Mises Wire

Los medios sociales no deben ser culpados de las consecuencias de la democracia

Las denominadas redes sociales suelen ser objeto de denigración por lo desagradables que resultan, y a menudo se centran en los ataques personales y el trolling que tienden a acechar discusiones potencialmente razonables. X (antes Twitter) es supuestamente la peor, en la que la gente se enzarza en interminables peleas e intimidaciones. Sin embargo, las demás plataformas no son mejores.

La explicación común de la naturaleza degenerativa del discurso en los medios sociales es que las plataformas están desarrolladas para maximizar el «compromiso», que prefiere los arrebatos emocionales al discurso reflexivo y racional. De hecho, los medios sociales están diseñadas para sacar lo peor de las personas. Son operaciones psicológicas con ánimo de lucro que empujan a la gente a gritar más fuerte y a atacarse con saña.

Hay algo de verdad en el argumento del compromiso, pero el problema de los medios sociales es mucho más profundo que la codicia que se aprovecha de la tecnología avanzada. los medios sociales son un síntoma, no una causa. La razón de que «funcionen» así es que la sociedad ha adoptado la democracia como ideología.

Democracia como un sistema de gobierno

Suele decirse que el sistema de gobierno que la mayoría de la gente da hoy por sentado tiene su origen histórico en la antigua ciudad-estado de Atenas. Nuestras democracias contemporáneas están, por supuesto, muy lejos de las antiguas democracias, tanto en sustancia como en estructura. En los tiempos modernos, la democracia encuentra sus comienzos tentativos en la abolición del derecho divino de los reyes y el amanecer de los derechos humanos que circunscriben los poderes del Estado, tal vez a partir de la Revolución Gloriosa de 1688-89. De este modo, los poderes del monarca se vieron limitados por la abolición del derecho divino de los reyes. Así, los poderes del monarca se vieron restringidos y equilibrados por los de los parlamentos, normalmente integrados por la nobleza.

La idea ilustrada del liberalismo clásico erosionó aún más el poder centralizado del Estado al desplazar la atención hacia los derechos individuales y hacia la democracia como gobierno por votación popular. En la forma típica de democracia contemporánea, la mayoría de los ciudadanos sometidos al fíat del Estado pueden votar a representantes que, como miembros de un parlamento, gobiernan la sociedad mediante una legislación aplicada por el aparato de fuerza del Estado.

La democracia liberal suele entenderse como un gobierno por votación popular en el que el poder de la mayoría está restringido para no oprimir a las minorías al azar mediante la adhesión a algún conjunto de derechos humanos «universales». Además, el Estado se limita a alguna versión del Estado de derecho, que suele prescribir normas universales que se aplican por igual a todos los súbditos del Estado. Sin embargo, la democracia moderna ha evolucionado bastante desde este ideal más bien republicano de la democracia liberal.

Democracia como ideología

Las sociedades democráticas modernas, y especialmente los Estados benefactor  occidentales, han adoptado el ideal democrático de «un hombre, un voto» mucho más allá de la igualdad de influencia en el nombramiento de representantes en el gobierno. Esta evolución se basa en la tergiversación, mala aplicación y extrapolación del principio liberal clásico del igualitarismo. En lugar de la igualdad de derechos de los individuos, la democracia como religión adopta el igualitarismo como necesidad e ideal.

En otras palabras, en lugar de que los ciudadanos sean iguales ante la ley, el Estado se utiliza para producir resultados iguales para todos los ciudadanos. La lógica, declarada o no, es que cada persona tiene el mismo valor y, por tanto, debe tener la misma riqueza y la misma felicidad. En consecuencia, quien es más rico o más feliz que otro provoca —como resultado de este hecho— una desigualdad y, por tanto, según la «lógica», ha privado a los menos afortunados de lo que tienen menos.

La democracia formal —el sistema de gobierno— proporciona a las masas envidiosas las herramientas para tomar lo que creen merecer. La religión de la democracia justifica su envidia.

La democracia como religión no sólo se aplica a la riqueza material, sino que es un marco para reinterpretar todos los derechos individuales/humanos a partir de lo formulado originalmente por los liberales clásicos. En consecuencia, la igualdad de oportunidades significa igualdad de resultados porque, si no es así, las oportunidades no pueden haber sido iguales. Del mismo modo, la igualdad de derecho a decir lo que se piensa —libertad de expresión— significa la igualdad de las opiniones de la gente, independientemente de lo mal fundadas que estén.

El problema de los medios sociales

Apliquemos ahora la religión de la democracia y su ideal igualitario al fenómeno de los medios sociales. En un mundo en el que todas las opiniones tienen el mismo valor y en el que cualquiera puede participar en cualquier debate, como ocurre en los medios sociales, las conversaciones se convierten en griteríos sin estructura ni dirección. También se vuelven vacías y carentes de perspicacia, ya que cada palabra pronunciada —o cada mensaje añadido— tiene el mismo valor: el arrebato emocional de un tonto y el comentario de un experto están a la par.

La igualdad de opiniones significa que el discurso se juzga en última instancia por la cantidad, no la calidad, de los mensajes. El que más publique, o la opinión más representada, «gana» la discusión. Se convierte en una democracia de creencias en la que las opiniones minoritarias son eliminadas y descartadas.

En los medios sociales, por tanto, quien tiene más seguidores tiene más poder e influencia, pero sólo en la medida en que los seguidores se hagan oír y estén dispuestos a «comprometerse» para «ganar». En otras palabras, las ideas con mayor aceptación emocional, con una demarcación más clara de quién es una amenaza o un enemigo, y con enemigos más malvados, reciben más mensajes; de ahí la urgencia de llamar racista o fascista a cualquiera, porque ¿quién no está en contra del racismo y el fascismo?

Del mismo modo, cualquiera que intente un discurso constructivo en los medios sociales —especialmente cuando expresa ideas que aún no son ampliamente compartidas o comprendidas— atrae a ruidosos detractores. Esto socava en gran medida el llamado mercado de las ideas al deshacer su mecanismo de selección adecuado y someterlo a la «democracia»: el gobierno de la muchedumbre sustituye al discurso racional.

Dicho de otro modo, aprender consiste en cambiar de opinión sobre algo, en concreto mediante la exposición a (y la posible adopción de) explicaciones e ideas mejores y mejor pensadas. Educar adecuadamente es comunicar conocimientos o comprensión a quienes aún no los han adquirido.

El aprendizaje, en consecuencia, es una cuestión de calidad, no de cantidad. Esto se aplica también fuera de la educación formal: quienes ya han aprendido algo nuevo, especialmente conocimientos avanzados, serán siempre una minoría en comparación con quienes no lo han hecho. Esta minoría también expresará en mayor medida sus dudas y se resistirá a presentar los puntos de vista como blancos o negros, porque quienes han dedicado tiempo y esfuerzo a comprender las profundidades de alguna cuestión también suelen ser conscientes de los matices e incertidumbres de la misma.

En los medios sociales, no hay ningún valor añadido en saber, en expresarse con cuidado o en ser reflexivo. Más bien, esto te convierte en una víctima idónea de la turba, que ganará en virtud de su mayor número. Como consecuencia, crece el resentimiento y la hostilidad hacia los expertos, reales o no, por el mero hecho de serlo. Cualquiera que pueda ser identificado como tal se convierte en un objetivo.

Sin embargo, nada de esto es culpa de los medios sociales, ya sea como fenómeno, modelo de negocio o tecnología. los medios sociales no son la causa, sino que se aprovechan de la situación de la sociedad contemporánea. La razón por la que los medios sociales funcionan como lo hacen —la razón por la que son tan desagradables como populares— es el efecto cultural degenerativo de la democracia, la ideología universal de nuestro tiempo.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
What is the Mises Institute?

The Mises Institute is a non-profit organization that exists to promote teaching and research in the Austrian School of economics, individual freedom, honest history, and international peace, in the tradition of Ludwig von Mises and Murray N. Rothbard. 

Non-political, non-partisan, and non-PC, we advocate a radical shift in the intellectual climate, away from statism and toward a private property order. We believe that our foundational ideas are of permanent value, and oppose all efforts at compromise, sellout, and amalgamation of these ideas with fashionable political, cultural, and social doctrines inimical to their spirit.

Become a Member
Mises Institute