Mises Wire

Por qué la mayoría del mundo no está de acuerdo con la guerra OTAN-Rusia

A medida que la guerra en Ucrania se alarga hasta su segundo año, se suceden las manifestaciones de protesta en las principales ciudades europeas. En ellas se expresa el sentimiento creciente de que la población está cansada de la prolongación del conflicto y teme lo que pueda venir si la guerra se prolonga aún más. Los recuerdos de las catastróficas guerras mundiales que asolaron Europa en la primera mitad del siglo pasado y la terrible amenaza de aniquilación nuclear que dividió al continente en la segunda mitad del siglo constituyen la traumática base desde la que los europeos expresan su aversión a este conflicto, que tiene el potencial de descontrolarse y traer de nuevo una gran guerra a Europa y al mundo.

Amplia oposición a la guerra

Ha habido manifestaciones de protesta en Alemania, Francia, la República Checa, Grecia, España, Gran Bretaña, Bélgica, Austria, Italia, Albania y Moldavia, entre otros países. Las protestas europeas en torno al aniversario del inicio del conflicto abarcan notablemente todo el espectro de la izquierda y la derecha al oponerse al imperialismo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) dirigido por los EEUU, así como a las dificultades económicas que han sufrido los europeos de a pie en el contexto de las sanciones a Rusia y la financiación de Ucrania.

Los trabajadores portuarios italianos alineados con la izquierda protestaron en Génova específicamente para oponerse al uso de los puertos italianos para suministrar armas a Ucrania. Mientras tanto, en Francia, las manifestaciones organizadas por el partido derechista Les Patriotes en varios lugares del país pidieron la retirada de Francia tanto de la OTAN como de la Unión Europea.

En todos los casos, los asistentes a estos actos identifican la participación en la guerra como perjudicial para el bienestar económico general y han expresado su frustración por la aquiescencia de sus países con estas organizaciones intergubernamentales y supranacionales a la hora de alimentar la violencia y, al mismo tiempo, desalentar el diálogo. Los sentimientos de escepticismo hacia la OTAN, la Unión Europea y los Estados Unidos se han hecho cada vez más patentes en Europa debido a la forma en que los países occidentales están gestionando la guerra. En opinión de muchos europeos, sus gobiernos están siguiendo imprudentemente la voluntad de Washington, lo que podría llevarles a una grave escalada hacia una guerra más amplia.

Memoria alemana

Alemania sufrió enormemente durante las dos Guerras Mundiales y siguió soportando las presiones de la división y la ocupación extranjera durante la Guerra Fría. Un siglo de dolor y agitación provocados por el militarismo y la intervención sigue formando parte de la conciencia colectiva del país. Como parte de las protestas por el aniversario, miles de personas se reunieron en torno a la emblemática Puerta de Brandemburgo de Berlín en un acto denominado «Levantamiento por la paz», organizado por Sahra Wagenknecht, destacada miembro del Partido de Izquierda, y la periodista feminista Alice Schwarzer. La concentración era una muestra de apoyo a un «manifiesto por la paz», que ya había recibido más de medio millón de firmas en el momento de la concentración. En él se pide el fin de las exportaciones militares a Ucrania y negociaciones entre Kiev y Moscú. También se han celebrado manifestaciones en Núremberg (en respuesta al plan del gobierno alemán de enviar tanques a Ucrania), en Múnich (durante la Conferencia de Seguridad de Múnich) y frente a la destacada base aérea de los EEUU de Ramstein, donde los líderes occidentales debaten importantes asuntos relacionados con el conflicto ucraniano.

En el mitin de Nuremberg, un manifestante recordó los antecedentes históricos, explicando que si Alemania se involucra en otra guerra con Rusia, entonces «basándonos en la historia, es la peor señal que podemos enviar». Subrayó que «ninguna guerra debe pasar por Alemania, ni con entregas de armas ni con nada, porque si no, Alemania volverá a estar en medio».

La última vez que estalló una guerra en Europa entre ambos países fue uno de los acontecimientos más catastróficos de la historia de la humanidad. Esta opinión se hace eco del atisbo de esperanza de unos meses antes del inicio de la invasión rusa de que la finalización del gasoducto Nord Stream 2 podría haber reforzado los lazos y evitado el conflicto en Europa, especialmente en lo que respecta a Rusia y Alemania. Por supuesto, la misteriosa destrucción del Nord Stream un año después y el informe de Seymour Hersh identificando las manos de los EEUU y aliadas en la misión de sabotaje dieron un vuelco total a esa esperanza. Los que luchan por la paz y el fin del derramamiento de sangre están comprensiblemente descorazonados, pero se sienten motivados para hablar abiertamente a los líderes europeos para impulsar la paz.

Al otro lado del Atlántico y más allá

Estas concentraciones han sido paralelas a la manifestación Rage Against the War Machine (Furia contra la máquina de guerra) en Washington, DC, donde los americanos protestaron contra la financiación y el armamento de Ucrania por parte de los EEUU, así como contra la negligencia diplomática a la hora de impedir la negociación del fin de los combates. Quienes hablan y se manifiestan contra la implicación de los EEUU en Ucrania tienen quejas paralelas contra su gobierno y se hacen eco de las de Europa.

Voces que abarcan todo el espectro político, desde socialistas a libertarios, han encontrado un terreno común en su oposición a las numerosas rondas de paquetes de armamento y ayuda financiera a Ucrania, así como a la falta de responsabilidad diplomática por parte del Secretario de Estado Antony Blinken en la comunicación con su homólogo, el ministro de Asuntos Exteriores ruso Sergey Lavrov. Desde el mitin, el presidente Joe Biden ha incluido 6.000 millones de dólares en fondos para Ucrania y la OTAN como parte de su solicitud de presupuesto de defensa para 2024, que asciende a 842.000 millones de dólares. Mientras tanto, Blinken se reunió brevemente con Lavrov al margen de una reunión del G20 en Nueva Delhi, sin que se produjeran avances tangibles en el tema del fin de las hostilidades en Ucrania. Aunque las esperanzas por parte americana siguen siendo escasas, tal vez las protestas en Europa puedan influir en las decisiones de los dirigentes de sus respectivos países.

El compromiso de Occidente con Ucrania también ha suscitado la oposición de otras regiones. En la Conferencia de Seguridad de Múnich de este año, líderes de países no occidentales expresaron la necesidad de encontrar soluciones pacíficas. El ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, Mauro Viera, pidió al mundo que «construya la posibilidad de una solución», mientras que la vicepresidenta de Colombia, Francia Márquez, afirmó: «No queremos seguir discutiendo quién será el ganador o el perdedor de una guerra. Todos somos perdedores y, al final, es la humanidad la que lo pierde todo».

La primera ministra de Namibia, Saara Kuugongelwa-Amadhila, subrayó el despilfarro de dinero y recursos en nombre de la hostilidad, que «podrían utilizarse mejor para promover el desarrollo en Ucrania, en África, en Asia, en otros lugares, en la propia Europa, donde mucha gente está pasando penurias». China llegó a esbozar una solución política a la crisis ucraniana en el aniversario de la invasión.

Estas declaraciones y esfuerzos muestran su reconocimiento de la situación mucho peor en la que se encuentra el mundo a medida que se prolonga la guerra. La guerra rusa en Ucrania debe llegar a su fin algún día, y cada vez son más las personas de todo el mundo que exigen una solución ya.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows