Mises Wire

La economía austriaca se opone al colectivismo del pensamiento progresista

Mises Wire Artur Marion Ceolin

Recientemente publiqué un artículo en Mises Wire, «El igualitarismo woke y las élites», en el que presentaba las verdaderas intenciones que se esconden tras el igualitarismo woke. El artículo también describía cómo las élites intentan reconstruir la sociedad a través del colectivismo. Pero más que discutir los objetivos del progresismo, necesitamos discutir la base intelectual de estos intentos. ¿Qué supuestos y qué marco intelectual guían estas acciones?

El progresismo se basa en la falta de respeto hacia los individuos, sus acciones y su capacidad de elección. En primer lugar, el progresismo agrupa a las personas en colectivos basados en un criterio particular (por ejemplo, raza, género y orientación sexual). Además, el progresismo homogeneiza su pensamiento, valores y acciones basándose en estas clasificaciones colectivas. Para los progresistas, los individuos no pueden escapar a estas clasificaciones.

Esta homogeneización refleja las opiniones del progresismo sobre la humanidad. Los progresistas malinterpretan la acción humana y la individualidad humana. No se dan cuenta de que cada individuo es único y soberano. Además, los individuos tienen la capacidad y la libertad de juzgar, eligiendo las opciones que consideran mejores y comportándose como creen más apropiado.

Los austriacos, en su debate con los investigadores objetivistas positivistas, llevan mucho tiempo afirmando que los individuos no son átomos. Los individuos no reaccionan basándose en relaciones causales objetivas probabilísticas que puedan describirse matemáticamente.

Cada mente individual tiene una capacidad única de percibir y crear oportunidades, actuando en función de una escala de preferencias individual y de la capacidad de percibir la relación entre medios y fines.

Además, los individuos no pueden clasificarse en grupos. Los grupos no actúan. ¿Qué hace que la acción colectiva sea una composición de acciones individuales? Los colectivos son abstracciones creadas por la mente humana para analizar fenómenos. Pero no tienen existencia ontológica.

El progresismo tampoco entiende cómo estos individuos pueden cambiar sus acciones con el tiempo. Los individuos no son máquinas que repiten unos procedimientos impuestos por alguna persona o el entorno. Los individuos tienen autonomía y utilizan su razonamiento lógico para cambiar el curso de sus acciones. En consecuencia, también cambian la historia.

Los individuos no están programados para comportarse de una determinada manera. Los individuos están continuamente creando conocimiento. Los individuos aprenden. Esta capacidad de aprender es lo que guía el desarrollo institucional. El mecanismo de ensayo-error que guía la evolución de la acción individual es lo que hizo posible el desarrollo de instituciones como el dinero, la ley, el sistema de precios, etc.

Para las élites progresistas, los individuos son «estúpidos» y se les puede engañar fácilmente. Así es como los progresistas explican por qué algunos individuos no apoyan sus acciones: carecen de conciencia (de clase, de género, de raza, etc.). Así es también como justifican su propia existencia: los movimientos progresistas deben defender a estos grupos. Incluso si esos grupos no quieren apoyo, estos movimientos deben existir para concienciar sobre la opresión existente.

Los progresistas ignoran por completo el papel de los individuos en la creación de la historia. Para ellos, las personas reaccionan como átomos. Para ellos, las personas no crean y no se implican en un proceso de evolución social. No se dan cuenta de que los hombres no pueden moldearse como la arcilla. Los individuos son únicos, tienen capacidad para decidir y crear. El mundo humano no viene dado, sino que se construye a través de las acciones humanas.

Este nocivo desprecio por el individuo se basa en una caracterización errónea de la humanidad. El progresismo es constructivismo. El constructivismo se basa en la idea de que los hombres responden a incentivos y reglas externas. El constructivismo afirma que la sociedad puede ser moldeada de arriba abajo por un ingeniero social.

El constructivismo no concibe a los individuos como agentes creativos que construyen la historia. Desconoce la capacidad de los seres humanos para desarrollar instituciones que rijan su comportamiento social. Concibe a los individuos como juguetes con los que pueden jugar los reguladores y los ingenieros sociales.

La humanidad está pasando por un intento socialista más de destruir la civilización occidental. En el siglo XX, utilizaron a los «proletarios»; ahora utilizan a las «minorías». Combatir estos intentos requiere una defensa estructurada de la libertad y la creatividad humanas.

Y ese es el lugar de la escuela austriaca, con su comprensión de la subjetividad humana. Por eso debemos difundir la escuela austriaca por todo el mundo. La humanidad necesita ideas que empoderen a los individuos y respeten su libertad, de modo que sea posible desafiar al progresismo y sus maléficas consecuencias.

image/svg+xml
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Support Liberty

The Mises Institute exists solely on voluntary contributions from readers like you. Support our students and faculty in their work for Austrian economics, freedom, and peace.

Donate today
Group photo of Mises staff and fellows