Mises Wire

Home | Wire | ¿Cómo deberíamos regular el Sol (ya que nuestro gobierno regula casi todo lo demás)?

¿Cómo deberíamos regular el Sol (ya que nuestro gobierno regula casi todo lo demás)?

  • sun

Etiquetas Libertad económicaDerechos de propiedadFilosofía y Metodología

07/03/2023

Cuando pensamos en «energía solar», nos imaginamos un campo o un tejado lleno de paneles de cristal produciendo electricidad. Sin embargo, esto no es más que un avance más reciente en la canalización de la energía del sol. La mayoría de las historias sobre la energía solar comienzan con relatos sobre el uso de lupas y espejos para hacer fuego. Entre los siglos I y IV, los romanos empezaron a incluir grandes ventanas orientadas al sur en sus famosas casas de baños, optimizando la energía calorífica que el sol proporcionaba para calentar los edificios.

Sin embargo, esto dio lugar a una interesante evolución. En el siglo VI, no sólo las casas de baños, sino también muchas casas y edificios públicos romanos tendieron a tener una terraza acristalada. Así, el Código de Justiniano consagró los «derechos al sol», de modo que se garantizara a cada individuo el acceso al sol. Una vez que el gobierno consagra el acceso al sol como un derecho, es fácil comparar los «derechos al sol» con el hipotético derecho a los zapatos del gobierno de Murray Rothbard:

El libertario que quiere sustituir al gobierno por empresas privadas en las áreas mencionadas recibe el mismo trato que recibiría si el gobierno, por diversas razones, hubiera estado suministrando zapatos como un monopolio financiado por los impuestos desde tiempos inmemoriales. Si el gobierno y sólo el gobierno tuviera el monopolio de la fabricación y venta al por menor de zapatos, ¿cómo trataría la mayoría del público al libertario que ahora abogara por que el gobierno abandonara el negocio del calzado y lo abriera a la empresa privada? Sin duda, se le trataría de la siguiente manera: la gente gritaría: «¿Cómo has podido? ¡Te opones a que el público y los pobres lleven zapatos! ¿Y quién suministraría zapatos al público si el gobierno se retirara del negocio? Díganoslo. Sean constructivos. Es fácil ser negativo e ir de sabelotodo con el gobierno, pero dinos ¿quién suministraría zapatos? ¿Qué personas? ¿Cuántas zapaterías habría en cada ciudad y pueblo? ¿Cómo se capitalizarían las zapaterías? ¿Cuántas marcas habría? ¿Qué material utilizarían? ¿Qué hormas? ¿Cómo se fijarían los precios de los zapatos? ¿No sería necesario regular la industria del calzado para garantizar la calidad del producto? ¿Y quién suministraría zapatos a los pobres? Supongamos que un pobre no tuviera dinero para comprarse un par».

Cuando se consagre el derecho al sol, podrán plantearse todas estas mismas preguntas. Una terraza acristalada encarece el precio de la vivienda, y los pobres se verán excluidos sin un derecho garantizado al sol. Se podría decir que si uno no apoya este derecho, se opone a que la gente tome el sol y reciba vitamina D. De hecho, hay un argumento más sólido para regular el sol. Aunque el sol no es un bien económico —no es escaso—, se ajusta mucho más a la definición de bien público que los zapatos. Esto se debe a que los bienes públicos son no rivales y no excluyentes. Esto significa que el hecho de que una persona utilice el bien no impide que otra lo disfrute y que no se puede impedir el uso del bien de forma que los que no pagan no puedan disfrutar de él.

Muchos más inteligentes que yo han discutido los defectos de la teoría de los bienes públicos, por lo que este artículo no pretende necesariamente desmenuzar la teoría desde el punto de vista económico, sino dar un ejemplo de su conclusión errónea de que tales bienes deben regularse. Aunque el sol no es un bien escaso y, por tanto, no es un bien económico, sí lo es en ciertos casos, como cuando un edificio cercano a tu casa se hace demasiado alto y te impide recibir la luz del sol en tu terraza acristalada. Así pues, el sol tiene todos los motivos para ser regulado por esta teoría.

Sin embargo, como todos sabemos, no tenemos derecho al sol. Aun así, nos las arreglamos para recibir la luz del sol aunque no todos tengamos una terraza acristalada. Es cierto que sin el derecho consagrado al sol, muchos de nosotros nos hemos quedado sin terraza acristalada, probablemente incluso la mayoría. Esto no significa que todos hayamos sido privados de nuestro derecho natural al sol, sino simplemente que hemos demostrado una preferencia por diferentes tipos de sol.

Aunque los fabricantes de velas del mundo quieran utilizar al gobierno para privarnos completamente de la luz solar, no debemos ir en la otra dirección y actuar como si tuviéramos un supuesto derecho al sol. Aunque, obviamente, los derechos al sol no son la batalla de hoy, cada vez que oímos a un defensor salir con una idea diferente de nuevos derechos positivos, debemos recordar que todos y cada uno de ellos son tan ridículos como un derecho al sol.

Author:

Connor Mortell

Connor Mortell received his BBA in finance from Texas Christian University and his MBA from Florida State University. Connor worked as a legislative aide in the Florida House of Representatives from 2019 to 2021 and then spent two years working as a teacher, initially teaching kindergarten and first grade, later teaching middle and high school. Connor was a 2023 summer fellow in residence at the Mises Institute and is currently a PhD student at Texas Tech University.

Do you want to write on this topic?
Check out our submission Guidelines
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Adobe Stock