Mises Wire

Las escuelas de leyes de la Liga de la Hiedra y la lenta muerte de la meritocracia

Mises Wire Jason Montgomery

Actualmente nos encontramos en un extraño páramo del discurso político dominante. En la actualidad, ninguna institución de los EEUU, y de hecho ningún rincón de la vida americana, está a salvo de la politización o incluso de convertirse en portavoz del activismo extremista.

Desde el pasado mes de noviembre, Yale, Harvard y otras de las principales escuelas de leyes de los EEUU han renunciado a participar en la clasificación anual de US News & World Report, que desde hace tiempo es una referencia obligada para conocer la situación de las escuelas de leyes del país. Aunque tiene muchos competidores, la clasificación de US News es una de las más conocidas y prestigiosas.

Estas escuelas tienen problemas con la forma en que se formulan sus clasificaciones, lo que resulta interesante dado que los cálculos controvertidos las sitúan habitualmente en los primeros puestos. Explorar esta cuestión nos lleva a otras más amplias, que apuntan a preocupantes tendencias culturales modernas que van más allá de las clasificaciones de las escuelas de leyes.

Los representantes de estas escuelas afirman que los estándares actuales son defectuosos e injustos, alegando que US News pone demasiado énfasis en las puntuaciones del LSAT (Law School Admission Test) y en la media de notas de los estudiantes matriculados. Los datos de empleo de los licenciados de US News se centran exclusivamente en la vía tradicional de empleo tras la graduación, en lugar de en las vías alternativas de servicio público, olvidando calcular la condonación de los préstamos estudiantiles y los programas de amortización de determinados puestos al totalizar la deuda de las clases actuales y de las que se gradúan.

Estos argumentos sugieren, en parte, que US News no está evaluando con precisión la preparación del graduado medio de las escuelas para la profesión jurídica. Si eso fuera cierto, podrían tener razón, pero ese no es el quid del argumento esgrimido por las escuelas de élite.

En cambio, estas escuelas están apuntando hacia cosas que uno no asocia normalmente con una educación de élite en una escuela de leyes. Escribe el decano de la Escuela de Leyes de Harvard en un blog:

Al ponderar en gran medida las puntuaciones de los estudiantes en los exámenes y las notas de la universidad, las clasificaciones de US. News han creado a lo largo de los años incentivos para que las escuelas de leyes concedan más ayudas económicas a los solicitantes en función de sus puntuaciones en el LSAT y sus notas de la universidad, sin tener en cuenta su necesidad económica. Aunque la HLS y la YLS se han resistido a la tendencia a conceder las denominadas ayudas por méritos, éstas son cada vez más frecuentes y absorben los escasos recursos que podrían asignarse más directamente en función de las necesidades.

Y esto es de una entrada de blog del decano de la Escuela de Leyes de Yale:

Millones de dólares en becas se destinan ahora a los estudiantes con las notas más altas, no a los más necesitados. En un momento en que la preocupación por la equidad económica ocupa un lugar central en nuestro diálogo nacional, sólo dos escuelas de leyes del país siguen concediendo ayudas basadas totalmente en la necesidad: Harvard y Yale.

Y así, emerge la verdadera agenda.

Aunque estas universidades están en su perfecto derecho de no colaborar con US News o con cualquier organización externa de su elección, su libertad no acaba ahí. La forma en que seleccionan y admiten a los estudiantes —ya sea por los resultados de los exámenes, la nota media o lo que sea— es un asunto estrictamente interno. Si desean fomentar la matriculación de estudiantes con dificultades económicas y peores notas y resultados en los exámenes, es su prerrogativa.

Los datos con los que US News decide clasificarlas no les impiden en modo alguno ofrecer tales oportunidades o dirigir sus programas de admisión como mejor les parezca. También depende enteramente de ellos hasta qué punto priorizar sus clasificaciones y situar sus normas en consecuencia.

Entonces, ¿por qué su tono suena sospechosamente como si quisieran dictar no sólo los estándares de US News, sino incluso las políticas y prácticas de otras escuelas de leyes? Porque hay algo más amplio en juego.

Estas escuelas exigen un nuevo conjunto de valores. Las altas calificaciones, los amplios recursos educativos y las referencias estelares no reflejan capacidad, iniciativa o ética de trabajo, sino privilegio inmerecido y enriquecimiento injusto, según los líderes de las escuelas de leyes más elitistas. Hay que restar importancia a estas cualidades en favor de criterios políticamente de moda: etnia y necesidad económica.

Es difícil discutir la nobleza de proporcionar ayuda a candidatos de medios modestos que han cumplido los requisitos académicos de estas instituciones, y hay mucho que decir a favor de tales programas. ¿Cuánto hay que decir exactamente? Bueno, al parecer las administraciones de Harvard y Yale creen que deben ser los árbitros de eso.

Esto forma parte de un movimiento más amplio que ha emigrado fuera de los confines de los campus universitarios más extremos a las escuelas de leyes de élite y mucho más allá. Es una afrenta a la noción de que la competencia debe decidir quién se gana un puesto como estudiante, trabajador, artesano, educador, etc.

Griggs contra Duke Power Co., una decisión de la Corte Suprema, litigó la cuestión de las pruebas de aptitud para el empleo sobre habilidades directamente relacionadas con el posible puesto de trabajo de un solicitante. La corte anuló las pruebas por discriminatorias, creando un precedente jurídico que, aunque no las prohibía, suscitó el suficiente temor en el panorama de los recursos humanos como para ilegalizarlas de facto. Con las pruebas de aptitud descartadas como indicador de idoneidad, ¿a dónde podían recurrir los empleadores para evaluar a sus candidatos? Los expedientes académicos y las notas de los exámenes. Y ahora son objeto de despido por motivos similares.

Es una guerra contra la meritocracia. No contra un método, una aplicación o unas normas concretas, sino contra la idea misma. Esta gente no sólo busca cubrir puestos basándose en alguna nueva métrica de la capacidad. Quieren que la capacidad sea completamente irrelevante.

En las inmortales palabras de Jerry Seinfeld: «¿Quién es esta gente?». No creo que se trate de una sociedad secreta conspirativa. No hay necesidad de todo eso, ya que cada vez lo hacen más abiertamente. Se trata de una asociación difusa y nebulosa de élites intelectuales, académicas como en este caso, e incluso algunas entre las élites científicas y empresariales. Tal vez sus posiciones elevadas no se produjeron exactamente a través de la capacidad pura, por lo que tienen un cierto desdén por tal noción y un plan para todos nosotros que tiene la intención de acabar y suplantar la meritocracia.

Pero, ¿por qué querrían hacer esto? ¿Cuál podría ser el objetivo final? Seguro que no quieren una infraestructura formada por incapaces. No parece tan nihilistamente destructivo, sino más bien una toma de poder a la antigua usanza. Quieren que la infraestructura sea meticulosa y centralmente planificada por, ¿adivinen quién? ¿Y cuál es el criterio adecuado para el empleo? Ser elegido a dedo por este partido iluminado que opera con el mantra de todas las grandes tiranías de la historia: ellos saben lo que es mejor para ti.

No parece que ningún ámbito o aspecto de la sociedad esté a salvo de la actual propagación de este virus ideológico, por lo que la resistencia es un imperativo moral. Sea cual sea tu esfera de influencia —tu familia, tu departamento, tu compañía, tu franquicia, etc.— traza una línea en la arena y no aceptes estos crímenes contra el valor, la lógica y la moralidad. Si no dejamos de hacer apologías, capitulaciones y acomodaciones a tales premisas, llegarán a definir este país.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows