Mises Wire

¿Se puede confiar en que una economía de libre mercado se recupere por sí sola?

Mises Wire Frank Shostak

Siguiendo los pasos de John Maynard Keynes, la mayoría de los economistas sostienen que no se puede confiar plenamente en una economía de mercado, que se considera intrínsecamente inestable. Si se le deja libre, la economía de mercado podría llevar a la autodestrucción, de ahí la necesidad de que el gobierno y el banco central gestionen la economía. El éxito de la gestión en el marco keynesiano se consigue influyendo en el gasto global.

Según este marco, el gasto genera ingresos, y el gasto de un individuo se convierte en ingresos de otro. Cuanto más se gaste, mayores serán los ingresos. El gasto impulsa la economía, y si los consumidores no gastan durante una recesión, el papel del gobierno es intervenir e impulsar el gasto global.

Financiación y crecimiento económico

Lo que falta en la historia keynesiana es la cuestión de la financiación. Por ejemplo, un panadero produce diez barras de pan de las que consume dos. Los ocho panes restantes los cambia por un par de zapatos con un zapatero. Obsérvese que el panadero financia la compra de los zapatos con los ocho panes ahorrados.

El pan mantiene la vida y el bienestar del zapatero. Asimismo, el zapatero ha financiado la compra del pan mediante los zapatos ahorrados.

Supongamos que el panadero decide construir otro horno para aumentar la producción de pan. Para llevar a cabo su plan, el panadero contrata los servicios del hornero, pagándole con parte del pan que ha producido. La construcción del horno se sostiene con la producción de pan. Si, por cualquier motivo, se interrumpe el flujo de producción de pan, el panadero no podrá pagar al hornero. Como resultado, la construcción del horno tendría que ser abandonada.

Podemos deducir que lo que importa para el crecimiento económico no son sólo las herramientas, la maquinaria y el conjunto de la mano de obra, sino un flujo adecuado de bienes de consumo que mantenga la vida y el bienestar de los individuos. Mediante un bien de consumo ahorrado —el pan— el panadero puede financiar la expansión de su estructura de producción. Del mismo modo, otros productores deben tener bienes de consumo ahorrados — ahorros reales— para financiar la compra de los bienes y servicios que necesitan.

La introducción del dinero no altera la esencia de la financiación. El panadero cambia el pan guardado por dinero y luego cambia el dinero por los zapatos. (El dinero es sólo el medio de intercambio. Sólo se emplea para facilitar el flujo de mercancías; el dinero no puede sustituir a los bienes de consumo).

Según el pensamiento popular, la demanda de bienes crece cuando aumenta la oferta de dinero. Nosotros creemos que la demanda de bienes está limitada por la producción de bienes. Cuanto mayor es la producción de bienes, más bienes se pueden demandar, y el dinero simplemente facilita el intercambio de bienes.

El gobierno no es un generador de riqueza

El gobierno como tal no produce riqueza real. ¿Cómo, entonces, puede un aumento de los gastos del gobierno hacer crecer una economía? Las personas empleadas por el gobierno esperan una compensación por su trabajo, pero la única forma en que el gobierno puede pagar a estos trabajadores es gravando a otros que generan riqueza real. Al hacer esto, el gobierno debilita el proceso de generación de riqueza y socava el crecimiento económico real. (Ignoramos aquí los préstamos del extranjero).

Según Ludwig von Mises:

Es necesario insistir en el tópico de que un gobierno sólo puede gastar o invertir lo que quita a sus ciudadanos y que su gasto e inversión adicional restringe el gasto y la inversión de los ciudadanos en toda su extensión.

El estímulo fiscal y monetario parece «funcionar» si el flujo de ahorro real es lo suficientemente grande como para apoyar —es decir, financiar—  las actividades patrocinadas por el gobierno y permitir al mismo tiempo un aumento de las actividades de los generadores de riqueza real. Sin embargo, si el flujo de ahorro real disminuye, la actividad económica real general seguirá el mismo camino. Cuanto más gaste el gobierno y cuanto más bombee el banco central dinero nuevo en la economía, más se quitará a los generadores de riqueza, lo que socavará las perspectivas de crecimiento económico real.

Cuando las políticas monetarias y fiscales laxas desvían el pan del panadero, éste tendrá menos pan a su disposición, en igualdad de condiciones. En consecuencia, el panadero no podrá asegurarse los servicios del hornero. En consecuencia, no será posible aumentar la producción de pan.

A medida que se intensifique el ritmo de las políticas monetarias laxas, al panadero no le quedará suficiente pan ni siquiera para mantener el funcionamiento del horno existente. (El panadero no tendrá suficiente pan para pagar los servicios de un técnico que mantenga el horno existente en buen estado). En consecuencia, la producción de pan disminuirá.

Del mismo modo, otros generadores de riqueza, debido al aumento de los desembolsos gubernamentales y del bombeo monetario, dispondrán de menos ahorro real. Esto, a su vez, dificulta la producción de sus bienes y servicios y frena el crecimiento económico real general.

Por qué la limpieza económica fomenta el crecimiento económico

El pensamiento convencional presenta el ajuste económico —también etiquetado como «recesión económica»— como algo que debe evitarse. En realidad, el ajuste económico no es más que la reasignación de recursos escasos de acuerdo con las prioridades de los consumidores. Dejar que el mercado haga la asignación siempre conduce a mejores resultados. Incluso el fundador de la Unión Soviética, Vladimir Lenin, lo comprendió cuando introdujo el mecanismo de mercado durante un breve periodo en marzo de 1921 para restablecer el suministro de bienes y evitar la catástrofe económica. Sin embargo, la mayoría de los expertos se aferran hoy en día a la opinión de que no se puede confiar en el mercado en tiempos difíciles.

Los problemas económicos se solucionan mejor permitiendo a los empresarios la libertad de asignar los recursos de acuerdo con las prioridades de los individuos. Por lo tanto, el mejor plan de estímulo es permitir que el mecanismo de mercado funcione libremente, ya que al permitir que el mercado funcione libremente desaparecen algunas actividades económicas mientras que otras se expanden.

Las políticas fiscales y monetarias laxas no rescatan la economía, sino que, por el contrario, rescatan actividades que generan productos que están en la lista de baja prioridad de los consumidores. Las políticas basadas en la creación y el gasto de dinero suelto mantienen el despilfarro y promueven la ineficiencia, drenando recursos de las actividades que generan riqueza.

Por qué no hacer nada es la mejor política para reactivar la economía

Décadas de políticas monetarias y fiscales imprudentes han dañado gravemente el proceso de generación de riqueza real. Más políticas relajadas no pueden mejorar la situación actual. Por el contrario, dichas políticas sólo retrasan aún más la recuperación económica.

La mejor política económica es que la Fed y el gobierno detengan inmediatamente sus intervenciones económicas. Al no hacer nada, la Fed y el gobierno permitirán a los generadores de riqueza acumular ahorros reales. (La política de no hacer nada obligará a que desaparezcan varias actividades que no añaden nada al conjunto de ahorros reales. Esto hará la vida de los generadores de riqueza mucho más fácil).

Con el tiempo, la ampliación de la reserva de ahorro real creará una plataforma para la expansión de diversas actividades generadoras de riqueza. Así pues, cuanto antes se retiren la Fed y el gobierno de la economía, antes surgirá una auténtica recuperación económica.

Conclusión

En contra de lo que dicen los expertos, ni la Reserva Federal ni las políticas monetarias y fiscales relajadas del gobierno pueden provocar una expansión de la reserva de ahorro real. Por el contrario, las políticas laxas sólo debilitan el proceso de formación del ahorro real, con lo que se debilitan las perspectivas de una expansión económica sostenida.

Si las políticas monetarias y fiscales laxas pudieran poner en marcha el crecimiento económico, entonces ya se habría erradicado toda la pobreza del mundo. La única razón por la que en el pasado las políticas monetarias y fiscales laxas parecían ser efectivas es porque la reserva de ahorro real estaba creciendo.

Una vez que este fondo se estanca, disminuye la ilusión de la eficacia de estas políticas. Cuanto más agresiva sea la postura de las políticas fiscales y monetarias, peor serán las condiciones económicas. Si la reserva de ahorro real sigue intacta, no es necesario que las políticas keynesianas reactiven la economía— la reserva lo hará. Si la reserva está en problemas, las políticas keynesianas sólo empeorarán las cosas y podrían causar una depresión económica prolongada. Por lo tanto, la mejor política es no hacer nada.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows