Mises Wire

Mucho aire caliente: ¡la (falsa) amenaza de China ataca de nuevo!

Mises Wire Joseph Solis-Mullen

Ahora que han pasado unos días y que la histeria se ha calmado un poco, quizá se puedan añadir algunas reflexiones sensatas a lo que, por lo demás, ha sido un microcosmos de todo lo que está mal en los medios de comunicación belicistas y en la clase política de America.

Como todo el mundo sabe, un globo de origen chino que recogía datos sobrevoló los Estados Unidos la semana pasada.

Según el Pentágono, no es el primero. Según ellos, China ha lanzado unas dos docenas en los últimos cinco años, varios de los cuales pasaron sobre Florida, Texas o Guam durante ese tiempo. Sin embargo, lejos de ser motivo de alarma, el Pentágono informó inicialmente de que la «capacidad de captación de señales de los globos no es radicalmente diferente de la de otros sistemas de que disponen los chinos» y no suponía «una amenaza significativamente mayor».

En otras palabras, aunque este globo en particular pasó por encima de varias instalaciones militares sensibles en el centro de los Estados Unidos, es probable que el gobierno chino no se enterara de nada de interés, si es que ésa era su intención.

Beijing alegó que se trataba de un globo meteorológico desviado con una maniobrabilidad «limitada». El incidente se describió como un «accidente» y un caso de «fuerza mayor», por lo que el escenario parecía preparado para una simple disculpa.

Eso fue el martes pasado.

El miércoles, con la falsa amenaza de China en directo en todos los canales, estaba claro que no se planteaba reducir la tensión, como ocurrió cuando un avión espía de EEUU colisionó con un avión chino que lo interceptaba en el espacio aéreo chino en 2001, con el resultado de la muerte del piloto chino.

Los medios de comunicación hablaron de poco más el resto de la semana, mientras que los republicanos, ignorando que el Pentágono se había negado a derribar el globo sobre Idaho por temor a los daños causados por la caída de escombros, se dedicaron al alarmismo más bajo imaginable. Marco Rubio, Kevin McCarthy, J.D. Vance, Marjorie Taylor Greene, Donald Trump, Ron DeSantis... nadie pudo sacar a relucir con la suficiente rapidez o énfasis hasta qué punto China era una amenaza y lo débil que era Joe Biden por no actuar de forma completamente beligerante.

Sobre lo que podría haber sido un globo de vigilancia, y que en cualquier caso no tenía capacidades extraordinarias ni suponía una amenaza.

Pero, por supuesto, Biden cedió, convirtiendo lo que podría haber sido un incidente menor en una escalada diplomática en un momento en que las relaciones chino-americanos apenas han ido peor.

Dado que Washington y Beijing se vigilan mutuamente desde el aire, este incidente, intencionado o no, podría haber servido de plataforma para el diálogo previo a la visita (ahora cancelada) de Antony Blinken. Sin embargo, en lugar de aprovechar la oportunidad para debatir las importantes normas de vigilancia aérea a raíz del Tratado de Cielos Abiertos, que la administración de Trump rompió tontamente, la administración Biden cedió a la presión política interna, cancelando lo que habría sido la primera reunión cara a cara entre Xi Jinping y un miembro de nivel de gabinete de la administración Biden.

La decisión final de Biden de derribar el globo, ciertamente inofensivo (dejando que China observara lo que ocurría en los Estados Unidos desde sus numerosos e igualmente eficaces satélites de vigilancia en órbita baja), desperdició cualquier posible oportunidad de llegar a un acuerdo diplomático.

De hecho, tras una semana de silencio, Beijing respondió al derribo final del globo por un misil frente a la costa de Carolina amenazando con actuar en consecuencia en circunstancias similares.

Obviamente, hay muchos interrogantes, pero incluso teniendo en cuenta lo que sabemos, parece claro que el impacto distorsionador de la razón de la falsa amenaza china hizo que Washington ignorara mejores opciones en favor de una que saciara a un público interno irritado.

Para empeorar las cosas, el gobierno de Biden ha tratado de dar la vuelta a la captura de lo que quedaba del globo como un gran golpe de inteligencia, mientras que la Cámara de Representantes de EE.UU. siguió con una rara resolución unánime condenando la «violación descarada» de la soberanía de EEUU. No importa que Beijing sostenga que se trataba de un globo meteorológico desviado de su ruta y que Xi haya hecho ademán de despedir al jefe del servicio meteorológico chino. También el Pentágono ha cambiado de opinión. Según informa el Washington Post, el globo se ha transformado de la noche a la mañana en «parte de [un] vasto programa de vigilancia aérea».

En estos días, en los que todos los generales y almirantes con alguna estrella se dirigen al Capitolio para lanzar altisonantes advertencias sobre la inminente guerra con China por Taiwán, a uno sólo le sorprende que el Pentágono actuara con tanta reserva a principios de semana. Una lectura libertaria-realista de la situación es que el Pentágono se contentó con ver la aeronave, ciertamente inofensiva, flotar a la vista de todos sobre el país durante una semana para avivar el previsible frenesí descerebrado de los medios de comunicación.

Dejando a un lado la cuestión de por qué billones de dólares en gastos de defensa para protegerse contra objetos voladores entrantes (que se mueven mucho más rápido) fueron inadecuados para derribar con seguridad un globo aerostático que se movía lentamente sobre algunas de las zonas menos densamente pobladas del mundo industrializado, ¿habría agradecido Beijing la oportunidad de cerrar el asunto con una disculpa formal si la administración Biden hubiera ignorado públicamente a los halcones?

Aunque el Wall Street Journal mencionó (brevemente) que el incidente podría haber sido una respuesta a los recientes actos de «libertad de navegación» de la Armada de EEUU y sus aliados en aguas en disputa reclamadas por China y, de hecho, Xi ha estado sometido a la presión de los propios halcones chinos por lo que consideran su timidez en respuesta a las repetidas visitas de delegaciones de EEUU de alto nivel a Taiwán, Xi ha estado últimamente preocupado por tratar de tranquilizar y atraer a los inversores y empresas occidentales. Los problemas en la cadena de suministro y los prolongados bloqueos arbitrarios ya han llevado a muchas multinacionales a abandonar China, pero el rápido deterioro de las relaciones entre Washington y Beijing está provocando más movimientos.

Teniendo en cuenta la necesidad de Xi de abordar estas preocupaciones, por no hablar de la gestión de sus innumerables dificultades internas, es difícil imaginar, sobre todo teniendo en cuenta lo que se ha declarado públicamente, que haya arruinado a propósito su propia reunión con Blinken. De nuevo, es posible que lo hiciera, o que los halcones de la clase dirigente china fabricaran el incidente para sabotear la reunión e impedir cualquier posible distensión. Los hechos observables parecen mitigar esa posibilidad.

Nunca lo sabremos. Más allá de cualquier posible represalia por parte de Beijing por la respuesta de Washington, lo más alarmante de la situación es la facilidad con la que tal nivel de histeria pública se apoderó de todos los niveles de los medios corporativos y de la élite política.

Peor aún, ¿es ése el clima que quiere Washington?

¿Se supone que fomentará un clima de pensamiento más permisivo con una respuesta militar a cualquier movimiento potencial de Beijing contra Taiwán?

Ha llegado el momento de manifestarse en contra de cualquier posible cambio en la política de statu quo respecto a Taiwán. La política de una sola China ya se ha visto seriamente erosionada sin ningún debate público, y cambios mucho más serios estuvieron a punto de introducirse de contrabando en una de las asignaciones anuales «obligatorias».

Hemos llegado a un lugar peligroso. Ha sido por elección. Podríamos y deberíamos elegir otra cosa.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows