueque. Si el productor de leche no está dispuesto a aceptar mis huevos por mantequilla, pero sé que aceptará pan, entonces puedo acercarme al panadero para intercambiar huevos por pan, y si el panadero está de acuerdo, entonces puedo cambiar el pan por mantequilla. En otras palabras, cambio huevos por pan no porque quiera pan, sino porque quiero utilizar el pan para obtener mantequilla. Mi primer intercambio facilita el segundo, del que me beneficio directamente.

Si yo quisiera bayas, por ejemplo, tendría que pasar por el mismo procedimiento si la persona que ofrece las bayas no quiere mis huevos sino que acepta otra cosa. Vendería mis huevos por esa otra cosa para intercambiarlos por bayas. Aunque los huevos funcionan en algunos casos, no lo harán en todos. Pero digamos que algunos aceptan el mismo bien diferente a cambio de pan. Sabiendo esto, podría cambiar mis huevos por pan simplemente porque creo que el pan será más útil cuando vaya a mi próxima compra. En términos de Menger, vendo mis huevos para adquirir un bien más vendible, con el único propósito de utilizarlo en el intercambio; para mí sólo sirve el propósito indirecto de facilitar los intercambios reales. Por lo tanto, tiene sentido que adquiera pan aunque no me apetezca y aunque sea alérgico a él.

A medida que la gente intercambia sus productos por bienes más vendibles, los bienes más vendibles se vuelven más codiciados porque pueden utilizarse para comprar muchos bienes. Y a medida que más gente se da cuenta de la utilidad de estos bienes como facilitadores del intercambio, más gente vende sus propios bienes (yo mis huevos, la lechera su mantequilla, etc.) por esos bienes más vendibles. Con el tiempo, por la acción de la gente pero no por su diseño, uno o unos pocos bienes surgen como medios de intercambio comúnmente utilizados— los monios. Se valoran principalmente como medios de intercambio, no por ser bienes en sí mismos.

La importancia del dinero

En una economía monetaria, utilizamos el dinero para pagar los bienes y podemos comparar fácilmente los precios porque todos están expresados en la misma unidad— la moneda. Pero, como hemos visto en capítulos anteriores, los precios son en realidad relaciones de intercambio. El dinero sirve como un intermediario que facilita el comercio que nos eleva por encima de las limitaciones del comercio de trueque.

La existencia del dinero desvincula la compra y la venta de las personas en términos de mercancías. Hace universal el poder adquisitivo del valor de cambio de los bienes. En otras palabras, puedo vender mis bienes o servicios a una persona pero utilizar el poder adquisitivo obtenido a cambio (como dinero) para comprar bienes o servicios a otra persona. Esto parece obvio porque estamos acostumbrados a ello. Sin embargo, las implicaciones son enormes.

Con el comercio de trueque, el empleo sólo sería posible cuando un empleador puede ofrecer los bienes específicos que un empleado aceptará como pago. Imagínese que sus empleadores no pagaran el trabajo en dinero, sino en artículos específicos: ropa, productos de higiene, libros, viajes, muebles, etc. Es fácil ver que encontrar un empleador que ofrezca el paquete de bienes más deseable sería casi imposible. Probablemente tendrías que aceptar un paquete que dista mucho de ser perfecto para conseguir un empleo. Te iría mucho mejor si recibieras en cambio el valor de cambio de esos bienes —el poder adquisitivo (dinero)— y lo utilizaras para comprar los bienes que prefieres.

El dinero es, por tanto, mucho más que una comodidad— es necesario para que se produzcan los intercambios y para los procesos de producción avanzados y especializados que damos por sentado en la economía moderna. La producción a gran escala, las cadenas de suministro y la especialización son posibles porque el dinero desvincula nuestros esfuerzos como compradores y vendedores. Gracias a este desacoplamiento, también podemos especializarnos en lo que hacemos bien en lugar de producir sólo lo que queremos consumir. Por lo tanto, podemos centrar nuestros esfuerzos de producción en los aspectos en los que marcamos la mayor diferencia— en los que creamos más valor para la sociedad. Sin dinero, no seríamos tan productivos.

La desvinculación también significa que podemos utilizar nuestro poder adquisitivo adquirido —lo que nos pagan por producir— en lo que consideramos más valioso. El dinero nos permite perseguir deseos que nunca estarían al alcance con el trueque. La consecuencia de tener y utilizar el dinero no sólo significa una gran mejora de la producción, sino que también podemos perseguir un consumo más valioso. Lo primero facilita y aumenta las oportunidades de lo segundo. Y cuanto más valor producimos, más poder adquisitivo recibimos a cambio.

Como todos los actores de una economía monetaria pueden perseguir los bienes que más valoran —y pueden producir los bienes que otros valoran—, hay más valor en general. Estamos mucho mejor en una economía monetaria que en una economía de trueque.

Precios del dinero

El dinero facilita la comparación de los precios. En lugar de expresar los precios en forma de ratios —donde cada bien tiene un «precio» en función de todos los demás— , se expresan en dinero.

En una economía de trueque, que yo compre pan con huevos para comprar mantequilla requiere que las tres partes establezcan relaciones de intercambio. Puedo intercambiar una docena de huevos por tres rebanadas de pan del panadero. En esta transacción, el precio de una rebanada de pan es de cuatro huevos y el precio de un huevo es de un cuarto de rebanada de pan. Entonces puedo utilizar el pan para comprar una libra de mantequilla por dos rebanadas de pan, con lo que el precio del pan de la mantequilla es de dos rebanadas por libra y el de la mantequilla del pan es de media libra por rebanada.

Participo en ambas transacciones y puedo deducir que el «precio» de una libra de mantequilla es de ocho huevos. Se trata de una simplificación, porque el productor de leche no acepta huevos a cambio. El problema es que aquí los precios de todos los bienes se expresan como cocientes de todos los demás bienes. Si, por ejemplo, el lechero aceptara también ocho tazas de bayas por una libra de mantequilla, entonces el precio de una libra de mantequilla sería dos rebanadas de pan u ocho tazas de bayas. Estas relaciones (precios en especie) podrían establecerse para todas las combinaciones de bienes en cualquier intercambio posible. Pero, ¿cómo podemos compararlos? Sin un denominador común, estos precios son todos ratios de intercambio únicos que es difícil mantener en orden o darles sentido.

Supongamos que el pan surge como dinero en el ejemplo anterior. Esto significa que el pan, como medio de intercambio, se convierte en una de las partes de prácticamente todas las transacciones. En otras palabras, los precios de todos los bienes pueden expresarse en términos de pan, porque se intercambian por pan. Así, yo vendería mis huevos por pan y utilizaría el pan para comprar mantequilla y bayas. Como el pan es el denominador común, puedo comparar fácilmente los precios y comprar el bien que mejor satisfaga mis deseos. Ahora bien, como el pan es dinero, es probable que todos los vendedores de bienes lo acepten como pago porque quieren el poder adquisitivo, no el pan en sí.

Si una libra de mantequilla cuesta dos rebanadas de pan y una rebanada de pan compra dos tazas de bayas, me resulta fácil comparar precios. Con las tres rebanadas de pan que me pagaron por la docena de huevos puedo comprar una libra y media de mantequilla, seis tazas de bayas o cualquier otra combinación. Lo único que tengo que hacer ahora es determinar qué opción valoro más. Puedo calcular fácilmente cómo obtener el mayor valor por cada rebanada de pan.

En esta economía monetaria, todos los bienes tienen un precio en términos de pan, y el pan tiene un precio en términos de todos los bienes. Como el pan es el medio de intercambio, podemos decir que el poder adquisitivo de (una rebanada de) pan es media libra de mantequilla, dos tazas de bayas, cuatro huevos, etc. En consecuencia, es mucho más fácil para todos los miembros de la sociedad determinar si algo «vale la pena».

Otra forma de decirlo es que el coste de oportunidad de comprar dos tazas de bayas por una rebanada de pan es el valor de cualquier otra cosa que se pueda comprar por esa rebanada de pan: media libra de mantequilla, cuatro huevos, etc. Evidentemente, optaremos por comprar cualquier bien disponible que esperemos que nos proporcione la mayor satisfacción. Como todo el mundo busca el valor —y, gracias al dinero, puede comparar adecuadamente los precios—, nuestras acciones producen una oferta implícita por los bienes que se han producido. Nuestra disposición y capacidad para comprar un bien a un determinado precio constituye nuestra demanda.

El mejor postor por un bien lo recibirá primero y no tendrá que prescindir de él. Los que pujen menos dinero por el bien se servirán más tarde hasta que los vendedores ya no piensen que el pan ofrecido vale la pena. Cuanto más valora la gente un bien, mayor es su precio de mercado. Y cuanto más cantidad del bien esté a la venta, menor será su precio de mercado.

Del mismo modo, dado que nuestros esfuerzos de compra y venta están desacoplados, podemos producir lo que nos hará ganar más dinero a cambio. Ahora podemos emplear nuestro trabajo allí donde tengamos mayor habilidad y experiencia y donde podamos obtener el mayor pago en dinero. Esto significa que para beneficiarnos a nosotros mismos (mayor pago), elegimos contribuir a la economía de la manera que los consumidores valoran más. En un entorno de mercado, el poder adquisitivo que se nos ofrece a cambio de nuestros servicios tiende a ser proporcional al valor que aportamos al mercado en precios monetarios.

En consecuencia, el mercado libre proporciona a quienes aportan más valor en la producción un mayor poder adquisitivo, lo que significa que, a su vez, también tienen una mayor capacidad para satisfacer sus propios deseos mediante la compra de sus bienes y servicios preferidos. El poder adquisitivo —y por tanto el poder de consumo—, la medida en que las personas pueden satisfacer sus deseos a través de los bienes— es por tanto un reflejo de la contribución de cada uno a la economía (como productor). En pocas palabras, lo que ofrecemos constituye nuestra capacidad de demanda.

Moneda fiat e inflación de precios

En la discusión anterior se ha explicado el concepto económico de dinero como dinero mercancía. Históricamente, diferentes cosas eran dinero en diferentes sociedades: piedras, conchas marinas, ganado, etc. En Europa y más allá, el oro y la plata surgieron como dinero universal e internacional.

El papel moneda que utilizamos hoy es una evolución de las monedas de metales preciosos y de la banca. El proceso es el siguiente. Los bancos venden espacio en sus bóvedas para custodiar el dinero de la gente. El dinero es fungible, es decir, no importa si el banco te devuelve la misma moneda de oro o de plata, por lo que los bancos pueden guardar las monedas de todos los clientes en la misma cámara acorazada y emitir recibos por el número de monedas que cada cliente tiene en depósito. Como esos recibos son canjeables en monedas, la gente puede utilizarlos en el canje directamente en lugar de tener que llevarlos primero al banco. Los que acaban con un recibo pueden depositarlo en su propio banco, que a su vez hace una reclamación al banco que emitió el recibo. A intervalos regulares, los bancos liquidan todas sus reclamaciones transportando el oro y la plata netos adeudados, lo que ahorra a todo el mundo muchos problemas.

Esta práctica tiene un inconveniente: ofrece a los bancos un incentivo para emitir más recibos de los que hay en su caja fuerte. Como los recibos no se canjean todos al mismo tiempo y el dinero es fungible, esta práctica puede proporcionar a los bancos un poder adquisitivo no ganado.

En un sistema de banca libre, podría decirse que este tipo de abuso se mantendría a un nivel más bajo. Un banco sólo podría emitir estos recibos «en efectivo» adicionales mientras no se descubra la práctica y el banco pueda mantener su reputación. Pero en cuanto los titulares de esos recibos no estuvieran seguros de que el banco tiene suficiente dinero en sus bóvedas —el banco es insolvente— actuarían para canjear sus recibos. Históricamente, hay muchos ejemplos de bancos que pierden su reputación y sus clientes acuden en masa a retirar su dinero, provocando una corrida bancaria. Si el banco ha emitido más recibos de los que puede canjear en dinero, la corrida lo lleva a la quiebra.

La insolvencia de un banco por exceso de emisión de papel moneda también puede descubrirse en la compensación de créditos de los bancos. Una cámara de compensación establece los balances de los bancos y calcula qué dinero debe transportarse de un banco a otro para equilibrar las cuentas. Si un banco emite demasiado papel moneda, esto se descubrirá durante la compensación de las transacciones porque los otros bancos tienen recibos de este banco y le exigen que les transporte dinero real, dinero que puede no tener. Así que la emisión excesiva de recibos de papel puede ser descubierta tanto por los clientes como por los bancos competidores. El riesgo de ser descubierto, lo que significa la quiebra, es considerable.

En los tiempos modernos, la mayoría de las monedas son monopolios nacionales emitidos por el banco central del gobierno y no tienen respaldo, como los recibos de nuestro ejemplo. Este giro se explica en parte por el intento del gobierno de resolver el problema de las corridas bancarias y en parte por su objetivo de explotar el poder de la emisión de dinero. Como emisor de dinero en régimen de monopolio, el gobierno/banco central puede dotarse de poder adquisitivo sin coste aparente.

Sin embargo, como hemos visto anteriormente, el poder adquisitivo de un dinero se expresa en la relación entre el dinero y los bienes disponibles. A medida que el nuevo dinero se utiliza para comprar bienes en el mercado, los precios suben más de lo que lo harían si hubiera más dinero en circulación. Cuando esto sucede, vemos un aumento general, pero no uniforme, de los precios cuando el nuevo dinero entra en el mercado. Esto es la inflación de precios.

La moneda fiduciaria —creada por la monopolización legal del dinero por parte del gobierno—  tiende a ser inflacionaria. Es más fácil para el gobierno proveerse de poder adquisitivo a través de la imprenta que gravar a la gente. Sin embargo, el efecto es que el poder adquisitivo del dinero cae, lo que hace a la gente comparativamente más pobre y distorsiona la estructura del capital (como vimos en el capítulo 3). Este tipo de distorsión impulsada por el dinero causa estragos en la economía, como veremos en el próximo capítulo, y, en última instancia, provoca el ciclo de auge y caída (analizado en el capítulo 8).

  • 1. Para ser formalmente precisos, deberíamos preguntar quién experimentaría la mayor satisfacción al beber o al comer (eliminando el malestar de la sed y el hambre, respectivamente).
  • 2. Carl Menger,«Sobre el origen del dinero», trans. Caroline A. Foley, Economic Journal 2, nº 6 (junio de 1892): 239-55.
Author:

Contact Per Bylund

Per Bylund, PhD, is a Senior Fellow of the Mises Institute and Associate Professor of Entrepreneurship and Johnny D. Pope Chair in the School of Entrepreneurship in the Spears School of Business at Oklahoma State University, and an Associate Fellow of the Ratio Institute in Stockholm. He has previously held faculty positions at Baylor University and the University of Missouri. Dr. Bylund has published research in top journals in both entrepreneurship and management as well as in both the Quarterly Journal of Austrian Economics and the Review of Austrian Economics. He is the author of three full-length books: How to Think about the Economy: A Primer, The Seen, the Unseen, and the Unrealized: How Regulations Affect our Everyday Lives, and The Problem of Production: A New Theory of the Firm. He has edited The Modern Guide to Austrian Economics and The Next Generation of Austrian Economics: Essays In Honor of Joseph T. Salerno. He has founded four business startups and writes a column for Entrepreneur magazine. For more information see PerBylund.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here