Mises Wire

Home | Wire | Biden afirma extrañamente que el gasto del gobierno no tiene costo

Biden afirma extrañamente que el gasto del gobierno no tiene costo

  • biden

Sólo hay una manera de describir la mentalidad fiscal de los que en la Casa Blanca y en el Congreso proponen nuevos gastos presupuestarios federales y aumentos de impuestos por valor de billones de dólares: una tierra de fantasía de irracionalidad financiera.

El gobierno de Biden insiste en las adiciones al ya hinchado Estado de bienestar americano que verán una expansión de los programas de derechos y una mayor dependencia de la sociedad de la generosidad del gobierno que no se había implementado desde los programas de la Gran Sociedad de Lyndon Johnson en la década de 1960. Pero para demostrar hasta qué punto la mente de Joe Biden parece operar en algún universo alternativo, recientemente nos ha informado de que los 3,5 billones de dólares de gasto gubernamental adicional en los próximos años no costarán «nada».

¿Por qué nada? Porque más de 2,1 billones de dólares se cubrirán con impuestos a los ricos y a las grandes empresas. La diferencia restante entre los 3,5 billones de dólares de mayor gasto y los 2,1 billones de aumento de impuestos se materializará mediante alguna fórmula mágica de inversión del gobierno en infraestructuras, fuentes de energía alternativas y personas.

El bufonismo de Biden de algo a cambio de nada

Fíjense en la retórica de los mercachifles. Todo ese gasto adicional no costará nada, porque «ustedes» no están siendo gravados para pagarlo, y no resultará en ningún aumento neto de la deuda nacional. Son esos otros, ya sabes, los millonarios y multimillonarios, los que no necesitan todo ese dinero ni lo merecen. Tú sí, en forma de mayor redistribución gubernamental.

Verán, si no se pagan impuestos para ello, y si no aumenta la deuda, todo es, bueno, golosinas gratis con el dinero de otras personas, otras personas que realmente no cuentan ni importan. ¿Cómo interpretar si no las palabras de Joe Biden en un reciente acto en la Casa Blanca? «Es el precio cero», dijo, «de la deuda que estamos pagando. Vamos a pagar todo lo que gastamos». Continuó diciendo: «Cada vez que oigo que esto va a costar A, B, C, D... la verdad es que, basándome en un compromiso que hice, no va a costar nada... porque vamos a aumentar los ingresos».

Así lo aclaró el subsecretario de prensa de la Casa Blanca, Andrew Bates: «El precio del proyecto de ley es de 0 dólares porque se pagará poniendo fin a las fallidas concesiones fiscales especiales para los contribuyentes más ricos y las grandes empresas», dijo, «sin añadir nada a la deuda». Escuchando al presidente y a los que le rodean, uno supondría que «los ricos» pagan poco o nada, mientras que los pobres y la población trabajadora de clase media se llevan la peor parte de todas las cosas buenas que el paternalismo gubernamental hace por todos nosotros.

Los que soportan la carga fiscal del gasto público

De hecho, en 2018, el 1 por ciento más alto de los ingresos (los que ganan 540.000 dólares o más) pagó más del 40 por ciento de todos los impuestos sobre la renta recaudados; el 5 por ciento más alto de los ingresos (los que ganan 218.000 dólares o más) pagó el 60,3 por ciento de todos los impuestos sobre la renta recaudados; el 10 por ciento más alto (los que ganan 152.000 dólares o más) pagó el 71,4 por ciento de todos los impuestos sobre la renta; y el 25 por ciento más alto (los que ganan 87.000 dólares o más) pagó el 87 por ciento de todos los impuestos sobre la renta pagados. El 50% de las personas con menos ingresos (los que ganan 43.600 dólares o menos) pagaron menos del 3% de todos los impuestos sobre la renta recaudados.

En cuanto al impuesto de sociedades, Estados Unidos ocupa actualmente el puesto 13 en cuanto a la imposición de impuestos a las empresas, pero si se aplicara el plan fiscal de Biden, el tipo del impuesto de sociedades pasaría del 21% al 26,5% a nivel federal. Pero teniendo en cuenta que los gobiernos estatales también gravan a las corporaciones, estas empresas comerciales tendrían (dependiendo del estado) impuestos entre el 30 por ciento y el 35 por ciento. Si esto ocurre, Estados Unidos ocuparía el tercer lugar del mundo en cuanto a impuestos de sociedades, sólo por detrás de Portugal y Colombia.

En un nuevo estudio, los economistas Daniel Mitchell y Robert P. O'Quinn estimaron que los efectos del plan de Biden en materia de impuestos a las empresas desplazarían alrededor del 2% de la producción de la economía a manos del gobierno durante varios años, con un impacto negativo apreciable en el crecimiento económico del sector privado de cara a los próximos años. Calculan un déficit de 3 billones de dólares en la renta nacional respecto a lo que podría haber sido en la próxima década si no se aplicaran las políticas de Biden.

Una filosofía del saqueo, la envidia y el paternalismo

Lo que resulta tan inquietante como las posibles repercusiones económicas de estas políticas de gasto e impuestos es la filosofía que las sustenta. En boca del propio Biden, la generosidad del gobierno puede considerarse sin coste alguno para los supuestos beneficiarios de los grupos de interés, siempre y cuando se consiga que otro pague la cuenta fiscal. Se trata de una política de saqueo en toda regla, en la que se puede prometer a la gente prácticamente cualquier cosa, porque el rico Pedro será gravado en beneficio del merecedor Pablo.

Los paternalistas políticos siempre insisten en que los que ellos designan como ricos no merecen realmente ni tienen derecho a sus mayores ingresos y riqueza. En primer lugar, esto se debe a la clara envidia que se esconde tras la cortina de humo de las enrevesadas concepciones de la igualdad. El mero hecho de tener más que otros se convierte en una marca de injusticia social.

En segundo lugar, subyacen formas de las presunciones marxianas y socialistas de que la riqueza acumulada y los altos ingresos no pueden tener otro origen que la explotación y la opresión de otros. Si algunos tienen mucho más que otros, no puede haber otra razón racional para ello que no sea la de representar ganancias mal habidas de otros a los que pertenecen legítimamente. En consecuencia, quitarles más a los ricos no es más que -a través de la intermediación de la autoridad política redistribuidora- recuperar lo que les corresponde legítimamente a aquellos a los que nunca se les debería haber robado en primer lugar bajo el sistema capitalista.

La única variación moderna sobre este tema es que las clases sociales en conflicto entre sí se han ampliado para incorporar una explotación y opresión blanca, masculina y capitalista de toda la gente de color, y de los géneros femeninos y afines, junto con los trabajadores de todas las etnias y razas. (Véase mi artículo «La política de identidad y la teoría del racismo sistémico como el nuevo marxonazismo»).

El socialismo de Biden es de la variante fascista

Es digno de mención que cuando se les pregunta a socialistas democráticos como Bernie Sanders o Alexandria Ocasio-Cortez cuánto sería suficiente para que los ricos capitalistas paguen su «parte justa», nunca hay una respuesta verdaderamente directa, que no sea implícitamente una cifra que se acerque al 100%. Biden, por supuesto, se ha esforzado por insistir en que no es un socialista.

Pero cuando tu premisa de partida es que todas las cosas buenas vienen sólo a través de la planificación, la dirección y el dictado del gobierno, y que los recursos y la riqueza de todo el país están a disposición discrecional de aquellos en el poder político que piensan como él, es difícil no ver a Biden como un planificador central. Y cuando la planificación central adopta la forma de un gobierno que ordena directa o indirectamente la forma en que los propietarios de empresas privadas pueden llevar a cabo sus actividades en términos de qué, cómo, dónde y cuándo producir, emplear, vender y fijar el precio de lo que se ofrece a la venta, acabamos en el fascismo.

Cuando un presidente de los Estados Unidos declara que utilizará todo el poder político a su disposición para obligar al mayor número posible de personas a vacunarse contra un virus; cuando insiste en que la buena ciudadanía requiere que todos los americanos lleven una máscara facial, y presiona a las empresas para que impongan normas de vacunación y enmascaramiento a prácticamente todos los americanos que trabajan; cuando ordena que dentro de un puñado de años la mayoría de los vehículos que circulan por las carreteras y autopistas de América deben estar propulsados y abastecidos de combustible de una manera determinada, y amenaza con sanciones si los fabricantes de automóviles no cumplen con esta exigencia; cuando impone normas reguladoras retroactivas y prohibiciones sobre diversas formas de estructuras empresariales y conductas de mercado mediante la aplicación activa de la legislación antimonopolio; cuando hace esto, y docenas más en cuestión de unos pocos meses que lleva en el cargo, uno recuerda la descripción de Benito Mussolini del sistema fascista y totalitario: «Todo dentro del Estado, nada fuera del Estado, nada contra el Estado».

Biden se impacienta arrogantemente con un mundo que no le obedece

Biden siempre parece impaciente cuando se le cuestiona alguna de sus decisiones. Se aleja con rabia de cualquier otra pregunta sobre la debacle de la retirada americana de Afganistán. No tiene ninguna intención de replantearse la guerra de drones sin piloto que permite a Estados Unidos apuntar con arrogancia a cualquier persona, en cualquier parte del mundo. Parece creer que casi todo es de interés nacional para América.

Sabe que el mundo está amenazado por el calentamiento global, así que intentará rehacer la forma de vivir y trabajar de todos los americanos, y se cierra a cualquier sugerencia de que la supuesta ciencia sea cuestionable. Habla como un padre irritado e impaciente que está cansado de las tonterías de los ciudadanos inmaduros e infantiles que no hacen lo que se les dice. Se esconde y ni siquiera habla de la crisis fronteriza que él mismo ha creado.

¿Por qué, entonces, debería sorprender que Joe Biden acabe de anunciar que 3,5 billones de dólares de gasto gubernamental paternalista adicional no tienen ningún coste? Si él lo dice, entonces es verdad. No tiene coste porque no aumentará la deuda nacional, ya que se pagará imponiendo 2,1 billones de dólares de impuestos más altos a los designados como ricos, y gravarlos, recordemos, no tiene ningún coste.

Obsérvese que en el mundo fiscal de Joe Biden, no hay compensaciones entre el uso de recursos escasos en el sector privado frente al gobierno. De hecho, mágicamente, los recursos en manos del gobierno son automáticamente más productivos. ¿De qué otra manera se puede afirmar que gravar a los ricos con 2,1 billones de dólares adicionales equivaldrá de alguna manera a 3,5 billones de dólares de gasto redistributivo?

Ludwig von Mises sobre la ilógica del gasto público y los impuestos

La mentalidad que hay detrás de estas políticas no es, trágicamente, nada nuevo. Hace más de noventa años, en 1930, el economista austriaco Ludwig von Mises (1881-1973) escribió sobre una mentalidad similar en su Austria natal en los años entre las dos guerras mundiales. Mises trabajaba entonces como analista de política económica de la Cámara de Comercio, Artesanía e Industria de Viena. Como tal, tenía un amplio y detallado conocimiento de las políticas fiscales y reguladoras del gobierno austriaco.

Mises pronunció una conferencia ante el Club Industrial de Viena en diciembre de 1930 sobre «El ajuste del gasto público a la capacidad financiera de la economía» (capítulo 26), en la que hablaba de la mentalidad que se observa hoy en día en Washington, D.C. Por lo tanto, tal vez valga la pena citar a Mises con cierta extensión:

Los errores de nuestra política fiscal se derivan de los conceptos teóricos erróneos que dominan la opinión pública en materia financiera. El peor de estos conceptos erróneos es la famosa, y desgraciadamente invicta, idea de que la principal diferencia entre el presupuesto del Estado y el del sector privado es que en el presupuesto del sector privado los gastos deben basarse en los ingresos, mientras que en el presupuesto del sector público es al revés, es decir, los ingresos obtenidos deben basarse en el nivel de gastos deseado.

La ilógica de esta frase es evidente en cuanto se piensa en ella. Siempre hay un límite rígido de los gastos, a saber, la escasez de medios. Si los medios fueran ilimitados, sería difícil entender por qué habría que limitar los gastos. Si en el caso del presupuesto público se supone que sus ingresos se basan en sus gastos y no al revés, es decir, que los gastos tienen que basarse en sus ingresos, el resultado es el tremendo despilfarro que caracteriza nuestra política fiscal.

Los partidarios de este principio son tan miopes que no ven que es necesario, al comparar el nivel de gastos públicos con los gastos presupuestarios del sector privado, no ignorar el hecho de que las empresas no pueden realizar inversiones cuando los fondos necesarios se destinan en cambio a fines públicos. Sólo ven los beneficios resultantes de los gastos públicos y no el daño que los impuestos infligen a las demás partes de la economía nacional...

Cuando la fiscalidad de las empresas va demasiado lejos, se produce un consumo de capital. En gran medida, este ha sido el caso aquí en Austria durante los últimos dieciocho años. El consumo de capital es perjudicial no sólo para los propietarios de bienes, sino también para el trabajador. Cuanto más desfavorable sea la relación cuantitativa entre el capital y el trabajo, menor será la productividad marginal de la fuerza de trabajo y, en consecuencia, menores serán los salarios que se puedan pagar.

La opinión de que cobrar impuestos sobre la propiedad en cualquier cantidad no afecta a los intereses de las masas es sólo uno de los pasos que conducen a la doctrina demagógica y falsa de que es seguro cargar al Estado con cualquier cantidad de gastos.

Las locuras fiscales pueden llevar al consumo de capital

Al año siguiente, Mises fue coautor de un informe para el gobierno austriaco que demostraba que, entre 1925 y 1929, las subidas de impuestos y las exigencias salariales sindicales obligatorias al sector privado austriaco habían provocado en realidad un consumo de capital. Las empresas privadas fueron incapaces de mantener el valor y la capacidad física de su capital. Los impuestos generales de las empresas se incrementaron en un 32%, los pagos de la seguridad social obligatoria aumentaron en un 50%, los salarios industriales en general se habían incrementado en un 24%, y los salarios en la agricultura en un 13%, junto con el aumento de los costes de transporte en un 15% debido a diversas intervenciones reguladoras.

Al mismo tiempo, un índice de los precios de los productos manufacturados que soportaban estas cargas fiscales y sindicales sólo había aumentado un 4,74%. Para muchos segmentos de la economía austriaca, los ingresos no eran suficientes para cubrir los costes de mantenimiento del capital. En consecuencia, la sociedad austriaca se empobreció económicamente.

La dificultad de apreciar plenamente cómo las políticas fiscales y afines pueden llevar a una situación tan extrema fue también algo sobre lo que Ludwig von Mises llamó la atención. Casi al final de su famoso tratado Socialismo: un análisis económico y sociológico, explicaba:

El consumo de capital puede detectarse estadísticamente y puede concebirse intelectualmente, pero no es evidente para todos. Para ver la debilidad de una política que eleva el consumo de las masas a costa de la riqueza de capital existente, y que sacrifica así el futuro al presente, y para reconocer la naturaleza de esta política, se requiere una perspicacia más profunda que la concedida a los estadistas y políticos o a las masas que los han llevado al poder.

Mientras los muros de las fábricas se mantengan en pie y los trenes sigan circulando, se supone que todo va bien en el mundo. Las crecientes dificultades para mantener el alto nivel de vida se atribuyen a diversas causas, pero nunca al hecho de que se siga una política de consumo de capital.

Las políticas de Biden podrían llevar a América por el mismo camino

Puede que América esté todavía lejos de una situación en la que su capital se consuma de la manera que Mises analizó. Pero, sin embargo, las fuerzas políticas e ideológicas que actúan no son muy diferentes de las de su época en la Austria de entreguerras. Se supone que gravar a los ricos no tiene ningún efecto perjudicial sobre el mantenimiento y el aumento continuos del capital que permite que lleguen al mercado más productos, mejores y más nuevos. Lo sabemos porque Joe Biden nos lo ha dicho. En nuestra época se da la misma presunción que en la de Mises. Un mayor gasto gubernamental en todas y cada una de las direcciones no tiene por qué limitarse a los recursos disponibles.

Se supone que los préstamos del gobierno y la impresión de dinero por parte de la Reserva Federal no tienen ningún coste ni restricción. Todo lo que se necesita es un banco central que esté dispuesto a mantener los tipos de interés cerca de cero, de modo que el coste de pedir prestados billones para cubrir los déficits presupuestarios puede parecer casi nulo. Siempre hay suficiente dinero fiduciario en el sistema bancario para que parezca que hay de sobra para todos y para casi todo.

La demagogia, la impaciencia arrogante y la manera dictatorial de Joe Biden no cambian ni pueden cambiar la realidad. A fin de cuentas, sus políticas sólo pueden conducir a un desastre financiero y económico. Pero, ¿por qué debería importarle? Puede sentarse en el Despacho Oval, jugar a ser el amo del mundo, hacer que su personal y sus partidarios se inclinen y se arrastren a sus pies, y soñar con su legado como presidente de los Estados Unidos.

Además, a sus setenta y ocho años, la mayoría de las consecuencias desastrosas de sus propias políticas sólo se harán notar cuando él ya no esté. Ese será el problema de otro presidente. Por el momento, le toca hacer de paternalista político más poderoso del planeta. En cuanto al futuro, bueno, Après nous le deluge.

Author:

Contact Richard M. Ebeling

Richard M. Ebeling is the BB&T Distinguished Professor of Ethics and Free Enterprise Leadership at The Citadel.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon wire