Mises Wire

La inflación galopante de Roma: la devaluación de la moneda en los siglos IV y V

A principios del siglo IV, el Imperio romano se había convertido en una realidad económica completamente diferente de lo que había sido a principios del siglo I. El denarius argenteus, la unidad monetaria del imperio durante los dos primeros siglos, prácticamente había desaparecido desde mediados del siglo III. El denarius argenteus, unidad monetaria del imperio durante los dos primeros siglos, había desaparecido prácticamente desde mediados del siglo III, habiendo sido sustituido por el argenteus antoninianus y el argenteus aurelianianus, numerales de mayor valor teórico, pero de cada vez menor valor real.

Los excesos públicos en los presupuestos civil y militar, los incesantes sobornos y regalos, las repetidas subidas de impuestos, el crecimiento de la burocracia estatal y las continuas requisas de bienes y metales preciosos habían agotado la economía romana hasta niveles increíbles. Para colmo de esta desastrosa realidad, la inflación había pasado del 0,7% anual en los siglos I y II al 35,0% anual a finales del siglo III y principios del IV, empobreciendo a pasos agigantados a todos los estratos sociales del imperio.

En 301, Diocleciano trató de poner fin a esta situación descontrolada promulgando el Edictum de pretiis rerum venalium (Edicto sobre los precios de los bienes en venta), que prohibía, bajo pena de muerte, subir los precios por encima de un determinado nivel para casi mil trescientos productos y servicios esenciales. En el preámbulo del edicto se culpaba a los agentes económicos de la inflación, se les tachaba de especuladores y ladrones y se les comparaba con los bárbaros que amenazaban al imperio.

La mayoría de los productores e intermediarios, por tanto, optaron por dejar de comerciar con los bienes que producían, venderlos en el mercado negro o incluso utilizar el trueque para las transacciones comerciales. Este debilitamiento de la oferta hizo subir aún más los precios reales, en una espiral alcista que deterioró aún más el complejo sistema económico romano. Sólo cuatro años después, en 305, el propio Diocleciano, abrumado por sus fracasos políticos y económicos, abdicó en Nicomedia y se retiró a su palacio en lo que hoy es Split, Croacia.

Un año después de la abdicación de Diocleciano, un joven Constantino, hijo del tetrarca Constancio Cloro, fue proclamado emperador por sus tropas en Eburacum, actual York, Inglaterra. Seis años más tarde, en el 312, tomó el control de Occidente y, en el 324, también de Oriente, reunificando de nuevo el imperio bajo su mandato. Considerado el nuevo Augusto, Constantino, al igual que el primer emperador, llevó a cabo una ambiciosa y profunda reforma del sistema monetario. En 310, creó un nuevo solidus, rebajando su peso a 4,5 gramos y titulándolo oro puro al 96-99 por ciento. Esta moneda se convirtió en la nueva pieza central del sistema monetario del posterior Imperio romano, sustituyendo a los devaluados numerales de plata del pasado.

El solidus constantiniano se convirtió en la unidad oficial de precios y cuentas, y los nuevos impuestos se recaudaron exclusivamente en esta moneda. Así, gracias a la confiscación de las reservas de oro clave atesoradas en los templos paganos, que habían quedado desprotegidas por el Estado romano, se pudo mantener el valor real de esta nueva moneda, emitida en grandes cantidades, hasta el punto de que sirvió de refugio en el Imperio bizantino hasta el siglo XI.

Junto al solidus, Constantino creó también otros dos numeraires de oro en 324: el semis, de 2,25 gramos y con un título del 96-99 por ciento, y otra moneda de 1,7 gramos con un 96-99 por ciento de oro puro. El sistema se completó tanto con tres nuevas monedas supuestamente «de plata» —el miliarensis pesado (5,45 gramos), el miliarensis ligero (4,50 gramos) y el siliqua o argenteus (3,40 gramos)— como con otras dos monedas de bronce plateado —el nummus (3,40 gramos) y el centenionalis (entre 2,70 y 1,70 gramos).

Sin embargo, estas denominaciones de «plata» y bronce se acuñaron en enormes cantidades y se devaluaron continuamente a lo largo de los años, en detrimento de sus usuarios más comunes, las clases sociales medias y bajas. Las monedas de oro, sin embargo, utilizadas por el Estado romano y las clases sociales más altas, conservaron en todo momento su denominación y peso originales. De este modo, Constantino estableció el monometalismo del oro por primera vez en la historia romana.

La muerte de Constantino en 337 y la posterior división del imperio entre sus hijos Constantino II, Constancio y Constancio II no cambió radicalmente el sistema monetario, pero sí hizo que los numerales de «plata» y bronce volvieran a alterarse: en 348, apareció una nueva moneda de 5,0 gramos de bronce y 2,5 por ciento de plata, llamada pecunia maiorina por el Código Teodosiano, así como otras dos de 4,0 y 2,5 gramos de bronce y 1,0 y 0,1 por ciento de plata, respectivamente. En 355, apareció una nueva moneda de 9,0 gramos de bronce y 2,0 por ciento de plata, denominada AE 1 por los especialistas, mientras que la siliqua vio reducido su peso a 2,0 gramos de «plata».

La última gran reforma monetaria del imperio fue promulgada por Valentiniano I y Valente hacia 368. Se estableció el oro como eje estable del sistema monetario del posterior Imperio romano. Tanto el solidus como el semis alcanzaron un título del 99% de oro puro. Tras la muerte de los dos emperadores, el sistema incorporó el tremis, de 1,5 gramos de oro. Esta moneda alcanzó gran popularidad y difusión en las décadas siguientes.

Esta estabilización del peso y el gramaje de los numerales de oro, las diversas reformas contra la corrupción en la burocracia, un programa constante de subidas de impuestos y la retirada del exceso de pasivos que aún circulaban por el imperio ayudaron considerablemente a frenar la inflación anual. Sin embargo, este control de los numerarios de oro no se aplicaba al resto de los sistemas de «plata» y bronce. La siliqua, por ejemplo, se fue degradando cada vez más hasta 1,14 gramos de «plata» y se convirtió en una moneda cada vez más rara, mientras que la recién creada AE 1 perdió prácticamente todo su contenido de metal precioso y se abandonó para siempre la costumbre de bañar en plata las monedas de bronce.

Este sistema monetario permaneció prácticamente inalterado hasta la caída del Imperio romano de Occidente en 476 y hasta las reformas de Anastasio en Oriente en 498. El monometalismo del oro de Constantino, por otra parte, sobrevivió hasta las últimas décadas del siglo VIII, cuando Carlomagno lo sustituyó por un monometalismo del argento.

Durante los siglos IV y V, la economía romana acabó por deteriorarse por completo, llevándose consigo a la sociedad y, en consecuencia, las ambiciones de los políticos de la época. El Imperio romano era ya un proyecto fracasado y caduco. El persistente exceso de gasto público entre los siglos I y III obligó a los gobernantes romanos a devaluar continuamente la moneda. Esta devaluación crónica, unida al descenso de la población y de la actividad económica a lo largo del siglo III, desencadenó la inflación de los precios en todo el imperio, un fenómeno que los romanos no supieron manejar.

Los gobernantes romanos intentaron recurrir a nocivos controles de precios para mitigar el descenso del poder adquisitivo efectivo de las clases media y baja. Por ejemplo, el Edictum de pretiis rerum venalium de 301 acabó retirando la poca oferta de productos que quedaba en el mercado blanco, encareciéndolos en el mercado negro. Resulta verdaderamente chocante comprobar cómo muchos políticos y partidos populistas de todo signo ideológico siguen proponiendo estos mismos «remedios» incluso hoy en día.

Al mismo tiempo, los emperadores romanos crearon un rígido sistema de impuestos basados en pagos en especie para garantizar unos ingresos anuales del Estado. Estas requisas públicas restringían el libre suministro de bienes en el mercado común y empobrecían así a artesanos y comerciantes de todo el imperio. Para garantizar los ingresos fiscales, los gobernantes romanos impedían que campesinos y profesionales abandonaran sus domicilios y actividades originalmente registrados, creando así castas hereditarias de trabajadores e impidiendo que los factores productivos y el capital fluyeran hacia los sectores más necesitados de mano de obra e inversión de capital.

Para poner fin a la galopante inflación, Constantino estableció un monometalismo áureo controlando el peso, las dimensiones y el título de los diferentes numerales de oro. El férreo control de la producción de monedas de oro frenó la escalada de los precios y alivió las tensiones en las cuentas del Estado. Del mismo modo, algunos países optan hoy en día por combatir la inflación de sus monedas dolarizando sus economías, como en el reciente caso de la República Bolivariana de Venezuela.

Sin embargo, los restantes numerales de plata y bronce —los más utilizados por las clases medias y bajas— quedaron a merced de una inflación irrefrenable, lo que provocó la pobreza y la continua descapitalización de las clases más pobres del Imperio romano. Como consecuencia, se acuñaron numerosas monedas locales, diferentes de un lugar a otro y todas ellas de mala calidad, mientras que cada vez se favorecía más el trueque o el intercambio en especie. Esto desincentivó el comercio a larga distancia y la producción industrial a gran escala, convirtiendo cada vez más las distintas zonas del imperio en economías locales de subsistencia. Los habitantes de las ciudades, agobiados por las excesivas cargas fiscales y la falta de trabajo, se trasladaron cada vez más al campo, donde la economía se organizó en lujosas villas rústicas, que poco a poco se convirtieron en castillos.

En conjunto, los efectos agregados del gasto público excesivo y la inflación en la economía romana entre los siglos I y III condujeron en última instancia a un debilitamiento estructural sin precedentes de la capacidad económica de la sociedad de los siglos IV y V, que se reflejó en la incompetencia de sus gobernantes y élites para mantener unido el imperio frente a las amenazas externas, que, citando al propio Ludwig von Mises, «no eran más formidables que los ejércitos que las legiones habían derrotado fácilmente en épocas anteriores». Pero el Imperio había cambiado. Su estructura económica y social era ya medieval».

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows