Power & Market

Los tipos negativos han dañado a los bancos, pero eso no es el peor efecto

Diferentes miembros del BCE afirman que los efectos de la política monetaria en la rentabilidad de los bancos han sido «ampliamente neutrales». Muchos también se refieren a documentos que defienden que los bancos prestan más bajo un escenario de tasas negativas.

He aquí un documento que utilizan con frecuencia tratando de decir que las tasas negativas son buenas, no perjudican a los bancos y los hace prestar más: Why Have Negative Nominal Interest Rates Had Such a Small Effect on Bank Performance? (Lopez et al).

El paper ignora el colapso del margen de beneficio neto y del ROE e incluso descarta el ROTE (rendimiento de los fondos propios tangibles) para intentar defender la idea de que los beneficios de los bancos no se han visto afectados por los tipos negativos.

Mirando las ganancias de Bloomberg de los bancos de la Eurozona (Índice SX7E) entre 2014 y el año fiscal 2018:

  • El margen de ingresos netos ha bajado un 29% en promedio desde que comenzó expansión cuantitativa.
  • El beneficio por acción ha bajado un promedio del 12,3%.
  • La reducción de la morosidad ha sido moderada, y la cifra sigue siendo elevada, del 3,3% del total de activos bancarios, una diferencia importante en comparación con otras economías (EE.UU. es del 1,1%), pero también porque los activos bancarios de la zona euro son mucho mayores en relación con el PIB que en otras economías.
  • Los principales beneficiarios del programa de compra de bonos soberanos y corporativos han sido los países deficitarios que casi han abandonado cualquier reforma estructural a medida que los costos de los préstamos bajaban, los fabricantes de automóviles en Alemania y los conglomerados de empresas de servicios públicos de propiedad semiestatal. Como tal, la mejora de la calidad del BCE ha aumentado el efecto de exclusión, beneficiando desproporcionadamente a los endeudados e ineficientes a expensas de los ahorradores.

Lo preocupante es que estas declaraciones ignoran el hecho de que una de las principales razones por las que los bancos no han bajado más sus resultados es que casi han dejado de hacer provisiones sobre los préstamos incobrables.

No hay un análisis crítico del aumento del riesgo en estos comentarios del banco central. El BCE y el documento mencionado asumen una correlación directa entre los tipos de depósito negativos y los préstamos, sin tener en cuenta el riesgo de una refinanciación interminable de los préstamos zombies y el mayor riesgo de una menor rentabilidad implícita en el crecimiento del crédito. Las empresas zombis han subido con tasas bajas, y el propio BCE reconoce la conexión entre los bancos débiles y las empresas muertas ambulantes en este paper (Breaking the shackles: Zombie firms, weak banks and depressed restructuring in Europe).

También es preocupante que el BCE no tenga problemas para que las empresas de «alto rendimiento» obtengan préstamos con un diferencial de 360 puntos básicos, el más bajo de todos los tiempos, o que se estén formando burbujas en los segmentos de infraestructuras y vivienda, en los que los múltiplos se han disparado en los últimos años a pesar del débil crecimiento y de la modesta mejora de los salarios y del desempleo.

Lo que me sorprende es que el BCE ni siquiera muestre preocupación por el aumento de las malas inversiones, el encubrimiento del populismo mediante la reducción artificial de los rendimientos de la deuda soberana de los países deficitarios, la mala asignación del capital y la abominación de cobrar depósitos para prestar a gobiernos y empresas casi en quiebra a niveles extremadamente bajos.

Publicado originalmente en Dlacalle.com

All Rights Reserved ©
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows