Mises Wire

Los déficits comerciales de los EEUU están creciendo más. ¿O no?

Mises Wire LH

Otro año ha traído otro déficit comercial récord de los Estados Unidos, junto con la habitual desestimación del mismo como cualquier cosa menos un símbolo de la excelencia americana y de una economía en auge. Es cierto que, en nuestro sistema monetario moderno, un déficit de balanza de pagos es simplemente el intercambio agregado de propiedad de activos nacionales por bienes y servicios extranjeros y no un problema en sí mismo.

Sin embargo, medir la actividad económica en moneda fiduciaria equivale a utilizar una cinta métrica que cambia constantemente, por lo que debemos desconfiar mucho de cualquier conclusión derivada de tales cifras.

Los números en bruto

Conviene hacer balance de las asombrosas cifras nominales. El déficit comercial anualizado de los EEUU en el primer trimestre de 2022 fue equivalente al producto interior bruto (PIB) de Indonesia, y las importaciones de bienes y servicios de los EEUU del mismo periodo de tiempo ascendieron aproximadamente al PIB de Alemania.

Gráfico 1: Importaciones de los EEUU de bienes y servicios, 2001-23

Fuente: Oficina de Análisis Económico de EEUU (BEA), FRED.

Gráfico 2: Déficit comercial de los EEUU, 2013-23

 

Fuente: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), FRED.

 

Si nos limitamos a examinar nuestros hábitos de consumo cotidianos, ciertamente parece que cada vez menos de esos bienes se producen en el país. Estas cifras no hacen sino dar más credibilidad a esta conclusión.

Los números relativos

Sin embargo, la relación entre exportaciones e importaciones (esencialmente una medida de la balanza comercial ajustada a la inflación) se mantiene en torno al mismo nivel que hace cuarenta años.

Gráfico 3: Relación entre exportaciones e importaciones de EEUU, 1945-2023

 

Fuente: BEA, FRED.

Lo mismo puede decirse del déficit comercial como porcentaje del PIB y como porcentaje de la masa monetaria M3 en los últimos cuarenta años. Sin embargo, ambos se han reducido a más de la mitad desde 2006.

Figura 4: Déficit comercial de los EEUU en porcentaje del PIB y de la masa monetaria M3, 1960-2023

 

Fuente: OCDE, FRED.

Por su parte, las importaciones en porcentaje del PIB nominal han caído desde 2008 y se sitúan en los mismos niveles que en 2000, por debajo de Alemania, Reino Unido e incluso de sociedades aisladas como India y Japón.

Gráfico 5: Importaciones en porcentaje del PIB en los EEUU, Japón, Reino Unido, Alemania e India, 2000-2023

 

Fuente: OCDE, FRED.

Además, las importaciones de los EEUU procedentes de China también están lejos de sus máximos históricos, tanto en términos nominales como en porcentaje del PIB y del M3.

Figura 6: Importaciones de los EEUU procedentes de China en porcentaje de la masa monetaria M3 y del PIB, 1985-2023

 

Fuente: Oficina del Censo de los EEUU, BEA y OCDE, FRED.

Estos datos comparativos sugieren que los números brutos del comercio de los EEUU se están comportando simplemente como lo han hecho a largo plazo todos los activos financieros o datos económicos medidos en moneda fiduciaria: alcanzando continuamente nuevos máximos, reflejando la oferta monetaria en constante expansión y el poder adquisitivo cada vez menor de una unidad de moneda fiduciaria. Ajustada a la inflación, la economía de los EEUU parece haberse aislado ligeramente en la última década y media.

Entonces, ¿cómo podemos explicar la discrepancia entre nuestro entorno económico observable y unas pruebas estadísticas tan contradictorias?

Los números reales

Aunque esta conclusión previa de que la economía de los EEUU parece haberse aislado más parece atractivamente contraintuitiva, un análisis más cualitativo puede responder a la pregunta de la discrepancia. Desde 2008, el dólar de EEUU ha subido frente a la gran mayoría de las divisas de los socios comerciales de los EEUU, manteniendo bajo control los precios de las importaciones.

Gráfico 7: Índice de precios de importación de los EEUU, 1999-2023